» AnaitGames » Artículo » Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenil

Baby one more time

Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenil

por , 4 de febrero de 2016 a las 15:40 -

Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenil

Hoy he leído en Stereogum que la cantante de country reconvertida a estrella del pop Taylor Swift está preparando su propio videojuego para móviles, algo que a estas alturas ya no debería sorprender a nadie. Lo que sí patina ligeramente en el cerebro del videojuerguista consumado es cuando el texto, que recoge parte de la nota de prensa a cargo de los desarrolladores, Glu Mobile Inc, habla sin ningún tipo de ironía de «un juego único para smartphones y tabletas». ¡Un juego único! Tal nivel de ambición recuerda a lo que Cristiano Ronaldo dijo en el tráiler que servía para presentar su videojuego, aquella pequeña aberración donde compartía protagonismo con Hugo, el troll noventero, y que todavía resuena en las cabezas de quienes lo vimos y lo oímos: «Vamos a intentar que sea el mejor juego de la historia», afirmaba convencido, intercalándose su efigie con escenas de su primitiva versión digital haciendo skate en una postura absurda. Ni un solo píxel de aquel Super Stars hacía pensar en un producto de calidad —ni siquiera su título, maldita sea—, algo que contrastaba con el orgullo con que el futbolista portugués hablaba de él.

Quizá CR7 sea lo más parecido a una estrella del pop que existe en el mundo del deporte; después de todo él tiene algo en común con Taylor Swift y también con el resto de grandes divas y divos del pop en general, algo que de hecho explica la alta estima que demuestran por algunos de sus productos derivados: todos son completamente ajenos a la realidad.

Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenil

Theodor Adorno es un filósofo alemán cuya obra es de lo primero que uno debería revisar si pretende adentrarse en el extremadamente denso mundo de la interpretación sociológica de la música, y en especial si busca lo cómos y porqués de la música pop. Sus teorías hablan del pop como síntesis máxima del entretenimiento, un modelo sonoro repetitivo y simple fruto de las fórmulas matemáticas que las industrias del capitalismo han ido puliendo durante el siglo XX. El pop es hijo del arte producido en masa, y por eso sus estructuras rítmicas sencillas se repiten una y otra vez a lo largo de las décadas: su razón de ser no es la expresión artística, sino la vocación comercial; el máximo alcance de público joven, los mayores ingresos y el más estruendoso rédito publicitario. ¿Os suena de algo todo esto? ¿Creéis que se puede aplicar esta teoría a alguna otra industria? Exacto: los videojuegos.

Más allá del mucho más profuso tema de las bandas sonoras que daría para un artículo aparte (este de Hua Hsu para el New Yorker es imprescindible, por cierto), la relación entre la música pop y los videojuegos en esa misma dirección, de los videoclips a las consolas, lleva años fraguándose y tratando de establecerse como algo cada vez más natural y orgánico. El primer intento lo hizo la ancestral Data Age en una búsqueda por ampliar la condición de juguete que tenía la Atari 2600, por seducir a los jóvenes con un juego protagonizado por la banda de rock Journey en el que sonaba una rudimentaria versión del himno de la autoayuda Don't Stop Believing. Un año después, Midway lanzaría una recreativa tratando de colar en los salones al mismo grupo, esta vez con una tecnología gráfica que permitía renderizar fotos de las caras de los miembros de Journey sobre cuerpecitos pixelados.

Desde entonces la tendencia cogió velocidad de crucero: Frankie Goes to Hollywood tuvo su juego en ordenadores de 8 bits, al igual que Los Inhumanos (una banda rival les destroza el SIMCA 1000 y secuestra a la chica con la que debían hacer el amor en él, algo que, se conoce, ya era difícil) en España, hasta que en 1990 llegó el que posiblemente sea el punto álgido de esta relación, el verano del amor y los primeros besos. Michael Jackson's Moonwalker contó con un montón de versiones para varias plataformas, pero fueron las que desarrolló Sega para sus recreativas y consolas las que fijaron la altura de un listón que todavía no ha sido superado. La clave del éxito y la calidad de Moonwalker era muy simple: el propio Michael Jackson, jugador habitual, se implicó muy seriamente en la elaboración del juego. No era tan difícil, ¿verdad?




Y en los noventa se abrió la veda con el Crüe Ball de Mötley Crüe y el Ed Hunter de Iron Maiden, pero fue la llegada del CD-Rom y el lanzamiento de Myst en 1993 y su éxito entre toda una generación de adultos new age lo que animó a muchos artistas a probar suerte en el mundo de lo interactivo, emborronando la frontera entre videojuego y álbum conceptual y experimentando con las posibilidades de la nueva tecnología en lo que posiblemente fue el momento de la historia en que los juegos protagonizados por estrellas del pop estuvieron más lejos del simple merchandising exprimidor de marcas y más cerca de la búsqueda de nuevo horizontes artísticos, de ejercicios de expresión. Xplora1: Peter Gabriel's Secret World, Prince Interactive, Rolling Stones Voodoo Lounge y esa loca marcianda titulada Devo Presents Adventures of the Smart Patrol fueron algunos ejemplos.

Aquel entusiasmo tecnófilo duró poco, claro, y la relación pop/videojuegos volvió al corral de lo puramente económico con lanzamientos que eran puro merchandising. Spice Girls reventó las listas de éxitos con su estética juvenil, fresca y desenfadada que tan bien funcionaba con los productos derivados: a las libretas, las mochilas y las tazas les acompañó el Spice World de PlayStation, y no tardaron en llegar los juegos de NSync, Britney Spears, las Cheetah Girls, Hannah Montana o los Jonas Brothers. Curiosamente es el siempre frívolo mundo del hip-hop americano el que pareció tomarse más en serio sus juegos: WuTang: Shaolin Style, Snoop Dogg's Way of the Dogg o 50 Cent: Bulletproof y su secuela (de culto en esta casa) 50 Cent: Blood on the Sand eran juegos de mayor o menor calidad pero todos desbordaban la personalidad de los raperos protagonistas.

Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenilCon la llegada de los smartphones y el modelo freemium, la cosa parece haberse desatado totalmente: es más barato que nunca antes desarrollar y distribuir un videojuego, así que si se puede asociar esa app a la figura de una celebridad tenemos una potencial impresora digital de dinero. Irónicamente ha sido Kim Kardashian, una mujer vinculada al mundo del pop pese a no tener ningún talento que no sea el más afilado instinto empresarial, quien ha señalado el camino: su juego Kim Kardashian: Hollywood, también de Glu Mobile, es el mayor éxito en ventas en los 14 años que lleva en activo la compañía, y ya se especula con que se trata de la maniobra más lucrativa que jamás haya hecho la multimillonaria esposa de Kanye West. El pasado mes de diciembre Katy Perry lanzó su propio juego, Katy Perry Pop, con la propia Glu Mobile (que cotiza en bolsa y bordea los 250 millones en beneficios anuales) y ahora la misma compañía anuncia su acuerdo con Taylor Swift, que certifica de algún modo un modelo de negocio que está haciéndoles de oro.

La clave de este éxito es evidente cuando se compara los videojuegos de hace veinte años protagonizados por músicos con los actuales, pero sobre todo cuando se comparan las plataformas en las que son lanzados. La gran barrera para las desarrolladoras y las discográficas era que sus públicos objetivo no se solapaban completamente: no todos los fans de Spice Girls tenían una PlayStation ni todos los seguidores de Michael Jackson jugaban a videojuegos. Con los móviles el punto de mira se ha ampliado varias generaciones, todo el mundo tiene un teléfono inteligente; pero también la percepción y la aceptación social de los videojuegos, al menos en ese ámbito: los vagones de metro están llenos de señoras de mediana edad superando niveles del Candy Crush Saga. Todo habitante del primer mundo que sienta simpatía por Taylor Swift es un jugador potencial de su videojuego. Y eso sin contar con las generaciones venideras, mucho más acostumbradas a las transacciones a través de internet y, por tanto, con menos recelos a la hora de gastarse lo que cuesta un café en ropa in-game para la popstar que guarda en su bolsillo.

Música pop y videojuegos: enamorados de la moda juvenil

Asumida la escala y las cifras de las que estaríamos hablando y reposada la reflexión, solo nos queda mirar hacia el otro extremo del mundo: en Japón la estrella virtual del pop Hatsune Miku no solo llena salas de conciertos, sino que ya supera los cinco millones de unidades vendidas solo en territorio nipón de una serie de juegos, Hatsune Miku: Project DIVA, que ya cuenta con siete títulos principales y cuatro spin-offs. Siempre se dice con algo de sorna que los japoneses nos llevan años de ventaja, pero esta vez quizá sea cierto porque han dado con el método definitivo para hacer videojuegos rentables protagonizados por estrellas del pop: fabricar literalmente al artista. Una popstar que no envejece, no se droga y no conduce borracha.

A Theodor Adorno se le ha acusado siempre de que sus teorías tenían un sesgo demasiado marxista y quizá incluso un tono algo paranoico, que sus argumentos eran demasiado inclinados hacia la crítica del capitalismo y que le obsesionaba un poco la idea de hasta dónde sería capaz de llegar el círculo vicioso interminable de la música vacía y accesible producida en serie para la sociedad de consumo. Viendo el panorama actual, difícilmente alguien podría llevarle la contraria. Porque lleva 47 años muerto, sí, pero también porque algo de razón tenía.
Comparte este artículo:
Comentarios (40) Escribe el tuyo Ir ↓
  • Usuario eliminado, 04/02/2016
    Joder como curráis, pintaza tiene habiendo leído los primeros párrafos, me lo guardo para luego!
  • Egogamerx
    Egogamerx Egogamerx, 04/02/2016 @orgodemir, Principiante Offline
    Pues como el juego de Taylor sea medio decente y sólo de música, nada de cosas raras, me lo pillo fijo. :oops:
  • Usuario eliminado, 04/02/2016
    Joder que artículo, me ha encantado.
  • Seto06
    Seto06 Seto06, 04/02/2016 @seto06, Principiante Offline
    Taylor Sweet es el Demoni
  • Hijo_del_Santo
    Hijo_del_Santo Hijo_del_Santo, 04/02/2016 @hijo_del_santo, Principiante Offline
    A mí también me sorprende que los mejores videojuegos de bandas o estrellas musicales, sean los juegos de los raperos. Ojalá Will Smith hubiera sacado uno propio, sería digno de jugarse sea cual sea su género.
    Desde aquí rompo una lanza a favor del Juego de Britney Spears Dance Beat; es el papá de los juegos de ritmo estilo proyect diva, persona, dream club zero y similares.
  • Sehio
    Sehio Sehio, 04/02/2016 @sehio_spiegel, Baneado Offline
    Articulazo. Y que miedito.
  • Corskrew
    Corskrew Corskrew, 04/02/2016 @corskrew, Principiante Offline
    Nos vamos a la mierda, y ni siquiera somos conscientes.
  • landman
    landman landman, 04/02/2016 @landman, Usuario Offline
    El tema del artículo también podría aplicarse a las películas, no? videojuegos de "X", son simplemente merchandising, a veces salen buenos juegos de películas, como Moonwalker, y a veces son una patraña como la gran mayoría.

    Más en tema música, pues entiendo que a los fans del "grupo" les gusten más esos juegos, soy bastante consumidor de juegos de música y la verdad, para mi los mejores son los que me gusta la música, porque de mecánicas son todos más o menos lo mismo desde el Parapa, sea pulsar botones, mover maracas, aporrear taikos o "tapear" la pantalla táctil. Con los Project Diva me encuentro temas que pillo el ritmo rápido y otros que no hay manera de que me entre la música.
  • Usuario eliminado, 04/02/2016
    He dejado el articulo a mitad por irme corriendo al baño a potar.
  • worm
    worm worm, 04/02/2016 @worm, Principiante Offline
    mis aplausos. articulazo.
  • Oh no señor yo soy bueno
    Oh no señor yo soy bueno Oh no señor yo soy bueno, 04/02/2016 @spacematter, Principiante Offline
    No se si también vale mencionar a Rockstar ate my Hámster, debido a como trata de encapsular a un público similar vía famosos y no tan famosos del momento, pero eh, el artículo ya es genial como siempre.
  • Gegr is Win
    Gegr is Win Gegr is Win, 04/02/2016 @gegrmova, Violent Ken Fan Offline
    Entiendo las comparaciones, el "problema" y las causas, pero el artículo se queda en eso. Y es que claro, tampoco se puede ir más allá con esto. Son parte del merchandising de la cultura Pop, puede ser bueno o malo dependiendo de lo que realmente quieran para su publico.

    The Beatles (pre-Rubber Souks) fue una banda moldeada para que sus fans llenaran estadios sin siquiera poder escuchar su música por el ruido de los gritos, un grupo pop hecho sólo para ganar dinero, y aun así todos los productos derivados de ellos se les pidió un mínimo de calidad para que no dañara la mala imagen del grupo.
  • Fixxxer
    Fixxxer Fixxxer, 04/02/2016 @fixxxer, Usuario Offline
    Maravilloso artículo.
  • V0id
    V0id V0id, 04/02/2016 @v0id, Usuario Offline
    Vamos cuesta abajo y sin frenos camino a la idiocracia.

    El artículo buenísimo. Nunca dejes Anait @pinjed.
  • Gausón
    Gausón Gausón, 04/02/2016 @gauson, Principiante Offline
    @hijo_del_santo
    Los raperos suelen ser unos jugones de cuidado. Y para muestra, un botón:
    Lil B "Based God" mostrando su colección.

    Con respecto al artículo, por cosas como esta se viene a esta santa casa. Articulón. Los videojuegos, el cine y la música ya son un arte económico bastante perfeccionado desde hace tiempo. No les culpo, al fin y al cabo, dinero gratis.
  • Usuario eliminado, 04/02/2016
    Adorno era en efecto un marxista paranoico, dirigista y de resultas un poco pedante y esnob, pero era un filósofo de la hostia, uno de los más estimulantes que he leído nunca, y si uno deja de lado algunas consideraciones (y consecuencias lógicas) de su pensamiento, es esencial para escapar un poco de muchas cosas que nos tocan hoy muy en el pecho: el subjetivismo (dirá que es totalitario), el objetivismo (dirá que es insuficiente), la música pop (dirá que empobrece lo popular), la música popular (dirá que es simple).

    Hablaba de "constelaciones", un término que hay que recuperar para acabar de una vez para siempre con el ya tópico "paradigma" ("vivimos en el paradigma de esto o de aquello", "hay que cambiar de paradigma", etc.). La "constelación" es variable (el "paradigma" es estable e idéntico a sí mismo), los vínculos que se articulan entre las partes son provisionales y se transforman según el modo como se realicen; la constelación es esa metáfora que necesitamos para explicar por qué una cosa puede cambiar a otra cosa distinta partiendo de sí misma.

    Dicho esto, gracias @pinjed.

    PD: Adorno hablaba de la música compuesta "por bloques" refiréndose ya al dodecafonismo, y creía que eso era propio de la cultura de masas. Bloques, samples, repeticiones... ¿eso no suena a TODO lo actual?
  • RafaelSolano
    RafaelSolano RafaelSolano, 04/02/2016 @rafaelsolano, Principiante Offline
    Pedazo de opinión; sin duda el gran problema que existe con estos juegos es que su enfoque se limita a una actividad que no cuadra con la actividad del artista.
  • METALMAN
    METALMAN METALMAN, 04/02/2016 @metalman, Principiante Offline
    Siempre me ha gustado, por extraño que parezca, que el Heavy se encuentre poco en medio alguno, y creo que por eso sigo dando con canciones que hablan sobre Verne, Sci-Fi, terror o cualquier otro tema que le mole al que lo compone: nada se libra de la comercialidad, pero aquí abunda el mensaje propio y la identidad en comparación con otros estilos.

    Y en Anait también, por supuesto. Excelente texto, señor @pinjed .
  • Usuario eliminado, 04/02/2016
    @metalman, el heavy, desde las posturas de Adorno, seguiría siendo pop.

    Y al margen de las consideraciones morales que eso acarrea, no le falta razón (otra cosa es que eso sea condenable, como diría él).
  • METALMAN
    METALMAN METALMAN, 05/02/2016 @metalman, Principiante Offline
    wharfinger_kyd dijo:
    @metalman, el heavy, desde las posturas de Adorno, seguiría siendo pop.

    Y al margen de las consideraciones morales que eso acarrea, no le falta razón (otra cosa es que eso sea condenable, como diría él).


    Y tendría razón, en parte. Muchos grupos de Heavy son pop, sin duda, aunque yo me refería a la otra parte, a esos que venden poco, tocan en salas pequeñas y suenan y tocan temas para nada usuales. Es un mundo sorprendentemente personal cuando se conoce a fondo.

    Saludos!
  • Usuario eliminado, 05/02/2016
    @metalman, creo que todos los géneros tienen variantes secretas. Yo me he pasado toda la adolescencia escuchando punk y hardcore y todavía hay bandas que me siguen pareciendo insuperables (que de repente Fugazi metiera cosas "íntimas" entre gritos era para mí una cosa rarísima). Pero para Adorno y Horkheimer lo pop no es solo lo que llega a todo el mundo (de hecho conciben la tecnología como algo separado de la obra, por tanto la difusión como algo que le sobreviene), sino lo que tiene una constitución ya de por sí industrial. Para que te hagas una idea, un Furby, aunque no venda, sigue siendo industrial, sigue siendo obra de la lógica capitalista de la producción en serie.

    El estribillo, por ejemplo; o los puentes y los versos repetidos (el rap es el más paródico de todos: rimas con tiempos verbales, que no tienen ningún mérito, y samples de otros temas), las estructuras que se abren y se cierran (y se repiten dentro del mismo esquema). De hecho, dentro de estos esquemas, un texto de Verne o de lo que sea (Verne sigue siendo midcult, no es alta cultura) se "frivoliza", y no dignifica el producto, sino que el producto embrutece al escritor. En uno de los prólogos del propio Adorno lo dejaba bastante claro: el pop simplifica la alta cultura y la cultura popular al mismo tiempo; la mitología nórdica en el heavy se vuelve banal, y si alguna vez la mitología nació del pueblo se ha convertido en una frivolidad.

    Aquí hay muchas objeciones que se le pueden hacer a Adorno (el dirigismo, por ejemplo; que el receptor es meramente pasivo; que lo pop permanece al margen de lo popular, etc.). Pero me limito a exponer su visión (en lo que he leído de él, unos tres libros y medio).
  • METALMAN
    METALMAN METALMAN, 05/02/2016 @metalman, Principiante Offline
    wharfinger_kyd

    Si estoy convencido de que tienen razón en un alto grado, pero me he explicado mal: creo que todo aquello que se hace con pasión, es decir, sin un fin comercial (al menos de inicio, aunque luego tenga éxito) se alejaría del término pop. Creo que dentro de lo underground, ya sea Death, Punk o cualquier otro estilo similar, existe mucho de eso: de querer contar algo, no ser una estrella o un super hit. Si no hay una premeditación comercial es arte y es íntimo, y puede ser más o menos complejo, pero no parte de un deseo de comercialidad, o al menos así lo veo yo.

    Pero estoy bastante de acuerdo con Adorno, en líneas generales.

    Saludos!
  • Usuario eliminado, 05/02/2016
    @metalman, si yo de hecho creo que se pasa de la raya, pero no tengo mucha fe tampoco en la supuesta "pasión" o la "voluntad" humanas. Adorno llega a decir de Stravinski que sus sonidos primitivos, rítmicos (repetidos, por tanto; industriales), por muy pasionales que sean, solo denotan "treinta años de pobreza musical" (es así de lapidaria la frase, no tiene desperdicio). No salva ni la pasión, no salva ni la honestidad.

    Yo en este sentido estoy de acuerdo con él. La intimidad es un concepto ambiguo: si es íntimo, ¿por qué se publica? Si lo importante es la intimidad, ¿entonces solo importa el sujeto (qué pasa con todo lo demás)? Pero, ¿qué valor es la intimidad? Uno puede ser íntimamente un soberano hijo de perra, y por muy honesto que sea, no le hace mejor.

    En otras palabras, dar peso al sujeto es la misma operación que dar peso a la industria, pero invertida. Es un dirigismo pensado de abajo arriba: no importa una mierda la industria, importa lo que piense el sujeto. Adorno decía: no importa una mierda el sujeto, la industria es quien produce. Es lo mismo.

    Pero bueno, que conste que comparto en parte lo que dices. Yo me pongo música recogida, para estar absorto. Y por mucho que le pese a Adorno, me parece mejor el drone (repetición infinita de notas) que ciertas obras dodecafónicas.
  • Hijo_del_Santo
    Hijo_del_Santo Hijo_del_Santo, 05/02/2016 @hijo_del_santo, Principiante Offline
    @gauson wow! Eso no me lo esperaba.
    en fin, un excelente artículo
  • NeoIbero
    NeoIbero NeoIbero, 05/02/2016 @neoibero, Usuario Offline
    Creía que lo de Hugo era una licencia literaria, pero no, ahí sale. El del Telecupón. Increíble.
  • Jorgerundez
    Jorgerundez Jorgerundez, 05/02/2016 @jorgerundez_0, Principiante Offline
    Gracias por hacer que nos acostemos un poco menos tontos de lo que nos levantamos.
  • METALMAN
    METALMAN METALMAN, 05/02/2016 @metalman, Principiante Offline
    wharfinger_kyd

    Yo creo que esas teorías o pensamientos, aunque realistas en su base, pecan por ser demasiado férreas: El ser humano es sociable, por lo que comunicar es básico para su existencia. El que pinta quiere que vean su cuadro y el que escribe que lean su libro. Con el músico igual, y creo que darlo a conocer no lo hace más comercial o artificial, siempre que no nazca de una idea fundada simplemente en su comercialización.

    Luego, lo de los ritmos repetitivos también tiene una pega fácil: nuestra memoria es limitada, no se pueden componer piezas sin repeticiones (o se puede, pero pierden el sentido según su duración), y hasta nuestro propio cuerpo, o el mismísimo universo, responde a patrones que se repiten. El ritmo y su repetición es una base universal.

    Yo toco la guitarra y la batería, y cuando encuentro un riff o un ritmo potente, me gusta volver a sentirlo, esa es su gracia, y también el motivo por el que una canción se escucha más de una vez: su teoría se rompe si un tema único se escucha varias veces, y eso no tiene sentido alguno.

    De todas formas, es bastante interesante lo que proponen, y tiene mucho sentido lo que dicen, pero las excepciones abundan.

    Saludos!
  • Usuario eliminado, 05/02/2016
    @metalman, lo de las repeticiones se explica fácil: la música culta tiene periodos mucho más largos que una canción pop. En el pop la estructura es sencilla: versos-puente-estribillo-verso-puente-estribillo-puente-estribillo-estribillo (es la estructura normal). En total, solo tienes que recordar 1 minuto como mucho de variaciones. En una pieza culta se va a los 15 minutos, y si es una ópera, a las 3 horas. Por tanto, la canción pop simplifica todo esto. La repetición tal como la entiende Adorno no es solo que algo "vuelva a sonar", sino que pueda hacerse volver a sonar manteniendo exactamente el mismo modelo, "poner el piloto automático", vaya. Y la estructura pop que te he puesto arriba es exactamente esto.

    La repetición está en todas partes, sí, pero las condiciones cambian. En la música culta se repetían partes con alguna variación que enlazaba toda la obra. Wagner (a quien Adorno detestaba) introducía leitmotiven cada vez que se repetía una situación o aparecía un personaje para "reconocerlo" auditivamente. Pero también las condiciones cambian. Las óperas de Wagner duran 4 horas, y el leitmotiv está mezclado con otras muchas coas.

    Lo que dices es muy pertinente en un sentido: la cultura oral (popular) se basa sobre todo en repeticiones. Los cantos épicos tenían frases enteras (descriptivas) que reaparecían cada cinco minutos, o cada cuarenta versos. Esto tiene que ver con la memoria. ¿Significa que el pop y lo popular son lo mismo? Para Adorno, no. Lo pop es un modelo exacto de producción, hecho de una vez y enviado al mercado. Lo popular está sometido a las transformaciones de la difusión, lo oral nunca es idéntico a sí mismo (por ejemplo, los romances del Cid, que tienen muchos cambios, y sin duda el Cid que nosotros conocemos no tiene nada que ver con lo que escuchaba la gente). Por eso arriba decía: "el pop simplifica lo popular". Y aquí lo predominante también son las repeticiones.

    Insisto: no se trata de ser más o menos honesto. Lo que dice la Escuela de Frankfurt (primera generación) es que esta música es constitutivamente industrial, independientemente de las intenciones. Querer vender más o menos o no querer vender en absoluto no hace al músico distinto. Las canciones pop están hechas según patrones industriales por mucho que uno cuente lo más íntimo y lo más secreto.
  • METALMAN
    METALMAN METALMAN, 05/02/2016 @metalman, Principiante Offline
    wharfinger_kyd

    Visto así, le encuentro aun más razón. Lo único, es que la opera se parece más a una narración o forma literaria que a cualquier estilo musical...es complicado, pero aquí ya me quedo sin apenas argumentos.

    En cualquier caso, me parece un tema muy potente, del que no tenía demasiada idea, la verdad. Siempre mola charlar sobre cosillas así! Saludos, señor wharfinger_kyd , y gracias por las explicaciones!
  • DrTenma
    DrTenma DrTenma, 05/02/2016 @drtenma, Principiante Offline
    Me encantan estos artículos que desgranan una noticia aparentemente irrelevante para nosotros como que una cantante vaya a sacar un videojuego. Estoy totalmente de acuerdo en que es de traca ese desajuste con la realidad al vender sus juegos como "el mejor videojuego de la historia".

    Poca gente está más apartada del pop o de casi cualquier género musical que implique la venta de camisetas, pero entiendo que para muchas personas jugar a algo en el que salga Britney Spears, o usar una colonia con ese nombre, es un plus. Como bien se comenta, clave de todo esto es que los móviles han conseguido habilitar los videojuegos a personas que no tienen interés alguno en una consola, de ahí que este formato triunfe tanto.

    Por cierto, hablo de memoria, ¿pero no estuvo hace no muchas ediciones (4 igual) Snoop Dogg en el E3 con alguna compañía (¿THQ?) promocionando un juego que no recuerdo pero en el que creo que ni tan siquiera salía él? Una especie de "y aquí tenemos a este señor famoso que nos va a decir algo de este juego".

    P.D. @pinjed en el tercer párrafo, tercera línea hay una errata "[...] lo cómos y porqués [...]" se te ha ido la "s" de "los".

    Y otra en el 6º párrafo, 8ª línea: "[...] búsqueda de nuevo horizontes [...]" otra "s", en este caso en "nuevos".
  • Selinkoso
    Selinkoso Selinkoso, 05/02/2016 @selinkoso, Principiante Offline
    con hatsune los japoneses van adelantados, pero sera preocupante cuando en occidente o al menos en estados unidos, las chicas y sus novios y padres dejen de ir a los propios conciertos y sustituyan la experiencia por lo enteramente virtual como esta pasando en japón. Pasara, pasara, es cuestión de tiempo, cuando la Gaga de turno, explote en la era totalmente virtual.
  • Sabin
    Sabin Sabin, 05/02/2016 @sabin, Colaborador Offline
    Lo de "himno de la autoayuda" en referencia a Don't Stop Believing me ha dolido, cabronazo, aunque no te falta razón.

    Por cierto, NEVER FORGET ese noventero FPS de Kiss Psycho Circus.
  • borre
    borre borre, 05/02/2016 @borre, Usuario Offline
    Gracias por escribir artículo. Que maravilla.
  • Rafanas
    Rafanas Rafanas, 06/02/2016 @rafanas_0, Usuario Offline
    Me he leído el artículo recién levantado y me ha espabilado de lo interesante que ha estado. Recuerdo que la proliferación de "Imagina ser" que padeció Nintendo DS fue porque era relativamente fácil programar ahí. Así que a día de hoy hacer juegos para móvil con energía, dibujetes 2D y tienda premium debe costar bien poco.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 06/02/2016 @chiconuclear, El guapo Offline
    @sabin
    Se lo dije antes de publicar el artículo y me dijo que lo añadiera yo. No lo hice porque no sabía dónde meterlo, pero es uno de los juegos más chiflados que recuerdo de mis años mozos. Jugué un rato hace poco en Dreamcast y ahí sí que era un despiporre, de cuando todavía no estaba claro cómo se controlaban los juegos de tiros con un mando.
  • Sabin
    Sabin Sabin, 06/02/2016 @sabin, Colaborador Offline
    @chiconuclear

    Ya me imagino. Yo la verdad es que jamás lo he llegado a catar, pero lo recuerdo perfectamente de las revistas de la época y lo loco que me parecía.

    En fin, tampoco era necesario mencionar todos los ejemplos, porque el artículo va más allá de eso, pero me parecía divertido sacarlo a colación.
  • Rocks
    Rocks Rocks, 06/02/2016 @rocksgt, Principiante Offline
    Genial artículo.
  • el vodkis
    el vodkis el vodkis, 07/02/2016 @sweater, Principiante Offline
    10/10, salvando que Kim Kardashian si tiene un talento: con sus posaderas mantiene estable la gravedad terrestre.

    ͡° ͜ʖ ͡°
  • Samsks
    Samsks Samsks, 08/02/2016 @samsks, Usuario Offline
    Buenísimo artículo.

Solo los usuarios registrados pueden comentar.

Loader
Arriba