«Damos un paso atrás para reevaluar los planes de futuro»

Los cuatro mayores anunciantes de la Overwatch League han retirado sus campañas

Coca-Cola, Kellogg, State Farm y T-Mobile, los cuatro mayores anunciantes de la Overwatch League, han decidido retirar sus campañas de la competición. Tal y como informa The Washington Post, la salida de Kellogg, que utilizaba el evento para anunciar Pringles entre otros productos, será definitiva mientras que State Farm, Coca-Cola y T-Mobile han pausado el acuerdo en espera de tomar una decisión de cara al futuro. En el momento de publicación de esta noticia, solo Coca-Cola, junto con Xfinity y teamspeak, aparecen en la lista oficial de patrocinadores de la competición: «Estamos reevaluando nuestro compromiso con Blizzard mientras tomamos un paso atrás por un momento para revisar nuestros programas y planes para el futuro», ha comentado un representante de Coca-Cola a The Washington Post, admitiendo que están monitorizando todas las alegaciones de abuso contra la compañía.

Las acusaciones contra Activision Blizzard se hicieron públicas el pasado 22 de junio cuando el departamento de empleo de California presentó una demanda contra la compañía por discriminación y abuso sexual. Según el documento, que resume dos años de investigación, el estudio está dominado por una cultura machista y tóxica que hace que las mujeres cobren menos por el mismo trabajo y reciban constantes comentarios discriminatorios y de carácter sexual. Estas acusaciones han enfadado a gran parte de los consumidores de la compañía que, esa misma semana, organizaron varias acciones de protesta buscando mostrar su descontento. Por su parte, el cofundador del estudio Mike Morhaime ha admitido sentirse «avergonzado» en un comunicado publicado poco después de la marcha del presidente J. Allen Brack. A pesar de esto, y de las declaraciones de Bobby Kotick subrayando que lidiarán con las acusaciones «de manera ejemplar», la compañía ha contratado a la firma WilmerHale para evitar que sus empleados se unan para formar un sindicato. Miles de trabajadores han firmado una petición condenando la reacción de Activision Blizzard ante todas las acusaciones.

En relación a Morhaime, Bloomberg ha publicado un nuevo reportaje en el que asegura que el cofundador y antiguo CEO del estudio, al igual que el resto de sus ejecutivos, tenía pleno conocimiento del comportamiento más problemático de sus empleados y, sin embargo, decidió ignorarlo en base a su popularidad: «Estos desarrolladores eran intocables. No solo te decían cómo hacer tu trabajo sino que tenían mucho poder y podían hacer lo que quisieran a la vista de sus poderosos amigos», comenta una antigua empleada. El reportaje también ilustra el funcionamiento de las dinámicas de poder en el estudio, señalando tanto la brecha salarial como el hecho de que Morhaime y Frank Pearce —el otro fundador— se casaron con empleadas a su cargo.

Redactora
  1. ikky

    Puede que a largo plazo no signifique nada, pero está bien que (por lo menos) les este escociendo en el bolsillo.

    Porque al final, estas ratas de alcantarilla es el único idioma que entienden.

    ale, ya lo he dicho.

    1. orwellKILL

      @ikky
      Y muy bien dicho!

    2. goth_yagamy

      @ikky dijo:
      Puede que a largo plazo no signifique nada, pero está bien que (por lo menos) les este escociendo en el bolsillo. Porque al final, estas ratas de alcantarilla es el único idioma que entienden. ale, ya lo he dicho.

      Quoted for truth!

  2. 1984

    Qué vayan a pedirle dinero a sus amos en el gobierno de China.

  3. Gordobellavista

    Da un poco de yuyu que en esta distopía en la que vivimos tengan que ser las empresas las guardianas de la moral. Pero bueno, bien está con tal de que el malo reciba su castigo.

  4. orwellKILL

    Me leeré el reportaje de Bloomberg, porque no acabo de entender muy bien cómo el matrimonio entre empleador@ y emplead@ ilustra el funcionamiento de las dinámicas de poder en el estudio.
    Así expresado me chirría bastante, entiendo que no implica que alguien llegue al matrimonio para conservar el empleo, porque vaya tela.

    1. Marta Trivi

      @orwellkill
      Quizás es error mío por no explicarlo en la noticia pero las relaciones entre jefe y empleada crean una dinámica de poder por la cuál ella está bajo amenaza de perder su sustento si su pareja se enfada o se corta la relación. De la misma manera, se la puede recompensar con ascensos o bonos por cosas relacionadas con la relación, por lo que limitaría su libertad. Además de inmoral es poco profesional, por supuesto.

      En el articulo señalan que esto normaliza «tontear» o «tirarle ficha» a las compañeras, en el sentido de que si lo hacen los jefes pues debe estar bien…

      1. orwellKILL

        @martatrivi
        Muchas gracias por responder.

        Una vez leído el reportaje de Bloomberg, he entendido que, aún siendo los matrimonios fruto de relaciones consensuadas, estos matrimonios asentaban un precedente que incomodaba a algunas trabajadoras. No se ahonda en el por qué de la incomodidad, pero tú acabas de exponer buenos argumentos para ello.

        Un saludo!

        Menudo fiasco de RRHH por otro lado y sin venir muy a cuento, pero vaya tela de departamento más inútil.

    2. tonisupa

      @orwellkill
      Esto mismo he pensado yo. Liarse con el jefe es la manera más sencilla de blindarse ante despidos en el peor de los casos y de medrar meteóricamente en el mejor. La víctima no sería la casada si no el resto de empleados que están en notoria desventaja competitiva.

  5. Howard Moon

    Lo irónico del asunto es que el juego se volvería mas «sano» si deja de anunciar productos tan poco saludables.
    Maravillas del capitalismo actual.

  6. NahuelViedma

    Bueno, alguna que otra vez, quizás, a lo mejor, en una de esas, el capitalismo funciona xD De yapa menos bombardeo de productos súper recomendables para la salud, of corse

    Editado por última vez 10 agosto 2021 | 03:58
  7. Batzoler

    Don’t shit on your own doorstep, bro.