O el renacimiento de la leyenda que asciende

El Regreso del Señor de la Noche

El Regreso del Señor de la Noche

Lo de Rocksteady es de cuento de hadas. Un estudio británico que debutó con el muy contemporáneo Urban Chaos: Riot Response, uno de esos títulos anecdóticos que llenan las estanterías como detergentes de marca blanca, de pronto obtiene los derechos de Batman y lanza el juego licenciatario más comentado hasta el tiro del elefante botsuano. Ocurrió en 2009 con Batman: Arkham Asylum y ya entonces prometían una secuela. Hacerla les llevó un año y todavía les sobró otro para sacarle brillo. La historia de Batman: Arkham City es la historia de una bilbainada convertida en proeza. Es el ejemplo de cómo Batman, ya sea en animación, cine de acción real, parodia televisada o videojuego, resiste a la adversidad y se las apaña para ser prácticamente el único superhéroe íntegro en un mundo de explotaciones descerebradas.

Los Arkham de Rocksteady son a Batman lo que Goldeneye fue a James Bond o Knights of the Old Republic a Star Wars. Es como si los cien fans más acérrimos del murciélago se hubiesen puesto de acuerdo para fundar un estudio de videojuegos y además todos tuviesen talento. Por los callejones de su Gotham se intuyen referencias a Jeph Loeb, Grant Morrison, Tim Burton, Dennis O’Neill, Jim Lee, Bruce Timm, Alan Moore, Frank Miller, Christopher Nolan o Adam Hughes. Oteando entre las sombras es posible encontrar desde la escena del crimen donde perecieron los Wayne hasta el diploma de psiquiatría de Harley Quinn. Lo único que le falta a Arkham City para ser la celebración definitiva del universo de Batman es una opción para que salten onomatopeyas gigantes en la pantalla cada vez que sacudes a los enemigos. Semejante nivel de detalle es algo que no se ve muy a menudo y menos aún por partida doble. Mientras que Rare se desentendió de 007 y Bioware pasó el testigo galáctico a Obsidian, Rocksteady se ha mantenido fiel al caballero oscuro y además mejorando su magnífico original.

Secuela Natural

El argumento de Arkham City despega allí donde lo dejó Arkham Asylum. Con la prisión Blackgate y el manicomio Arkham inutilizados, Gotham City se encuentra con el engorro de tener que reubicar a sus cuantiosos criminales en algún otro lugar. Quincey Sharp, antiguo alcaide de Arkham, se alía con el profesor Hugo Strange para construir Arkham City, un gueto improvisado dentro de Gotham donde marginar a los delincuentes a falta de una idea mejor. Como es natural, Bruce Wayne considera todo esto un disparate y comienza una campaña contra los proyectos de Sharp, aunque no tarda en ser secuestrado por Strange y encerrado junto a toda la escoria de Gotham. Para colmo de males, el apartamento de Catwoman ha caído en el distrito amurallado de la ciudad, y Dos Caras, Pingüino, Enigma, Hiedra Venenosa y Joker luchan entre sí por expandir sus dominios en la zona, convirtiéndola en un polvorín ingobernable que daría buen nombre a Ciudad Juárez.

En Arkham Asylum, el guionista Paul Dini decepcionó con un marco argumental que, aunque pintaba prometedor, acababa convertido en un torneo de pressing catch provocado por un pringue anabolizante que transformaba a los maleantes en rinocerontes hipertrofiados. Arkham City aprovecha lo justo de este embrollo para presentar a un Joker moribundo cuyo estatus tambaleante precipita una guerra de poder en Gotham. Harley Quinn y su amor obsesivo por el payaso también encuentran en ello su razón de ser, ahora subrayados con un estupendo DLC. La presencia de Catwoman se justifica por su carácter oportunista, perfil lógico de alguien que se dedicaría a sacar partido del guateque criminal. Sólo un trágico Mr. Freeze la supera en ambivalencia, devuelta al personaje por un Dini que recuerda bien el día que lo redefinió en el episodio “Heart of Ice” para Bruce Timm. El Pingüino y Dos Caras son un tanto en la diana como pretendientes al trono de Joker. Las apariciones fugaces del Sombrerero Loco y Solomon Grundy dejan huella sin un Espantapájaros o Killer Croc que les eclipse. Y por supuesto, Hugo Strange inquieta como heraldo tenebroso según anuncia por megafonía la cuenta atrás para el Protocolo 10: una medida antidisturbios propia de España cuyas consecuencias suponen tan sólo el primer giro argumental antes de un clímax que no deja títere con cabeza.

El Regreso del Señor de la Noche

El Regreso del Señor de la NocheEsta epopeya se disfruta el doble si además se tiene en cuenta que los Arkham de Rocksteady son, con el permiso de Portal, Enslaved y LA Noire, los juegos con mejores interpretaciones de la actualidad: Kevin Conroy y Mark Hamill vuelven acompañados por una cohorte de actores asiduos a la animación, garantía de éxito en un ámbito donde suele pesar más el nombre que la especialidad. Arleen Sorkin se apea en esta entrega como Harley Quinn, pero es sustituida por una Tara Strong de voz y timbre indistinguibles. Si los rumores son ciertos, aparte, esta podría ser la última ocasión de escuchar al Joker de Hamill, razón de más para evitar cualquier doblaje regional y disfrutar de la espléndida versión original.

Ágil de Reflejos

Arkham City está mejor escrito que Arkham Asylum, pero eso ni importa ni basta para convertirlo en mejor juego. Por suerte, comprender sus auténticas cualidades no requiere completar ni la mitad de lo que ofrece su disco o cualquiera de los contenidos descargables. Basta con enfundarse el traje de Batman en lo alto de una azotea, escuchar un timbre telefónico siete pisos más abajo, responder la llamada y escuchar la voz de Zsasz. Exige que alcancemos otro teléfono en el ala opuesta de la ciudad en menos de dos minutos o cometerá un asesinato. Esta es una de las formas que tiene Rocksteady de convencer al jugador de que a partir de ahora es Batman, y nada ni nadie debería detenerle. Saltar al vacío desde un edificio sin saber a ciencia cierta dónde se va acabar no es ningún problema, en la caída hay tiempo de sobra para improvisar. Tal vez podamos engancharnos a una escalera de incendios, planear hasta un alféizar o noquear a un francotirador. Hay casi tantas posibilidades como carteles publicitarios de Dark Knight Rises.

Arkham Asylum destacaba por un estilo de combate intuitivo que combinaba lo más ostentoso de un juego de lucha con el pragmatismo de una aventura de acción, ahora llevado al extremo. Batman se defiende mediante combos, pero para aprendérselos no hace falta ser un autista superdotado. Simples emparejamientos de botones permiten desencadenar cualquier ataque físico y usar diferentes inventos contra atacantes, abriendo un abanico de perrerías inagotable. Tras el cruce entre Batman y un grupo de cinco fulanos, es posible que uno acabe colgado de una cornisa, otro atado a una gárgola, un tercero congelado, el cuarto perdido en una nube de humo y el quinto disparando su metralleta entre espasmos tras ser electrocutado. Todo ello en cosa de quince segundos.

Ágil de Mente

Reaccionar rápido en el combate también significa poder hacerlo en otras situaciones, lo cual evita perder el tiempo entre menús al abrirse paso por los barrios de Gotham. Arkham City, como su predecesor, tiene también su punto de Metroid y es a base de descubrir nuevos gadgets y habilidades como se avanza. Aunque esta vez Batman trae muchas de sus herramientas favoritas de serie, por lo que gran parte de la ciudad es accesible nada más conocerla. Rocksteady quería dotar al juego de un sabor a mundo abierto y la decisión, sin duda, le favorece. A medio camino del escondrijo de Joker, un asaltante vapulea a un viandante en un callejón, alguien cae abatido por un disparo en la carretera y un helicóptero nos vigila desde los cielos. La sensación de descontrol es auténtica, pero no abruma.

Al menor síntoma de agobio, el juego te vuelve a recordar que eres Batman, por lo que es posible incapacitar al agresor del callejón según buscas el origen del disparo, no sin antes haberte encaramado al patín del helicóptero para calcular mejor la distancia hasta tu objetivo original.

Uno de los dispositivos que hace todo esto posible es, naturalmente, la visión de detective que introdujo Arkham Asylum. Esta especie de realidad aumentada, con la que Batman puede identificar desde enemigos armados hasta paredes endebles, dio mucho que hablar hace tres años y no siempre para bien. La idea era muy golosa, pero hacía el juego tan cómodo que muchos optaron por no desactivar nunca sus ojos de murciélago. Su ausencia, no obstante, implica desde confusión hasta ceguera absolutaen los embolados más peliagudos. Es por ello que Rocksteady ha optado por el equilibrio para su secuela, convirtiendo los espacios abiertos en un mundo rico en detalles por el que resulta mucho más fácil navegar sin filtros, así como dotando a los enemigos de un nuevo cachivache que estropea las gafas de Batman cuando más tienta su uso.

Ideas como esa última hacen que avanzar en Arkham City nunca pierda su nota de novedad, ya que los delincuentes mejoran su arsenal progresivamente y aprenden a guardarse las espaldas. Donde antes llevaban cuchillos pronto sostendrán bastones eléctricos, y los que esperaban a pecho descubierto enseguida descubrirán los chalecos protectores y escudos olvidados por la policía. Si hay un civil cerca, es posible que sea capturado como rehén y obligue a replantearse toda la ofensiva. Las gárgolas serán destruidas por tiradores desconfiados y los respiraderos levantados si hay algún cuerpo cerca. En uno de los enfrentamientos más divertidos del juego, Mr. Freeze pone a prueba la inventiva de Batman neutralizando aparatos o mobiliario que pueda ser usado en su contra tras cada paliza que recibe.

Luces y Sombras

Sorprende que en un juego tan calculado sea el afán por la profundidad lo que exterioriza sus defectos. Arkham City es largo, denso y meticuloso para lo bueno y para lo malo. Su aventura principal concluye justo a tiempo para evitar la redundancia, pero tan pronto como desaparece la urgencia por detener a Strange y sus secuaces, en cuanto se acaban los golpes de guión que reclamaban la atención de Batman, el velo mágico que convertía a Gotham en una ciudad viva cae para revelarla como un escenario de cartón piedra.

Quizá se deba a un problema de ritmo y espaciado entre secuencias principales para dar cabida a la exploración. A lo mejor es el exceso de desafíos diseminados por Enigma, tan desbocado con sus acertijos esta vez que el jugador pasa más tiempo combatiéndole a él que al resto de villanos combinados. Igual es que, cuando uno ya no tiene un objetivo principal del que preocuparse, la banalidad de algunos secundarios se pone en evidencia. Porque rescatar al enésimo panoli abofeteado en una callejuela no tiene el mismo efecto sin el teléfono de Zsasz sonando justo al lado o la necesidad de salvar a la mujer de Frío dos portales más allá. Subir al mismo edificio por enésima vez y descubrir al mismo grupo de enemigos haciendo exactamente la misma ronda ya no sorprende, sino que defrauda. Romper cámaras de vigilancia o reventar globos también es gracioso cuando sucede por accidente, pero al llegar a la quincena se descubre como un añadido rancio que sólo busca alargar la experiencia sin esfuerzo.

El Regreso del Señor de la Noche

Y ni falta que hacía, porque todos estos elementos funcionan combinados entre sí, especialmente mientras continúa la historia principal. Si al igual que sucede con esta última, Rocksteady hubiese sabido medir mejor sus dosis de aderezo, cada subtrama de Arkham City concluiría satisfactoriamente sin que a nadie se le repitiese el postre. Afortunadamente, hasta el postre más empalagoso puede perdonarse si uno disfruta de los buenos dulces.

Conclusión

Aunque Enigma peque de excesivo, al menos la mayoría de sus pruebas de habilidad y adivinanzas merecen cada minuto empleado en resolverlas. A ellas sigue un drama in crescendo para rescatar a agentes de la ley encerrados en salones trampa que pondrían hasta a Houdini en apuros. Parecido a esto son los crímenes de Hush, las visitas de Azrael y los asesinatos de Deadshot. Situaciones interesantes que suavizan aquellos añadidos innecesarios que a Rocksteady se le cuelan en el juego. Arkham City pretende abarcar tanto que en ocasiones se le olvida plantearse si debería. Los aficionados a las historietas del murciélago no perderán el sueño por nada de esto, como tampoco lo harán los completistas.

Con la edición Game of the Year del juego (ya disponible y region-free) se incluyen todos los skins de personajes antes sólo obtenibles previa reserva, con presencias tan pintorescas como el Batman cincuentón de El Regreso del Señor de la Noche, la Catwoman orejona de El Largo Halloween o el Nightwing de animación. Robin disfruta de su hora de gloria en el epílogo Harley Quinn’s Revenge, un anexo que disipará las dudas de todos los que crean que el Chico Maravilla no tiene cabida más allá de la caspa de Adam West y los dibujos animados. Enigma, por su parte, recupera los populares desafíos de combate de Arkham Asylum y hasta se nos regala la adaptación animada de Batman: Year One ((Sólo disponible a través de los bazares americanos y en inglés, pero reproducible en cualquier cuenta o consola una vez obtenida)).

Arkham City es tan diverso, espectacular y respetuoso con su personaje que no cuesta nada reconocerlo como el mejor juego de Batman hasta la fecha. De hecho, tampoco tiembla el pulso al declarar que probablemente esté entre los siete mejores juegos licenciatarios jamás concebidos. Rocksteady ha dado un paso adelante desde su excelente Arkham Asylum en todos sus apartados. El universo de Batman y su atmósfera difícilmente pueden traducirse mejor al videojuego, pero aún queda terreno por explorar en su mecánica. Si con la tercera entrega avanzan un único peldaño más, a buen seguro conseguirán el Arkham el perfecto. [9]

Colaborador

Artista de storyboard en animación, donde ha sufrido el yugo de Fox y Paramount. Escarmentado de aquello, ahora lo mismo trabaja en películas independientes sobre mujeres lobo que en campañas de Greenpeace. Como articulista, a veces se deja ver en el cultural Cactus.

  1. Hission

    http://youtu.be/XoMvcnZxTAQ?t=20s

    Yo al principio empece encantadisimo a hacer los desafios de enigma. Tarde como 1 hora en mandarlo a paseo, me acabe cansando.

  2. Pep Sànchez

    Venga, voy ya: a mí me parece un muy buen juego, pero no tanto.

    Lo he repasado hace nada, para recordar hasta qué punto lo copia The Amazing Spider-Man (¡de arriba a abajo!) y creo que cae por su propio peso; me parece de esos casos poco habituales en los que la suma es peor que las partes.

    La representación del personaje y de su mundo es de matrícula, sin duda, pero me siguen pesando demasiado las salas clónicas, con las mismas gárgolas y la misma estrategia —las pequeñas variaciones no invitan a aprender y/o improvisar, creo yo—, así como una estructura de mundo abierto que se queda a medio camino. Ofrecer esa libertad me parece incompatible con lo de querer que todo suceda en una sola noche: el ritmo se rompe cada poco tiempo —se acaban pasando al intentar hacer sentir el agobio del Caballero Oscuro, el peso de su responsabilidad—, y a la trama, después de la fantástica parte con el Pingüino, le entran las prisas y se tropieza varias veces.

    Por eso, a pesar de las buenas intenciones y del sensacional diseño, me gustó más Arkham Asylum. Más directo, más contenido y por ello coherente, a pesar del también desastroso final.

    Adoro a Rocksteady, en cualquier caso. Han hecho un trabajo fenomenal y extremadamente respetuoso sin renunciar a la personalidad, que falla únicamente por apuntar muy, muy alto. Y el sistema de combate me parece la mecánica «nueva» más importante de los últimos años.

  3. Sr. Pompas

    Pues a mí me encantó la mejora de los desafíos de Enigma, convertidos en puzzles y no un mero «busca y alcanza el interrogante» como en Arkham Asylum.

    Quizá si que el juego está pensado para que cumplas las misiones secundarias antes de terminar la principal, no había caído en ese detalle porque yo llegué al final con casi todo cumplido.

    De todos modos, soberbio, una secuela ejemplar y para mí lo mejor del año pasado junto con Skyrim y Portal 2.

  4. FuMiol

    @pep_sanchez

    muy de acuerdo en casi, todo para mi el primero es de 10 y este por todo lo que has señalado y porque además no sorprende como si lo hizo el primero, le dar un 8/8,5.

    Lo que no estoy de acuerdo es con el final de Asylum, a mi me parecio muy bueno sobretodo por el jefe final, es una gran lucha muy epica en mi opinión.

    En el City la lucha con el jefe no me gustó nada, el final es lo más abrupto y brusco que he visto en mucho tiempo

  5. Iker Maidagan

    Yo lo voy a decir antes de que me lo diga nadie: sí, este es un análisis oportunista, tardío y desconsiderado publicado aprovechando el morbo de la matanza de Denver.

    Ahora bien, como nadie lo hizo en su día, Pep y yo acordamos más o menos que yo lo escribiría mientras nos tomábamos un batido de chocolate en el Flatiron District (habría molado más decir un Johnny Walker, pero hay que hacer honor a la verdad). Además, este juego no podía quedar sin su perfil en Anait.

    Dicho lo cual:

    Yo no creo que las salas sean clónicas o que no se deje vía para improvisar. Tal como me dijo un día mi amigo Bimo, el cámara indonesio, «Arkham City es un juego para jugadores aventureros e imaginativos». Cuanta más diversión quieras tener con el juego, más tendrás. Porque las posibilidades que ofrece son enormes. Hay que poner de tu parte, porque el juego no siempre te obliga a ello. Ahora bien, tampoco es siempre así y llega un punto en el que sólo quien sepa explotar las muchas habilidades de Batman sale adelante. Porque no, no creo que sea verdad que usando la misma estrategia uno pueda llegar hasta el final y esto es así porque los propios enemigos no usan siempre la misma estrategia tampoco. Aprenden y mejoran.

  6. FuMiol

    liberance dijo:
    Yo lo voy a decir antes de que me lo diga nadie: sí, este es un análisis oportunista, tardío y desconsiderado publicado aprovechando el morbo de la matanza de Denver.

    Aunque es un hecho tan destacable como lamentable creo que es más adecuado que hubieras dicho que aprovechas el estreno de The Dark Knight Rises para publicar el analisis.

  7. Iker Maidagan

    @fumiol

    Lo que habría sido es más políticamente correcto y menos irónico. Porque desde luego yo no esperaba que Bane atacase un cine el día que se pusiese esto.

    Pero bueno, que aquí veníamos a hablar del juego.

  8. MrTxaps

    Un juegazo con mayúsculas. Y no comparto lo de las salas clónicas o el uso de una única estrategia, precisamente creo que en esta segunda parte se arreglan bastante estos apartados respecto al primer juego.

    Sí me parece excesivamente largo, pues completarlo entero puede llegar a ser tedioso por algunas secundarias y sobre todo, como bien indica el texto, por el apartado de enigma. No esta mal, pero lo encuentro muy estirado.

  9. Chainsawfever

    Pues tengo que decir que yo también estoy con @pep_sanchez. Arkham Asylum me pareció una maravilla por todas las razones que se han enumerado, y aún con sus defectos, uno de los mejores juegos de esta generación. Tanto las mecánicas tanto de infiltración como de combate funcionaban a la perfección, cosa que no se puede decir de la mayoría de juegos que mezclan géneros. Y joder, los coleccionables tenían una razón de ser, no era simplemente dedicarse a recorer el mapa como un gilipollas buscando el «objeto dorado de turno».
    Creo que en su secuela, todo esto quedo diluido. El sigilo en la ciudad no acaba de funcionar tan bien, los enigmas son más puzzles que adivinanzas y no me parece que estén tan cuidados. Y encima los desplazmientos por Arkham City se llegan a hacer tediosos. Y todo esto por no hablar de la duración de la historia principal y lo abrupto del final, que aunque me gusto, es excesivamente precipitida -3 o 4 horas más de misión se hubieran agradecido-.

    Aun así, tengo muchísimas ganas de ver que hace RockSteady y me hace muy felíz saber que se van a encargar de una nueva entrega de la saga.

    Buen análisis @liberance, aunque sea un poco tarde, también se agradece poder hablar sobre un juego en retrospectiva.

  10. Guybrush

    Lo único que veo criticable es la excesiva cantidad de enigmas que hay que resolver para llegar hasta Riddler, pero aún así, cuando lo conseguí sin guías me sentí como un dios entre hombres. Lo comento porque rara vez hago estos coleccionables, pero por una vez el juego consiguió espolearme para que los pillará dándoles un sentido que además reforzaba una trama la mar de interesante.

    Sin repetirme en sus virtudes, que ya las comenta @liberance para mí es un 10/10.

    Buen análisis, dude.

  11. Baxayaun

    Me he perdido… ¿cómo es que estáis haciendo el análisis ahora?

  12. Iker Maidagan

    @baxayaun

    Porque no se hizo en octubre, yo tenía la edición GOTY que llega este verano a Europa y se estrena la película. Hacer mi clásica disección de guión para un juego como este me parecía una tontería, así que mejor se analiza como juego y fingimos que lleva ahí desde el año pasado.

  13. molekiller

    Yo siempre he estado en el carro de los que prefieren el Arkham Asylum, sin entrar a discutir aspectos profundamente, simplemente me lo pasé mejor con el primero que con su secuela.

  14. AMaldito

    Este juego es lo que Ubisoft intento hacer con Assassins Creed y todavia no lo han conseguido.

    Esa esencia mini-sandbox es un acierto completo. Sobrevolar las calles de arkham city no tiene precio, y por si solo justifica la secuela. Ademas de las misiones paralelas, que en vez de cortarte el rollo, no hacen sino meterte más en el papel de «detective».

    Es cierto que la parte del sigilo esta un poco rota: hay un par de patrones que funcionan demasiado bien. Pero como bien dice @liberance la experimentacion es sumamente gratificante y con muchisimas variantes.

    Por otra parte, los pequeños cambios en las peleas y el sigilo no implican demasiadas diferencias, pero hacen la experiencia más satisfactoria. Todo se nota mejor pensado.

    El argumento sin embargo se limita a una excusa para el festival de villanos, aunque sabe plantear situaciones jugablemente interesantes.

  15. pushin

    Muy detallista, un juego redondo si no fuera por el final.

  16. cheno

    amaldito dijo:
    es un hacierto completo.

  17. AMaldito

    @cheno

    Gracias. No sé en que estaría pensando.

  18. Dr_Yomismo

    Personalmente:
    Arkham Assylum: 9/10
    Arkham City: 10/10

  19. Taim Meich

    baxayaun dijo:
    Me he perdido… ¿cómo es que estáis haciendo el análisis ahora?

    Quizás lo ideal sea hacer análisis al poco de que salga el juego, pero creo que nunca está de más uno bien hecho, sea un año después o diez. Además, aunque se pierde el factor utilidad, a la hora de decidir la compra, el tiempo da perspectiva.

  20. apache

    Arkham city és simplemente el mejor juego de esta generación. Se mea en la cara de todos los juegos del mercado en todos los apartados, y a una mano. Cuando lo terminas de hecho tu persona lo asimila sin problemas.

    Este, GTA IV y Uncharted 2 de lo bueno, lo mejor que ha parido la gen.

  21. Narbiz

    A mis brazos, @apache

  22. Gafapasta

    pep_sanchez dijo:
    Venga, voy ya: a mí me parece un muy buen juego, pero no tanto.

    Lo he repasado hace nada, para recordar hasta qué punto lo copia The Amazing Spider-Man (¡de arriba a abajo!) y creo que cae por su propio peso; me parece de esos casos poco habituales en los que la suma es peor que las partes.

    La representación del personaje y de su mundo es de matrícula, sin duda, pero me siguen pesando demasiado las salas clónicas, con las mismas gárgolas y la misma estrategia —las pequeñas variaciones no invitan a aprender y/o improvisar, creo yo—, así como una estructura de mundo abierto que se queda a medio camino. Ofrecer esa libertad me parece incompatible con lo de querer que todo suceda en una sola noche: el ritmo se rompe cada poco tiempo —se acaban pasando al intentar hacer sentir el agobio del Caballero Oscuro, el peso de su responsabilidad—, y a la trama, después de la fantástica parte con el Pingüino, le entran las prisas y se tropieza varias veces.

    Por eso, a pesar de las buenas intenciones y del sensacional diseño, me gustó más Arkham Asylum. Más directo, más contenido y por ello coherente, a pesar del también desastroso final.

    Adoro a Rocksteady, en cualquier caso. Han hecho un trabajo fenomenal y extremadamente respetuoso sin renunciar a la personalidad, que falla únicamente por apuntar muy, muy alto. Y el sistema de combate me parece la mecánica «nueva» más importante de los últimos años.

    Tarde y despectivo.

  23. Zapp Brannigan

    ¿Esto significa que colgaréis un análisis de StarCraft 2?

    Porque oye, si es como éste, nunca es tarde si la dicha es buena.

  24. Majin

    Yo también me quedo con el asylum por lo que dice Pep. En cualquier caso, cojonudísima segunda parte, y Rocksteady se merece todos los aplausos por hacer una segunda parte que, a pesar de contar con muchos elementos de la primera, se atreve a darle un giro de tuerca al meter componente sandbox «crackdown style».

    En una generación plagadita de continuaciones clónicas, con pequeños añadidos que apenas justifican su salida al mercado, se agradece la aparición de una secuela que se distancie tanto de la primera iteración.

  25. El Jugador Medio

    @liberance
    Sé que llego tardísimo, pero así voy en consonancia con el espíritu del análisis… Tengo varias dudas, y cómo no sé a quién preguntarle, pues te ha tocado… dices que la versión goty ya está disponible… ¿de momento solo en USA, no? En UK está anunciada para el 7 de septiembre, mientras que aquí en España aún no he conseguido que me digan una fecha en ningún lado (ay, ay, ay…). ¿Sabrías decirme el por qué de tanta diferencia con la salida en USA? Creo recordar que allí salió a finales de mayo,,, ¿lo que saquen aquí sera el mismo producto, no? No entiendo tanto retraso… y supongo que el precio rondará los 40€,(algo más con la subida del IVA) pero veremos…

    Por último, debido a mi impaciencia (y a que me puede salir más barato) ¿me podrías recomendar desde donde importarlo? ¿Hay que pagar aduanas y aranceles al importar de USA? Gracias pro adelantado!!!

    (O si alguien se va de vacaciones este agosto a USA, agradecería que alguien me haga de «mula»…) :P

  26. Iker Maidagan

    @el_jugador_medio

    Sí, que yo sepa por ahora sólo está en USA. No tengo ni idea de por qué hay tanta diferencia entre lanzamientos. ¿Por qué se estrenan Prometheus y Brave ahora en España también? A saber.

    No sé dónde será mejor importarlo. Yo no lo importé, vivo en New Jersey. Pero tras muchos años importando, supongo que serán los canales habituales: Play Asia, eBay, Amazon, etc. Existe una tienda canadiense que se llama Videogame Plus que envía a todo el mundo y analiza todos los juegos para confirmar si son region free. Pero bueno, he oído que ahora hay unos gastos de aduanas de mil pares, así que no sé cuál compensa más.

  27. El Jugador Medio

    @liberance

    Gracias mil! Bueno… ya en las fechas que estamos seguramente me esperaré a que salga en Europa y lo pida en UK, aunque sea por no pagar el IVA de más :P