» AnaitGames » Análisis » Análisis de Little Inferno

Por qué jugamos

Análisis de Little Inferno

por , 7 de diciembre de 2012 a las 12:00 - PC, MAC, LINUX, WiiU

Nota AnaitGames 9 Versión analizada: WiiU Política de puntuaciones
De Tomorrow Corporation . Lanzamiento: 29 de noviembre de 2012
Análisis de Little Inferno

En el texto que hay a continuación se habla de momentos decisivos de Little Inferno; si no habéis jugado, podría afectar a vuestra experiencia. Podría empeorarla o podría mejorarla, eso ya no lo sé; el caso es que hablo del final, así que cuidado. Una posible versión libre de spoilers podría ser así: «Little Inferno es uno de los juegos más inteligentes, emotivos y necesarios de 2012. Es un juego artístico y hermoso escondido en un simulador de perder el tiempo. Juégalo lo ante posible.»


Llevo cierto tiempo tomando notas para un texto sobre por qué jugamos. ¿Por qué lo hacemos? Hace no tanto, mientras intentaba subir de nivel a todos los personajes de Sonic & All-Stars Racing Transformed, eché un ojo a la estantería y vi los juegos que he comprado pero todavía no he podido probar; suerte que la biblioteca de Steam no es tangible, porque de serlo posiblemente acabaría llorando después de cada vistazo. Tengo muchos juegos pendientes; ¿por qué, entonces, sigo perdiendo el tiempo subiendo de nivel a Sonic y su tropa, si sé que no sirve para absolutamente nada, en el fondo? (Sigo en ello, por si os pica la curiosidad.) ¿Por qué jugamos?

Esta semana he archivado las notas: ya no me hacen falta, porque he jugado a Little Inferno.

Little Inferno gira alrededor de un nuevo juguete, Little Inferno, que está causando sensación en un mundo en el que el frío invernal cada día es más insoportable fuera de las casas. Este juguete es una chimenea, básicamente; en ella podemos quemar los productos que Tomorrow Corporation, la empresa que la fabrica, pone a nuestra disposición a través de una serie de catálogos. Estos objetos van desde peluches o comida hasta tabaco o el correo electrónico; son muchos, y al quemarlos conseguimos dinero que nos sirve para comprar más, y al comprar todos los de un catálogo desbloqueamos el siguiente. Repetir hasta terminar.



No es casualidad que el juguete que protagoniza Little Inferno se llame Little Inferno, ni que sea un juguete, ni que lo fabrique una empresa llamada Tomorrow Corporation, que es como se llaman los desarrolladores del Little Inferno videojuego. Siendo «short, polised, perfeccct as possible», como dicen en la web oficial del juego, Little Inferno puede permitirse no dejar absolutamente nada al azar: el genial motor gráfico del juego, que se las apaña para que quemar cosas sea una experiencia estéticamente muy placentera, podría dar a entender otra cosa (hay mucho azar en los fragmentos y cenizas en que se convierten los objetos después de que les demos un repaso con el fuego), pero todo está atado, medido y calculado para propiciar la reflexión final sobre por qué jugamos, y qué perdemos (y ganamos) con ello.

Análisis de Little InfernoPara articular su reflexión sobre el juego, Little Inferno toma de manera inteligente como base las mecánicas de inversión de moneda y energía de los juegos de Facebook, quizá la invención más desastrosamente adictiva que ha dado el siglo. Adaptándolo a un formato en el que la ausencia de microtransacciones elimina la razón de ser de la energía, Little Inferno divide su comercio en dos monedas: las normales, doradas y redondas, y unos sellos que nos permiten agilizar el tiempo de espera que hay entre que pedimos un objeto y lo recibimos. Hay que esperar mucho en Little Inferno: algunas cosas llegan en 15 segundos, pero otras nos tienen mirando a la pantalla durante varios minutos. Nos obliga a esperar y esperamos, pero, ¿por qué lo hacemos?


Jugar es una experiencia más o menos limitada: la ejecutamos, quitando el aburrimiento de la ecuación, hasta que extraemos del juego todo lo que nos puede ofrecer. Esto no es, con excepciones y sin contar repeticiones, infinito: la historia es la que es, se acaba y ya está; los niveles que podemos subir tienen un límite; los objetos que podemos acumular en el inventario acaban por terminarse. Tampoco tiene el mismo peso todo lo que recibimos de un juego: los diálogos, situaciones y escenas que mueven una historia es mucho más interesante que, por volver al ejemplo de antes, subir de nivel a todos los personajes de Sonic & All-Stars Racing Transformed, una acción por lo demás repetitiva, masturbatoria y sin demasiada utilidad. Lo que Little Inferno nos propone es sencillamente quemar cosas: no hay puntuaciones, no hay tablas de clasificación, no hay más misión que quemar objetos; lo más parecido a un objetivo son los combos que podemos hacer: combinaciones de dos o tres objetos que tienen un nombre y que a menudo son hilarantes. Hay mucho sentido del humor en Little Inferno.

Si sólo fuera un simulador de fuego con chistes Little Inferno no sería uno de los juegos que más merecen la pena de todos los que he probado este año, y lo es. En la zona de la pantalla donde vamos recibiendo los objetos que compramos (de capacidad limitada y también ampliable a cambio de dinero) también recibimos cartas, una parca comunicación casi cien por cien unidireccional en la que Azucarilla, nuestra vecina, y la dueña de Tomorrow Corporation e inventora de la chimenea Little Inferno nos van poniendo al corriente de lo que les pasa por la cabeza. No son los únicos personajes que encontramos en Little Inferno: en cierto punto del juego, nuestra casa explota por culpa de la chimenea de juguete y salimos a la calle, por donde podemos pasear brevemente y hablar con varias personas.Análisis de Little Inferno


¿Por qué jugamos? Porque fuera hace un frío insoportable y jugar con la chimenea nos mantiene calentitos, que es la forma que tiene Little Inferno de hablar de la evasión, de sus beneficios y de sus riesgos. Es bastante impactante la manera en que quemamos las cartas de Azucarilla en cuanto leemos lo que dicen, sea lo que sea, y no es lo único que pasa por la terapia de la llama de manera injusta; tanto nos evadimos en el juego que, cuando salimos a la calle, el cartero que nos había ido llevando los paquetes nos hace pensar en que ni siquiera nos habíamos dado cuenta de que había una persona llevándonos todo eso a casa, que las cosas nos aparecían por arte de magia: la evasión ayuda a pasar con menos dificultad por algunos momentos complicados de la vida, pero los motores del mundo siguen en marcha aunque nosotros creamos tener pausada la vida, esperando a que terminemos la partida como esperaban las partidas, pausadas, a que terminásemos de comer cuando éramos niños.

Análisis de Little InfernoAzucarilla, algo antes que nosotros, prende fuego a su casa y le perdemos la vista; luego nos enteramos de que está en la playa, haciendo cosas, un cambio bastante drástico en relación con su anterior vida dedicada exclusivamente a la chimenea. La dueña de Tomorrow Corporation, cuando hablamos con ella, nos avisa sutilmente de la proximidad de su muerte y de cómo quiso durante toda su vida hacer muchas cosas y no las hizo, un error en el que nos recomienda no caer. Y sin embargo no es una figura que produzca rechazo: su invención es lo que nos impide salir fuera y hacer cosas, pero la ha creado para ofrecernos calor ante el hostil frío del exterior; sus motivos son esencialmente buenos, y su propio aislamiento para poder ofrecernos Little Inferno es lo que ha impedido que ella misma cumpla algunos de sus sueños.


Más aún: el incendio que provoca que tengamos que irnos de casa porque, básicamente, todo salta por los aires es el resultado de una combinación muy concreta de objetos de los catálogos. Tenemos ídolos durmientes, planetas y galaxias y conceptos más o menos abstractos que podrían, al arder juntos, dar lugar a una reacción mística que nos apartara de Little Inferno. No es así: los objetos que hemos de quemar juntos son los que hemos ido enviando por carta a Azucarilla, nuestra vecina, a lo largo del juego; lo que nos aparta del ensimismamiento de la chimenea es un combo que el ordenador, los programadores, los creadores del juguete, las personas que han dispuesto todo para que consumamos nuestro tiempo delante del fuego, no pueden prever, y que resulta de la interacción humana, siempre imprevisible.

Análisis de Little Inferno

Se esconde Little Inferno entre un buen montón de capas de pérdida de tiempo, inversión inútil de monedas y tickets y consumismo absurdo (otra de las críticas del juego, menos central pero también evidente: lo que compramos se consume en el fuego tan rápido como nosotros consumimos toda la mierda que compramos), pero mucho ojo: hace no mucho hablábamos sobre si los juegos pueden ser o no arte, y Little Inferno sin duda lo es. No sólo nos ofrece una cosmovisión (la de Kyle Gabler, Kyle Gray y Allan Blomquist, las tres personas que componen Tomorrow Corporation, los desarrolladores del juego) que nos ayuda a comprender mejor el mundo en el que vivimos, sino que hace una reflexión seria e interesante sobre el medio y reinventa ciertas de las mecánicas de los juegos a los que parece, y sólo parece, querer criticar; en el fondo, Little Inferno acaba siendo una experiencia muy interesante como juego de puzzles: una vez que la aventura ha terminado, volver a la chimenea para descubrir todos los combos es divertido y muy hipnótico).

Little Inferno nos explica que jugamos porque el mundo es frío y el juego es una chimenea que nos mantiene calientes, pero también nos explica que a veces hay que exponerse al frío para llegar a otros tipos de calor: esa es Azucarilla, escribiéndote una carta desde la playa. (Que su sintaxis y ortografía avancen muchísimo cuando deja Little Inferno a un lado no es casualidad, tampoco.) Jugamos porque hay que jugar, porque hay que protegerse del frío, pero hay que saber cuándo no jugar, también. En un futuro ideal jugaremos para crecer, para aprender y para deleitarnos, como hacemos cuando vamos a un museo o leemos un libro; en un futuro ideal, muchos más juegos serán como Little Inferno. Por eso jugamos. [9]
Comparte este artículo:
Comentarios (19) Escribe el tuyo Ir ↓
  • DanUp
  • Aepac
    Aepac, 07/12/2012 @aepac, Usuario Offline
    Para Mac y Linux toca esperar...
  • Scanliner
    Scanliner, 07/12/2012 @jetsetwillyiv, Usuario Offline
    Mis comentarios también van con SPOILERS, ojo.

    Una de las cosas que más me ha gustado de Little Inferno es que, bajo una capita de estética naïf y un argumento sencillo, resulta sorprendentemente inteligente. Es muy sobrio y reflexivo. No cae nunca en el efectismo. Ni siquiera al final.
    En un punto del juego pensé que iba a ser una crítica simpática y un pelín macabra hacia el consumismo; una simple sátira de los juegos de Facebook. Pero no es así. La señorona que dirige Tomorrow Corporation podría ser un villano de manual, pero cuando te la encuentras te explica sus motivaciones, sus ilusiones y frustraciones. Del mismo modo, el juego reflexiona sobre lo que significa para nosotros el entretenimiento y la evasión. Y lo hace sin dictar sentencia. Muestra de una forma muy original la dificultad que supone salir de nuestro pequeño reducto de seguridad o de ilusión de seguridad. El juego da un par de pinceladas magistrales sobre esto: Primero nos hace saber que la casa de nuestra única amiga ha volado por los aires. Y nos obliga a seguir jugando como si nada hubiera pasado. Segundo: En algunos momentos hace referencia a lo que podría existir a nuestra espalda, simplemente detrás de nosotros y nuestra chimenea. Pero obviamente la vista única del juego nos impide volvernos. Os juro que yo llegué a darme la vuelta en el sillón con el gamepad en la mano, aun a sabiendas de que no ocurriría nada.
    Es un juego bastante humilde que se puede interpretar perfectamente como lo ha hecho @chiconuclear , como una manera bonita de explicar por qué jugamos. Es una pequeña fábula, que como todas las buenas fábulas se puede extrapolar a tantos otros lugares. "Una vez que abandones esta ciudad ya no podrás volver", nos recuerda el hombre del tiempo al final del juego.
  • Memnoch
    Memnoch, 07/12/2012 @memnoch, Usuario Offline
    Análisis de un juego con spoilers del mismo... Pues fale. Así como que no me interesa mucho leerlo.
  • rojovelasco
    rojovelasco, 07/12/2012 @rojovelasco, Usuario Online
    Entonces, más que análisis es una reflexión, no?
  • chiconuclear
    chiconuclear, 07/12/2012 @chiconuclear, El guapo Offline
    @rojovelasco
    No, no. Es imposible puntuar Little Inferno sin hablar de varias cosas de las que hablo; cualquier otra cosa me habría costado mucho y me habría parecido inútil. Mejor así. Por eso en el primer párrafo recomiendo simplemente jugarlo, y ya.
  • Sephirot's blade
    Sephirot's blade, 07/12/2012 @sephirots_blade, n00b RAGE Online
    Ostras, esto es lo nuevo de los creadores de World of Goo, ¿no? En ese caso, a abstenerse de spoilers hasta que salga la versión maquera.

    Pero se agradece igualmente el análisis, @chiconuclear <!-- s:) --><img src="http://www.anaitgames.com/img/foro/icon_smile.gif" alt=":)" title="Smile" /><!-- s:) -->
  • Kronur
    Kronur, 07/12/2012 @kronur, Principiante Offline
    jetsetwillyiv dijo:
    Os juro que yo llegué a darme la vuelta en el sillón con el gamepad en la mano, aun a sabiendas de que no ocurriría nada.

    Sabía que yo no era el único <!-- s:baile: --><img src="http://www.anaitgames.com/img/foro/eusa_dance.gif" alt=":baile:" title="Bailando" /><!-- s:baile: -->

    Totalmente de acuerdo con el análisis. La parte final del juego realmente sorprendente, y yo que me esperaba una cinemática y ya está...
  • alejandreton
    alejandreton, 07/12/2012 @alejandreton, Principiante Offline
    Madre mia, buen analisis.
    Debo decir que no me esperaba mucho del juego, pero es una pasada.
    SPOILERS
    El final es increible, como cambia de registro el juego hacia el final. Ya no me importaba quemar cosas y conseguir combos, cada vez que llegaba una carta el corazon me latia a mil por hora ¿será azucarilla?
    FIN DE SPOILERS
    El otro dia pensaba si el videojuego era arte, y entre este juego y the walking dead queda mas que confirmado, pues no sé los demás, pero yo considero arte aquello que me provoca sensaciones y me estremece, y estos dos juegos lo han hecho muy muy bien, como tantos otros.
    Además "la parte de quemar cosas" tambien esta más que entretenida, con esos mensajes escondidos y los combos más jodidos que cuando los descubría me echaba unas risas.
    Ah, y la musica increible, igual que World of Goo.
    Jugazlo, por Dios. Seréis mejores personas.
  • uncualquiera
    uncualquiera, 07/12/2012 @uncualquiera, Principiante Offline
    A mí la jugabilidad me pareció tan tremendamente aburrida que a pesar de que todo lo que me gustó la estética, la forma de narrar la historia, la música y su sentido del humor, soy incapaz de considerarlo un buen juego.

    Aunque tampoco pretende serlo.
  • Barduck
    Barduck, 08/12/2012 @barduck, Principiante Offline
    En un futuro ideal jugaremos para crecer, para aprender y para deleitarnos, como hacemos cuando vamos a un museo o leemos un libro; en un futuro ideal, muchos más juegos serán como Little Inferno. Por eso jugamos.


    +1kk
  • MoiBlackInk
    MoiBlackInk, 08/12/2012 @moiblackink, Principiante Offline
    yo a lo mejor lo pillo cuando este un poco mas barato :< esque tal vez 15 euros sea mucho, nose la verdad, este qjuego me llamaba muchisimo desde que lo anunciaron
  • Garou
    Garou, 10/12/2012 @garou, Principiante Offline
    Acabo de terminar el juego y tengo que decir que este análisis es de quitarse el sombrero @chiconuclear. Coincido en todo lo que has expuesto.

    Mi enhorabuena.
  • kami
    kami, 11/12/2012 @kami, Usuario Offline
    A mí me sorprendió, quizás negativamente, pero no me esperaba esto después de World Of Goo.

    WOG también tiene ciertos puntos reflexivos sobre el consumismo y todo ese asunto y sin embargo no deja de ser un juego bastante variado, entretenido y desafiante. Que no digo que arrastrar cosas para luego quemarlas y ver que efectos se producen no sea entretenido, también entretiene el querer descubrir qué hay más allá de tu chimenea, pero digamos que no te ofrece una experiencia jugable demasiado amplia, al contrario que una "experiencia sentimental", no sabría encontrar la palabra adecuada para esto.

    Eso sí, es mi culpa por esperarme una cosa distinta, no del juego.
  • Escaners21
    Escaners21, 23/12/2012 @escaners21, Usuario Offline
    Recomiendo encarecidísimamente, justo después de acabar Little Inferno, leer este magnífico análisis; ayuda a sacar conclusiones y a comprender por qué Little Inferno es un juego fuera de lo normal.
  • NycteriX
    NycteriX, 06/01/2013 @nycterix, Principiante Offline
    Acabo de terminar el título y tal y como pensé antes de empezarlo, he venido a leer estas reflexiones de @chiconuclear sobre el mismo.

    Estoy muy de acuerdo con todo. De hecho, no he caído en la cuenta de detalles como la ortografía de Azucarilla, por ejemplo.
    Personalmente, algo que me ha llamado la atención es cómo he tenido que parar a pensar y revisar los catálogos para saber qué cuatro objetos tenía que juntar. Algo que había pasado hace no más de una hora y media y no lo recordaba. Creo que es interesante el caer en cómo llega un punto en el que jugamos prácticamente por inercia, sin retener aquello que hacemos o "decimos". O, al menos, es algo que a mí me ha ocurrido en este caso.

    Lo que no he terminado de entender o captar es el significado de la tan repetida frase de "No podrás volver". Hablan mucho de que podrías ir a cualquier sitio y hacer cualquier cosa pero que, luego, no podrías volver. Si tomamos Little Inferno como una reflexión de por qué jugamos, ese "no podrás volver" no lo termino de comprender, como digo.

    Sí, es cierto que los juegos nos abstraen y hacen que ignoremos lo que hay ahí fuera. Pero una de las ventajas de los mismos es que siempre van a estar ahí. Con esto que, a priori, puede sonar antisocial, no quiero decir más que siempre podremos volver a ellos, por muchas obligaciones y quehaceres que tengamos. De ahí, repito, que no me termine de cuajar.

    ¿Alguien me ilumina?
  • Nirvana123
    Nirvana123, 26/01/2013 @nirvana123, Principiante Offline
    @nycterix
    Yo lo veo todo más enfocado a la curiosidad y ansia de conocimiento (el querer ver cosas, viajar, conocer otra gente y culturas..) de cada uno. Salir y experimentar fuera de casa/pueblo/ciudad/entorno inmediato.

    Es decir, el "no podrás volver" es la sensación de rechazo que uno tiene hacia esas personas sedentarias, conformistas, con poco espíritu aventurero y su "modo de vida".
  • Potajito
    Potajito, 16/03/2013 @potajito, Usuario Offline
    EEEEExelentísimo análisis ! Caasi casi mejor que el juego en si.
  • ninten
    ninten, 25/01/2014 @nintendoking, Usuario Offline
    Yo tambíen he venido a por el análisis en cuanto lo he acabado.

    Llevaba todo el juego intentando relacionarlo con el calentamiento global pero tenía la sensación de que iba mucho más allá... Y ya se ve en los minutos finales que así es.

    Eso sí, no tendría huevos de puntuar el juego. Si algo se puede decir es que es inimitable, un mosqueo constante de que se están riendo un poco de ti y de todos, con un humor fantástico. La traducción es excelente, pero hay que reconocer que los nombres de algunos combos los han tenido que meter con calzador, al venir de juegos de palabras en inglés.

    Me alegro mucho de haberlo jugado.

Solo los usuarios registrados pueden comentar.

Loader
Arriba