«Todo por el consumidor»

Todo sobre el juicio entre Epic Games y Apple

El pasado 10 de septiembre conocimos por fin la sentencia de la jueza Yvonne Gonzalez Rogers del distrito Norte de California sobre el caso entre Epic Games y Apple. El jurado resolvió que Apple debía permitir los pagos externos en aplicaciones alojadas dentro de la App Store, aunque este fue el único de los diez cargos que falló en favor de Epic Games (eso sí, era el tema central que ocupaba la demanda interpuesta), debido a que la compañía de la manzana no había violado «en ningún caso» las leyes anti monopolio del estado de California. Esto supuso el descubrir que Epic no contaba con una base legal que le permitiera romper el contrato con la App Store, así que deben pagar a Apple una multa de 3,65 millones de dólares por haberlo hecho. Pese a todo, esta sentencia, en los términos en los que se ha desarrollado el juicio, sólo afecta a un 17% de los juegos de iOS, los que cuentan con un modelo freemium.

En cualquier caso, como se está diciendo por ahí, (frase melosamente populista a continuación) quienes ganamos fuimos los usuarios.

Aun así, Sweeney, en un alarde de apoyo al pueblo típico de multimillonarios, comentó en redes sociales que esta sentencia «no es una batalla ganada para los desarrolladores o los consumidores», además de que «Epic está luchando por una situación justa en los métodos de pago y las tiendas de app para millones de consumidores». Por parte de Apple, ahora tendrá que permitir que las aplicaciones y juegos incluyan pagos que se realicen a través de una plataforma externa a su tienda (perdiendo ahí el 30% que obtenían), y tampoco pueden interferir en las comunicaciones externas que los desarrolladores mantengan con los usuarios.

Esto es solo la resolución final (o no tan final) del sonado caso entre Epic Games y Apple, que comenzó en agosto del año pasado con la retirada de Fortnite de la App Store. En este artículo vamos a hacer un pequeño repaso de lo que ha rodeado al juicio y los antecedentes de ambas compañías en situaciones similares.

Antecedentes y casos ajenos de Epic Games y Apple

En primer lugar, vamos a dar un poco de contexto sobre otros de los casos que atañen a las tiendas virtuales en ambas compañías más allá de lo acontecido entre ellas, comenzando con Epic Games. Desde allá por 2015, Tim Sweeney ya venía cuestionando las tiendas digitales como ocurrió con el caso de la mismísima Steam o GOG, que también se llevaban un 30% de las ventas dentro de su plataforma, y declaró que podría ser rentable recortando tan solo un 8%. Aunque no fue tan optimista a la hora de poner en marcha su propia tienda en diciembre de 2018, la Epic Games Store, impulsada por el superávit de Fortnite, lo cierto es que sí rebajó esas tasas hasta un 12% dejando un margen de beneficios a las desarrolladoras o editoras de un 88%.

Tampoco sería honesto pensar que lo de este caso es solo cosa de Epic, y es que en Apple ya habían tenido problemas debido a sus prácticas con los desarrolladores. En junio de 2019 supimos que el bufete de abogados Hagen Berman había anunciado una demanda colectiva junto con un grupo de desarrolladores por la manera en que su «comportamiento anticompetitivo» ahoga, «a propósito», la capacidad de ganar dinero de sus representados. El bufete acusaba a Apple de «prácticas supuestamente anticompetitivas», al no dejar la posibilidad de que existieran tiendas de aplicaciones fuera de la App Store y así «abusar de su poder de mercado». El otro motivo principal son las tasas y comisiones que impone Apple a sus desarrolladores, y es que se hace con un 30% de cualquier compra realizada dentro de su tienda (desde apps hasta suscripciones, pasando por micropagos), al que se le suman unos 99$ anuales por poder publicar en la store.

Además, lo cierto que es que ni mucho menos Apple está sola en este saco de malas prácticas, y es que la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FCT) advirtió a principios de este año sobre el control que ejercen tanto la empresa de Cupertino como Google sobre los desarrolladores dentro de las plataformas móviles. El comunicado mencionaba una vez más estas tasas del 30% sobre las ventas en sus tiendas, además de la capacidad de las compañías de vetar a los desarrolladores que implementen sistemas de pago alternativos.

De hecho, fue Corea del Sur quien a principios de este mes ha aprobado una ley por la que ambas compañías deberán permitir que los desarrolladores creen métodos de pago externos a App Store y Google Play, lo que convertía al país asiático en el primero en regular el supuesto monopolio de ambas compañías. Tim Sweeney no pudo resistir la tentación de pronunciarse al respecto y mostrar su alegría por la decisión citando un discurso de John F. Kennedy: «¡Corea ha sido la primera en abrir las plataformas! Corea ha rechazado el monopolio en el comercio digital y reconocido el derecho a las plataformas abiertas. Esto supone un importante hito en los 45 años de historia de la computación. Empezó en Cupertino, pero la vanguardia de hoy se encuentra en Seúl». «Hoy en día todos los desarrolladores de todo el mundo pueden estar orgullosos de decir: ¡Soy coreano!», decía el fundador de Epic.

La retirada de Fortnite de la App Store

Llegamos por fin al detonante del tema que nos ocupa. Fortnite fue eliminado por Apple de su tienda digital en agosto de 2020, después de que Epic Games implementara en esta versión un sistema de pago para esquivar la comisión del 30% que se lleva la empresa tecnológica por cada una de las compras dentro de apps.

Aquí se puede leer el comunicado emitido por Apple a través de The Verge: «Hoy, Epic Games ha tomado la desafortunada decisión de violar los términos y condiciones de la App Store, que se aplican de la misma a forma para todos los desarrolladores y están diseñados para mantener la tienda segura para nuestros usuarios. Epic ha tenido aplicaciones en la App Store durante una década y se ha beneficiado de ese ecosistema –sus herramientas las pruebas y la distibución que Apple ofrece a todos los desarrolladores. Epic aceptó libremente los términos de la App Store y celebramos que hayan construido un negocio exitoso ahí. El hecho de que sus intereses actuales les lleven a presionar para obtener un trato especial no cambia el hecho de que esas condiciones permiten que todos los desarrolladores compitan en igualdad de condiciones y hacen que la tienda sea segura para todos los usuarios. Haremos todo lo posible para trabajar con Epic y resolver esta situación para que Fortnite pueda volver a la App Store».

Desde el lado de Epic Games parece que no vieron tan posible la diplomacia, y decidieron interponer una demanda contra Apple por monopolio en respuesta a lo ocurrido. También publicaron un vídeo en referencia al famoso anuncio de Macintosh llamado 1984, donde se mostraba a un público absorto mirando una pantalla y una persona que lo a rompía para que pudieran ver el mundo real en el que Apple salva el mundo con su nuevo ordenador, referenciando a su vez al libro homónimo de George Orwell. En este caso, es Epic quien «abre los ojos» de los usuarios,Epic Games desafió el monopolio de App Store. «En represalia, Apple está bloqueando Fortnite en mil millones de dispositivos. Súmate a la lucha para que el 2020 no se convierta en «1984»», leíamos en el vídeo.

A Google también terminó salpicándole esto, y es que poco después Fortnite fue eliminado de la Google Play de Android por los mismos motivos. Eso sí, a diferencia del caso de iOS, en estos sistemas operativos sí existe la opción de descargar e instalar el juego fuera de la tienda digital de Android.

Apple reduce su comisión al 15% para desarrolladores que no alcancen el millón de dólares en factuarción

Tres meses después de la demanda, Apple anunció que este 30% que tanto está apareciendo, referido al porcentaje que se lleva la compañía de las compras dentro del App Store, se reduciría al 15% para aquellos desarrolladores que no hayan alcanzado una facturación anual de 1 millón de dólares. Este sistema comenzó el pasado 1 de enero y ya se aplicaba a quienes no hubieran facturado esa cifra durante el año 2020, cosa que, según la propia Apple, corresponde con «la gran mayoría de los desarrolladores que venden bienes y servicios digitales en la tienda».

Esto, por supuesto, era una gran noticia para quienes se dediquen a crear aplicaciones y juegos dentro de la tienda digital de Apple. Sin embargo, y aunque no quisiera dudar de la buena fe de la empresa con una medida puramente altruista, parece claro que se puede tratar de una estrategia de branding con el objetivo de marcarse un tanto en medio de toda la vorágine que arrastraba tras la demanda, y donde se les acusaba de imponer una comisión excesiva.

Epic Games presenta nuevas demandas contra Google y Apple

A principios de este mismo año 2021, Epic quiso reavivar el tema de su demanda con una nuevas acciones judiciales. La primera llegó en enero, cuando Epic Games emprendió acciones legales contra Apple y Google en el Reino Unido, alegando la misma cantinela que en las mencionadas anteriormente (y las que vienen a continuación): acusaban a ambas compañías de «abusar de su posición dominante» en el mercado y su «participaron en acuerdos / prácticas concertadas anticompetitivas». Sin embargo, esta demanda no se pudo tramitar debido a que Apple Ltd, es en realidad una empresa inglesa y una subsidiaria de Apple Inc. Por lo tanto, no pudo emprender acciones legales contra Apple Inc en el Reino Unido por encontrarse fuera de la jurisdicción del tribunal británico.

El 17 de febrero y desde su página web oficial, anunciaron una denuncia presentada como un movimiento en forma de queja antimonopolio contra Apple, complementaria a los procesos que se llevaban a cabo en Estados Unidos, esta vez ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea, «expandiendo la lucha de la compañía para promover prácticas de plataforma digital más justas para desarrolladores y consumidores». «Apple usa su control del ecosistema iOS para beneficiarse mientras bloquea a los competidores y su conducta es un abuso de posición dominante y una violación de la ley de competencia de la UE», dictaba el comunicado.

Un mes más tarde, el 11 de marzo, Epic arremetió contra Google en Australia, de una forma muy similar a como lo había hecho recientemente con Apple en Europa. La demanda interpuesta alegaba una «conducta anticompetitiva» de la multinacional que «infringe la Ley Australiana del Consumidor», y se volvió a recrear en que esto apoyaría su «búsqueda de unas plataformas digitales más justas globalmente». Continuando con los paralelismos del caso de la UE, desde Epic aseguraban que la conducta de Google atenta contra las leyes que regulan la competencia justa entre empresas en Australia, abusando de «su control del sistema operativo Android» para restringir «a la competencia en el procesamiento de pagos y la distribución de apps en la Google Play Store. Esta conducta dañina suprime la innovación, reduce el poder de elección del consumidor e hincha los precios».

Los documentos filtrados a raíz del juicio

Como pequeña bola extra y por rebajar un poco los mensajes repetitivos de empresas billonarias, vamos a repasar otra de las consecuencias de la demanda, que fueron las filtraciones que se derivaron. Una de ellas es la de skins y eventos de Fortnite revelados por Epic Games en un documento oficial sacado a la luz en mayo de este año. Aunque muchos de ellos no han terminado llegando (al menos, por el momento), con el tiempo hemos podido confirmar la llegada de muchos de ellos, como es el caso de los aspectos de Ariana Grande, Neymar, Lebron James, el Jefe Maestro de Halo o Kratos de God of War, entre muchos otros. Aunque muchas de ellas no se incluyeron en el juego en el período que indicaba el documento sí lo hicieron más adelante, así que parece claro que es perfectamente plausible que otros que aún no han llegado aparezcan en algún momento.

Entre los más sonados de los que no hemos visto se encuentran ejemplos como Dwayne Johnson (The Rock), Naruto (del que no dejan de aparecer rumores sobre una inminente llegada) o Samus (aunque un insider dijo el junio pasado que no se había podido llegar a un acuerdo para su inclusión en el battle royale). Arriba, encabezando este apartado, tenéis un pequeño hilo con algunos de los personajes mencionados en el documento de Epic.

En el mismo documento también se revelaron una larga lista de informaciones sobre las finanzas de Epic Games, y es que de aquí salió aquello de que PlayStation cobraba royalties por habilitar el juego cruzado. Otra de las revelaciones fue, por ejemplo, que Fortnite consiguió cosechar más de 9.000 millones de dólares durante sus dos primeros años, y de esa cifra el 46,8% corresponde con lo obtenido desde PlayStation. Otro de los datos que salieron a la luz fue que invirtieron más de 400 millones de dólares para poder ofrecer juegos gratuitos a los usuarios de la Epic Games Store en el año 2020, llegando a pagar casi 10,5 millones en títulos como Control.

En este artículo de Vida Extra tenéis recopiladas todas las filtraciones.

Tras la sentencia, Apple no permitirá que Fortnite regrese a la App Store

Tal y como muestra el tweet de Tim Sweeney de aquí arriba, Apple se ha comunicado con Epic Games para advertirles de que ahora Fortnite se encuentra en su lista negra, lo que significa que el juego no volverá a la App Store a corto plazo. Este anuncio llega como respuesta al CEO de Epic, quien esperaba que su juego pudiera regresar a la tienda digital de Apple tal y como la multinacional dijo desde un principio que era su objetivo. «Apple mintió. Apple pasó un año diciéndole al mundo, a la corte y a la prensa que «agradecerían el regreso de Epic a la App Store si aceptan jugar con las mismas reglas que todos los demás». Epic estuvo de acuerdo, y ahora Apple ha ejercido otro abuso de su poder de monopolio sobre mil millones de usuarios», decía Sweeney en su cuenta de Twitter durante la tarde del 22 de septiembre. Sin embargo, según muestran los correos electrónicos mostrados por el director de Epic, esta reacción de Apple se debe al incumplimiento del contrato establecido por parte de los del Unreal Engine.

Según el propio Sweeney, Fortnite no volverá a la App Store hasta que se agote la vía administrativa en el juicio que enfrenta a ambas empresas, lo que significa que podríamos no ver el regreso del battle royale a la tienda digital de Apple hasta dentro de 5 años.

    1. DarkCoolEdge

      @p4rs3ks-2
      Al menos este se gasta sus millones en comprar bosques para preservarlos. Ya es cierta mejora XD

    2. carlosgargra

      No me pongo de parte de Apple o Google, siguen siendo lo que son, pero es que no logro entender que ellas hayan creado un sistema operativo, que vendan ese sistema en dispositivos propios o licenciados y que ellos no puedan decidir como funciona o las reglas del juego de su propio producto. Está claro que no es pensar en el consumidor, pero es que no sé, me parece una locura…

      1. Apistograma

        @carlosgargra Porque el poder de mercado que tiene Apple es enorme, especialmente en el mercado americano donde el 50% de los dispositivos móviles es suyo. La regulación de la mayoría de países desarrollados (incluidos los EEUU) considera que cuando una empresa tiene un poder de disrupción tan grande que puede perjudicar el mercado entero en su beneficio, hay que aplicar políticas que eviten que vivan de rentas.