Tiny Hawk

Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 para Nintendo Switch

El brillante remake de las dos primeras entregas de Pro Skater se cuela en Switch con sacrificios evidentes pero manteniendo intacta su fuerza y capacidad para fascinar.

Cuando pienso que todo está mal y que no hay salida, pienso en Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 y se me pasa. Exagero, por supuesto, pero, ¿exagero tanto, en realidad? Para mí, y seguro que para mucha gente, Tony Hawk no es solo una leyenda del skate sino también una figura destacada del mundo del videojuego; todavía hoy sorprende que el primer juego, en principio una licencia deportiva más de las que había a raudales a finales de los noventa, sea tan incontestable, tan redondo, y el ritmo al que la fórmula Pro Skater se perfeccionó en pocos años, entre la primera y la tercera entrega, es de quitarse el sombrero: es a los arcades de monopatín lo que Super Mario Bros. a los plataformas en 2D. Después de pasar más años de los apropiados de capa caída, fue una gozada comprobar, el año pasado, que Pro Skater sigue vigente, y, aunque el gran regreso triunfal tenga que producirse a través de un remake de los dos primeros juegos y no con uno nuevo, es sobresaliente el buen gusto con el que se rehicieron esos mapas que hace ya dos décadas recorrimos una y otra vez, hasta conocerlos al milímetro, quizá mejor que las calles de nuestras ciudades. Es un juego mucho más cálido y humano de lo que pueden sugerir la suma del título, la parafernalia de puntos de experiencia y niveles o las demás concesiones al ethos del videojuego moderno, por suerte poco intrusivas; es más parecido, pensé en su momento, a sentarse a charlar con Tony Hawk, más viejo y más cansado pero igual de ilusionado, sobre las andanzas de su alter ego virtual.

Dicho de otra forma, es la hostia en patinete. La idea de tenerlo en Switch resultaba muy tentadora, por supuesto (idealmente, ¿cuándo no?); llevo unos días patinando en la híbrida de Nintendo, y creo que merece la pena decir un par de cosas sobre este port. Seré breve. La pregunta que quieres ver respondida probablemente sea la más sencilla: ¿merece la pena? ¿Está suficientemente bien como para que merezca la pena jugar en Switch a Tony Hawk’s Pro Skater 1+2? Como de costumbre, hay una respuesta corta y una respuesta larga.

La corta es que sí: merece la pena. Sin ser, en principio, uno de esos casos que destacan por hacer posibles en Switch juegos que casi parecen imposibles de llevar a lo portátil (como pueden ser Doom o Divinity: Original Sin 2), lo cierto es que Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 sí ha tenido que hacer un puñado de sacrificios más o menos evidentes para funcionar en este nuevo hardware, un viaje inverso al de las consolas de nueva generación (donde también está disponible) y que tiene en el framerate su principal víctima: las 60 imágenes por segundo del original se convierten aquí en 30 por lo general estables. La ventana de Overton del framerate se mueve más que un garbanzo en la boca de un viejo, y reconozco que me dio un vuelco el corazón cuando vi la fantástica recreación del almacén con la que se abre el primer juego a 30 fps; no es difícil acostumbrarse y llegado el momento pesa más el juego que el rendimiento: va bien y no hay nada que impida ver y disfrutar lo que ofrece Pro Skater 1+2, que en Switch es lo mismo que en el resto de plataformas.

La respuesta larga deja a la vista muchos más problemas, pero la balanza sigue decantándose por lo positivo. Los recortes visuales no se limitan a las imágenes por segundo, por supuesto, y en general la fidelidad de todos los modelos es menor; las texturas son peores, y la distancia de dibujado, menor; la iluminación es bastante más simple que en las versiones para consolas de anterior generaciones, y llega a resultar impactante ya desde el segundo mapa, la escuela, donde el parqué de la cancha de baloncesto refleja la luz de una forma que casi parece un bug; incluso las animaciones de los patinadores parecen haber sufrido recortes para acomodar el juego a las capacidades de Switch. Estos sacrificios son igual de evidentes en la televisión que en portátil, donde la pantalla más pequeña solo maquilla a medias las (comprensibles) estrecheces. Aunque el mando Pro se porta mejor, como suele pasar, lo cierto es que jugar con los Joy-Con no es dramático. Si jugar a Tony Hawk’s Pro Skater es como andar en bici (algo que nunca se olvida una vez que lo aprendes por primera vez), jugar a 1+2 en Switch es como andar en una de esas bicis pequeñitas que usan los payasos del circo: hay que acostumbrarse al cambio de tamaño, pero poco más.

Son unas cuantas fricciones con las que convivir, pero definitivamente no es un mal port. A la hora de la verdad, el factor determinante vuelve a ser (como ha pasado ya más de una vez en este lustro que llevamos con Switch) cuánto te importa la portabilidad. Si existe la posibilidad de jugar a Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 en cualquiera de sus otras versiones, creo que merece la pena decantarse por ellas: puede no ser el tipo de portento visual que te hace sentir el ansia de ver los mejores gráficos posibles, pero sí tiene suficiente mimo y atención al detalle como para darle preferencia a otras máquinas. Los 60fps tampoco son moco de pavo, si se me pregunta a mí. Si la idea es jugar principal o exclusivamente en portátil (un nicho de público cada vez menos nicho, si las ventas de algunos juegos y el apoyo cada vez más amplio de la mayoría de third parties a la consola de Nintendo significan algo), ninguna vergüenza en ir a por este Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 de Switch, un buen port en el que aún se percibe toda la fuerza y la capacidad para fascinar de un par de arcades fundamentales a los que a día de hoy todavía no les ha salido competidor a la altura. No todo el mundo puede chulear de lo mismo; Mario, Tetris y pocos más.

(Lamentablemente, todo parece indicar que no volveremos a ver a Tony pronto. Pero de eso ya hablaremos otros día.)

  1. Howard Moon

    Pobrecitos los del TOC. Tranquilidad: 7 amarillo.
    De nada xD

    Editado por última vez 1 julio 2021 | 13:16
  2. Rules

    Lleva últimamente Switch ciertos ports de los que yo esperaba hostia fijo y parece que no han salido nada mal (recalco parece porque no los he probado). Son: aquí el amigo toni patinetes y el Subnaútica. A ver si seguimos con la racha y el Outer Wilds y el Disco Elysium salen bien también.

    1. P4RS3KS

      @rules
      Subnautica y Subnautica below zero han salido bien a medias. Son ports muy competentes y aguantan graficamente que dan gustito, pero tienen el mayor ratio de crasheos y partidas corrompidas que he visto en muchos años, hasta el punto de que tienen un modo «desarrollador» para poder saltar eventos y meter trucos varios para cuando lo demás falla. Subnautica lo tuve que acabar con trucos porque después de 40 horas se me fue al garete la partida, aún esquivando bugs consicnetemente durante la partida, y Below Zero lo he abandonado hasta que se sepa algo de soluciones permanentes.

      Resumiendo: merecen mucho la pena, pero hay que venir avisados de casa.

      Outer Wilds es mi juego más esperado en Switch, porque es el mejor juego.

      1. Rules

        @p4rs3ks-2
        Bueno es saberlo. Una duda: ¿esos bugs y crasheos vienen heredados del resto de plataformas? Me suena que esos problemas son comunes en todas las plataformas

      2. P4RS3KS

        @rules
        Pues no lo se, se que el juego en su día fallaba en todos los sistemas, pero ahora mismo no se como estará en otros ni si llega al nivel de Switch, solo se que los «crashes», aunque tieneden a acumularse cuando avanzas bastante, impiden incluso acabar el juego.

        En Switch viene con una herramienta para reportar bugs, a ver si entre todos los «early adopters» le hacemos un mejor juego a los que vengan después.

  3. Mominito

    Yo me lo llevo.

    Me conozco y puedo sacrificar mucho por jugar cómodo y donde sea sin depender de una puta conexión buena (transporte público).

    Ps. Me acabonde dar cuenta de que el primer servicio streaming que te deje pre-descargar para tener 2 horas o mas de juego offline aunque dea a menos gráficos en el futuro, se va a comer una buena parte del mercado.

    Editado por última vez 2 julio 2021 | 05:44