Resultados de

#analisis

4

Donde pone el ojo

Análisis de Children of the Sun

A medio camino entre el puzzle y el juego de habilidad, René Rother firma un incómodo viaje en el que una chica se enfrenta a las filas de una secta.

1

Lo que hacemos en las sombras

Análisis de Ereban: Shadow Legacy

El estudio barcelonés Baby Robot Games debuta con un ambicioso juego de sigilo con grandes ideas y un compromiso férreo con su género.

6

Heridas cerradas

Análisis de Open Roads

Una historia de madres, hijas y familias contenida y sensible a la que le falta el filo o la contundencia necesarias para ser memorable.

2

Final de finales

Análisis de Saviorless

El estudio cubano Empty Head Games debuta en el videojuego comercial con un plataformas sobre las historias y sus finales, sobre cómo viven y cómo mueren las narraciones y sus protagonistas.

3

Soft corps

Análisis de Contra: Operation Galuga

Un run and gun en el que no faltan homenajes y guiños pero que no desaprovecha la oportunidad para construir alrededor de ese subgénero tan puro y cristalino que lleva en el nombre sus dos pilares principales.

4

Taladro al centro de la Tierra

Análisis de Pepper Grinder

Riv Hester firma un plataformas que parte de las mejores influencias, pero que sabe destacar no por lo que coge de otros sino por cómo va más allá de sus referentes.

8

Héroes de base

Análisis de Rise of the Ronin

Lo último del Team Ninja es una ambiciosa aventura de época en la que la rigurosa aproximación al combate vuelve a ser lo más destacado, y lo más disfrutable.

15

Dragones y mamporros

Análisis de Dragon’s Dogma II

Capcom regresa a uno de sus mundos más especiales con un juego de rol y acción que demuestra un sentido de la inmersión realmente prodigioso.

2

Entrar dentro para salir fuera

Análisis de Alone in the Dark

Pieces Interactive recupera las líneas maestras del original de 1992 para crear un reboot que no consigue revitalizar su propuesta.

2

Crónica desde los intersticios

Análisis de The Thaumaturge

El RPG de de Fool’s Theory oscila entre dos estados: el del juego ideal que vislumbramos bajo su esencia y el del juego sensible, que en la mayoría de ocasiones se encuentra bastante limitado.