El Daily Mirror contra la princesa gorda

El prestigioso objetivo whatever periódico británico Daily Mirror ha puesto la voz en el cielo para denunciar el terrible juego de PSN Fat Princess, en el cual dos grupos de milicias medievales tienen como objetivo capturar a una princesa y llevarla a su territorio. Para dificultar esto, los jugadores pueden dar de comer a la princesa haciendo que ésta engorde, con lo que será más difícil de transportar y, en fin, todas esas cosillas que añaden cierta gracia a un videojuego.La cuestión es que el divertido periódico inglés ha calificado el juego de «vergonzoso», además de que puede llevar a los jóvenes y cándidos jugadores de este videojuego a desarrollar intolerancia (hacia las gordas, supongo) y llevarlos a practicar bullying. La feminista (ser feminista es algo así como ser carpintero, funcionario o periodista) Melissa McEwan ha añadido sarcásticamente que no puede imaginarse cómo nadie va a querer salvar a una princesa gorda.De lo que no se dan cuenta es de que si en vez de una princesa gorda fuera un luchador de sumo, un píxel muy grande o un balón de fútbol lo salvaríamos igual. Los jugadores somos gente generosa, nos gusta salvar cosas, qué le vamos a hacer. Por eso jugamos a videojuegos, no para ser intolerantes sino para hacer el bien.En fin, otro achievement unlocked para la prensa y las feministas: no enterarse de qué va el asunto.
¡Santo Dios, los soldados medievales están caricaturizados! ¡Esto puede ser una ofensa para las milicias medievales! ¡Paren las rotativas: tenemos otra página que llenar!

¡Santo Dios, los soldados medievales están caricaturizados! ¡Esto puede ser una ofensa para las milicias medievales! ¡Paren las rotativas: tenemos otra página que llenar!

  1. David Llort

    «La feminista (ser feminista es algo así como ser carpintero, funcionario o periodista) Melissa McEwan ha añadido sarcásticamente que no puede imaginarse cómo nadie va a querer salvar a una princesa gorda.»

    Que bonito es eso de ser feminista y poder decir cosas machistas con toda impunidad. Llega un hombre a decir eso y lo crucifican.

  2. Oltar2.0

    ¡Uníos a la resistencia y decid sí a salvar a princesas gordas!

  3. octal

    ¿Entonces salvar a princesas gordas es machista y lleva a la intolerancia?¿Si la princesa fuera flaca no los acusarían de perpetuar estereotipos?
    Creo que la única forma de evitar que se quejen es que un grupo de princesas, valientes, fornidas pero aún así femeninas, salven a un asustado príncipe que a continuación les compra un diamante tras otro. Así no corremos el riesgo de caer en estereotipos. Al principe no lo engordeis, si tiene que pesar más, añadid diamantes a su bolsa.

  4. Harle

    Yo no me lo tomaría en serio. Debe ser humor inglés, que no es otra cosa que la carencia del mismo.

  5. Letras

    Yo es que de los UK solo leo el Times y la sección cultural del Guardian. Somos asín de elegantes los de Anait.

  6. Toca pelota

    Pues no he salvado yo gordas ni na los fines de semana…Y eso me hace mucho mas tolerante, debo anyadir.

  7. gnossienne (Baneado)

    esperaré la reacción oficial de maría teresa campos para pronunciarme al respecto (en cuanto a lideresa feminista, ¿eh?, no como sórdida obesa)

  8. borre

    ARRR esa imagen reemplazará a la ballena blanca en mis pesadillas.

  9. Omu

    Joder, yo me pregunto si la gente esa está tan desocupada para estar contínuamente buscando fantasmas donde no los hay.

  10. Hission

    «Melissa McEwan ha añadido sarcásticamente que no puede imaginarse cómo nadie va a querer salvar a una princesa gorda.»

    Soy yo el unico k kree k es ella la k esta dejando por los suelos a las personas obesas?

  11. Shinomune

    Como se nota que en Inglaterra sólo hay principes pizpiretas…

  12. hola32a

    es que se alimenta a las princesas para que sean gordas …,ahí está el problema , no en salvar a princesas rellenitas y además se llevan al hombro como si fueran sacos de patatas o eso tengo entendido …

  13. ramonrey

    Es una tontuna de videojuego que si nadie hubiera criticado en tres meses nadie se acordaría de el susodicho. Pero nada, polémica de baratillo y campaña de marketing que le regalan al juego que quieren «censurar»: