Just when I thougth I was out… they pull me back in!

Calidad más allá del transmedia

2022 ha servido a Netflix para fortalecer su catálogo de juegos y ampliar su presencia en el servicio. ¿Hacia dónde va el experimento transmedia de la compañía?

Perdón por el centralismo, pero considero que es necesario para dotar de cercanía esta apreciación sobre el entretenimiento elegido por las personas que utilizan el transporte público en Madrid. Imagino que es algo que puede extrapolarse a otras ciudades, pero prefiero ceñirme a aquello que he visto de forma directa. Aclaraciones hechas, procedo a enumerar las principales actividades que he detectado gracias a la perspectiva que me otorga mi altura pero también a cierto carácter cotilla del que no me termino de librar, no me escondo.

Por lo general, la mayoría de los viajeros recurre al teléfono móvil para amenizar el trayecto, puede que esto no os sorprenda, pero una vez acceden a este dispositivo las alternativas suelen enmarcarse en tres opciones: redes sociales, entretenimiento audiovisual no interactivo y videojuegos. Poco puedo aportar sobre el interés y las horas de consumo que van asociadas a Instagram, Facebook o TikTok, por no hablar de las aplicaciones de mensajería instantánea. Sí me parece relevante profundizar en las otras dos opciones, sobre todo por la plataforma que se ha esforzado en construir un puente entre ambas a lo largo de este año: Netflix.

Si bien es cierto que el catálogo de juegos de la plataforma audiovisual ya recibió propuestas como Hextec Mayhem (un juego de ritmo cuyo umbral de entrada es mucho más permisivo que el del League of Legends para quienes buscaran más tras disfrutar de Arcane), los juegos de Netflix no lograron captar mi atención hasta junio, durante el Summer Game Fest. Es curioso, pero no me topé con mi juego favorito entre todos los anunciados en el Devolver Direct 2022, un evento cargado de juegos interesantes, desde Cult of the Lamb o Card Shark hasta los futuros The Plucky Squire o Skate Story. El flechazo tuvo lugar en uno de esos nombres fácilmente tachables de la lista de directos a seguir, ya que fue en el evento de Netflix (toda una declaración de intenciones) donde pudimos ver el tráiler de Poinpy, precisamente de la mano de Devolver Digital.

No hubo que esperar tras ver el anuncio de Poinpy y su adorable y homónima criatura protagonista, que además llegaba con una propuesta idónea para iniciar el verano. ¿Algo mejor que un zumito refrescante para combatir el calor? Pocas opciones se me ocurren. Atrás quedaba el trepidante descenso hacia los terrores de lo profundo en Downwell, en Poinpy tocaba subir a base de saltos, rebotes, capones y propulsores. La ascensión estaba acompañada de la recolecta de frutas para satisfacer el ciclópeo minino que nos persigue, todo con un colorido acogedor, bastante alejado de la estética que exhibe el otro juego de Ojiro Fujimoto.

Las semanas posteriores a su lanzamiento estuvieron plagadas de comentarios positivos dentro de la prensa especializada en videojuegos. La sorpresa se mezclaba con el absoluto convencimiento de que una vez despegaba (cierto es que hasta que logras desbloquear un par de saltos extra, puede resultar algo frustrante, pero no requiere mucho tiempo conseguir estas mejoras), el juego era bastante divertido y resultón. Su fama fue tal que hubo quien no dejó de solicitar que saliera en otra plataforma distinta a Netflix para poder probarlo.

Que otros usuarios se vieran en la tesitura de decidir entre suscribirse a Netflix o quedarse sin jugar a Poinpy era una buena noticia para la plataforma. No tanto que los que ya eran usuarios desconocieran que podían descargárselo sin pagar nada más o que ni siquiera encontraran el lugar de la app que albergaba el catálogo de juegos. Esto sin duda contribuyó a que en agosto ni siquiera un 1% de sus suscriptores jugara a sus títulos, sumado a que el principal atractivo de Netflix no son los videojuegos ni los usuarios tienen por qué estar interesados en ellos, claro.

En mi caso pasé el verano rebotando en Poinpy hasta que me topé con un juego que ya me llamó la atención en 2021: Before Your Eyes. Ya que no suelo poder jugar en PC, la propuesta de GoodbyeWorld Games quedó relegada a una lista infinita de títulos pendientes… hasta su llegada a Netflix. Me encontré con una historia interesante por sí misma, pero claramente potenciada por el vínculo entre la mecánica principal del parpadeo y el dispositivo que estaba ejecutando el juego. En Before Your Eyes saltamos a la siguiente escena con si cuando cierto indicador aparece en pantalla no podemos evitar parpadear. En ocasiones buscaremos el parpadeo para alejarnos de malos recuerdos. En otras, lucharemos por no cerrar los ojos y disfrutar un instante más de un tesoro alojado en nuestra memoria. Poder jugarlo en mi móvil fue el factor decisivo, más allá de la innegable ventaja de no tener que pagar (más) por él.

Durante los meses posteriores probé otros juegos del catálogo de Netflix con una recomendación indirecta como punto de partida: Óscar Gómez mencionó en un Reload que Into the Breach se podía jugar en esta plataforma, por lo que me lancé de cabeza; Elena C. Alonso siempre ha tenido palabras muy bonitas hacia Oxenfree, por lo que no dudé un instante cuando vi que se encontraba en la no tan escondida lista dentro de la app móvil; el icono de Moonlighter llamó mi atención al tratarse de un juego desarrollado en Valencia del que conocía poco más que la premisa, ¿pero por qué no probarlo si ya tengo acceso a él con solo hacer clic?

Tras el prometedor inicio estival, plagado de experiencias idóneas para el móvil y juegos con cierta solera (clásicos modernos de lo indie, incluso) que daban el salto a la pequeña pantalla, llegó un otoño irregular. Por un lado, se publicaron juegos desarrollados directamente para Netflix que no terminaron de funcionar tan bien como podía esperarse, como sucedió con Desta: The Memories Between, un roguelike cuya historia no acabó de verse potenciada por el gameplay. Por otro, la eterna promesa de Immortality funcionó como una suculenta zanahoria.

A finales de noviembre, tres meses después de su lanzamiento en PC y Xbox, el último juego de Sam Barlow se sumó al catálogo de Netflix. Resulta curioso, escribo esto antes de poder jugarlo, que sea justo en esta plataforma donde se encuentre este juego tan vinculado al cine, tanto por historia como por el aspecto visual. Hablo de curiosidad porque de las muchas representaciones televisivas que tenemos del videojuego la primera que me viene a la mente es el episodio interactivo de Black Mirror: Bandersnatch, también de Netflix.

No es mi intención pisar el excelente trabajo que está realizando en esta casa Alberto Corona, la mejor voz para abordar las distintas adaptaciones que han tenido los videojuegos al cine y las series. Sí conviene destacar que es precisamente en Netflix donde podemos encontrar un catálogo muy jugoso: la premiada Arcane, desarrollada en el universo de League of Legends; las series de animación de Cuphead, Castlevania, Dragon Age o Tekken; la ya cancelada serie de Resident Evil o la versión en carne y hueso de The Witcher. El universo del brujero se va a ampliar próximamente gracias a su relación con Netflix: por un lado la versión de nueva generación de The Witcher 3 contará con varios DLCs basados en la serie, mientras que en la plataforma se podrá ver la precuela Blood & Origin, con Michelle Yeoh al frente.

La estrategia transmedia puede funcionar, como ya sucedió con Cyberpunk: Edgerunners y el incremento de jugadores en Cyberpunk 2077 tras el estreno del anime de Studio Trigger y Netflix. Lo interesante es que no se limitan a un solo camino, porque puede que haya quien no se interese por el contenido extra vinculado con esta serie o aquella, pero quizá sí vea el anunció de Valiant Hearts: Coming Home en The Game Awards y acuda a Netflix para jugarlo. O puede que lleve meses a la espera de la llegada de Kentucky Road Zero a su catálogo  o, aunque no fuera lo que muchos esperaran, su objetivo sea jugar a Twelve Minutes en el transporte público, de bucle en bucle.

La solidez del puente que está construyendo Netflix está aún a la espera de ser probada, todo requiere su tiempo, pero por el momento hay que reconocer que no dejan de nutrir su catálogo jugable de opciones muy de interesantes, sin olvidar su apuesta transmedia. No sé si el Candy Crush o el Pokémon Go pronto compartirán vagón de metro con Immortality o Desta, pero desde luego muchos usuarios podrán disfrutar de opciones tan interesantes como bien adaptadas a su dispositivo móvil. Para mí su mayor éxito es que en menos de un año haya pasado de no interesarme a provocar que elabore listas de deseos: ¿Acaso no sería genial jugar a Florence en el móvil? ¿No sería una buena opción recurrir a la tablet para revisitar Gris? ¿No podría Downwell acompañar a Poinpy en Netflix? Si podemos soñar a lo grande, yo pediría todos los juegos de hap inc: que nadie se quede sin probar Oculto juego por la mamá!!, por favor.

Colaborador

Graduado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la universidad de lo de Cifuentes, Juan es una de las voces de NAT Moderada y ha colaborado en medios como BreakFast, Desayuno Continental y Cocinando Fandoms. Observador nato, le encantan los gatos y si algún día ves que te mira intensamente es porque quiere grabar un podcast contigo.

  1. Jaime Mateo

    Me sentí reflejado en este artículo por ser usuario de la Renfe en Madrid. «Vivo» hora y media casi todos los días en esos vagones y la verdad que jugar al móvil es la opción que más me compensa. Soy mucho de leer pero a veces con el ruido y los empujones es imposible hasta sacar el libro. Llevarme la Switch ya ni me lo planteo…

    Estaba ya subscrito a Apple Arcade y hay muchos juegos ya que son una maravilla. La reciente incorporación de Dead Cells+ me ha encantado. Lo que no sabía era que Netflix tenía juegos tan buenos. Me enteré de hecho hace a penas dos semanas que me volví a subscribir a la plataforma y me dio por ver qué había añadido. Sabía que estaba Poinpy y quería jugarlo… pero mi sorpresa fue ver que tenían: Moonlighter, Kentucky, Twelve Minutes… y hasta SPIRITFARER (!!!). Muchos de estos juegos los tenía ya en la Switch pero poder jugarlos en el móvil en cualquier momento me da la vida.

    La estrategia de Netflix promete, y es claramente indie… ojalá que sigan por esa línea y, como tu dices, empecemos a ver a personas de todo tipo disfrutando de la narrativa en los videojuegos.

    1. JT'Salas

      @jaime_mateo
      No sé cómo se me pudo olvidar Spiritfarer, ¡no tengo perdón!

      Muchas gracias por el comentario, la verdad que me alegra ver que somos muchos los que hemos acabado sorprendidos por la apuesta de Netflix. Ojalá el año que viene echemos la vista atrás y tengamos aún más buenas noticias en forma de jueguitos lindos.

  2. MrHanekoma

    Yo llevo semanas, desde que pusieron Immortality, diciéndole a la gente que se que juega y que tiene Netflix que se mire la sección de juegos, que hay cosas muy chulas.
    La verdad es que se agradece el cuidado y buen ojo que están teniendo con la selección de titulos

    1. JT'Salas

      @mrhanekoma
      A ver si siguen así y logran consolidar esta apuesta. Sería una buena noticia.

  3. Dureo

    Solo comentar que Florence SE PUEDE jugar en móvil (de hecho es donde yo lo descubrí y jugué) simplemente hay que pagar 3€ por el.

    1. JT'Salas

      @dureo
      ¡Toda la razón!

  4. Malleys

    Un apunte, Florence ya hace mucho que tiene versión móvil, ahí lo jugué yo, vamos.

    1. JT'Salas

      @malleys
      Muy cierto. La idea era el poder jugarlo como parte de este catálogo, pero muy cierto.

  5. Esfera

    No daba un duro por este invento y por ahora está demostrando que, al contrario que otras grandes hasta hace poco, su apuesta por los videojuegos es algo más que pura palabrería.
    En mi caso, creo que esperaré a la secuela de Valiant Hearts para catar esta apuesta de Netflix. Más que nada porque Netflix no siempre pone la bala donde pone el ojo, por así decirlo. Es prometedora su apuesta, pero dado su historial con según qué adaptaciones, prefiero ser prudente al cantar las alabanzas de su nueva apuesta por el entretenimiento interactivo.

    1. JT'Salas

      @esfera
      Gracias por tu comentario, Esfera :3.