Andro Dunos 2

25 de marzo de 2022
Switch, PC, PlayStation 4
Picorinne Soft / Just For Games, PixelHeart

Si no conoces el Andro Dunos original o el nombre de Visco no te suena, no pasa nada; ni es un juego ampliamente conocido ni su estudio tiene el prestigio de otros de su época. Andro Dunos se publicó en el 92; han pasado treinta años, pero para Picorinne Soft es como si no hubiera pasado el tiempo: este estudio japonés, formado por dos hermanos apasionados de los matamarcianos antiguos, se ha planteado el desarrollo de Andro Dunos 2 como una oportunidad para hacer el ejercicio de desarrollar desde el presente utilizando una filosofía de diseño decididamente clásica. La idea: hacer un juego que pudieras hacer viajar en el tiempo hasta el 93 o el 94, meterlo en Neo-Geo y que nadie sospechara que viene del futuro.

Al grano: el experimento ha sido un éxito. Andro Dunos 2 es un shmup horizontal clásico pero que no se limita a imitar nostálgicamente la licencia de Visco, sino que aprovecha la oportunidad para hacer una serie de pequeños ajustes muy inteligentes y que demuestran no solo conocimiento sino también cariño hacia el material original. Es un proyecto que necesita mimo, y Picorinne se lo ha puesto.

Es un matamata orgulloso: lejos de estrategias de scoring complejas, arreglos barrocos de niveles y enemigos o espectáculos recargados, Andro Dunos 2 apuesta por una sobriedad que en un primer acercamiento se puede confundir con sosería. Como en todos los juegos en los que todo lo que se puede hacer es moverse y disparar, la gracia está en cuánto se aprovechan estas dos acciones; como en el original, la idea fuerte de esta secuela son los varios tipos de disparo que se pueden usar.

Entre estos tipos de disparo se encuentran los sospechosos habituales del género: el versátil plasma, el potente rayo de precisión, los proyectiles frontales y traseros y un disparo amplio, que sacrifica potencia a cambio de cubrir buena parte de la vertical de la pantalla. Cada uno va acompañado por un misil y un escudo concretos, prefijados y no personalizables; si quieres usar los misiles teledirigidos tienes que usar el rayo de precisión; si necesitas el escudo trasero, necesariamente va asociado al disparo en dos direcciones. Todos los tipos de disparo están bien pero a todos les falta algo, con todos echas en falta un poquito más de algo (potencia, alcance, un misil tal, un escudo cual); este manufactured discontent es la clave del diseño de Andro Dunos 2, y lo que hace que cada tramo de cada nivel sea interesante. Es ahí donde más se notan los treinta años de aprendizaje y evolución del género: los enemigos y sus patrones de ataque amplían las posibilidades de cada arma y estrategia de una forma muy inteligente, sin perder de vista la repetición y la memorización pero abriendo la puerta a un 1CC que no dependa exclusivamente de saber en todo momento qué es lo siguiente que va a pasar en cada nivel. Vas memorizando, pero las partidas que pasan hasta que dominas cada nivel son igualmente emocionantes; no siempre tienes que jugar de la misma forma, además, sino que puedes probar distintas aproximaciones: puedes ir mejorando cada disparo poco a poco, repartiendo los power ups para que ningún arma quede rezagada, o puedes especializarte en una y olvidarte del resto, aprovechando así las inyecciones de puntos que te da cada ítem que coges con la potencia al máximo. Cada estrategia tiene sus pros y sus contras; da la sensación de que Andro Dunos 2 se centra en explotar esta flexibilidad, por identificarla como el gran punto fuerte del original, y la jugada le sale bien: es fiel sin ser redundante; es original sin perder su identidad; es cálido sin ser nostálgico.

Ese es el mayor triunfo de Andro Dunos 2, al final: no parece un juego antiguo o clásico, como el original, algo venido de otra época y que hace más evidente o amplia la brecha que se abre entre la gente y las cosas con el paso del tiempo. Parece un juego atemporal, sencillo pero universal, con un saber hacer reposado y agradable que lo aparta del tiempo; no le pesan ni las faltas del pasado ni las tendencias del presente: se agradece la despreocupación, sobre todo cuando se traduce en una manera de ser tan libre y honesta. Nadie notaría que ha viajado en el tiempo si lo llevas al 93 pero tampoco nadie desconfiaría si lo haces pasar por una novedad en el 2042; es una victoria pequeñita y que no va mucho más lejos que eso, privada, casi doméstica, pero me gusta y la siento casi como mía.

[ 7 ]

  1. Akuroshi

    A los que os interese este juego pero estáis dudando si pillarlo por el tema del precio (aunque es barato), la plataforma o el desconocimiento del género, os recomiendo echarle un vistazo antes (o durante) a Infinos Gaiden, que es un juego de los mismos creadores y del que, precisamente, Andro Dunos 2 ha tomado toda su personalidad y buen hacer.

    NEO GEO como sistema y SNK como publisher nunca destacaron por su «buen ojo» con el género. Salvo excepciones que pueden contarse con los dedos (y sobrarte una mano) como Blazing Star o los Aero Fighters, su catálogo fue, además de escaso, bastante pobre. En el caso del primer Andro Dunos es posible que lo recuerden con especial cariño aquellos que tuvieron una recreativa cerca, pero -como apunta Víctor- no es de esos juegos que hayan pasado a los anales de la historia. Esta secuela, en mi opinión, no es tanto un caso como R-Type Final 2 -una secuela conservadora y concienzuda- sino algo más bien como el Sol Cresta: una reinterpretación de un material original normalito, por no decir mediocre, desde una nostalgia reverencial y desproporcionada que, a base de pasión y bebiendo del filtro de un recuerdo idealizado, supera con creces a sus predecesores. En este caso, así como en el de Platinum, no solo mejora los originales sino que, además, logra que todo el rato haya elementos (visuales, sonoros, de jugabilidad) que nos evoquen constantemente una época que ya no existe y nos haga plantearnos si hemos viajado 30 años atrás en el tiempo.

    Es verdad que Sol Cresta es más moderno. Uno identifica inmediatamente lo contemporáneo, porque Kamiya no puede no ser Kamiya y porque se nota mucho que han tirado de «librería de assets de 8 bits del Shmup creator de turno» para bajarle la calidad a unos fondos hiperpixelados y justificar el nombre del juego, pero Andro Dunos 2 consigue llevarte a un punto de equilibrio extrañísimo: ser moderno, fresco, feliz e hiperconservador a la vez (incuso en su dificultad). Es un juego que consigue generarte una disonancia extraña y eres incapaz de explicarte por qué se siente tan moderno algo que parece salido, como muy tarde, a finales de los 90 (no es casual que Andro Dunos 2 salga también en Dreamcast y en 3DS). No sé si es la inercia, las decisiones de diseño o lo pulido de las fases, pero me resulta extremadamente difícil (sin ser yo desarrollador ni nada de eso) lograr ese punto intermedio con tanta naturalidad. Yo creo que, al fin y al cabo, Andro Dunos 2 es Infinos Gaiden 2, pero nada de eso importa porque la intención de Picorinne con Infinos Gaiden fue precisamente homenajear al Andro Dunos original, así que todos felices y se cierra el ciclo. Si supiera de fútbol diría que es un caso Messi-Maradona, pero como no tengo ni idea lo suelto y si cuela cuela.

    Puede que no sea el mejor juego para «iniciarse al género», que es un tema que -por suerte- en estos últimos años sale más que nunca (en gran parte porque cada vez salen más shmups de calidad al mercado -parece que en algún momento indeterminado de la década anterior juegos como ZeroRanger o Crimzon Clover abrieron un portal interdimensional, tan típico del género, y nos llevaron a la timeline buena), pero sí que es uno de esos juegos que se me hacen necesarios jugar, aunque solo sea para sentir de primera mano ese lugar pequeñito, feliz y despreocupado que en ocasiones se echa de menos (tanto en el indie «intenso» como en el mainstream bombástico). No hay demasiados «arcades neoclásicos», por usar el concepto de Platinum, que no está nada mal tirado, y hay que cuidarlos con mucho mimo.

    No he dicho nada que no se haya dicho en el análisis, pero como es un juego que también me ha gustado mucho quería compartir mis movidas con vosotros.

    Editado por última vez 20 abril 2022 | 20:41
    1. carndolla

      @akuroshi
      +1 gracias me lo pongo en preferidos!

  2. _rese

    Vi el analisis de shmup junkie y me pille la version fisica para switch. Todavia no me ha llegado asi que no lo he podido jugar, pero me alegro de ver que tiene el seal of approval de Victor.

  3. Epetekaun

    Me parece un juegazo, muy divertido y con una música muy pegadiza. Me está gustando mucho.
    Estaría bien que pusieran la primera parte dentro de los «ACA Neo Geo» para poder descargarlo.