Chorizo flambeado

Análisis de Bound by Flame

El sábado pasado vi la gala de Eurovisión —sí; ya lo sé— y volvió a sorprenderme, tras muchos años ausente en tan relevante cumbre diplomático-musical, el descaro con el que algunos países se lanzan de cabeza a lo genérico. Ganó una travesti austríaca con cara de Kardashian y barba de Chuck Norris y una canción que parecía el tema principal de una película de James Bond, así que está claro que los votantes están cómodos en la originalidad y la extravagancia. Pero eso no evitó un bochornoso desfile de tributos velados a ‘N Sync, Celine Dion, The White Stripes o a cosas menos relacionadas con la música. ¿Qué le pasa a esa gente? ¿No tienen sentido del ridículo? ¿No les da vergüenza descongelar a una boy band de los noventa y soltarla en el escenario? Creo que la explicación es más sencilla, es un principio fundamental del marketing: si algo tiene éxito imítalo, por muy sobado que esté. Quizá arrojes a muchos espectadores al infierno en vida de la vergüenza ajena, pero al menos no harás el ridículo con ideas nuevas y peligrosas.

Esto es falso, claro: puedes hacer el ridículo igualmente.

Análisis de Bound by Flame

Con Bound by Flame sucede algo parecido: una congregación de guerreros con espadones y barbas se pone al servicio de unos sabios con tal de salvar a la humanidad del asedio de una especie de zombis medievales que quieren arrasarlo todo. Nuestro protagonista, Vulcan —puedes ponerle el nombre que quieras, seguirán llamándole así—, es uno de esos guerreros, y durante un ritual que se supone que debe cambiar el curso de la guerra, sufre la posesión de un demonio que le insulta en sus pensamientos y le otorga poderes pirománticos. Como un brote de esquizofrenia psicótica, pero más guay. Y ya está: hemos mezclado una base de Juego de tronos —hasta los zombis se llaman «dead walkers«, válgame el Señor— con una salsa de The Witcher y un topping de clichés entre lo flagrante y lo directamente violento. Génerico, en este caso, se queda corto.

Creo que es el segundo juego de Spiders Games que pruebo tras Mars: War Logs y en ambos pecan de lo mismo al presentar una premisa: o tienen la misma imaginación que el ideólogo de Tadeo Jones, o les aterra adentrarse en caminos que no estén perfectamente asfaltados y señalizados. El medievo fantástico tampoco ofrece un amplio abanico de posibilidades conceptuales, hay que decirlo, pero ahí es donde entra la habilidad de un creador para esconderle las costuras a su obra. Ese es un arte que no domina la desarrolladora gabacha o, peor aún, que ni siquiera sabe cómo planteárselo.

Afortunadamente, lo qué sí sabe hacer el estudio es escuchar las críticas y eso se nota sobre todo en el combate. La propia jefa de la compañía, Jehanne Rousseau, ha dicho más de una vez que Bound by Flame es un Mars: War Logs en otra ambientación, pero no sería justo quedarse solo en esa descripción. Las hostias, que son el alma máter de la experiencia, resultan mucho más satisfactorias que las de la aventura marciana, y aunque el control cuesta un poco de domar, la adaptación acaba por producirse y los enfrentamientos se vuelven interesantes. Con el bloqueo como maniobra esencial, se nos ofrecen ataques normales que generan combos, ataques fuertes con niveles de carga y contraataques que son exigentes en el timing pero bastante asequibles.

La influencia de Dark Souls es también evidente, sin la dificultad calculada de los juegos From —aunque algunos enemigos tienden a pegar unos guantazos colosales— ni desde luego tampoco alcanzar su exquisitez técnica en el combate, sí que es cierto que el sistema delega mucho en el manejo de los tiempos y la búsqueda de patrones. Quizá el punto en el que más cojea el asunto de las hostias es en la ausencia solidez general, en una falta de impacto al golpear y una torpeza en el movimiento que hace perder consistencia a las batallas. Se agradece mucho, eso sí, que hayan pensado en los dos estilos de lucha que nos permiten adoptar durante los combates, el del Guerrero, lento pero brutal con armas pesadas, y el del Asesino, rápido y mucho más fluido, con armas pequeñas, que contra los jefes o los enemigos grandes da muy buen resultado y aporta variedad.

A nivel estratégico Vulcan también tiene la capacidad de usar una pequeña ballesta o instalar trampas, lo que sumado a las capacidades mágicas relacionadas con el fuego que vamos desarrollando al ir subiendo de nivel, algo que le confiere una finísima capa táctica al combate. Pero aquí es cuando uno descubre el otro gran defecto de Bound by Flame, al acumular materiales para fabricar flechas y trampas, amén de pociones y otros útiles: el juego está más desequilibrado que las hormonas de Miley Cyrus. No solo la distribución de los recursos es aparentemente aleatoria —eso sin contar la cantidad de ingredientes que son escasos pero se usan para todo— atrofiando el sistema de crafteo, sino también en todo lo demás. El progreso de nivel es errático e indescifrable, y no aprovecha la supuesta libertad de acción que tenemos para avanzar o retroceder en el escenario dejando aparcada la historia. Lo mismo sucede con la curva de dificultad, una montaña rusa que nos lleva de lo aburrido —por fácil— a lo frustrante —no porque los enemigos sean duros, sino por las cantidades, el tipo y la distribución sobre el terreno— con una arbitrariedad asombrosa. Después de tantos años uno sabe distinguir entre un enemigo difícil y una incontrolable diarrea creativa.

Análisis de Bound by Flame

El lado bueno de ser un poquito mingafría en esto de hacer juegos es que si sabes apropiarte de ideas ajenas con un poco de acierto es probable que tu producto sea, a pesar de lo derivativo, también disfrutable. En este sentido Bound by Flame cumple en lo básico, y cuando uno se adapta a sus tics nerviosos y sus ataques de Tourette jugables, la experiencia acaba resumiéndose en una docena larga de horas con una historia deleznable pero combates que dejan buen sabor de boca, compañeros con una IA bajo mínimos pero moldeable a través de comandos sencillos, y una factura técnica y artística de segunda división como mucho. Pese al miedo escénico, eso sí, Bound by Flame tiene convicción en lo que hace, al menos pieza por pieza. Otra cosa es que el conjunto acabe convirtiéndose en los ‘N Sync bielorrusos.

[6]

Análisis de Bound by Flame

Redactor
  1. Ekon Molina

    Me recuerda mucho a Reckoning y no fue una experiencia entretenida, todo lo contrario. Tediosa hasta la médula que incitaba a la siesta.

  2. Bolacha

    majo mínimos, compañeros con una IA majo, pero de mínimos, majos pero los justo.

  3. Égida

    Miedo me da que salga en PS4. Estos nos lo cascan en el Plus en un par de meses.

  4. ChicoZ

    Pobre diablo, lo que le hacéis jugar al pobre pinjed.

    @azuma

    En principio no pueden, PS+ va por metacritic y los juegos tienen que tener más de un 70 para que pueda entrar en el plus (a menos que lo regalen de salida ya que no hay media, no es este caso, tiene un 54 en metacritic).

  5. NycteriX

    @chico_zombye

    Yo creo que esta clausula tardará poco en irse. Y me gustaría. Porque aunque juegos como este o Knack tengan notas por debajo de ese 70 de rigor, creo que tienen cierto atractivo como juego gratuito.

  6. pinjed

    @chico_zombye

    Escribir sobre buenos juegos es aburrido, prefiero jugarlos para mí.

  7. Víctor Martínez

    @drramen
    Debería salir en otra, idealmente Chancery, pero que sea Comic Sans es bastante gracioso así que me parece bien.

  8. ChicoZ

    @pinjed

    Pero pero pero, vas a acabar como tu avatar en una cueva fría y amargado.

    @nycterix

    Si se la quieren saltar que sea dando dos juegos, uno por encima de 70 y luego el Knack de turno, es necesario que esa cláusula siga ahí.

  9. enric

    @chiconuclear
    @drramen

    A mí también me sale Comic Sans en algunas partes.

  10. Joker73R

    Las líneas en rojo me aparecen en Comic Sans. Creo que le pegan TANTO a lo que dice @pinjed en el análisis…

  11. RoNiN

    Pues desde el trailer inicial lo estaba esperando. Lástima, es carne de 75% o 90%…

  12. Preacher (Baneado)

    El señor Amazon me está trayendo el mío mientras escribo estas líneas. Todo lo que comenta @pinjed en el análisis es exactamente lo que me veo venir, pero el rol occidental es mi género de cabecera y compro prácticamente todo lo que sale, así que pienso zambullirme en esta piscina de mierda con más entusiasmo que Pedobear en un baile de fin de curso. Y gracias, joder, porque en este género es un milagro si catas más de uno o dos decentes al año. Cuando salen tan pocas novedades aprendes a valorar estos jueguchos de medio pelo que van saliendo de vez en cuando, cualquier cosa antes que recurrir a los JRPGs.

    P.D. Aquí un voto para que toda Anaitgames se lea en Comic Sans.

  13. Nighty

    @pinjed
    El análisis me ha molado, pero el enlace me redirecciona al mismo análisis, así que me he quedado con la curiosidad >_A nivel estratégico Vulcan también tiene la capacidad de usar una pequeña ballesta o instalar trampas, algo que sumado a las capacidades mágicas relacionadas con el fuego que vamos desarrollando al ir subiendo de nivel, algo que le confiere una finísima capa táctica al combate.

    […]

    El lado bueno de ser un poquito mingafría en esto de hacer juegos es que si sabes apropiarte de ideas ajenas con un poco de acierto es probable que tu producto sea, a pesar de lo derivativo, sea también disfrutable.

  14. Mominito

    @preacherYo ya ando metiendole caña y a decir verdadm me suponía lo que iba a pasar con la crítica. Pero también noto que la gente no sabe adaptarse a juegos que copian a los AAA pero con menos presupuesto, ya que el contraste te hace pensar siempre que es un juego regulero.

    Sin embargo te digo, a mi me parece un juego bueno, claro que no es una obra maestra, pero me gusta, bastante.

  15. Skalder

    El bueno de TotalBiscuit destrozaba al juego por lo desequilibrado del combate. Es casi lo que más le pesa. Bueno no, lo que más.

  16. uncualquiera

    Contrast tiene 59 en Metacritic, lo del mínimo 70 es lo idóneo pero no dudarán en saltárselo. Y francamente, espero que no lo hagan con éste.

  17. pinjed

    @nighty

    Corregido todo, incluido el enlace en el primer párrafo que es de una importancia TOTAL.

  18. Preacher (Baneado)

    @pinjed dijo:
    @nighty

    Corregido todo, incluido el enlace en el primer párrafo que es de una importancia TOTAL.

    Los hombres que les hacen el amor a esas mujeres deben de ser hombres muy felices.

  19. Nighty

    @pinjed

    Sabía yo que valía la pena comentar lo del enlace roto xD

  20. aquss74

    Pues que queréis que os diga, yo como ya no me fío de las opiniones ni de pinjed ni de nadie porque la mejor opinión es la de uno mismo, y últimamente siempre hago lo contrario a las opiniones de los llamados especialistas en videojuegos, a lo que voy, yo lo estoy jugando y me está encantando, si es cierto que no es un triple AAA, pero es divertido, entretenido, no como muchos triples AAA que al final muy buenos gráficos pero son increiblemente aburridos y no los llego ni a terminar.
    Por cierto al primer comentario de Ekon Molina respecto a Kigdom Amalur, para mi ese juego fue de los mejores juegos de Rol que ha salido en los últimos años.

  21. Preacher (Baneado)

    Bueno, pues llevo ya dándole un par de días y vengo a confirmar que me está gustando. Me parece correcto el análisis, a nivel objetivo es un juego de 6 porque tiene bastantes carencias. Pero desde el punto de vista de un incondicional del género es una propuesta más que potable que engancha. El sistema de combate me parece bastante bueno, no es tan técnico como Dark/Demon’s Souls, pero sí ofrece este tipo de acercamiento reposado que premia la paciencia y realizar la acción correcta en el momento apropiado por encima de machacar botones a lo loco.

    43 euros me costó en Amazon España la versión de PS4 y estoy bastante contento con la compra, la verdad. Lo recomiendo con reservas, pero sobre todo os aconsejo que no paguéis más de 45 euros por él. Es un juego de bajo presupuesto y lo más honesto es venderlo a precio reducido, no esos 55 euros que piden en Game para aprovecharse del hambre de lanzamientos de los early adopters de PS4.

    P.D. Después de avanzar bastante todo el fin de semana me reafirmo en lo dicho. Un juego de rol muy digno que gustará sobre todo a los amantes de Risen y Gothic. Es ese tipo de juego, rol europeo tosco, a veces incluso cutre, pero que consigue enganchar inexplicablemente.