100% JESUS

Análisis de Pro Evolution Soccer 2016

Análisis de Pro Evolution Soccer 2016

En mi relato favorito de Mario Benedetti, Lingüistas, una hermosa taquígrafa se abre paso hacia la salida entre una multitud de filólogos, críticos y académicos durante un congreso internacional de lingüística. Al admirar su «garboso desplazamiento», escribía el autor uruguayo, los estudiosos no podían refrenar su entusiasmo: «¡Qué sintagma, qué morfema, qué polisemia, qué diacronía!» La joven seguía avanzando impertérrita hacia la salida, completamente ajena a ese fervor desatado y contenido a la vez, hasta que un guardia de seguridad, sujetándole la puerta, le susurraba «¡Cosita linda!» y la chica se sonrojaba.

Este ha sido justamente el gran problema de PES durante la última media docena de años: una rigidez absoluta en el juego, una especie de obsesión por ser preciso en la cantidad exacta de opciones, por controlar cada acepción táctica, por calcular cada trayectoria y por ser, en definitiva, un poco brasas. Los disparates presentacionales tan de la industria japonesa no hacían otra cosa que convertir el conjunto una deformidad arisca e incómoda de puntos positivos y defectos garrafales, pero en PES 2016 algo ha cambiado por fin. Konami ha tirado por la ventana el diccionario de sinónimos y el manual de análisis morfosintáctico y nos ha susurrado un “cosita linda” que a más de uno, efectivamente, le va a alegrar la tarde

«Tengo un problema:
soy cada vez mejor y mejor».

—José Mourinho

Análisis de Pro Evolution Soccer 2016

Lo primero que uno nota ya con las manos en la masa, en lo que vendría a ser la mecánica futbolística pura y dura, es que el desplazamiento de los jugadores se siente más flexible, más fluido y, de algún modo, más libre. El encorsetamiento de ediciones anteriores, donde el muñeco era esclavo de sus propias animaciones (y no al revés, como debería ser), parece haber roto sus costuras y la manera en que los futbolistas se mueven por el campo, bajo nuestro control o no, es más orgánica y natural. La forma de encadenar animaciones ya no resulta extraña ni desciende la cadencia de movimiento del jugador, y hasta llegan a trastabillar sin perder la posesión ni la verticalidad de esa forma en que lo hace Neymar cuando un rival le golpea en el cuerpo a cuerpo.

La presión defensiva se produce como debería a poco que nos adaptemos a su sistema de contención algo primitivo pero siempre accesible, y hasta la inteligencia artificial nos somete a cambios sorprendentes en el ritmo de partido jugando en dificultades altas. Cuando uno va ganando, la máquina decide aumentar su apuesta y lanzarse al ataque desbocado olvidando un poco el rigor táctico, y cuando vamos perdiendo los oponentes se van encerrando cada vez más en su área para aguantar el resultado. Juraría que nunca he visto una IA de un juego de fútbol lanzando contraataques rapidísimos o jugando el balón en largo por detrás de la defensa. Salvo en PES 2016.

«Estoy dispuesto a que me arranquen un diente cada semana si me aseguran que el equipo gana».

—Jürgen Klopp

En general se puede dilucidar que esta edición del simulador futbolístico japonés es, con toda probabilidad, una de las experiencias más divertidas sobre el césped. El equilibrio entre realismo y arcade es más preciso que nunca, y lo mejor es que no tiene problemas en oscilar de un extremo a otro dentro de su moderación. Hay momentos para el toque y la búsqueda paciente de espacios e instantes para la locurita, los centros a la olla y los partidos completamente rotos de técnicos de axilas sombreadas rascándose la calva con frenesí, delegados al borde del infarto y suplentes pelando pipas a velocidades supersónicas. He visto un destello de Virtua Striker en algunos centros laterales con remate a portería casi asegurado, y aunque no es la mejor referencia futbolística en una generación que busca el realismo, a mí se me ha ablandado el corazón y endurecido otro sitio.

Análisis de Pro Evolution Soccer 2016

Gráficamente este PES peca de los mismo defectos de siempre pero potencia al máximo lo que sabe hacer. El campo sigue pareciendo una moqueta, la luz todavía es antinatural y el ambiente no genera ningún tipo de identificación con una retransmisión real (los comentarios a cargo de Carlos Martínez y Maldini vuelven a poner a prueba los límites de la vergüenza ajena, sobre todo por la irregularidad en la entonación y la repetición de frases; a veces parece que el partido lo esté narrando un loco), pero el aspecto de los futbolistas está a la altura de lo que uno espera en 2015. Ya no solo las facciones o el movimiento, sino también por las animaciones características de cada estrella en celebraciones y fuera de ellas: los aspavientos de Luis Suárez cuando no le pitan un piscinazo, la característica forma de correr de Robben, la contundencia cinética de Ramos o el brío casi arrogante de Neuer. Por poner alguna pega, a veces parece que todos se hayan bronceado en el mismo salón que Cristiano Ronaldo y sean muñecos de cera de sí mismos. Pero la precisión de las réplicas digitales de los futbolistas sirve de algún modo para compensar la carencia de algunas licencias. Si Hazard es idéntico a Hazard poco importa que vista del Chelsea, del London FC o con un pijama de Mickey Mouse.

Los que llevan toda la vida aferrándose al mástil de la franquicia de Konami para aguantar los embates de la tormenta de los últimos años a menudo han encontrado refugio en la Liga Master, y este año sigue siendo el modo al que la mayoría de fans de la saga dedicarán más horas. El componente adictivo está más afilado que nunca, los ojeadores nos recomiendan fichajes en función de los puntos de la plantilla más faltos de refuerzos y la progresión individual de los jugadores puede derivar en el desarrollo de rasgos y roles que tengan influencia en el colectivo del equipo e incluso en el apartado financiero del club. Las negociaciones siguen siendo durísimas y apasionantes incluso a pesar de contar con algunas opciones menos a la hora de diseñar contratos, algo que tiene mucho mérito. Convertir la burocracia en algo divertido no es ninguna tontería, a menos que seas Jorge Mendes y controles el jodido planeta entero desde la comodidad de tu iPhone 6S dorado, sin sacar la cara de entre las tetas de tu escultural esposa.

La respuesta de PES al archifamoso Ultimate Team, el MyClub que lleva funcionando desde el año pasado, sigue potenciando sus virtudes. Le falta el picante del capitalismo salvaje y el erotismo nostálgico de los sobres de cromos que sí disfruta su rival y referente, pero Konami ha introducido varias ideas interesantes que le confieren una naturaleza más cercana al RPG. El factor aleatorio de los fichajes (a través de varios tipos de representante que compras o consigues como recompensa en los partidos, solo puedes fichar en una suerte de ruleta de casino casi literal: unas pelotas giran en un círculo hasta que nos detenemos en una y de ella sale un jugador), el Espíritu de equipo (similar a la Química) que se desarrolla en función de los conceptos futbolísticos que cada jugador tiene con su entrenador o la posibilidad de sacrificar a un futbolista y convertirlo en entrenador para que aumente las habilidades de otro jugador. La experiencia es menos libre que en FUT, más apoyada en la probabilidad, y el resultado de eso es un mayor equilibrio.

“Perdimos, pero ganamos un poco».

—Francisco Maturana

En PES 2016 los defectos siguen siendo los clásicos de un PES, como unos menús que dan la espalda a la modernidad y nos bombardean con información innecesaria (en especial ese cartel que aparece cada vez que arrancamos el juego para decirnos que no hay actualizaciones disponibles y que nos obliga a aceptar para seguir adelante) o la manera en que su equipo de desarrollo tiende a matar las moscas a cañonazos en términos de diseño: ¿Porteros realistas? Que se coman casi todos los tiros. ¿Defensas realistas? Que desconecten el cerebro de vez en cuando y dejen espacios del tamaño de Canadá. ¿El año pasado cada tackle era falta? Este año el árbitro es ciego. Probablemente todo responde a una falta de recursos para encontrar soluciones algo más sofisticadas y al hecho ineludible de que se trata de un juego desarrollado en un país como Japón, en el que el deporte nacional es el béisbol, seguido del karaoke y la masturbación. Y aun con todos sus fallos, este es el PES más divertido del último lustro. Quizá esa sea la clave: que esta vez se ha buscado, sobre todo lo demás, la diversión. [8]

Redactor
  1. Ezquerro_

    Probablemente todo responde a una falta de recursos para encontrar soluciones algo más sofisticadas y al hecho ineludible de que se trata de un juego desarrollado en un país como Japón, en el que el deporte nacional es el béisbol, seguido del karaoke y la masturbación.

    Me has matado 😆

  2. Hunter138

    Yo me he reencontrado con PES tras jugar a la demo de este 2016. Parece que han encontrado la base, ahora a mejorarlo a partir de aquí.

  3. Gabach

    yo creo que les ha quedado bastante bien

  4. keidash

    este PES vuelve a estar desarrollado en japón? creía que el anterior se hizo en europa…

  5. IndiAlien

    Gran análisis. Me atrae este juego, sobre todo por lo que comentas del comportamiento de la IA rival, pero todo lo que comentas en las conclusiones de negativo para mi es tan clave en un juego de fútbol que este año voy a pasar. He visto a muchos usuarios que se lo han comprado señalando esos mismos errores, sobre todo el de los porteros, y para mi eso puede arruinar mucho la experiencia.

    Como imagino que se viene el análisis de FIFA, una petición, sé que la IA rival no se acerca a los patrones variados que tiene en PES, pero me gustaría saber si toqueteando la edición de equipos, poniéndole por ejemplo a la Juve que juegue a pelotazos largos y metiendo a alguno de sus jugadores carácterísticas para que jueguen así, se consigue más variedad. U otro año más hasta el Levante te juega al tiki taka.

    Para mi este es el principal fallo de FIFA que sin eso sería perfecto.

  6. Joker73R

    Convertir la burocracia en algo divertido no es ninguna tontería, a menos que seas Jorge Mendes y controles el jodido planeta entero desde la comodidad de tu iPhone 6S dorado, sin sacar la cara de entre las tetas de tu escultural esposa.

    Muero de envidia risa. Una duda, ¿cómo anda de licencias este juego? Ando bastante desconectado de los PES, pero hace unos años eso era un drama comparándolo con los FIFA.

  7. Ezquerro_

    @joker73r Sigue siendo un dramita. Encima las licencias que tienen las usan mal (el pantalón de la primera equipación del Valencia lo han puesto blanco :doh: )

  8. casidios

    Todas las referencias a los miembros masculinos del texto me han encantado. Gracias por otro excelente análisis, gran @pinjed

  9. AdrianXunkeira

    En 2014/2015 tuve FIFA y PES y ya me arrepentí de vender el PES para comprar el juego de EA, así que supongo que este año me volveré a hacer con el PES cuando baje un poquito de precio.

  10. hechi

    Pues estoy de acuerdo en algunos puntos @pinjed..
    Pero después de la necesidad de un parche para plantillas y que corrijan un poco los árbitros, el juego va ganando enteros cuanto más lo juegas.
    En modo leyenda , y Myclub no tiene nada que ver con la demo que muchos critican.
    El modo online es una delicia 0 lag,
    Lo que es una vergüenza es el disparate de la versión de Pc, completamente olvidada, ya no solo el motor gráfico y la limitación que ello conlleva; es que le faltan la mitad de animaciones que la versión de ps4, y el online es de peor calidad con caidas constantes y lag injugable, pero claro este no vende como el Batman y no se puede retirar del mercado….

  11. SrVallejo

    BRA VO! Que poco me gustan los juegos de futbol y como disfruto tus analisis bribón!

  12. Niukeh

    @airrel yo este año paso de fifa precisamente por eso. Me parece todo el rato igual. Las opciones tacticas son pocas y me atrevo a decir que afectan muy poco al partido. Los extremos se quedan pegados al corner hagas lo que hagas y no consigo hacer que el mediocentro se quede atras en ataque apoyando a los centrales por mucho que le digas que no suba. Es tácticamente lamentable y eso le pesa mucho a fifa. No se siente variado y cada partido se juega igual. Pes está años luz en ese aspecto . Es algo importantisimo y apuesto a que no lo van ha mencionar en la mayoría de los análisis.
    Respecto a los porteros, si juegas en manual no es nada fácil meter gol 🙂

  13. RoNiN

    Buen análisis.

    El juego ha mejorado un montón respecto al año pasado, pero los porteros y la defensa central empañan, a mi juicio, todo lo demás. Es delirante que los centrales se separen en vez de juntarse ante un delantero que se introduce, o que el portero no pare casi ningún chute, especialmente desde dentro del area. A lo que ha explicado @pinjed añadir que la versión PC viene sin posibilidad de configurar nada más que no sea mando y resolución, lo que hace que se vea francamente mal.

  14. Tiago

    @srvallejo dijo:
    BRA VO! Que poco me gustan los juegos de futbol y como disfruto tus analisis bribón!

    +1

    Y vengo a pedir que te suban a los altares del hinternecs por la foto del análisis y por el primer párrafo. Sólo un grande tiene los cojones de empezar un análisis de un juego de fútbol citando a Benedetti.

  15. Fulcanelli

    No tengo ni pajolera de fútbol, pero leer este análisis y sobre todo, las frases destacadas de los entrenadores, eso es de putamadre.

  16. Fulcanelli

    @tiago dijo:

    @srvallejo dijo:
    BRA VO! Que poco me gustan los juegos de futbol y como disfruto tus analisis bribón!

    +1

    Y vengo a pedir que te suban a los altares del hinternecs por la foto del análisis y por el primer párrafo. Sólo un grande tiene los cojones de empezar un análisis de un juego de fútbol citando a Benedetti.

    Y además eso, doblemente bueno.

  17. Alexdro

    Que locura poner un 8 a esta mierda, si no tiene ni ultimate team xDDD.

  18. juandejunio

    Probé la demo y me sigue pareciendo tan tosco como siempre.

  19. MarkMKIII

    @hechi Ostia esto esta confirmado ? En principio decían que nos iban a vender la misma versión.

    Es incomprensible el maltrato que sufrimos los peceros en lo que a juegos deportivos se refiere 🙁

  20. Gerir

    Los juegos de fútbol (los dos) son un PUTO DRAMA todos los años.

  21. el_adri2020

    Como yo tengo Pc este juego lo va a comprar su puta madre.

  22. Mominito

    @ezquerro_ dijo:

    Probablemente todo responde a una falta de recursos para encontrar soluciones algo más sofisticadas y al hecho ineludible de que se trata de un juego desarrollado en un país como Japón, en el que el deporte nacional es el béisbol, seguido del karaoke y la masturbación.

    Me has matado 😆

    Wooow… como se cuelan los de Anait xD

  23. manudb9

    Eres un periodista TOP. Excelente analisis

  24. Mr Purple

    Acabo de comprobar una foto de Sandra Mendes y no puedo más que descubrirme ante tal exceso mamario. Gracias por el descubrimiento @pinjed

  25. Ezquerro_

    Y hasta el 29 de octubre no actualizan las plantillas.

    #konamichapa

  26. KAKAROT

    Mi vecino lo tiene y no está muy satisfecho del juego. Se cambio de PS4 a Xbox One, con el PES y me dice lo siguiente:

    – Lag en los partidos online.

    – Las plantillas son del año pasado, Arda Turan en el Atlético, Vidal en la Juventus, Pedro en el Barça…

    – Los comentarios de Martinez y Maldini son de pena, le quita los comentarios.

    Lo bueno, ( lo único de momento ) la Liga Master, yo esperaré un poco, aun estoy indeciso a pillarme FIFA o PES…

  27. snakeskinjacket

    Lo han convertido en un arcade y además con los bugs que tiene el juego desde el 2014. El 14 era directamente injugable aunque con el mejor concepto de juego de fútbol que he visto nunca, el 15 tenía fallos muy gordos pero lo acabé disfrutando.

    Una pena porque del 2010 al 2013 era un juego magnífico (por mucho que diga la gente, hivemind y tal) que tiraba a la simulación. Este es un paso muy decepcionante, aunque estoy seguro que para las ventas les habrá ido bien…