Way down in the hole

Análisis de Metro: Last Light

Análisis de Metro: Last Light

Les imagino hacinados en una nave industrial agrietada, con tejado de Uralita, ventanas altas con los cristales rotos y bombillas parpadeantes colgando de un cable pelado. Sentados casi en cuclillas sobre sillas de cámping deshilachadas, tecleando código ataviados con guantes sin dedos y envueltos en mantas polvorientas. Calentando el café sobre pequeñas hogueras en bidones de metal mientras oyen la señal inestable de una emisora de radio exsoviética y tosen bajito para no contagiar la tuberculosis a sus compañeros. Las espalda encorvada, el rostro pálido, los ojos cansados y el alma rota.

Quizá estoy exagerando —demonios, ¡me encanta exagerar— con las condiciones de trabajo de los ucranianos 4Games que relataba Jason Rubin hace unos días. Pero si su día a día se parecía remotamente a eso, y a la vista de los resultados con Metro: Last Light, uno puede afirmar con cierta contundencia que estos muchachos tienen unos cojones como el caballo del Espartero.

Hagamos memoria: Metro 2033 se ambientaba en la novela homónima de Dmitry Glukhovsky, un autor tan ruso como suena, que contaba las deprimentes peripecias de Artyom, uno de los pocos miles de moscovitas que sobrevivieron a al apocalipsis nuclear de turno escondiéndose en las redes del metro de la capital. Lo que parecía un laberíntico refugio para sobrevivir unos meses acabó siendo durante los siguientes veinte años el nuevo hogar de lo que quedaba de humanidad, que en lugar de unirse por el bien de su supervivencia cayó una vez más en los mismos errores y se escindió de nuevo en los mismos extremos ideológicos que todos conocemos: fascistas, comunistas y todo un espectro intermedio pobre y mayoritariamente capitalista. Las consecuencias del bombardeo atómico eran las previsibles: zonas de alta radiación, grandes animales deformes y una nueva especie humanoide llamada Los Oscuros, el más que probable siguiente eslabón evolutivo con poderes telepáticos. Artyom se veía envuelto en una carrera por el destino de la raza humana por un circuito tan sugerente como esa red de metro llena de miseria, esperanza y ojos de más.

Esta secuela arranca inmediatamente después de uno de los dos finales de Metro 2033 que obviamente no pienso concretar, pero digamos que en esta ocasión las circunstancias son similares aunque con un factor diferencial: está bastante claro que la mayor amenaza para la humanidad es la propia humanidad, sea algún gobernante loco con acceso a un botón rojo como dos décadas atrás, o un demente harapiento con las uñas negras y los dientes amarillos en la actual realidad de Artyom. Es una de las diferencias más claras de Last Light en comparación a su antecesor: hay una mayor atención a las facciones de esa sociedad, a cómo piensan y cuál es su relación, y en consecuencia ha aumentado la profundidad de nuestros paseos por las zonas pobladas. La narrativa emergente, esa que pende de objetos, señales, diálogos ajenos y elementos interactivos, está en Last Light a flor de piel y cruzar por un barrio pesquero o la zona del nuevo y sórdido teatro Bolshoi (esto es: tetas), fundado bajo las ruinas del antiguo, es un fantástico ejercicio de contemplación y una deliciosa degustación de miles de detalles.

Análisis de Metro: Last Light

Lo mismo sucede en las áreas de la superficie: los zagales de 4A Games le han dado un empujón a su motor gráfico y el juego posee unas vistas impresionantes sea cual sea el entorno. La zona del pantano, las zonas inexploradas e infestadas de insectos, los mercadillos atestados de gente haciendo sus cosas y niños correteando, el mítin de los fascistas en sintonía con la parafernalia y lo ampuloso de las ceremonias del III Reich o las zonas exteriores como el avión estrellado, donde a Artyom le sobrevienen impactante visiones del Día En Que Todo Se Fue a Tomar Por Saco. Cada localización es un pequeño mundo que tiene su propia identidad y está encajado a la perfección con los demás, haciendo que los gráficos avanzados sirvan al mayor propósito de Last Light: una ambientación tan rica y abrumadora como opresora y temible.

Con los dedos en el pad o el teclado la diferencia con el original se hace evidente a las pocas horas: Metro: Last Light sigue siendo survival horror, pero se ha olvidado de algunas reglas inquebrantables del género: la permanente sensación de vulnerabilidad. La cantidad de munición, la efectividad de las armas y la abundancia de filtros para la máscara de gas terminan derivando en una experiencia más accesible pero menos desafiante. Recuerdo que una de las mayores quejas del primer juego era que su sistema de hitboxes era terrible y los enemigos humanos tardaban en morir más de lo razonable. Eso se acabó: entrar en una reunión y masacrar a todo el mundo no solo es posible, sino que es hasta cierto punto bastante fácil. Siempre está, eso sí, la opción del sigilo a la que los creadores del juego le han dado también bastante manga ancha añadiéndole un buen puñado de dioptrías a los malos y dándonos armas silenciosas (como el lanzamiento de cuchillos o una magnum silenciada) tan brutalmente letales que casi desequilibran un poco los niveles, breves de por sí, y los convierten en un correcalles de asesinatos de técnica perfecta. Desentona un poco con las condiciones más precarias de Artyom (un Ranger, el equivalente a los Stalker de Tarkovski) y su improvisada equipación.

La inteligencia artificial era otro punto bien feo en Metro 2033, con enemigos que se cubrían en el lado incorrecto de las cajas o que entraban caminando de espaldas en la estancia donde te habían acorralado. Esto también ha recibido un buen remozado y ahora toda esa piara de subnormales andrajosos al menos se mueve con cierta coherencia y coordinación. Tampoco les puedes pedir trigonometría avanzada, pero como mínimo parece que han aprendido a usar una cuchara. Esto también tiene su contraprestación: ahora las maniobras de los humanos enemigos quizá sean algo previsibles, pero como diría Brad Pitt, no se puede tener todo.

Análisis de Metro: Last Light

Si la presentación es cojonuda, la historia está muy bien y las mecánicas funcionan, ¿dónde está el problema? Pues en un clásico del desarrollo europeo: los bugs. El rendimiento en PC pasa de lo perfecto a lo casi injugable según el escenario, y los cuelgues son algo con lo que habrá que aprender a convivir si dejáis activado el PhysX en las opciones gráficas. Hay irregularidades en la iluminación y algunas texturas parpadean, y la cosa se vuelve más salvaje en exteriores, cuando los crustáceo de un metro deciden atacarte de cuatro en cuatro al mismo tiempo que un monstruo alado sobrevuela la batalla tratando de pescarte como si fueses un patito de goma en un puesto de la feria. Ahí se desatan los bajones de framerate, los fallos de colisiones, los glitches surrealistas y la confusión gráfica. Incluso en situaciones de bajo estrés, el juego trastabilla con personajes atravesándose entre sí, enemigos mutantes que se atascan en columnas o humanos que son incapaces de detectarte ni aunque te pongas frente a ellos y les enchufes una linterna de siete watios en la puta cara.

Del mismo modo en que Metro: Last Light coquetea con la excelencia en algunos aspectos (la ambientación es increíble, así de simple) y sabe proyectar unas mecánicas muy variadas y bien diseñadas —desde la huida bajo una lluvia de plomo, totalmente lineal y con la espectacularidad de un Call of Duty hasta la exploración abierta, tensa y con sustazos gordos, o el sigilo más satisfactorio—, sus horas más bajas son una frustrante puñalada en el estómago de una experiencia que se mantiene sólida aunque a ratos le falte el aire. De haber tenido su historia un brochazo aún más pronunciado de personalidad y unas migajas de flirteo filosófico, y de haberse sustentado con más entereza, Metro: Last Light podría haberse situado un eslabón por debajo de una leyenda como Half-Life 2. Quién sabe si a la tercera irá la vencida. [8]

Redactor
  1. El_Sr_Gris

    Pues en un clásico del desarrollo europeo: los bugs

    So true. So sad.

    De todos modos cae fijo, a mi me importa mucho más una buena ambientación que un poco de clipping. (eso no quita que los bugs me jodan).

    [Edit] A todo esto ¿Qué tal la edición de 360? ¿el downgrade es TAN notorio? ¿Mañana vais a hacer cobertura en directo de lo de la EksboksAhora?

  2. pinjed

    @mistergrey

    No es que haya downgrade, es que el upgrade de PC es colosal. De todos modos, creo que la versión de consolas es más estable.

    Y a lo otro: SÍ, evidentemente.

  3. Fran Melee

    Sólo dos cosillas, la primera, este juego de no decirme nada ha pasado a interesarme gracias al señor @pinjed y segundo, y más importante, salgo de aquí mas culto y letrado, pues desconocida la frase hecha,

    uno puede afirmar con cierta contundencia que estos muchachos tienen unos cojones como el caballo del Espartero.

    Y tras una rápida búsqueda en Google, servidor quiere agradecer a @pinged, esta nueva frase que se incorporará a mi soez forma de hablar de aquí en adelante…

  4. Pep Sànchez

    pero como diría Brad Pitt, no se puede tener todo.

    ¡ALERTA NARANJA! XDDD

    Al juego le tengo ganas. ¿Hasta qué punto hace falta pasar por el 2033 antes?

  5. Gladius

    Pues le tengo ganas pero me voy a esperar a un precio atractivo en Steam. Además así seguro que buena parte de los bugs habrán sido reparados y es posible que mi hardware sea un poquito más actual.

    Espero que mi paciencia se vea recompensada porque me apetece mucho jugarlo.

  6. dega

    @pinjed

    Hace años que jugué al primero, y no me acuerdo, pero para este juego había comunidad moder en plan Elders Scroll, o el juego es asi a pelo sin poder meterle nada?

  7. Mercaya

    @pep_sanchez

    El juego parte de la conlcusión del primero, seria recomendale pasarselo antes para conocer el final y los personajes.

    Le tenia muchas ganas y la verdad es que no me ha defraudado, disfrute de 2033 y este me ha gustado muchisimo tambien. Ademas gracias al juego me he enterado que hay un libro llamado Metro 2035 en camino (si internet no me engaña), ganazas,

  8. El_Sr_Gris

    @mercaya
    2033 me gustó bastante, 2034 me pareció caca seca, no sé si quiero un 2035, la verdad.

  9. Mercaya

    @mistergrey dijo:
    @mercaya
    2033 me gustó bastante, 2034 me pareció caca seca, no sé si quiero un 2035, la verdad.

    2034 no me parecio malo, pero a años a luz de la calidad de 2033 sin duda. Pero bueno le dare el beneficio de la duda para 2035.

  10. Jack Wade

    Muy buen análisis, pinjed. Grandísimo juego, y el nivel técnico en un buen PC apabulla. Además está mejor optimizado que el primero, poca broma. La iluminación en este juego deja a cualquiera a la altura del betún, incluído Crysis 3. Lástima los modelados de los personajes y la IA…

    Una recomendación, si podéis probarlo en 3D con unas NVIDIA 3D Vision 2 y unos buenos cascos diría que es la EXPERIENCIA de la generación a nivel de inmersión. Ojalá en PS4 y la próxima XBOX se acerquen a esto.

    @pep_sanchez

    En mi opinión, es indispensable jugar a ‘Metro 2033’ antes. Este juego es mucho de narrativa y la historia tiene peso. Disfrutarás más este Last Light si lo juegas a continuación.

  11. matraka14

    A mi me a encantado, pero yo no he tenido ningún problema en pc ni cuelgues ni bugs, tan solo cierta subida de fps si en los exteriores mirabas al cielo (jugando en muy alto y con physix)

    Lo que mas me chirría es que el modo en que creo que el juego brilla mas ( ranger: + dificil, no hud, – municion filtros y jugar con sigilo o evitando tiroteos casi obligado) es un dlc si no lo reservas y cuesta 5 €. Ya digo me parece obligatorio jugar en este modo en la primera vuelta del juego.

    El sigilo es, o te ven o no te ven, un soldado me atravesó sin darse cuenta ni que existía si fuese gradual mejoraría muchisimo.

    @pep_sanchez
    Bastante recomendable pero no obligatorio, la pega es que esta por 13 € en steam y no hace tanto estuvo a 3 o incluso gratis.

  12. Pep Sànchez

    @matraka14

    Ahora que lo dices, juraría que lo tengo de cuando THQ no sabía qué hacer y lo puso gratis si hacías no sé qué en el Facebook. Pero en mi PC no irá ni a pedales. Igual me espero a renovarlo y me hago un intensivo con los dos juegos.

  13. pinjed

    @pep_sanchez

    Ya te paso yo el de 360 y te sacas los logros, que es lo único que realmente te interesa, bandido.

  14. METALMAN

    No me esperaba menos, pero tampoco más. Los bugs se corregirán como en el primero, creo que es un fallo perdonable, más viniendo de un pequeño estudio que juega a hacer cosas de mayores.

    Me lo pillo, ya!

    Buen análisis el de Brad Pitt, breve pero conciso…..y también muy bien el del juego, con profesionalidad, pero sin olvidarse de las palabrotas y demás cosas feas.

    saludos!!

  15. IndiAlien

    Muy grande esta gente, y me alegro que no se basaran en el libro de Metro 2034 que era un poco meh.
    El libro de Metro 2033 en cambio es LA HOSTIA.

  16. nitrinho

    Lo del modo ranger que vuelva a ser DLC es una tocada de huevos, era lo mejor del primer juego,