Long ago, and, oh, so far away

Super Mario 3D All-Stars

Nintendo celebra el cumpleaños de Super Mario reuniendo tres de sus aventuras más memorables en un recopilatorio valioso pero más tibio de la cuenta.

1996

Miles de personas dedicaron horas y horas a explorar los alrededores del castillo de Peach en Super Mario 64 la primera vez que jugaron. Exagero: probablemente no fueron horas sino minutos, ¡pero qué minutos! Yo recuerdo muy bien los míos. Fue en las navidades de 1997, un año después de que se lanzara el juego. Mi madre había salido a hacer unas compras de última hora para la cena de Nochebuena; mi padre, en ese momento más niño que yo, vino a mi habitación y me propuso un plan imposible de rechazar: aprovechando el rato que íbamos a estar solos en casa, retiraríamos el papel de regalo de la Nintendo 64 que me habían comprado, jugaríamos un rato a Super Mario 64 y volveríamos a envolverlo, devolviendo el paquete comprometido a su escondite, debajo de la cama de mis padres. Es lo que se llama un plan sin fisuras. Acepté, intuyendo que mentir a mi madre era un precio a pagar alto pero necesario para comprobar lo antes posible qué carajo pasaba con ese juego tan inenarrable que en Hobby Consolas no habían podido ponerle nota. Todavía hoy siento que hay un hilo rojo que me une con Amalio Gómez y Sonia Herranz, o al menos con la presión de dejar por escrito e impreso lo que supuso, para ellos pero también para todo el mundo, el lanzamiento de un juego como aquel.

Pasamos mi padre y yo horas correteando por el patio del castillo, o quizá fueron solo unos pocos minutos pero su impacto fue tal que no puedo pensar en Super Mario 64 sin pensar en ese ratito de juego clandestino, ese momento en el que padre e hijo tuvimos una conexión trascendental, mentira mediante, mientras experimentábamos en primera persona lo que tantas veces habíamos visto (yo más que él) en una cinta promocional de esas que de vez en cuando regalaban con las revistas. Desenchufamos y volvimos a guardar la consola después de derrotar al Rey Bob-Omb en el primer mundo, pero me acuerdo ante todo del rato en el patio, de trepar por los árboles, de ver que bajo el agua había cosas, ¡incluso una puerta! Esa noche, mientras cenábamos, mi madre no lo sabía pero yo no era el mismo que cuando se había ido a hacer esas compras de última hora para la cena de Nochebuena: en ese momento ya comprendía, por fin, por qué a veces no es posible ponerle una nota a las cosas.

El embrujo de esos primeros minutos jugando a Super Mario 64 es irrepetible; la gente más joven, que quizá ni siquiera había nacido cuando se publicó el juego, ha tenido cientos de formas de acceder a las tres dimensiones, ha recorrido mundos de una definición y una complejidad impensables en 1996: tan normal es para esa gente recorrer a toda velocidad entornos tridimensionales que pueden hacerlo mientras te insultan por el chat y por el micrófono. A mí me dejó absolutamente alucinado, y desde ese veintitantos de diciembre de 1997 hasta hoy he vuelto a Mario 64 (en mi grupo de amigos no le decíamos «Super»; hoy sí lo digo así, por respeto) de manera obsesiva, todos los años, una y otra vez, no sé si en busca de repetir esa misma sensación de finales de los noventa o, más probable, porque realmente hay algo en este primer salto, pun intended, de Mario a las 3D que mantiene intacta su fuerza, su capacidad para fascinar. (A mi padre no le gustó, y no le gustó ningún videojuego en 3D jamás, así que simplemente los dejó por completo.)

Todo esto no es casualidad, por supuesto, sino que proviene de lo que debieron ser sesiones maratonianas en las que, dice la leyenda, Shigeru Miyamoto y su equipo retocaban y afinaban el movimiento de Super Mario en un entorno tridimensional para asegurarse, antes de lanzarlo a la aventura, de que la sensación de controlarlo era la adecuada. Perseguir a un conejo en este espacio neutro, se dice, debía ser divertido, y Miyamoto no paró hasta que logró la sensación que buscaba. Perseguir conejos es, de hecho, una de las pruebas de fuego de todo Mario en 3D, hasta el punto de que es lo primero que haces en Super Mario Galaxy; simbólicamente, el conejo que persigue Nintendo desde mediados de los noventa es esa sensación satisfactoria que hace que cada nuevo Super Mario de plataformas (los más grandes, sobre todo, pero en realidad también los que parecen más humildes, como los New Super Mario Bros.) sea un pequeño gran acontecimiento. Como fuere, mi padre y yo no tuvimos ningún momento de revelación espontánea ni ninguna serendipia: solo seguimos paso por paso y sin salirnos del reglón la secuencia que Nintendo, a sabiendas del efecto que iba a tener en los jugadores, había diseñado para nosotros. El conejo éramos nosotros; Miyamoto nos había cazado.

2002

Es impensable que nadie, digo, sienta de nuevo ese estallido jugando hoy a Super Mario 64, independientemente de si lo conoce como la palma de su mano o si es la primera vez que se acerca al juego. Esa es la principal losa de Super Mario 3D All-Stars, el recopilatorio que reúne en Switch los tres títulos del subgénero de los «Mario en 3D». Por si alguien no sabe a qué me refieron, son los Super Mario de plataformas en los que los mundos se plantean como entornos relativamente abiertos en los que la exploración y la resolución de puzzles comparten protagonismo con los saltos; los que dibujan la línea que llega a Super Mario Odyssey, que recoge el testigo e incluso rinde homenaje a estos 64, Sunshine y Galaxy que marcaron el camino.

Son tres juegos que no necesitan mucha presentación, incluso fuera de las fronteras nintenderas: los tres fueron acontecimientos en su momento, y los tres, incluso cuando Mario no está del todo en forma (como en Sunshine; ahora hablamos de eso), merecen ser jugados de todas las formas posibles: con despreocupación y alegría, simplemente para divertirse y dejarse sorprender, y también con lupa y bloc de notas, de forma crítica y analítica, para aprender y comprender mejor la trayectoria de Nintendo y su no pequeña influencia en tantos estudios de todo el mundo. Super Mario 64 fue el primer intento de Nintendo de llevar a su mascota a la tercera dimensión, y la manera en que visualizaron e implementaron la forma en que querían traducir a ese nuevo contexto las cualidades principales del personaje es increíble; con una clarividencia todavía asombrosa comprendieron que tan importante como Mario era la cámara, el dispositivo virtual que decide qué se ve en pantalla, que le dieron la forma física de un Lakitu que, desde su nube, maneja una cámara colgada de una caña de pescar. Es un juego que transmite la sensación de sorpresa y fascinación que posiblemente sentían los desarrolladores mientras exploraban las posibilidades de esa tecnología nueva, y que sienta las bases para el acercamiento más experimental al diseño de niveles que han seguido los siguientes «Mario en 3D»: niveles compactos, con varias capas que se van descubriendo a medida que consigues las distintas estrellas que propone cada mundo, cada una diseñada para explotar las posibilidades del mapa de una forma distinta. No existe un recorrido único sino que desde el mismo punto de partida se pueden seguir rutas diferentes, cumpliendo la misión elegida o, si la situación lo permite, otra totalmente distinta. Con tanto éxito dio forma Nintendo a esta idea que se convirtió, y sigue siendo, el estándar de facto de los plataformas en 3D, una de esas influencias que van más allá de ellas mismas.

En 2002, seis años después de aquello, Super Mario Sunshine se convirtió en representante, no exento de polémica, de la Nintendo de GameCube: una compañía que combinaba esa audacia con la que hoy sortea la distancia tecnológica con la competencia con una máquina con muchas posibilidades. En Sunshine ya no solo hay salto: se une a la ecuación (la acuacción; no he podido resistirme, pido disculpas) el ACUAC, una mochila multiusos que dispara agua, te permite mantenerte suspendido en el aire durante un tiempo limitado y suma nuevas habilidades al repertorio de Mario, que aquí tiene el set de movimientos más variado y complejo de su historia. La ambientación isleña que recorre todo el juego y el siniestro hilo argumental le dan al juego una estructura un poco artificial a los mundos, a los que se llega de manera más o menos abierta pero que se vuelven lineales de forma más explícita a medida que avanzas; la sensación de libertad es menor que en Super Mario 64, y para cuando has aprendido lo suficiente sobre tu propio salto como para poder afrontar retos que lo pongan realmente a prueba (como los de los niveles en los que no tienes ACUAC, seguramente lo más recordado de Sunshine) el juego se termina, y lo que te queda para el 100% se pierde en exploración un poco vacía y que se choca a menudo con una cámara más libre y con muchos más problemas para estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Es uno de los pocos Super Mario con los que me aburro, y con todo es uno de esos juegos que merece la pena jugar con atención.

Sunshine es también un buen ejemplo de la inconsistencia con que se han recopilado estos tres juegos en 3D All-Stars. Super Mario 64 se ha llevado a Switch con una resolución de 1280×720 y manteniendo la relación de aspecto del original, 4:3, y dejándole a los pocos assets de la interfaz que se han suavizado o rehecho (la fuente, algunos iconos…) casi todo el trabajo de remozado; no se ve tan bien como podría pero definitivamente se ve mejor que ningún otro lanzamiento oficial, aunque existen emulaciones no profesionales que van más allá tanto en resolución como en frame rate, que sigue siendo 30 imágenes por segundo. Son las mismas que Sunshine, que sí llega a 1920×1080 y pasa el juego a 16:9 (un poco sin necesidad, a mi parecer, pero seguro que mucha gente lo agradece); aquí son las escenas cinemáticas, aunque no haya muchas, las que peor parte se llevan, aunque en general Sunshine sea el que más se beneficia de esta reedición en una nueva plataforma, la primera oficial desde hace casi veinte años. El considerable salto en resolución y las mejoras en texturas e interfaz hacen que seguramente sea esta la joya del recopilatorio.

Super Mario Galaxy hay que jugarlo en una pantalla tan grande como sea posible.

2007

Wii cambió de forma radical la aproximación de Nintendo al hardware de videojuegos. En medio del éxodo a la HD, Wii apostó todo al control por movimiento y a la apertura a nuevas demografías. Super Mario fue, de nuevo, la puerta de entrada al Wiimote para mucha gente; no sé si tuvo éxito en esa misión en concreto, pero el experimento dio como resultado el juego que marca el inicio de una Nintendo nueva, puede que la misma que está hoy en activo. Con el conocimiento íntimo de su hardware que solo puede tener Nintendo, todo Galaxy está diseñado para sacarle partido a Wii, actualizando una vez más la manera en que Super Mario se mueve en 3D. Aquí todo se desarrolla en mundos-galaxia formados por astros, niveles a menudo minúsculos unidos entre los que te vas moviendo, aumentando exponencialmente el ritmo al que te lanzan distintos retos: una misma galaxia puede empezar con un desafío de exploración, seguir con uno de plataformas más puras (incluso en 2D, sin posibilidad de moverse en profundidad) y plantear un pequeño combate y una sección de plataformeo de precisión antes de llevarte al jefe final; que cada astro esté espacialmente diferenciado de los demás permite a Nintendo hacer mezclas inesperadas sin perder la cohesión, hasta el punto de permitirse el lujo de, por ejemplo, meter una sección subacuática (habitual talón de Aquiles de tantos plataformas en 3D) tan bien delimitada que ofrece lo mejor sin hacerte sufrir lo peor. Es una obra maestra. Es imprescindible sin peros.

El paso a Switch viene de nuevo con un aumento considerable en la resolución (1080p, de nuevo, aunque dinámica) y con el mismo frame rate fluido y alucinante de Wii; la fricción aquí (¿cómo no?) la aportan los controles, que desde el dock utilizan los Joycon como improvisados Wiimotes y en portátil tiran de pantalla táctil y giroscopio para replicar las interacciones del original. No es una solución perfecta pero desde luego no impide disfrutar del juego; el giro, uno de los movimientos principales de este Galaxy, ahora no se activa solo meneando el mando sino también pulsando un botón, una novedad agradecida incluso cuando juegas replicando la experiencia Wiimote. Sustituir el apuntado con mando por la pantalla táctil es mucho más aparatoso, especialmente cuando quieres mover la retícula y moverte y saltar al mismo tiempo, pero me ha resultado sorprendente lo natural que me ha sido adaptarme a esta nueva forma de jugar.

Es un motivo más para jugar a Galaxy en una pantalla tan grande como sea posible (jugar es una experiencia más divertida meneando el mando), pero quizá no el principal. Es una delicia ver Super Mario Galaxy; es fascinante mirar sus mundos, fijarte en ese astro que se ve a lo lejos y pensar cómo será, dejarse abrumar por la panorámica de la galaxia entera que se te hace cuando aterrizas en ella, orbitando a toda velocidad hacia uno de sus cuerpos celestes. Es un juego lleno de curvas, líneas y superficies, que repiensa la gravedad misma para darle un significado nuevo, una nueva función dentro de los «Mario en 3D»; las animaciones de Mario, que en Sunshine tienen un par de momentos Really3D casi inexplicables (como cuando te mueves colgado de un techo de rejilla), son precisas y saltonas, musicales, a la vez completamente legibles y manejables y también orgánicas y naturales. Es un juego hermoso, celestial, que estimula el cerebro y las manos en pequeñas dosis que casi se podrían extraer y desarrollar por separado para hacer muchos juegos distintos; recuerda en cierta medida a algunos juegos de puzzles de la nueva escuela, tipo Baba Is You, que presentan, desarrollan y descartan una idea en dos o tres niveles, antes de que pueda presentarse siquiera la sombra del aburrimiento.

Es un juego exhuberante, inmejorable pero milagrosamente mejorado con una secuela, Super Mario Galaxy 2, que lleva un paso más allá el planteamiento de la primera parte. Es una auténtica lástima que no esté incluido en el recopilatorio; no sé cuál es el motivo de la omisión (¡yo habría metido Super Mario Galaxy 2 y no el primero, si hay que elegir!) pero le pone otra mancha u otro asterisco a 3D All-Stars, que se queda así a medio camino en casi todo lo que se propone.

2020

Lo primero es lo primero: mis filias personales me impiden que Super Mario 3D All-Stars no sea, aunque solo en la intimidad, mi juego favorito del año. Si algún día me queda poco espacio en la memoria o la tarjeta SD y Switch me sugiere que borre Super Mario 3D All-Stars para hacer sitio significará que lo he hecho todo mal en la vida. Creo de verdad que estos tres juegos, sean ROMs, ports, remasters o cualquier otra cosa, forman un trío irresistible y muy recomendable para casi cualquier tipo de jugador, desde fans de las plataformas en 3D que se los conocen al dedillo hasta gente que no ha terminado de encontrar un juego que les convenza de las mieles de un género hoy mucho menos trabajado que en su momento. Voy a jugar a Super Mario 3D All-Stars durante años. Cuando Switch deje de fabricarse y Nintendo ya esté con la cabeza en otra consola, yo todavía seguiré jugando a Super Mario 3D All-Stars. No es una forma de hablar: es lo que va a ocurrir. Me voy a encargar de que así sea, y lo voy a hacer con gusto.

¡Pero cómo ignorar todos los peros! Es difícil no sentir un poco de tristeza cuando un recopilatorio como este, que quiere tener algo de celebración (si no de Super Mario, desde luego sí de su paso a las 3D, y de las no pocas alegrías que ha dado ese camino, esa exploración), no pone un poco más de su lado para convencernos de que hay algo que celebrar. Yo sé qué hay que celebrar, por supuesto; quizá Nintendo considere, y lo mismo no sin razón, que los juegos hablan por sí mismos y no necesitan excusas ni explicaciones para hacerse valer. Puede ser. Como fuere, echo de menos un poco más de contexto, un poco más de ejercicio documental dentro del recopilatorio, un toque más didáctico, más explicativo; que las entrevistas con Miyamoto o los vídeos con curiosidades de los juegos o datos sobre sus desarrollos, por ejemplo, se puedan encontrar en 3D All-Stars en vez de en YouTube o en artículos de periódico. Me importa menos lo técnico, las resoluciones y los frame rates, que ese acercamiento más documental y útil para comprender el contexto de Super Mario (y por qué Odyssey es como es y no de otra forma, y por qué hay un disfraz que hace que el aspecto de Mario se vuelva retro); me importa menos que no esté Super Mario Galaxy 2 que el hecho de no poder ver quién es el compositor de los temas de la banda sonora en las secciones dedicadas a ellas del menú principal, el único extra que incluye 3D All-Stars.

No es ni una oportunidad perdida ni un mal trato, si me preguntáis, pero sigue resultando sorprendente que otros equipos con menos recursos y un legado mucho menos icónico (como SNK) hayan hecho trabajos mucho más elaborados y valiosos a la hora de defender la importancia de su historia. No sé si es arrogancia (como podría sugerir el lanzamiento por tiempo limitado: el 31 de abril de 2021 dejará de estar a la venta, ni en físico ni en digital) o que Nintendo se quita importancia, pero lo que sí tengo claro es que ni con esas Super Mario 3D All-Stars es menos atractivo o recomendable. Es un pedazo de historia de los videojuegos; un pedazo incompleto y un poco tibio, pero de historia de los videojuegos, al fin y al cabo.

[ 8 ]

  1. molekiller

    Recuerdo pillar la N64 de salida por el Mario 64, pocas veces he tenido tanto hype que luego se viera recompensado

    1. Phalanx

      @molekiller
      De los poquísimos juegos que superaron mis altísimas expectativas. Así de memoria recuerdo este, Soul Calibur de Dreamcast y Shadow of the Colossus de PS2.

      Teniendo esos tres juegos en su versión original, la colección se ha quedado corta en todos los aspectos como para siquiera plantearme su compra. Es una pena porque me apetecía jugar al Galaxy en HD pero qué se le va a hacer…

  2. Bertt

    Ese muerto esta muy vivo

  3. IndiAlien

    Aunque los recuerdos están ahí y la calidad de los juegos es innegable me chafa la fiesta el poco mimo de Nintendo.

    Lo he pillado y me ha hecho una ilusión infinita ver a mi sobrina jugar al Mario 64. Pero al mismo tiempo pensaba en lo poco que habría costado mejorarlo para hacerlo más actual sin hacer que perdiera ni un ápice de su esencia.

    En fin Nintendo en estado puro para lo bueno y para lo malo malo.

  4. thelastikilla

    Complicado ponerle nota a esto, si fuera por los juegos en sí es un 10, si es a la conversión a Switch aprobado raspado, lo del 64 sobre todo es muy cantoso, el Galaxy en cambio es lo más next-gen que hemos visto aún sin cambiar nada.

    Supongo que un 8 es lo justo poniendo todo en una balanza.

  5. kaseo

    Soy el único raro que el mas le apetece de todos estos es el sunshine?

    1. Gacela Thompson

      @kaseo
      Lo raro es que no te apeteciese… Personalmente, le tengo mucho cariño a Sunshine

  6. Mr. T

    Yo la verdad es que estoy un poco cansado de las críticas que ha recibido la recopilación desde el anuncio. Han sido 2-3 semanas intensísimas en ese aspecto.

    Estoy de acuerdo con el significado de ese 8 y del análisis. Pero para todos los que crecimos con Mario y gozamos alguno de esos 3 juegos (o todos), creo que esta recopilación es un 10.

    No puedo sentirme más identificado con la sensación de Víctor jugando al Mario 64 por primera vez. Creo que no volví a sentir nada igual hasta un par de años más tarde, con la llegada del Ocarina. Y ya no lo he vuelto a sentir más.

    N64 tenía una magia que todos los que vivimos esa época no volveremos a repetir.

    1. aselto

      @mr_tonda
      Soy joven, no viví los lanzamientos de esos juegos en primera persona y está claro que están llenos de magia por muchos motivos. Uno de ellos es la perfección y el vanguardismo a nivel de diseño y otro es la carga emocional asociada a los mismos, especialmente con el paso de los años. Sin embargo, hoy siguen saliendo juegos con la misma magia que representarán lo mismo para otras generaciones dentro de 10 años. Recuerdo sentirme confusamente atraído hacia The Stanley Parable cuando lo jugué por primera vez y ni imaginaba el tipo de experiencia que me esperaba. Mismamente este verano me he emocionado con Firewatch y se me han caído un par de lágrimas con What Remains Of Edith Finch. Lo que quiero decir es que la magia y el vanguardismo siguen ahí fuera y no diré que es un deber (aunque lo es) buscar títulos que den lo mejor que el videojuego puede dar, igual que SM64, Sunshine y Galaxy hicieron en su día.

      Editado por última vez 20 septiembre 2020 | 19:24
      1. Mr. T

        @aselto
        Siempre va a ser así. Todas las generaciones tendrán en su corazón los juegos de su infancia, los que le hicieron engancharse a este mundo.

        Pero aún a riesgo de ser muy ‘he venido a hablar de mi libro’, aquí se analizan los Marios clásicos, con el añadido de que Mario 64 fue el primer juego top 3D de plataformas del mercado, y sigue siendo una experiencia muy disfrutable.

  7. JuanCardReyn

    El único Mario 3D al que no he jugado es el Sunshine, pero no he podido evitar comenzar por el Mario 64. Es irresistible.

  8. Pochitto

    Como Víctor ha dicho en el Reload, esta recopilación no se siente todo lo festiva que debería haber sido, el colofón del aniversario de Mario que se supone que es. Y no es culpa de los juegos, que son tres auténticas joyas, sino del poco mimo a la hora de llevarlos a Switch: no traducir el 64, no aprovechar para pulir los defectillos que pudieran tener los juegos, no incluir más extras en forma de vídeos, material inédito… Se han esforzado muy poco, la verdad.

    Y luego están el precio y la disponibilidad limitada (incomprensible esto último)… Yo estaba decidido a pillármelo pero ahora no sé que hacer.

    Editado por última vez 18 septiembre 2020 | 18:48
    1. Paush

      @pochitto
      Yo estoy igual que tú, pero creo que al final voy a acabar decantándome por ahorrar los 60 pavos para el Hyrule Warriors o el Pikmin 3.

  9. Gordobellavista

    Yo estoy en las atípodas de @mr_tonda. Me parece muy bien el texto, pero creo que este recopilatorio merecía una nota castigo.

    Obvio que aquí se está juzgando el recopilatorio, no los juegos, esto no es el retroanálisis de Meristation. Esos juegos ya se puntuaron en su día y todos sabemos lo que son y lo que significan. Pero joder, que estén Activision y EA haciendo remakes como el del Tony Hawk y remasters como el de Command&Conquer y le luego le permitamos a Nintendo estos cutreports…

    Desde luego que tenemos lo que nos merecemos. ¿80 centímetros nos van a meter? Poco me parece.

    1. Víctor Martínez

      @gordobellavista
      Son aproximaciones diferentes, desde luego: lo de Activision, por mucha tirria que les tenga, es para quitarse el sombrero porque han conseguido que me interese no ya por Crash, sino también por Spyro, que no es decir poco. He insistido mucho en mis filias aquí porque sinceramente no puedo ser parcial con Mario, ni creo que deba serlo; cualquier nota que no sea 10 para un recopilatorio así es un castigo, pero vamos, de verdad que después del atracón de Mario que me he pegado estas semanas me es imposible estar más enfadado, incluso con lo que me ha escocido pagar los 60 napos de rigor (obviamente me lo he comprado físico).

      1. JuanCardReyn

        @chiconuclear
        Pero es que Mario no necesita un remake. Crash, Spyro y Tony Hawk estaban, con todo respeto, en la mierda. La única forma de revitalizar las franquicias era a) apelando a la nostalgia con los juegos más queridos por los fans y b) rehaciéndolos de cero para llamar la atención de nuevos jugadores. Mario no tiene ninguna necesidad de eso, no ha dejado de ser relevante y ya está el Odyssey como juego moderno.
        Que la trilogía podría estar mil voces más cuidada ni cotiza pero vamos, Mario está a mundos diferentes de las de Activision.

      2. Víctor Martínez

        @juancardreyn
        Yo pienso así, pero a la vista está que mucha gente no piensa lo mismo. No me atrevo a decir que su opinión no sea válida.

  10. tomimar

    Vaya análisis tan maravilloso Víctor. Yo lo reservé en cuanto se anunció y aquí lo tengo en casa dispuesto a acompañarme como a ti durante los próximos años. ¿Que podría ser mucho mejor e incluir más mejoras, documentación o el Galaxy 2? Sí, por supuesto, pero estos juegos son historia y hay que tenerlos siempre a mano. Entre este y el Hades tengo suficiente para esperar a la next gen.

  11. Loberto

    Yo lo pillaré porque el Sunshine no lo llegué nunca a jugar y es un hueco intolerable en mi educación fontaneril.

    Pero el Mario 64 me obsesiona: jamás he sentido de forma más intensa la sensación de que todo lo que tú hacías en el mando se transmitía 1:1 a Mario, y que lo que le pasaba a tu personaje era responsabilidad únicamente tuya.

    Los Galaxy y el Odyssey son maravillosos, con una imaginación y mimo desbordantes, inacabables, pero no me dejan esa sensación de maravilla. Con casi total seguridad es porque nada se puede igualar a que de repente se te abra una dimensión más, claro, pero no se puede luchar contra una impresión tan marcada a fuego como esa.

  12. Dela

    Lo primero es lo primero: mis filias personales me impiden que Super Mario 3D All-Stars no sea, aunque solo en la intimidad, mi juego favorito del año.

    Hago mías tus palabras, @chiconuclear. Para mí también es el juego del año (aun compartiendo la mayoría de las críticas de la recopilación)

    .

  13. rotoso

    «La falta de mimo», esa es la sensación, sí…
    Cada vez que pienso en lo bien apañaos (y la de tiempo que llevan) que están los dos BanjoKazooie de N64 en Xbox y lo que lleva años (no)haciendo Nintendo es que me da una pena/rabia…

    1. rotoso

      @rotoso
      Y el Diddy Kong Racing, por culpa del monete el juego está ahí podrido en el olvido, si llega a ser el mismo juego sin la marca DK ya haría años que lo tendríamos arregladito y disponible en XboxLive (o en el RareReplay, yoquesé)

  14. AdrianXunkeira

    Debía de hacer 20 años que no jugaba al Mario 64 y ayer le estuve dando unas horas. Es un juego que no supe apreciar en su momento, a ver si de esta si. Más que actualizarlo visualmente lo que le hace falta es una mejor cámara porque más allá de eso me está pareciendo la leche.

  15. Epetekaun

    Es un recopilatorio imprescindible, a pesar de que falte Galaxy 2, e incluso 3D Land.

    Hay detalles que podrían haberse mejorado, como la cámara del Sunshine, o poder jugarlo con el mando de Game Cube, poner marcos para el 64,… Da la sensación de que faltan cosas, que podrían haberle puesto más cariño. Espero que mejoren esos detalles con futuras actualizaciones (incluyendo Galaxy 2). Pero es que a pesar de eso, los tres siguen siendo juegazos. Es alucinate como aún hoy en día Mario 64 sigue superando a muchos juegos mucho más modernos.

    Volver a jugar al Sunshine me ha hecho recordar que es el Super Mario con el que más sufrí en cuanto a la dificultad (comparándolo con otros Marios) y por la cámara . Creo que deberían de poner ayudas, sobre todo pensando en la gente que va a probarlo por primera vez, y que su primer Super Mario haya sido por ejemplo, el Odyssey.

    Incomprensible eso de ponerlo a la venta por tiempo limitado. Joder, de todas maneras igualmente iba a vender a saco. Me parece que con esta decisión Nintendo incita a a la especulación y a la piratería. ¿Que va a hacer una persona que se compre por ejemplo una Switch en Navidades de 2021 y quiera tener este recopilatorio?

    1. IndiAlien

      @epetekaun
      Yo nunca jugué a Sunshine y la verdad es que el control me ha parecido meh en lo poco que he probado. Y que la mecánica principal sea lo de estar apuntando y disparando agua uf.
      Aquí se habrían agradecido como comentas ayudas o controles más amables para no iniciados, peques..

      1. Mr. T

        @airrel
        No te quedes con eso. Los inicios del Sunshine son muy de disparar chorros de agua, pero a partir de cierto punto empiezan a brillar mucho más otros usos más prácticos, véase el jetpack.

        Sunshine tiene una barrera de entrada que es el primer nivel, pero luego deja un sabor de boca mucho mejor que el inicial.

      2. IndiAlien

        @mr_tonda
        Menos mal porque me había dejado un regusto regular mecánimente aún con sus cosas buenas. Guay saber que va mejorando 🙂

  16. codenar

    Precioso análisis :_)

  17. prullansky

    @chiconuclear

    Me ha rayado muchísimo leer en Kotaku que no han sabido trasladar el uso de los gatillos de cube en Sunshine a Switch y que se pierde el control sobre la potencia del agua del original, quedándose en «agua a tope» con el R y «agua a mitad» con el L: ¿qué te ha parecido esto con el juego en las manos? Me ha sorprendido ver que no lo has comentado siquiera y puede que eso sea buena señal y no moleste mucho, pero me ha resultado pura bajona y drama.

    Y la pregunta melón: si fueses a jugar a esta colección únicamente en portátil, ¿lo recomendarías o no?

    //

    Yo estaba muy dentro de todo esto pero me sumo al populacho de horcas, antorchas y enfados ante un recopilatorio pocho y vago. A mí me gusta muchísimo más el Galaxy 1 que el 2 así que su ausencia no me molesta, pero todo lo demás tiene cierto regusto rancio… aunque luego los juegos merezcan el cielo.

    Vamos, que voy a esperarme a ver si lo pillo por 40 pavos de segunda mano en un par de meses y si no pues a darles en el Doplhin con el mando de cube + wiimote.

  18. Salvatore

    Precioso análisis. Me has recordado a cuando mi hermano mayor y yo no parábamos de buscar los regalos de navidad por toda la casas hasta asegurarnos de que estaba ese videojuego que deseábamos! En mi caso no pude jugar al Sunshine y me arrepiento de haber tenido una Wii y no haber jugado al Galaxy. TOCA JUGAR EN SWITCH!

  19. el_adri2020

    Oportunidad perdida para no ponerle nota! Genial artículo Victor me ha encantado la historia con tu padre.

  20. DarkCoolEdge

    Fantástico texto, Víctor.

    De los juegos, nada que decir, ya lo has dicho tú todo. Ahora a disfrutar.

  21. Borjoide

    Mario 64 es una autentica obra de arte. Nintendo llego unos años tarde a las 3d, pero cuando llegó, sentó cátedra. Me flipa como un juego del 96, cuando de esa época el 99% de los 3d envejeció tan mal, ha envejecido tan bien y sigue siendo tan vigente

    Eso sí, cacaport indefendible, lo siento.

    Editado por última vez 19 septiembre 2020 | 08:43
  22. Orlando Furioso

    Sigo sin entender las críticas al recopilatorio. Ya lo comenté: no es un All-Stars porque no es una actualización (en Japón no se llama All-Stars, de hecho), y el problema viene dado por una correlación entre el precio de novedad y el contenido, se le exige novedad por el precio, lo cual conduce a una serie de falacias del tipo «si no está actualizado, no sirve», como si el original no fuera bueno (qué digo, están aquí los dos mejores plataformas en 3D que he probado), o no fuera de la misma empresa que lo vende ahora (es decir, el mérito viniera de otra gente, de la que Nintendo se aprovecha como vil empresa corrupta). Si hubiera costado 30 euros estoy seguro de que se diría otra cosa, lo cual quita muchísimo valor a las críticas.

    1. IndiAlien

      @orlando_furioso
      Pero es que el precio, y por tanto las expectativas, las marca la propia Nintendo.
      El debate puede ser muy profundo pero para bien o para mal nos influye el precio de salida en cuanto al contenido que esperamos.

      En efecto si esto sale a 30€ todos asumimos que simplemente te están poniendo los juegos juntos sin retocar. Pero 60€ por esto y con el poco mimo mostrado.

      1. Orlando Furioso

        @airrel
        es exactamente lo que estoy diciendo: si el precio es el argumento, todo lo demás es pura retórica.

    2. Gordobellavista

      @orlando_furioso
      No se le exige novedad por el precio, se le exige trabajo.

      Command&Conquer Remastered (dos juegos de la época de Mario 64, por cierto): Gráficos remasterizados que puedes cambiar por los clásicos pulsando un botón ingame; galería con escenas descartadas y «cómo se hizo»; música regrabada; todas las expansiones y misiones exclusivas de consola ahora incluidas… and so on, no he querido copiar la lista entera de Steam.

      20€.
      Electronic Arts.

      *(Claro, si lo hubiesen sacado por 300€ no estaría en 90% de reviews positivas, así que las críticas pierden su valor, supongo.)

  23. Sinve

    Lo que esta claro que viendo a los mas fans defendiendo el recopilatorio en masa es que nintendo Ha acertado en ofrecer un producto poco trabajado a precio completo.

    Editado por última vez 19 septiembre 2020 | 10:18
  24. DrTenma

    Es una celebración adecuada pero justita. Puestos a pedir me hubiera gustado que el recopilatorio incluyera Galaxy 2, 3D Land y 3D Worlds para que de verdad esto fuese un 3D All-stars.

    Dicen por ahí que le Wiimotion Plus no está siendo fácil de tratar en los joycon y de ahí que no veamos la secuela de Galaxy pero, joder, teniendo en cuenta que llevan 35 años sabiendo que este año era el trigésimo quinto aniversario de Mario, podían haberle echado unos meses más de investigación para darnos un pack completo.

  25. Dan

    Esta colección, aún siendo fofa, me ha transmitido calidez y ganas de seguir jugando a videojocs mucho más que toda la info sobre next-gen por parte de MS y Sony. Simplemente es felicidad.

  26. Lan

    Tremendo articulo, Víctor. Mi primer contacto con Super Mario 64 fue un día después del tuyo. Pasada nochebuena, ya había llegado Olentzero, y mi hermano mayor se despertó antes para poder echar unas partidas a nuestra ansiada N64. Lo primero que recuerdo es escuchar a Mario precipitarse al abismo mientras me levantaba de la cama.

    Desde ahí, como no, puro amor por Mario. Di el salto desde la NES (una NASA china, más bien) a la 64, y flipaba con los gráficos como cualquiera con dos ojos. SM64 sigue siendo uno de esos juegos que apetece jugar en cualquier momento. Teniendo en cuenta el año y el contexto en el que se lanzó no se pueden decir cosas mucho más positivas.

    Con Sunshine me pasa un poco lo mismo que a ti. No me llega a aburrir, pero sí que lo considero uno de los Mario 3D más flojos. Isla Delfino mola pero no apasiona, y los soles para coleccionar no tienen la magia de las estrellas del anterior.

    Galaxy es una maravilla, punto.

    Ahora, yo soy de esos vinagres que está indignado por la colección. Pienso que hay que exigirle más a Nintendo, porqué no me parece nada normal la birria de celebración por el 35 aniversario que están llevando a cabo. Ya lo dije ayer en el directo del Reload: se merecía unos remasters como los Zeldas HD de Wii U. Algo que sin ser una locura mejore los originales. Aparte de incluir extras bien bonitos para los fans, tanto físicos como digitales. Se ha hecho con poco cariño, y con la ilusión que se formó en mí cuando se filtró el anuncio de la colección no puedo evitar cagarme en todo.

    Al final todo es montar un drama, pero vaya. No poseo una Switch, pero es que si me hubiesen hecho algo decente no me habría importado pagar 60 euros, aunque no pudiera jugar al 3D All-Stars.

  27. Sams

    Me he sentido TAN identificado con el texto… Yo también caí fascinado la primera vez que jugué a Super Mario 64, tanto que recuerdo decirle a mi colega «tío, Mario en 3D, jamás podrán mejorar los gráficos más que esto (y vaya que si mejoraron). La gente más joven no lo entenderá pero el 3D abrió la puerta a la exploración y eso mezclado con ingenuidsd infantil hacia que diera la sensación de que había que explorar porque todo era posible en ese entorno 3D. Quién sabe que truco, misterio o Easter egg habría detrás.

    En fin. Mario 64 siempre será especial. Yo no tuve el juego en su día y me lo prestaba siempre ese amigo, el que tenía el juego, más tarde, ya de adolescentes me regaló el cartucho, el cual guardo con tremendo cariño.

  28. prullansky

    Por cierto, ya que estamos todos compartiendo nuestras historias con los Mario, ahí va la mía con el 64;

    En mi pueblo todo quisqui tenía la PSX. Yo, viniendo de la Megadrive, tampoco lo tenía muy claro y quería una Gameboy Pocket por reyes. Sin embargo, un vecino mío era de los pocos en el pueblo (tres personas) que tenían una N64. Él tenía un plan preciso: convencer a todos los indecisos que aún no habían dado el salto a la nueva generación para que pillasen la 64 y así tener con quien cambiar/prestar juegos. Fue el político empresario de nuestro círculo de amigos.

    Me invitó a su casa y me enseñó el Mario 64. Recuerdo que me voló la cabeza: no sabía qué estaba viendo ni sabía interpretarlo. Recuerdo el mundo de la lava, la música, los saltos, el puto 3D, la fluidez, ese mando tan único… me volví a casa impresionadísimo y convencido de querer una 64.

    A final de año, y tras haber probado otras joyas como el Ocarina of Time, los reyes magos hicieron caso omiso de mi deseo de una Game Boy Pocket el Mario Pack: una N64 con el Mario 64 por 19900 pesetas. Esa mañana la desenvolví, confuso. La enchufamos. Me puse con el Mario y de repente me pareció viejo. Mi cerebro capitalista interpretó que al venir «gratis» con la consola no debería ser tan bueno en realidad. Cogí a mi tía por banda e hice que me llevase a la tienda de videojuegos a gastarme mis ahorras para la Game Boy Pocket para comprarme el Zelda OOT y el Banjo-Kazooie: este último siendo un plataformas 3D me parecía la evolución del Mario, un más pero mejor: nada que ver en realidad,.

    Pasaron años y el cartucho de Mario 64 (junto con el manual) descansaba en una cajita de plástico que había regalado la prestigiosa Magazine 64 (el juego de Mario venía sin caja alguna). Un verano, sin embargo, me encontré de vacaciones de verano en casa de mis abuelos, con todos mis juegos ya resobadísimos y sin dinero para un juego nuevo. Entonces me acordé del Mario. Me puse con el, y entonces me hizo click de una forma absurda: me pasé el mes de Agosto enganchadísimo hasta conseguir las 120 estrellas.

    Y desde entonces no lo he jugado. Lo exprimí de tal forma que me ha dado hasta cosa volver a él.

    1. Mr. T

      @prullansky
      La caja de plástico de la Magazine 64. Qué recuerdos. Yo profané la N64 con una pegatina del Ocarina que pegué en la consola; cosas de críos…

      1. Víctor Martínez

        @mr_tonda
        Yo tenía MUCHAS pegatinas, una encima de otra. La última (la que sigue teniendo) es de Donkey Kong 64.

      2. Lan

        @chiconuclear
        Tengo la misma. Amarilla verdosa, fea como ella sola. Pero me da pena quitarla.

        Editado por última vez 19 septiembre 2020 | 15:31
      3. Víctor Martínez

        @aldeano
        A mí me da pena que no regalen ya esas cosas con las revistas 😞

      4. prullansky

        @mr_tonda
        Yo aún tengo puesta una que regalaron del Majora´s Mask. Intenté quitarla una vez pero fue obvio que a estas alturas era mejor dejarla puesta xd

      5. Diego.

        @mr_tonda
        Malditas pegatinas, como nos hacian dudar entre cual poner (ya sabemos que quitar la anterior era perderla para siempre)

        Ocarina, Majora, Star Wars Episode 1 Racer, Donkey Kong…
        Tengo varias 64s pero en una sigue estando la del Majora.

  29. Mominito

    Emulación HD en cacaPC

  30. Joker73R

    Todo lo negativo que uno pueda considerar sobre esta recopilación desaparece cuando inicia el Mario Galaxy y comienzan a sonar las primeras tonadillas. Lagrimones de nostalgia al volver a ese lugar acogedor.

  31. alx10s

    Por aquí otro de los que cuando metió ayer el cartuchito y encendió la Switch sintió más magia que con ningún otro juego en los últimos años. El enorme poder de la nostalgia tiene mucho que ver con esto, junto a que el Mario 64 y el Galaxy son perfectos, sin fisuras.

    También ayuda que al vender algún jueguito al final me costara solo 16 euros.

  32. KZhar

    Yo este prefiero comprármelo dentro de unos meses en ebay por trescientos pavos.

  33. Turrican

    Me falla la memoria o la Magazine 64 era la mejor revista de su época?

    Yo tenía la pegatina del Majora.

    1. Diego.

      @turrican
      No te falla, no. Por mucho que fuera todo una mera traduccion (con algunos trucos sucios de por medio)

  34. sodom

    Me la suda este lanzamiento, no tengo Switch y no me planteo tenerla a corto plazo. Pero qué gusto da leer este texto y esa historia personal del Victor de 1997. Esas cosas son las que hacen grande esto de los jueguicos. El poso que te dejan.
    Recuerdo cuando salió Mario 64, el fervor con el que me lo enseñaron mis primos, siendo yo un irreductible seguero (es decir, tenía una Megadrive y punto. Mis padres no iban a comprarme todas las consolas que habían). Y desde luego que me pareció algo alucinante entonces.

  35. Rustgladiator

    Joder que texto más bonito Víctor

  36. Nessin

    La pereza de Nintendo y la venta por tiempo limitado incluso en digital me dan una rabia que no veas. Va totalmente a la contra de los jugadores/consumidores. Además de incitar a la reventa abusiva.

    1. molekiller

      @nessin
      Estoy convencido que cuando acabe el tiempo los venderán por separado en digital. Personalmente no pienso ceder al chantaje.

  37. AdrianXunkeira

    Tuve que adaptarme a la cámara del Mario 64 y aún a veces me desquicia pero la mayor parte del tiempo me deja loco, ya digo que no lo entendí en su momento al venir de los Marios 2D y nunca pasé de las 70 estrellas hace como unos 20 años, así que lo voy a gozar como un gorrino.

    Me dejaron muy loco algunos detalles del juego, sobre todo a nivel de físicas, como se comporta el tablon al que le pegas la patada en la 2a fase para pillar las monedas rojas o ir corriendo y lanzarte al agua en bomba.

  38. Papasol Girona

    Lo de Mario 64 es otra liga. Recuerdo ir corriendo a comprar la Hobby Consolas para ver qué nota le habían cascado. Esperaba ver un 100, la perfección absoluta, y que no lo puntuaran me decepcionó un poquito. Cuando lo pude probar seguía pensando que se merecía un 100 (y algo dentro de mi lo sigue pensando), pero con los años entendí que la repercusión de ese juego no se puede plasmar con un número. Bien jugado por parte de HC y un juego que estará grabado a fuego en mi memoria siempre.

    Como dicen por aquí, volví a sentir la misma sensación que con Mario 64, con Ocarina Of Time (al que acabo cayendo muy a menudo cuando no tengo a qué jugar). Aquello si que fue la perfección. La perfección en gráficos, en historia, en personajes, pero sobretodo la perfección en esencia, en depurar lo que Mario 64 había sembrado, en controles, en todo! Seguramente mi juego favorito de la historia (Así de simple).

    Ya para terminar, las sensaciones que me produjeron Mario 64 y Ocarina Of Time las volví a sentir hace poco, con 30 y tantos años, jugando al Breath of the Wild. No pensaba que volviera a sentir nunca la misma sensación jugando a un juego, pero ahí estaba Nintendo para recordarme que por algo les llaman la Gran N.

    A resumidas cuentas, mi historia con los videojuegos es Nintendo, y si Nintendo me saca un 3D All Stars, lo voy a comprar. Por más que se quede corto en opciones, que no estén remasterizados los títulos o que no hayan incluido el Galaxy 2. Amén Nintendo!

  39. Diego.

    Enhorabuena por el texto, Victor.
    Creo que era sin duda la mejor manera de afrontar un lanzamiento como este.

    Es indudable que el cartucho tiene problemas serios en la concepcion y en el resultado pero tambien es innegable que es una forma comodisima para el usuario interesado de disfrutar de estos tres juegos de la mejor manera.

    En mi caso, llevo 23 años practicamente ininterrumpidos con una Nintendo 64 enchufada a la television y Super Mario 64 es un juego al que he vuelto numerosas veces (la ultima vez, durante la cuarentena), creo que hay cosas que a dia de hoy se sienten mejor que otras pero sigue funcionando como un reloj teniendo en cuenta su edad.

    Mi motivo, casi unico, para adquirir este recopilatorio, era Sunshine, al tener mi Gamecube en casa de mis padres y ser el unico titulo 3D del fontanero que nunca rejugue (creo que dentro de su validez, es sin duda el mas flojo de los tres) y la verdad es que me alegra haber vuelto a Isla Delfino, aunque sea para confirmar unas sensaciones que ya me desperto el juego hace 18 años.

    No es el mejor regalo que Nintendo nos podria haber dado, pero es uno que agradezco con sinceridad, por muchos peros que puedan y deban ponerse.

  40. Biosiz

    Super Mario 64 nos cambió la vida y en mi opinión no necesita más que esta actualización en HD. Sigue siendo sublime.

    Yo he notado mejoría en el control, esa es mi sensación, y la infografía/HUD del juego se ha pasado también al HD, cosa que se agradece,

    1. Mr. T

      @biosiz

      Yo llevo ya 80 y pico estrellas, todas en 2 días. Y no he echado en falta ni los 60 fps ni la resolución panorámica. Como dices, sólo con el escalado de resolución es más que suficiente.

      Y lo he gozado tanto en portátil como en TV. En TV + Pro Controller es sin duda la mejor forma de disfrutarlo; para hacer ciertas maniobras complicadas los Joycon las hacen más difíciles.

  41. n0ta

    Es difícil que no se te cuele la relevancia de estos juegos o su impacto en su momento en la valoración del producto, pero opino que es un error.

    Si el análisis es sobre la calidad de estas versiones concretas en Switch, o de si es un producto que hace su trabajo como celebración ( que es como Nintendo lo ha presentado) entonces opino que es de lo peor que he visto que ha sacado Nintendo y un apaño hecho con prisas.

    Es la ley del mínimo esfuerzo en lo técnico, con una presentación cutre, unos contenidos muy pobres (el lanzador de ejecutables y una galería de música, la falta sin excusas de Galaxy 2) y terminado de rematar con el valor artificial de la temporalidad de la venta. Supera a aquellos PDFs limitados del club Nintendo.

    Es decir, ni son unas versiones dignas técnicamente saliendo de los creadores, ni es una celebración cuidada en los contenidos o la presentación. Para colmo la mezcla entre el precio y la venta temporal.

    Habiendo probado los tres, la versión más digna es la del 64. He probado la versión de la scene con mayor resolución, texturas etc, y en ésta se ve el mejor pulido en el control y la cámara.

    Editado por última vez 21 septiembre 2020 | 13:35
  42. Mario García

    El análisis es genial y mas necesario que nunca para este tipo de lanzamientos, pero aun con todo, después de haberlo leído y haber escuchado el Reload, creo que es necesario romper una lanza a favor de Super Mario Sunshine, ya que no habéis sido pocos los que lo habéis descrito como el mas flojo de los tres títulos que se ofrecen, incluso dentro de los Mario 3D.

    En mi opinión, es el juego de Mario que a día de hoy, quizás deba ser el mas recordado por varias razones. Víctor, recuerdo el Reload en el que hablabas de como Nintendo se había desmarcado creando con Super Mario Odyssey un juego «raro» y por eso merecía ser ser la obra maestra que se considera a día de hoy, por romper con ciertos elementos que hacen que pensemos en el concepto del Mario mas puro, si esto es así ¿’ porque Sunshine no merece el puesto que tiene Odyssey por lo revolucionario que es?, ¿no actúa Cappy como lo hace el Acuac proporcionando nuevas formas de plantear nuestra forma de jugar y eliminar a los enemigos? Dicho esto, si Super Mario 64 se entiende como revolucionario en lo técnico, sumado a que Nintendo nunca había hecho un Super Mario en 3D previamente, Sunshine debería ser premiado no en lo técnico pero si a nivel de creatividad, sin miedo a incluir nuevos personajes y dotarles de «preocupaciones» que les llevan a actuar como actúan, dejándonos sin la opción de poder decir «la historia en un Mario no importa», sin olvidarnos de que nos recuerdan sus personajes menores como podría ser el Profesor Fesor a través de su pincel.

    Es cierto que la exploración puede dejarse un poco de lado incluso resultar cargante a la hora de buscar las monedas azules, pero creo que lo hace por un buen motivo, y es por dotar de vida sus escenarios, muy en la linea de Pikmin, ambos juegos bastante preocupados por resultar atractivos sonora y visualmente, digo estos dos títulos pero valdría cualquiera del resto de juego de GameCube. Que no se me malentienda, el resto de Marios se preocupan igualmente por sus espacios, pero aquí, se trata de un mundo único distribuido en pequeñas zonas, y ninguna de ellas resulta extraña, es por eso que me cuesta darle mas valor que a Odyssey por ejemplo, que lo lleva mas allá siendo tan diverso.

    Por ultimo, el tema de los niveles en los que nos quitan el Acuac. Creo que, de manera muy consciente, Nintendo nos hablaba directamente a través de esos cambios tan bruscos en la manera de desafiarnos, que no se olvida de que Mario es Mario cuando salta y no cuando lleva accesorios, pero que hasta ese momento, no ha tenido miedo de evolucionar y hacernos ver que se puede disfrutar de diferentes maneras un Mario, igual que lo hacemos con un Mario Kart o un Paper Mario por ejemplo. Y hacerlo en una entrega principal tiene tanto merito o mas que sacarlo, ponerle otro nombre, y así no salir de la zona de confort, sumado a que en aquel entonces no tenia tantísima seguridad para hacer por ejemplo, jugadas como estas de lanzar reediciones sin miedo al publico y el que dirá este.

    Por supuesto no estoy poniendo a Sunshine por encima de ningún otro Mario, simplemente creo que no deberíamos considerarlo menor, y no olvidar que formo parte de un catalogo en el que extrañamente todos sus juegos dieron una vuelta de tuerca que no gusto o que resultaba raro incluso entre el publico nintendero.

    Por ultimo Víctor (se que esto te gustara) el sonido que produce Mario al correr fue en su día igual de intenso que el de la guadaña arrastrada de DMC 5.

  43. juandejunio

    Dejé pasar N64, Game Cube y Wii en su época y le dediqué más tiempo al PC, PS2 y Xbox 360, respectivamente, por lo tanto no tengo ningún recuerdo de ningún tipo con estos juegos. Mi relación con Super Mario es básicamente NES, Gameboy y luego 3DS y WiiU (ni snes tuve), es decir, salté de Mario Land y Super Mario 3 a 3D World y 3D Land en un pestañeo que duró mas menos 20 años.

    Por lo mismo esta colección a mi me parece estupenda, son 3 juegos que nunca conocí al precio de uno y en sus formas originales. Ya comprada y esperando a que llegue…

    (…y esperando el 40 aniversario, que 35 tampoco es un número muy importante)

  44. srferry

    Aprovechando este espacio para la confesión, hice la comunión para que me regalaran la N64.

    Lo volvería a hacer.

    1. Mr. T

      @srferry
      Same here. Jamás olvidaré como días antes de la comunión, mi tio me llevó al Carrefour (Continente en aquella época) para que eligiese regalo: una flamante Nintendo 64 que apenas llevaba un par de meses en el mercado.

      Me regalaba un único juego, que tuve que elegir entre los únicos 3 disponibles: Mario 64, Pilotwings y Star Wars Shadows of the Empire.

      Lo tuve claro.

  45. Cyberrb25

    Lo que dicen las malas lenguas es que estos tres juegos son los originales emulados, con sus modificaciones (los de PowerPC – Sunshine y Galaxy – con formato 16:9), y en ellos, según se dice, hay cosas que no son necesarios para la colección de la que estamos hablando, lo cual da esperanzas a ver volver la consola virtual con juegos de hasta la Wii. O en su defecto, en el NSO, aunque a esas alturas tendrían que subir el precio aunque sólo sea por las plataformas incluidas.

  46. D64

    Es imposible describir mejor que el arranque de este artículo la primera hora de un crío en los 90 con Super Mario 64. Aquella fue la primera vez que yo sentí que se podía jugar en tres dimensiones reales, con un propósito para cada dirección.

    Me gustaría añadir que él hecho de que la configuración de los mundos cambie para adaptarse a la estrella que elijas me voló la puta cabeza en su día, y que el set de movimientos básicos de Mario en 3D apenas ha variado en estos casi 30 años. Si sabes jugar a Mario 64 sabes jugar a todos. Es un testimonio de su jugabilidad a prueba de bombas.

    1. Mr. T

      @d64
      Lo de si sabes jugar a Mario 64 sabes jugar a todos es la realidad más brutal de todas.

      Recuerdo haber probado algún nuevo Mario 3D con un colega delante y que flipen de que en un par de minutos ya domine todos los movimientos de Mario.

      Los que sufrimos en los 90 para conseguir las 100 monedas en Rainbow Ride o Tik Tok Clock cualquier Mario actual nos parece una broma.

  47. AdrianXunkeira

    Llevo 112 estrellas en el Super Mario 64 y me extrañaría mucho que este no fuese mi GOTY 2020. Ya digo que en su momento el Mario 64 no me gustó tanto, Sunshine me gustaba bastante más, pero a ver que opino ahora, no hace más de 20 años que no lo juego como el 64 pero seguramente unos 10 años si que llevo sin tocarlo.

    1. AdrianXunkeira

      @adrianxunkeira
      Juego terminado al 100% por primera vez en mi vida, con 17 años no supe apreciarlo pero ahora entiendo el status del juego.

      Suelo decir que la mayoria de juegos de 8/16 llevan Super Mario Bros dentro pero lo de Mario 64 es otro nivel, seguramente junto con Doom el juego más influyente de la historia. Van 4 generaciones de PSX siguiendo la dirección marcada por Mario 64 y no tiene mucha pinta de que en esta generación entrante vaya a cambiar demasiado la cosa, la mayoría de los juegos de hoy en día llevan Super Mario 64 dentro y lo van a seguir haciendo una buena temporada, incluso los de VR. Referente.

  48. SalvadorWiiU

    Al que más ganas le tengo es al Mario Sunshine, ya que es el que hace más tiempo que no juego. Los Galaxy los jugué hace muy poco y el Mario 64 ya me lo he pasado muchas veces, aunque nunca está mal volvérselo a pasar.

    Lo que más me fastidia es la temporalidad, no me gusta que me «obliguen» a comprar un juego, me gusta comprarlos de segunda mano, cuando ya se me ha pasado todo el hype. Así ahorro dinero y no hago compras compulsivas.

    Con el Mario 3D que mejor me lo he pasado últimamente fue el Mario Galaxy 2, de hecho lo conservo por lo mucho que me gustó.

    Pero conseguirse el 100% del Mario 3D World es súper desafiante y divertido también. Yo también lo incluiría en esta colección.