» AnaitGames » Opinión » Contra el gameplay

Dándole vueltas

Contra el gameplay

por , 22 de noviembre de 2019 a las 19:00 -

Dándole vueltas es un espacio de opinión sobre temas relacionados con el videojuego.
El objetivo: darle vueltas a las cosas.
Muchas vueltas. Más de las necesarias.
Dándole vueltas

Llevo un tiempo dándole vueltas a un asunto. El número 6 de la revista Edge, de marzo de 1994, llevaba en portada una captura de pantalla de Ridge Racer; no un render, no una bullshot (una de esas imágenes que quieren pasar por capturas reales de un juego pero que en realidad están muy retocadas), sino un pantallazo de Ridge Racer, versión recreativa, con todos sus poligonazos y sus texturas arcaicas. «Empieza la carrera de las 3D», se lee. El editorial de ese mismo número, titulado «El videojuego juego ha muerto... Larga vida al juegovideo» (no preguntéis), es una mirada alucinada al futuro de los juegos, «si es que los podemos seguir llamando así». «Con los antiguos sistemas de 8 bits ni los gráficos ni el sonido solían atraer al jugador, así que había que depender del gameplay; ese elemento indescriptible e intangible que hacía que [los juegos] fueran divertidos». El crecimiento «en tamaño, complejidad y creatividad», sin embargo, hace, arguye Edge, que «el elemento de gameplay sea ahora secundario en relación a la atmósfera y la inmersión».

El mes pasado escribí una columna, A favor del gameplay, en la que intentaba explicar por qué muchas veces es más eficaz expresarse usando mecánicas y sistemas que usando gráficos o sonidos: la fuerza de ese algo «indescriptible e intangible» no solo puede ser mayor que la de cualquier imagen o canción, sino que puede llegar a anular o contradecir lo que ves en pantalla, normalmente con resultados nefastos. (Sobre ese asunto habla extensamente Sofía Francisco en este libro.) Hoy me posiciono en el otro lado: en contra, precisamente, de ese mismo gameplay que tan poderoso me parece.

Quizá a esto se refería esa (acaso malinterpretable) editorial de Edge, publicada solo un número antes de aquella (definitivamente malinterpretada, y también rebatible) reseña de Doom que dio y sigue dando la vuelta al mundo. Que el videojuego está en su infancia o su adolescencia es un lugar común que parece bastante aceptado; es un lugar común cómodo en tanto que combina el prestigio de la postura crítica (que señala las incoherencias, flaquezas y compromisos fáciles de encontrar en casi cualquier juego) con la amabilidad de una esperanza incondicional en el futuro (porque de los errores se aprende, al fin y al cabo). Menos popular, seguro, es la idea de que son las no pocas convenciones y tics que arrastra el videojuego desde sus comienzos las culpables, en parte, de este estado de arrested development tan incómodo. Existe una tensión evidente entre el videojuego-campo de tiro o el videojuego-yincana y el videojuego-forma de expresión; un caso claro, y que a mi parecer pide perdón claramente por ser como es, es Uncharted 4, un juego que casi va sobre esa tensión. El tipo de historias que un videojuego puede presentar se ve gravemente limitado por las formas de jugar que se nos proponen: la dominiación de un rival, la conquista territorial, la acumulación de bienes, de fuerza o de ambas cosas. Por culpa del gameplay muchos juegos quieren ser tal cosa pero no consiguen explicarse bien, o, en los peores casos, en realidad son lo contrario.


Contra el gameplay

De nada vale negar la mayor y decir que los juegos son juegos, y que la historia es secundaria, cuando es evidente que no. Tampoco es necesario recurrir a ejemplos oscuros y enrevesados en busca de interacciones imposibles fuera del videojuego pero que se salen de lo habitual con resultados excelentes. Return of the Obra Dinn y Papers, Please, de Lucas Pope; Everything is Going to be OK, de Nathalie Lawhead; Proteus, de Ed Key y David Kanaga; Cibele, de Nina Freeman; Everything y Mountain, de David O'Reilly; Her Story, de Sam Barlow; Luxuria Superbia, de Tale of Tales. Todos estos juegos y la gente que los hizo ha ido más allá de los supuestos límites del medio en busca de maneras de jugar que se acomodaran a lo que querían contar, en vez de contar una cosa y dar a jugar otra. No solo eso, sino que yendo más allá de los límites han descubierto, en ocasiones siendo ignorados por la mayoría conservadora de aficionados al videojuego (en el mejor de los casos; en el peor, recibiendo una gran hostilidad), nuevo territorio para los demás; es el caso de Tale of Tales, cuyo The Graveyard fue una de las influencias de Naughty Dog para Uncharted 2, un juego en su momento tan sorprendente precisamente por ese tipo de influencias. Obviamente no estoy en contra del gameplay —perdonadme el titular sensacionalista—, pero sí en contra de cerrarse siempre a los mismos esquemas, fórmulas y compartimentos estancos, que por pura repetición adormecen y atrofian la imaginación.

«El siguiente paso», termina la editorial de Edge, «debe ser la mezcla de los elementos clásicos de gameplay que hicieron que esos simples juegos antiguos se disfrutaran tanto con el sonido y los gráficos exquisitos de los juegos de hoy». En 1994 esta frase quizá sonaba de otra manera. Hoy ya tenemos combinaciones extraordinarias de las sensibilidades y fórmulas más clásicas con «el sonido y los gráficos exquisitos» de un siglo XXI que seguramente esté muy lejos de los sueños más aventurados del equipo de la Edge de principios de los 90, para quienes una captura pixeladísima de Ridge Racer era absolutamente alucinante. A mí me encantaría ver otro «siguiente paso»: uno que lleve a juegos absolutamente marcianos, iluminadores y radicales, sobre los que no sepas qué pensar, juegos de los que ni siquiera sepas si puedes decir si los estás jugando o están jugando ellos contigo. Para los otros siempre hay tiempo.
Comparte este artículo:
Comentarios (58) Escribe el tuyo Ir ↓
  • Zenttric
    Zenttric Zenttric, 22/11/2019 @zenttric, Principiante Offline
    lets a go
  • For_the_Republic
    For_the_Republic For_the_Republic, 22/11/2019 @for_the_republic, Fan #1 de Platinum Online
    Muy interesante.
  • Shalashaska
    Shalashaska Shalashaska, 22/11/2019 @shalashaska, Principiante Offline
    Death Stranding
  • 1984
    1984 1984, 23/11/2019 @1984, Principiante Online
    Recuerdo cuando vi el Ridge Racer por primera vez en un Arcade, aquello, en 1994, era espectacular.



    EDITO: Anda que ponerle un 7 al Doom...
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 23/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    Buen artículo. A mí me sucedió algo parecido a la dicotomía que mencionas viendo el anuncio de Crossfire X, o viendo cómo son los Call of Duty en general: una campaña donde critican (más menos que más) la guerra para luego darte un multijugador donde te dan puntos por disparar a la peña en la cabeza (lo de los juegos de guerra es para hacérselo ver). Y la fórmula jugable de los Call of Duty, por seguir con el ejemplo, es muy entretenida, pero luego no pretendas ir de serio cuando tienes un multijugador de fantasía.

    Y creo que el medio ha ido evolucionando, cierto, pero en general se ha mantenido la fórmula del entretenimiento por encima del contenido (como en prácticamente todo medio artístico; sólo hace falta ver el cine o la música). Los juegos, a fin de cuentas, son caros y hay que vender. Y si se sabe que vende más un Call of Duty que un Hellblade (qué desgracia), pues hay que optar por la fórmula COD y luego ya se verá.
  • PUNKOMAN
    PUNKOMAN PUNKOMAN, 23/11/2019 @punkoman, Usuario Online
    Contra: el gameplay
  • For_the_Republic
    For_the_Republic For_the_Republic, 23/11/2019 @for_the_republic, Fan #1 de Platinum Online
    @1984 vaya portada más bonita. PD: Bien por el 7 al Doom. Si algo supo anticipar esta buena gente es la turra con el Doom.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 23/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @shalashaska dijo:
    Death Stranding

    @punkoman dijo:
    Contra: el gameplay

    xD
  • Pacificadora
    Pacificadora Pacificadora, 23/11/2019 @pacificadora, Baneado Offline
    No sois demasiados exigentes con los videojuegos? En cine y literatura la mayoría de creaciones son desde puro entretenimiento a basura ( a veces intentando ser algo decente pero otras veces aún orientadas al entretenimiento) y cada vez más se impone el modelo de hacer las pelis orientadas totalmente al consumo y la franquicia sin importar tanto lo que te cuentan en esa peli como querer que veas la siguiente.

    En videojuegos entre indies y cada vez más AA y AAA que se animan a contar algo, ya sea con narrativa tradicional o aprovechando las herramientas únicas del medio, veo un ambiente muy saludable en ese aspecto.

    Mismamente, los duty, que un producto orientado a las masas y on line competitivo dedique un pequeño espacio en la campaña a intentar algo me parece más elogiable que criticable. No espero que el blockbuster de acción de 200 millones aspire a más que maximizar ventas y se la sude totalmente su producto mientras llegue a más gente.

    O por poner otro ejemplo, Logan y God of war. Lo que costó hacer Logan en una saga devaluada y aun así tiene que tener su acción y lo poco que costó sacar adelante el otro proyecto en una saga sin devaluar. Y ambas me parecen sobrevaloradas en lo narrativo, pero al menos no se limitan a buscar set pieces, frases molonas y que todo sea una excusa para lo anterior.

    Joder, que los cohen o Scorcesse están estrenando en Netflix.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 23/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @pacificadora

    Los videojuegos son un medio de expresión, por tanto, que se usen para maximizar beneficios en vez de para contar algo, sí es criticable.

    En cualquier caso, ese “contar algo” a veces es simplista, una pose. Pero sí hay videojuegos que narran, como es el caso de Red Dead Redemption 2. Pero son minoría.

    La narrativa de los Call of Duty es de lo más ridícula (el intento está bien). Recuerdo la campaña del Infinite Warfare y no sé si reír o llorar. Un villano que es malo porque sí, un personaje diciendo que prefiere la guerra a ir a la escuela o el mensaje final de que “hemos explotado a nuestros trabajadores para traerte este juego así que disfrútalo”. Si uno quiere que le cuenten algo sobre la guerra, ve Hermanos de sangre.

    Resumiendo: es muy triste que quienes poseen recursos usen un medio audiovisual para ganar más dinero y ya.
  • Pacificadora
    Pacificadora Pacificadora, 23/11/2019 @pacificadora, Baneado Offline
    @mrplayear

    No es triste. Depende de lo que quiera la gente. No sé, que la gente quiera ser feliz y divertirse sin más no me parece en absoluto triste.

    Llamar triste a algo por que es lo que tu quieres pero ellos me parece bastante mal.Sobretodo por que entre cine, literatura, videojuegos, música y otros tipos de arte no es que vayas a estar falto.Y a menudo la gente tiene muchas obligaciones y/o problemas y en su tiempo libre lo que le apetece es divertirse y punto.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 23/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @pacificadora

    Hay una entrevista que le hicieron a David Foster Wallace en la tele alemana (está completa en YouTube) en la que él habla de estos temas. Las cosas son más complejas que decir está bien si la gente quiere divertirse.

    Yo mismo le he echado 147 horas a AC Odyssey y en la mayor parte del tiempo me divertí a la vez que me sentía imbécil por invertir tanto tiempo en un juego (bastante adictivo por otra parte). Lo mismo con Destiny o The Division. No se trata tampoco de que haya para todos los gustos, sino que quienes se reparten el pastel son 99% comercial y 1 % de arte (tal vez esté un poco exagerado, pero no tanto). Y entiendo que la gente tenga problemas y que, si alguien llega a casa después de currar y no sabe si harán un ERE en la empresa o si cerrará o qué, pues no tenga la cabeza para leer La broma infinita o lo que sea. Lo cual, se mire como se mire, es triste.

    Y sin duda es lícito querer divertirse, pero el entretenimiento es más complejo de lo que parece.
  • Shrike
    Shrike Shrike, 24/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    El problema viene de intentar reunir la enorme diversidad de experiencias que ofrecen los videojuegos en un único concepto como si fuera un "todo" homogéneo. Dices: "de nada vale negar la mayor y decir que los juegos son juegos, y que la historia es secundaria, cuando es evidente que no". Bueno, a mí me parece evidente que no solo hay juegos sino géneros enteros que se las arreglan bastante bien sin tener historia alguna.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 24/11/2019 @chiconuclear, El guapo Offline
    @shrike
    ¿Ejemplos?
  • Sisf0
    Sisf0 Sisf0, 24/11/2019 @sisf0, Principiante Online
    @chiconuclear
    Perdona que me entrometa.

    Estas preguntando sobre juegos que no necesitan historia? ¿Tú que tienes al tetris como juego de cabecera? O que le cascaste un 10 al baba is you? ¿Necesita un shmup de naves historia?

    Los juegos de gestion como Oxygen not included, factorio y demás trabajan muy bien sin necesitar una historia.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 24/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @sisf0

    El cubo de Rubik también mola, pero es mejor The Witness ya que hace las cosas igual de bien (por no decir mejor) y desde muchos más ángulos que un cubo de Rubik, y, además, te cuenta una historia. Celeste, por ejemplo, no necesita historia pero es mejor con ella. Call of Duty tampoco necesita historia pero es mejor con ella (me refiero a una buena historia, no la que escriben actualmente).

    Hay videojuegos que son ingeniería, y eso está bien y tiene mérito. Pero los juegos a los que se le suma una buena narrativa (y puede ser narrativa ambiental) encima de una ingeniería fantástica, son indudablemente mejores. The Last of Us, Uncharted, Red Dead Redemption, Celeste, Hellblade, The Witcher...

    Insisto, las historias (bien contadas y bien adaptadas) siempre suman. Otra cosa es que haya casos, como, yo qué sé, NBA 2K, en los que la narrativa y el juego en sí mismo sean mundos diferentes y entonces la historia sobre porque interesa más jugar que estar pendiente de que te cuenten una chapa sin coherencia alguna.


    Un saludo.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 24/11/2019 @chiconuclear, El guapo Offline
    @sisf0
    Sí, eso es, pregunto. ¡Es curiosidad! Los tres ejemplos que pones parecen obvios, pero desde luego no es difícil ponerles peros: el mejor shmup de los últimos tiempos es ZeroRanger, Baba Is You es el juego de puzzles que más lejos está de “no contar nada” y el mayor hallazgo del último Tetris es literalmente crear la famosa “narrativa de Tetris” que tantas bromas ha suscitado desde hace treinta años. Por eso pregunto. No creo que sea una pregunta tonta, a poco que le des una vuelta.
  • For_the_Republic
    For_the_Republic For_the_Republic, 24/11/2019 @for_the_republic, Fan #1 de Platinum Online
    @chiconuclear sé que el artículo no va de eso, BUT, narrativa =/= historia.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 25/11/2019 @chiconuclear, El guapo Offline
    @for_the_republic
    Lo sé, lo sé. Pero historia tampoco es lo mismo que Guerra y paz, ni historia es la caída de las piezas de Puyo Puyo y aun así los Puyo Puyo tienen historia (por el motivo que sea; lo importante es que usan una historia por hache o por be).
  • Shrike
    Shrike Shrike, 25/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    Hay cientos de puzzles minimalistas sin historia. No he jugado al Baba Is You, pero me vale cualquera tipo Hexcells, Lyne o el mismo Tetris. Por no hablar de juegos deportivos, city-builders o shmups, como ya han comentado.

    Si con lo de "narrativa de Tetris" te refieres al punto de vista Janet Murray, entonces hablamos de "historias" en sentidos diferentes.
  • KilgoreT
    KilgoreT KilgoreT, 25/11/2019 @kilgoret, Principiante Offline
    Yo soy #teamgameplay a tope. Si bien es verdad que muchas veces una buena historia puede servir como cebo para seguir adelante, prefiero que el gameplay sea puro fuego, y la historia una cosa de fondo que esté un poco para hacer bonito.
  • codenar
    codenar codenar, 25/11/2019 @codenar, Principiante Offline
    @chiconuclear
    Por curiosidad, ¿qué es lo que cuenta Baba is You?.

    Entiendo que a todos los juegos se les puede atribuir una narrativa adyacente, haya sido originada por una intencionalidad consciente del autor o no. Entiendo también que hacerlo es muy interesante y el germen para unos debates muy gustosos. Pero nunca tengo claro qué valor "formal" atribuirle a ese tipo de cosas: ¿Interpolar un mensaje común derivado de todas tus partidas de Tetris es un ejercicio que "merece la pena llevar a cabo" (entiéndaseme)?. ¿O es el producto de sobreanalizar un poco las cosas sin ton ni son?.
    Sea cual sea la respuesta, hacerlo es muy divertido, así que al menos eso que nos llevamos :3.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 25/11/2019 @chiconuclear, El guapo Offline
    @shrike
    Los juegos de puzzles (género que aprecio mucho, por cierto) me sirven, aunque como te digo no creo que sea fácil ser tan categórico como para decir que el "género entero" se arregla tan bien. Lo mismo con los otros que mencionas (en especial los city builders). Y ojo, tampoco digo que la idea de FIFA o Tropico sea contar una historia (sinceramente tampoco creo que sea la intención de Call of Duty), pero desde luego recurren a historias (más o menos flacas, más o menos elaboradas) para llegar a la gente. Por qué y de qué manera se le podría dar dignidad a esas historias, que es lo que no tienen, me resulta interesante.
  • chicabits
    chicabits chicabits, 25/11/2019 @chicabits, Principiante Offline
    Muchas gracias por mencionar mi libro @chiconuclear. Un sueño cumplido y genial artículo!!! GRACIAS
  • For_the_Republic
    For_the_Republic For_the_Republic, 25/11/2019 @for_the_republic, Fan #1 de Platinum Online
    @chiconuclear efectivamente, en videojuegos seguimos arrastrando un concepto de historia más propio de las narrativas lineales tradicionales cuando en nuestro medio la cosa es más complicada. Buscando por google he encontrado esta fantástica charla de la amiga Africa Curiel --que casualmente nos la ha recordado Marta en el podcast de esta semana con el tema de los GameAwards ya que por lo visto curró en Anno 1800-- y lo explica todo muy bien.



    Dice África que hay que evitar la fricción entre narrativa embebida y emergente, y también que las mecánicas que se dan al jugador deben ser adecuadas con la narrativa. Lógicamente soy un gamer respetable y no he jugador a Puyo Puyo, pero entiendo que la caída de las fichas es narrativa emergente y si el juego cuenta alguan historia esta será parte de la narrativa embebida. Africa defiende que debe de haber un equilibrio entre estos dos tipos de narrativa y que, en menor o mayor medida, se dan en todos los videojuegos, y cita como ejemplo el Pong donde --dice-- la tabla de en medio es un elemento embebido que puede simular una pala de ping-pong.
  • chiconuclear
    chiconuclear chiconuclear, 25/11/2019 @chiconuclear, El guapo Offline
    @for_the_republic
    Voy a intentar olvidar por un momento el desprecio que te profeso por negarte a ver la Verdad que encierra Puyo Puyo para comentar tres cosas: 1) bien dices lo de que arrastramos conceptos que no siempre son igual de productivos en videojuegos; 2) lo que dice África es sabio como todo lo que ella dice, porque es una maestra, siempre recomendable escuchar lo que dice; y 3) solo había pensado dos cosas que comentar, así que no se me ocurre una tercera (narrativa emergente).
  • LikeARoss
    LikeARoss LikeARoss, 25/11/2019 @likeaross, Principiante Offline
    Hay varios puntos que me gustaría compartir y debatir:

    1 - He leído por arriba que los videojuegos son un medio de expresión. Si y no.
    No debemos olvidar el origen del videojuego que es el juego y el juguete.
    Al contrario que artes como el cine, la literatura, la música y otros, el videojuego no nació con ninguna pretensión artística o expresiva, podemos ponernos eruditos y sacarle la punta que queramos, pero el videojuego no tenía mas pretensiones artísticas de la que tenía la Barbie o el cocodrilosacamuelas.
    A día de hoy, por suerte, es considerado un arte y le atribuimos esta característica. Y, no me malinterpretéis, el videojuego está mejor que nunca gracias a ello. Pero no olvidemos su recorrido inverso cuando queremos compararlo con otros artes.

    2 - En segundo lugar, se confunden constantemente historia y narrativa en estos debates.
    Yo personalmente no me opongo a la narrativa, la veo fundamental. En cambio la historia si me parece algo secundario.
    También es muy molesto que difícilmente se valoren los recursos propios del medio. A excepción de Dark Souls, shadows of the colossus y otros dos o tres elegidos, los juegos con los que la gente suele presentar "el videojuego como arte" son aquellos que destacan utilizando los recursos propios del cine...

    El videojuego puede expresar muchísimo vía su jugabilidad y rara vez es esta narrativa la que entra en debate. En mi opinión esto será mil veces superior a cien horas de cinemáticas o secuencias encriptadas con unos ángulos de cámara terriblemente trabajados y un guión digno del Scorsese mas trasnochado.
    Si, para mi Death Stranding ganaría sin cinemáticas y si, Deat Stranding >>>> a toda la saga MGS junta. (esto es un apunte personal sin relevancia que quería dejar aquí XD)

    3 - La cantidad de juegos que no necesitan "historia" es enorme sin siquiera recurrir a juegos de puzzles clasicos.
    Ejemplos: Goose Game, My friend Pedro, Monster Hunter World, Into The Breach, Smash bros, Thumper, el inside... En definitiva todo lo que se funde en ciclo jugable y narrativa emergente como bien apunta el compi de arriba con esa charla.

    Edit, Nota del Autor: No pretendo sentar catedra ni "enseñar" o corregir a los usuarios que no esten de acuerdo conmigo, que tras leer el comentario me parecio ligeramente agresivo. No va por ahí el tema, solo se trata de exponer un poco lo que pienso y no se hacerlo de una forma menos beligerante.
  • For_the_Republic
    For_the_Republic For_the_Republic, 25/11/2019 @for_the_republic, Fan #1 de Platinum Online
    Aunque nos estemos yendo permanentemente del tema de tu columna, voy a compartir este texto que también está fenomenal: https://www.jotdown.es/2018/04/lo-que-siempre-quiso-saber-sobre-la-narrativa-en-los-videojuegos/. El ejemplo de los Soulsborne es impepinable: narrativa (fragmentada) embebida que interacciona perfectamente con la emergente; una descripción de un objeto que nos descubre no solo parte del lore, sino que nos puede ayudar en una pelea, en la solución de un puzle o en descubrir un secreto. No es la única forma de hacer las cosas pero es francamente buena y apropiadísima para el medio.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 25/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @likeaross dijo:
    No debemos olvidar el origen del videojuego que es el juego y el juguete.
    Al contrario que artes como el cine, la literatura, la música y otros, el videojuego no nació con ninguna pretensión artística o expresiva
    El cine nació grabando gente a la salida de las fábricas.
    Y cuando se empezó a escribir fué para apuntar cuanto grano había en el almacén.
  • Shrike
    Shrike Shrike, 25/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    @likeaross de acuerdo en todo, especialmente en el tema cinemáticas. Si hay que meter historia, que esté integrada de forma orgánica en el videojuego. Cortar el gameplay para ver cortometrajes de acción (de calidad normalmente cuestionable) siempre me ha parecido absurdo.

    @gordobellavista hay un documental de Rohmer precisamente defendiendo la intención artística de Louis Lumière en sus cortos. Yo no sé si iría tan lejos, pero creo que está bastante claro que la evolución del cine es muy diferente de la del videojuego.
  • LikeARoss
    LikeARoss LikeARoss, 25/11/2019 @likeaross, Principiante Offline
    @gordobellavista
    Lo del cine es muy discutible y discutido, existe gran cantidad de documentos y expertos que hablan de la intención estética de las primeras imagenes secuenciales (el caballo corriendo del 1878, la escena del jardin de Roundhay del 1888 y el famoso tren con los obreros del que hablas que no se de que fecha es)
    En cuanto a la escritura me es mas dificil debatirte nada porque soy un ignorante absoluto en ese tema.

    En cualquier caso me parece innegable que ambos artes conllevan una expresión, el de la escritura una expresión de ideas útiles y el cine estéticas (al caballo pudieron haberlo fotografiado desde mil ángulos, la escena del jardín igual y el tren pudieron tomarlo desde el otro lado de la curva, pero cogieron ese, el mas estético)
    El videojuego se fundo en el jugar y el jugar no se ha tomado como expresión del individuo hasta hace bien poco, aunque gracias a Dios ya si se haga (L)
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 25/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @likeaross

    Hola. Dado que fui yo quien dijo que los videojuegos son un medio de expresión, me gustaría insistir en ello. En realidad no importa el origen de algo, sino su estado actual. Es evidente que Pong, dada la potencia de las máquinas de su época y la inmadurez del medio, poco se podría expresar. Ahora mismo hay un dominio de la técnica bastante impresionante y, por lo tanto, mayor libertad para expresar en un medio que depende en gran medida de la técnica (tanto del conocimiento como de la potencia de las máquinas en sí;).

    La literatura y el cine son medios de expresión, como dices. Y los videojuegos también, pues tienen banda sonora, un determinado ángulo, determinada estética, etc., etc. Otra cosa es que alguien se acerque a la creación de videojuegos más por curiosidad que por expresar algo, pero, incluso así, es imposible que un videojuego no exprese nada dado que lo hacen personas, no máquinas (y aun así...). Incluso en el caso del videojuego con menos historia de la vida, existe expresión, pues su creador expresa, al menos, aprecio por ese determinado género de videojuego.

    Insisto en que el problema de los videojuegos con narrativa es la disonancia (que no dicotomía, como dije arriba) entre la propia historia y las mecánicas en sí. Pero cuando las mecánicas y la historia van de la mano y a eso se le suma el talento, salen juegos como The last of us. Y no veo a gente quejándose en los foros porque el juego tenga una narrativa con peso. De hecho, una buena historia (insisto en buena) te mete más en el videojuego. Claro que hacer esto es tan difícil como escribir una buena novela, un buen guión, etc.

    Pondré otro ejemplo más. La realidad virtual está llena de experimentos que pueden molar y resultar increíbles, pero la gente está dando palmas con las orejas con Half-Life Alyx (y los que lo critican son porque no tienen realidad virtual, porque querían Half-Life 3 o porque hay que criticar y punto). Un juego que, seguro, tendrá un gran peso narrativo al igual que los anteriores.

    Resumiendo: el problema sigue siendo el martillo: meter las cosas a base de golpes hasta que quede una masa homogénea que dé el pego.
  • Sisf0
    Sisf0 Sisf0, 25/11/2019 @sisf0, Principiante Online
    fail
  • Shrike
    Shrike Shrike, 25/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    @mrplayear si existe esa disonancia es quizá porque el videojuego no es el medio óptimo para presentar historias de estructura lineal. The Last of Us necesita hora y media de cine para contar una historia. Dices que una buena historia te mete más en el videojuego. Bueno, depende de en qué videojuego y, sobre todo, depende de cómo esté integrada. A mí no hay nada que me saque más de un juego que no jugar. Cuestión de gustos.

    Las historias a veces aportan algo y otras son prescindibles. En los RTS, por ejemplo, en las campañas quieres disfrutar de una historia y en modo competitivo simplemente quieres ganar. El modo competitivo en StarCraft sería el mismo narrativamente si los protoss en vez de protoss fueran figuras geométricas o piezas de ajedrez.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 26/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @shrike

    Sí, eso es exactamente lo que he dicho. El problema es cómo están introducidas las historias en los videojuegos. Y cada medio tiene su forma de narrar historias. Por ejemplo, un guión de cine y una novela son, en realidad, bastante diferentes, ya que un guión prescinde más de la continuidad y lo visual (en el texto). Sea como fuere, la gran ventaja del videojuego es la inmersión. Y por esa razón puedes narrar una película fragmentada y apoyarla en dicha inmersión.

    Y, repito, no digo que un juego que sea pura ingeniería (sin narrativa) sea menos divertido, de hecho hasta puede darse el caso contrario en la mayoría de los juegos. Le he metido cien horas (más o menos) a NBA 2K19, y la historia sólo es un prólogo de un par de horas y ya. Ahora bien, aunque leer La broma infinita pueda ser menos entretenido (no es mi caso) que leer una novela de Tom's Clancy, hay una diferencia gigantesca entre ambas porque, cuando las terminas, La broma infinita te hace cosquillas en el cerebro y la otra es simple cocaína. Igual no es el mejor ejemplo, pero creo que se entiende.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 26/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @mrplayear
    Después de un concierto de Jazz o de un ballet, no hay cosquilleo en el cerebro. ¿Hay que entender entonces que son artes menores?

    Esto es lo que nos pone tan reaccionarios a algunos cuando sale el tema de las historias y la narrativa. Esta idea tan Dayo, de que si un juego no las tiene, no merece la misma consideración. Seguro que no es lo que has querido decir (ni Dayo tampoco, en realidad), pero alguien podría interpretar por tus párrafos que por muy buenas mecánicas que tenga un juego, si no van acompañadas de una buena historia, no alcanzará la excelencia. Nuclear Throne toca el techo del videojuego tanto como TLOU. Que esto se ponga en duda es lo que nos pone rebelaos.

    Hay una idea muy absurda y muy extendida que dice que el arte siempre trata de transmitir un mensaje o una profunda reflexión sobre el mundo, cuando la mayoría de las veces está hecho por gente que, simplemente, pensó que quedaría guapo. Y creo que esta idea es la que está en el origen de toda esta discusión.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 26/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @gordobellavista

    En marzo asistí al concierto The World of Hans Zimmer y vaya si me hizo cosquillas en el cerebro. Salí absolutamente fascinado de allí (recomiendo ir).

    Lo que he tratado de decir desde el principio es que, si tienes una buena ingeniería y a eso le sumas una buena narrativa, es algo que suma. Y sí, había que tener en cuenta la capa de cómo se mezclan ambos apartados, pero se sobreentiende que una buena narrativa en videojuegos implica una buena adaptación.

    P.D.: No quiero ofender a nadie, de verdad. Pero Nuclear Thone no toca el techo del videojuego. Toca el techo de la ingeniería, y del apartado más jugable. Si no puede haber nada mejor que Nuclear Throne (o The Last of Us), apaga y vámonos.

    P.D.2.: Voy más allá. ¿Consideras que Carrie, de Stephen King, es igual de buena que Crimen y castigo, de Dostoyevski? Lo digo porque Stephen King es un maestro en lo suyo y posee un dominio de la fórmula que es brillante, pero Dostoyevski escribía alta literatura y Stephen King es comercial. La idea de Carrie le surge de una compañera de clase que tuvo la regla... La idea de Memorias del subsuelo le surgió a Dostoyevski tras ser arrestado (y casi fusilado) y tras ver el clima político de Rusia. Carrie tiene valor, sin duda alguna, pero Memorias del subsuelo es objetivamente superior.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 26/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @mrplayear
    Justo lo que quiero decir es que Nuclear Throne es la alta literatura del videojuego.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 26/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @gordobellavista

    Me da igual Nuclear Throne, ya que no estoy hablando de casos concretos, sino de un tema más global. Si te dan un postre buenísimo, al que llamaremos Ingeniería, y luego te dan otro trozo del mismo postre, al que llamaremos Narrativa, no dices «Vaya mierda el segundo postre».

    Y si seguimos lo que comentabas sobre que a veces los juegos están hechos por gente con ideas que creían que molaban y ya, pues Juan Magan es equiparable a Mozart (Dios, me ha dolido decirlo xD).

    Coño, que lo que intento explicar es que dos cosas buenas son mejores que una. Y ya está XD.

    Un saludo.
  • Shrike
    Shrike Shrike, 26/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    Que le pongan letra entonces a todas las obras de Mozart que no tienen para que sean mejores. Pero que sea buena :P
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 26/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @shrike

    Hombre, eso se juntan una tarde Juan Magan y Pitbull y le ponen letra a todas las sinfonías de Mozart y, de regalo, a las de Beethoven. Si Marta Sánchez le puso letra al himno español, Magan y Pitbull pueden hacer lo que se propongan, vaya.


    P.D.: Hay más formas de expresión al margen de las letras, de ahí la fotografía, música (sin letras), pintura...
  • LikeARoss
    LikeARoss LikeARoss, 27/11/2019 @likeaross, Principiante Offline
    @mrplayear dijo:
    @gordobellavista
    P.D.2.: Voy más allá. ¿Consideras que Carrie, de Stephen King, es igual de buena que Crimen y castigo, de Dostoyevski? Lo digo porque Stephen King es un maestro en lo suyo y posee un dominio de la fórmula que es brillante, pero Dostoyevski escribía alta literatura y Stephen King es comercial. La idea de Carrie le surge de una compañera de clase que tuvo la regla... La idea de Memorias del subsuelo le surgió a Dostoyevski tras ser arrestado (y casi fusilado) y tras ver el clima político de Rusia. Carrie tiene valor, sin duda alguna, pero Memorias del subsuelo es objetivamente superior.


    Ya estaba faltando, el eterno debate entre la alta y la baja cultura. El arte que vale y el que no.
    Aquí a mí ya me has perdido por completo.
    Este pensamiento no solo es rancio sino que aleja al usuario de la cultura y como siempre decía uno de mis mejores amigos es el cáncer de la cultura. Él es fagotista en Múnich y lleva toda su vida luchando por demostrar que el consumidor de música clásica no debe ser un erudito en su palacio de marfil con su copa de balón de whiskey con hielo de 142 años, que no es incompatible gozar del concierto de año nuevo y esa misma tarde tirarse al sofá a escuchar a los mojinos escocios. Que toda obra artística, por mucho interés comercial que tenga en su origen sigue teniendo un impacto e interés cultural y son por tanto arte.
    Recuerdo que el arte definido por la RAE es toda actividad humana que tiene como fin la creación de obras culturales.

    Si comparas a Mozart con Juan Magan o a Dostoyevski y King, lo primero que te vas a encontrar es una diferencia técnica. Ese "Objetivamente mejor" habla fundamentalmente de la calidad técnica porque lo que inspiró a cada autor y el impacto en los lectores no es objetivamente medible.
    La técnica no define la valía de la obra.

    Y ahí lo dejo, pero antes una reflexión: Esa estupidez, esa prepotencia y esa superioridad intelectual que distingue entre alta y baja cultura es la que se resiste a considerar arte al videojuego. La pescadilla que se muerde la cola.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 27/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @likeaross

    Siempre he defendido el videojuego como arte, y siempre he dicho que me parece un absurdo el debate de si es o no es arte el videojuego. Es arte. Punto. Suele haber un guión, banda sonora, diseño, fotografía... Es arte. No admite discusión.

    Otra cosa que me parece un absurdo es decir que E.L. James y sus 50 Sombras de Grey es tan buena como Crimen y castigo, por poner un ejemplo. Que a alguien le guste más 50 sombras no quiere decir que sea mejor. Y decirlo sería negar o desmerecer el gran trabajo de Dostoyevski. Pero en ninguno de los dos casos deja de ser arte (o al menos ése sería otro debate mucho más denso). Y he defendido, también, los videojuegos menos «artísticos»; ya dije que le metí cientos de horas a NBA 2K19 y a The Division, por poner dos ejemplos. Y está bien. El entretenimiento no es por sí mismo malo, pero como la Coca-Cola, si vives sólo de ella, terminarás «muerto».

    Es más. Si yo escribo «Me comió todo el cimbrel», ¿es de equiparable valor a «Lo que no te mata, te hace más fuerte», de Nietzsche? ¿Acaso no importa el tiempo de reflexión, de pensamiento crítico; el contexto creado, la comprensión de la sociedad, las experiencias vitales de cada ser y su capacidad de plasmarlas en un medio artístico? ¿Nada de eso tiene valor? Entonces A todo gas es, cuanto menos, equiparable a El Padrino. Con ese tipo de pensamiento aceptamos las obras que no dicen nada, las obras pensadas para nada más que para sacar los cuartos. Y no digo que haya que criminalizar a quien ve, yo qué sé, Stranger Things en vez de la serie de culto e hiperinteligente de turno. Porque yo mismo veo Stranger Things, y sin problema alguno, vaya. Y está bien para desconectar un rato. Y las novelas de Tom's Clancy están bien y te pueden ayudar a dejar de pensar en uno mismo durante un rato, y echar un partido al Fifa 20 lo mismo. Ahora, que deje de importar el esfuerzo y el talento en aras del «buenismo» y la concordia me parece un absurdo y una falta de respeto. Y meter en el mismo saco a Dostoyevski y E.L James, por ejemplo, una aberración.

    E insisto, por si acaso, que no me parece que haya que criminalizar a nadie porque le guste más la Coca-Cola que el whisky hipercaro. Pero nadie en su sano juicio diría que es mejor la Coca-Cola (es sólo un ejemplo). Es más, ver todo como «de igual valor» me parecería triste, anhedónico. Pero si te mola más la Coca-Cola, mejor para ti, ya que es barata y fácil de conseguir.

    En cuanto a la técnica. Hace poco leí el relato Goethe se muere, de Thomas Bernhard (un gran escritor, por cierto). El caso es que la técnica del relato es terrible. En una misma frase dice dos veces ''según Riemer''; y es constante ese estilo confuso y cargante. Puede haber razones narrativas para ello, no lo niego, pero hace que leerlo sea cargante (no sé si es la mejor expresión, pero bueno). Sin embargo, el siguiente relato del libro, Montaigne, es mucho mejor en cuanto a técnica y se queda mejor en el recuerdo y llega de una forma más nítida al lector. Por ende, sí, la técnica entra dentro del valor de una obra aunque, desde luego, no sea el valor determinante, ya que puedes ser más o menos torpe y el mensaje central de la obra llegar de, más o menos, igual forma al lector.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 27/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @mrplayear dijo:
    Siempre he defendido el videojuego como arte, y siempre he dicho que me parece un absurdo el debate de si es o no es arte el videojuego. Es arte. Punto. Suele haber un guión, banda sonora, diseño, fotografía... Es arte. No admite discusión.

    Entonces no crees que el videojuego sea arte. Crees que es arte la narrativa, la música, el diseño y la fotografía.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 27/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @gordobellavista

    El arte es el conjunto. Al igual que el cine. ¿Qué es el cine si le quitas la música, el guión, la fotografía, vestuario...? (Probablemente una porno XDDD). Pues eso. Va implícito que el videojuego es un conjunto de artes, como el cine, que unido a una ingeniería avanzada permite lograr efectos en el espectador/jugador diferentes al cine. Que es lo que le da valor como arte.
  • Gordobellavista
    Gordobellavista Gordobellavista, 27/11/2019 @gordobellavista, Principiante Offline
    @mrplayear
    Ya. Pero para defender que el cine es arte, no hubieses dicho que lo es porque tiene guión, música, interpretación, moda...
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 27/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @gordobellavista

    Bueno, en eso intervienen otros factores de índole cultural: la gente asume más fácilmente que el cine es arte. Es un axioma, vaya. Los videojuegos, sin embargo, no tienen esa aceptación cultural tan evidente. Pero no por mi parte. Yo siempre los he defendido (bueno, igual cuando era un niño me importaba poco, pero se entiende). Empecé a escribir gracias a que un juego me dejó fascinado (no diré cuál porque paso de tener que justificar el porqué me dejó «roto» ). Hellblade es mi juego favorito. El final de Red Dead Redemption 2 todavía retumba en mi cabeza. En ningún caso considero los juegos algo fuera del arte y, en caso de parecer lo contrario, lo siento, pero no es así.

    Y si precisamente he tenido que especificar es porque me has comentado que no los considero arte.
  • Waznei
    Waznei Waznei, 28/11/2019 @waznei, Usuario Offline
    A veces me pregunto por qué sigo leyendo Anaitgames. Y suelo responderme que es porque chiconuclear sigue escribiendo aquí.
  • Shrike
    Shrike Shrike, 28/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    @mrplayear

    Insisto: imagino que un cuadro de Velázquez te parecerá mejor si le añades música de fondo.

    Y me resulta extraño que asocies los libros u obras en general de "no pensar" a los juegos que, según tú, son menos artísticos (o quizá nada artísticos), es decir, a los que carecen de historia. Yo diría que, en general, las historias de los videojuegos son más similares a las que tú dices de "no pensar" y que cualquier juego que te lo ponga un poquito complicado ya te hace usar más el cerebro. Pero vamos, entiendo que el cómo resolver problemas y conseguir objetivos en juegos de estrategia o puzzles es para ti un tipo de pensamiento menos elevado, más Coca-Cola. Y entiendo también que esos juegos cuya historia te hace pensar tanto como una obra literaria "seria" son objetos meramente hipotéticos.

    Por otro lado, ya desviándonos mucho, soy de los que creen que las obras de arte en sí mismas no contienen valor alguno. Ni las obras de arte ni cualquier otro objeto. Los objetos tienen propiedades mesurables y el valor o calidad no es una de ellas. La calidad la aporta el sujeto que juzga cada objeto según sus necesidades y su forma de ver el mundo, por tanto, es subjetiva. Es curioso que estés tan convencido de que existe una verdad absoluta y luego nombres por ahí a Nietzsche (con una cita que, por cierto, no es correcta)...
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 28/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @shrike

    Insisto: No, no lo es. Aunque, en cierto sentido, sí puede ser más disfrutable pero, per se, la pintura no requiere de apoyos como sí el videojuego o el cine. Si me quieres decir que una película es mejor por tener uno de sus apartados pobre (guión, actuación, banda sonora, maquillaje, vestuario...), pues no te lo compro.

    ¿Por qué en internet se suelen inventar palabras en las discusiones? He defendido The Witness comentarios arriba, y, hasta donde yo sé, es un juego de puzzles. Pero precisamente existen muchos tipos de narrativa. Que Baba is You no tenga cientos de páginas de guión no quiere decir que no exprese muchas cosas. Y he dicho que hay juegos que me han hecho «tilín». He hablado de Hellblade, Red Dead, The Witcher 3... o hasta AC Origins, cuya historia está desaprovechada pero la recreación de Egipto es absurdamente brillante (cosa que se le suele restar importancia en los AC o dar por sentada). Y, por si no me has leído, también dije que un juego me hizo querer escribir hace casi diez años. Y que un videojuego te haga encontrar lo que más te gusta hacer en la vida es algo tocho. No desmerezco los juegos, ni ningún género en particular. Desmerezco la pasividad, la falta de creatividad, el abuso de una fórmula; en definitiva, todos esos ademanes capitalistas propios de «Hay que producir». AC Unity me gustó, pero Origins me fascinó. No sé si me he explicado ya XD. E insisto en que no hay que criminalizar, ni mucho menos, a quien sólo consume Fifa 20. Yo mismo he visto varias veces El diablo viste de Prada y me ha gustado. Ahora bien, no voy y le casco un diez. La película se podría hacer mejor, pero no por ello es mala. Y puedes ver El diablo viste de Prada y luego jugar a Hellblade y/o leer Guerra y paz, de Tolstoi. Y no pasa nada. Y entiendo lo que dices de que el valor que se le dan a las cosas es subjetivo (un papel puede no significar nada para todos menos para ti). Pero no hablo de eso, sino del reconocimiento del esfuerzo y el talento. The Witness, por ejemplo, es un juego bastante único que nadie ha podido replicar con tanto talento. Aunque ello no quiere decir que, por hache o por be, te guste más o disfrutes más de su replica. Porque decir cómo se debe sentir una persona ante tal situación es un absurdo completo. Insisto ad infinitum: no hablo de cómo se debe sentir la gente, sino del valor y el reconocimiento del esfuerzo y el talento.

    En cuanto al resto. No estoy convencido de ninguna verdad absoluta, dado que no existen más que acercamientos a ella debido a la cantidad ingente de condicionantes (y en eso consiste debatir: acercarse un poco más, ¿no?). Es evidente que un juego para «funcionar», digamos, no tiene que tener historia. Ahora bien, insisto. Si de lo que hablamos es que no tiene valor el esfuerzo y el talento, yo me bajo ahora mismo. Porque dado ese escenario, cualquier cosa tiene el mismo peso, valor, impacto (o como lo quieras llamar). Porque imagino que no considerarás a todos los juegos de la misma forma ni tampoco le pondrías a todos la misma «nota» (ya sean estrellas, números o lo que sea). Ni subjetiva ni objetivamente lo harías. Yo, cuando jugaba a WWE 2K18 me quería arrancar los ojos (qué mal funciona todo en ese juego, por Dios). Sin embargo, el WWE 2k19 está bien, pero el NBA 2K19 es mejor que WWE 2K19.


    P.D.: Correcto. Parece que la frase de Nietzsche se recortó en las ediciones que se hicieron pero la original era más larga y cambiaba el significado. Pero no importa, ya que tiene el mismo valor, importancia, relevancia, ¿no? :P
  • Fin
    Fin Fin, 28/11/2019 @fin, Principiante Offline
    anaitgames y la pretensión del conocimiento, donde un día es como un año de entrenamiento....
  • Shrike
    Shrike Shrike, 30/11/2019 @shrike, Principiante Offline
    Sin guión no hay cine, pero otros apartados pueden no estar presentes en algún tipo de películas y no pasaría nada. Films que buscan representar una realidad cruda y sin artificios, por ejemplo, funcionan mejor sin música extradiegética.

    Ya he visto que has defendido a The Witness, pero tampoco he leído que dijeras nada concreto. En mi opinión, es un juego que deja una sensación agridulce: te sorprende con algunas ideas originales y luego te sume en el sopor con 10 puzles seguidos prácticamente idénticos. La parte narrativa no veo que esté presentada de forma especial o novedosa o no caigo ahora. En cambio, Braid, del mismo autor, sí que me parece un juego especial en ese sentido por el modo en que las mecánicas expresan la idea en torno a la que gira cada episodio. Y el final está resuelto de forma brillante, tanto por el giro en sí como por su ejecución. Lástima que esos textos entre fase y fase metidos de forma algo burda estropeen el conjunto. Jonathan Blow tiene un talento enorme que espero que algún día quede reflejado en un juego redondo.

    Sobre lo del esfuerzo... para mí claro que tiene mérito, pero es algo que valoro de forma independiente al resultado final de la obra. A veces no salen bien las cosas por mucho trabajo y tiempo que se hayan invertido en ellas.

    Resumo mi postura por si no me he explicado: estoy de acuerdo en que algunos juegos ganan con historia, pero otros no la necesitan en absoluto y no por ello son menos interesantes.

    P.S.: Siento si me he "inventado" cosas. De tantas discusiones parecidas en foros a veces uno va con el automático puesto.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 30/11/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @shrike

    Empiezo por tu posdata. Yo también suelo entrar en modo automático, no pasa nada y no hace falta que te disculpes. Ya está aclarado. Lo que me duele es que no se valore el esfuerzo y el talento, como ya dije varias veces. Porque si yo me esfuerzo y leo libros y y me paso un año escribiendo una novela y luego meses corrigiéndola, pues, como entenderás, me dolería que me dijeran ''pues vale lo mismo que la novela que ha escrito Paco el del cuarto porque a mí me ha gustado más''. Y por eso me excedí un poco en el tono de mi mensaje anterior; pido perdón por ello.

    En cuanto a las pelis. Cierto. La música a veces es sólo artificio en el cine, lo que te indica cuándo llorar y cuándo venirte arriba. Pero me refería a que una película que tenga todo esos apartados, no es mejor por tener una actuación pobre o un guión pobre. Y sobre lo del esfuerzo. Pues también te entiendo y te doy la razón. Pasa lo mismo cuando se trabaja con muchas personas. Muchas veces hasta los productores te cortan un final (seguro que pasó eso con el final de Los Serrano, ya que no tiene sentido) porque les sale de las narices.

    En cuanto a la historia en los juegos. En primer lugar, aclaro que no he jugado a The Witness (pero sí he leído y visto sobre él bastante), pero en algunos puzzles ya se puede ver claramente la parte narrativa y lo original de la propuesta. En cualquier caso, no dije que los juegos necesitasen per se historia, ya que a menudo se intentan contar historias como en el cine, y puede funcionar si el juego está pensado para ello, pero no es lo habitual. Lo que dije es que necesitaban una narrativa, algo que contar, para tener ese valor extra más que un «Fifa»; a veces incluso un juego rompedor de una fórmula (por decirlo de algún modo) ya cuenta algo pese a no tener ni una pizca de narrativa: cuenta que al autor/a no le van las reglas establecidas, y eso ya es algo que tiene un valor extra.

    Mencionas a Braid y sus mecánicas (no lo he jugado) y eso me recuerda a Hellblade. Los puzzles te cuentan que las personas que padecen esquizofrenia (no sé si todos o sólo algunos) ven objetos donde no los hay (me fascinan esos pequeños detalles que cuentan mucho). Y eso me parece una forma de narrativa que cuenta mucho sin necesidad de palabras. Y eso es lo que digo que se debe incentivar y lo que se debería valorar más que en el NBA 2K20 las físicas de la camisetas sean más reales que la realidad misma. Ya que es más importante ser conscientes de las enfermedades mentales que las camisetas del NBA. Ahora bien, hace unos días me compré la edición especial de NFS Heat por 43 euros (está en CDkeys por ese precio, por si a alguien le interesa), y nadie me puede decir que soy imbécil por ello o lo que sea. Me gusta NFS Heat y ya está. Vaya, que una cosa no quita la otra. También compré Virginia, MGS V y Borderlands 3. Para todos los gustos, vaya.

    Perdón que me extienda, pero me gustaría aclarar un poco más mi postura. Hace unos días vi en Apple TV+ (un servicio que me gusta bastante, por cierto, ya que no te agobia con mil cosas para ver) La reina de elefantes. Un documental que sigue a una manada de elefantes a lo largo de un año, más o menos. El caso es que en un momento dado muere una cría de elefante por no poder mamar leche materna. Por absurdo que parezca, no me di cuenta de que el documental estaba grabado por personas que perfectamente podrían haber ayudado a la pobre cría. Y como si esto no fuese suficientemente grave, al final del documental se pide (no de forma explícita) a los espectadores que donen dinero a ONG's que se encargan de proteger y conservar a los elefantes y su entorno. Y, digo yo, ¿no hay que tenerlos «cuadrados» para buscar impactar al espectador de manera falsa para sacarle los cuartos? Obviamente no te ponen una pistola en la cabeza para que pagues, pero es un gesto feo de narices. Y dicho documental puede considerarse arte, y lo es. Tiene un buen narrador (el actor Chiwetel Ejiofor), una buena banda sonora, una gran fotografía. Pero es terrible cómo manipula los sentimientos de la personas para que les den dinero. Por tanto, me parece arte de segunda, incluso de tercera. Y un caso claro en videojuegos puede ser Metal Gear Survive. Otro juego que de arte tiene poco pero de artificio mucho.

    Otro ejemplo de lo que digo (rezo para que quede clara mi postura) es cuando una obra (de lo que sea) te roba descaradamente tu tiempo, como en Recore o una novela que, para contarte que la mesa que tiene es redonda, te dice que fue al Ikea, que usó un destornillador rojo que compró en los chinos, que el chino que se lo vendió tenía un jersey verde y que se equivocó de llave al entrar en casa y tuvo que intentar abrir la puerta dos veces. Diciendo que se compró un mesa redonda en Ikea ya me bastaba para entender todo (una de las gracias de escribir bien es dejar ciertos espacios en blanco que rellene el propio lector). Vaya, que esa forma de pérdida de tiempo sirve para medir la valía de una obra, ¿no? Y por supuesto una obra pésima como, por ejemplo, 50 sombras tiene su valor (aunque me duela en el alma reconocerlo XD), pues mal citando a Wittgenstein: «el absurdo te acerca un poco más a la verdad». Y decir «esto no tiene ni pies ni cabeza» te acerca más a la verdad o, al menos, te dice que no es ese el camino correcto, ¿no?

    De nuevo, siento haberme pasado un poco con el tono. Llevaba varios días defendiendo mi postura de darle mayor importancia y peso a los videojuegos (en resumen es eso) y me cansé un poco. Un saludo.
  • Rocks
    Rocks Rocks, 08/12/2019 @rocksgt, Principiante Offline
    Ha quedado una conversación super interesante en los comentarios.

    Yo, habiendo estado en el lado de @mrplayear durante muchos años, hoy día estoy en el barco de @likeaross. Lo de alta y baja cultura, el esfuerzo detrás de la obra, la supuesta intelectualidad que lleva asociada, etc... me parece rancio, elitista y bobo.

    Yo creo que nada importa más allá de las experiencias del que se expone al arte. En ese sentido me parece igual de valioso exponerte a La broma infinita y que te replantees la validez de la estructura de lo que habías leído hasta el momento, como que escuches Reguetón y te proporcione una satisfacción primaria su ritmo tribal y su hedor a sexo primitivo.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 09/12/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @rocksgt

    El debate entre alta y baja cultura es más bien semántico. El problema viene de la percepción de «baja», ya que suena a que necesariamente carezca de valor. Por cierto. Con cultura, en este caso, entiendo que nos referimos sólo a la parte artística.

    Unos cuantos comentarios arriba, alguien decía que se debía acercar la música clásica al oyente medio en vez de presentar la música clásica como algo para intelectuales (pseudo o no). Estoy de acuerdo en parte, ya que eso no se consigue diciendo que la música clásica es igual que el último disco de Marta Sánchez. Eso sería engañar a la gente para que la escuchen. Lo que sí habría que enseñar (empezando en la escuela) es el porqué la música clásica tiene tanto valor. Cosa que hace, en parte, Jaime Altozano.

    Y, por último, si hay alguien me vuelve a decir/insinuar que el esfuerzo, intelecto y la pasión no le otorgan más valor a una obra, me tiraré de un puente sin cuerda. Y gracias por traer el ejemplo de La broma infinita, ya que me lo has puesto fácil. Si el valor de La broma residiese en hacerte replantear la estructura literaria, sería un libro de no ficción sobre técnica literaria. Sin embargo, La broma puede hacerte replantear la estructura mientras te abre un universo gigantesco, descubriéndote el mundo de la adicción (por alguien que fue adicto), el mundo del esfuerzo y el palito con la zanahoria, etc., etc. Y si ese trabajo, escrito por una persona realmente inteligente, no tiene más valor que una canción de Juan Magan sobre mojar el pizarrín que, probablemente, ni escribió él y que usa bases rítmicas preestablecidas, apaga y vámonos. Entonces todo sería plano y nos podrían vender una Polystation por 600 euros y decir que es igual de buena que una PS5, porque lo que importa es cómo recibe el espectador/lector/jugador el producto en sí. Y tener que explicar de nuevo esto sí me parece bobo, pero bueno XD. Ah, y arriba está expuesto el ejemplo de Nietzsche y cómo los editores recortaron una frase para decir lo «mismo» pero mal. Claro que tiene más valor ser inteligente, esforzarte y demás.

    Voy más allá. Si un tío de una secta escribiese un libro «científico» sobre que el cielo es verde fluorescente y lograse convencer de ello a millones de personas, ¿tendría el mismo valor que una persona que explicase el porqué el cielo es azul y no verde fluorescente? ¿Un libro que «explica» por qué la Tierra es plana es igual de valioso que uno que rebate dicha postura en auge? Una vez más: sí existe la alta cultura y la baja (o como la quieras llamar; presuponiendo que con cultura te refieres a la parte artística de la misma), la música buena y la mediocre, el cine bueno y el cine terrible. Ese debate en concreto es totalmente innecesario por axiomático. Y, ojo, a mí me gusta El diablo viste de Prada pero le di un 5 sobre 10 en iMDb. Y pondré el enésimo ejemplo: el final de Los Serrano. Es indudable que el final de la serie es una porquería y que es mucho peor que, por ejemplo, el final de Breaking Bad o A dos metros bajo tierra; el de Los Serrano es diametralmente opuesto a estos en cuanto a calidad.

    P.D.: No paro de repetir lo mismo, pero ahí va otra vez el resumen de mi postura: hablo de que los desarrolladores se tomen en serio la industria y le otorguen valor para que, quien está fuera del mundillo, vea los videojuegos como algo «interesante» y no como un «juego de críos».
  • Rocks
    Rocks Rocks, 10/12/2019 @rocksgt, Principiante Offline
    Coincido completamente en que estamos dándole vueltas a algo puramente semántico, pero es que creo que marca la diferencia en este caso. Como decía, yo he estado en tu posición, al mismo nivel de beligerancia e intensidad y eso me hacía imposible entender cosas que pasan a nuestro alrededor, véase: la gente que se vuelve loca por Juan Magan (ojo, que ni sé quién es XD), el éxito de 50 sombras y la gente que atrajo a la lectura, la industria del arte (el plátano que se ha vendido esta semana por ciento y pico mil euros), la pintura abstracta, etc...

    No parten todos del mismo sitio, ni de coña, pero todos tienen en común el desdén que se le profesa desde el púlpito del verdadero arte, ese que tiene esfuerzo, bagaje, comprensión e intención detrás.

    Todo gira alrededor de lo que tú has llamado "valor" en tu último mensaje, que puede adoptar diferentes significados y dar pie a la misma conversación (valor como patrimonio artístico, valor intelectual, valor económico, valor didáctico, valor moral, etc...)

    El caso es que con ese discurso soportamos la idea de la alta y la baja cultura, incluso el de la cultura "de verdad, con valor" y la "falsa, puro entretenimiento" (como si poco valor tuviese el entretenimiento puro). Y lo hacemos desde una posición aparentemente elevada, sentados encima de esfuerzos, méritos, conocimientos artísticos y siglos de tradición. Cuando en realidad, Marta Sánchez es "igual" que Mozart, que tiene literalmente cientos de obras paridas por mera diversión propia, como bromas, o para el entretenimiento más banal del noble de turno, que previamente había pagado mediante contrato por obra (qué puede haber más opuesto a la libre creación artística que un contrato por obra). Y hablando de esfuerzo, a Mozart le costaba cero componer todas esas obras por su capacidad innata para la música, ¿lo hace eso menos valioso desde tu punto de vista que Salieri, con su sufrimiento para alcanzar los mismo niveles de genialidad?

    No me enrollo más que ahora mismo no tengo tiempo, peroo espero que se pueda ver por dónde voy. Un placer hablar de esto, es una de mis conversaciones favoritas :)
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 10/12/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    @rocksgt

    Podemos estar debatiendo esto durante bastante tiempo, aunque a mí no me «gusta» hacerlo porque atenta contra mi salud, ya que le doy muchísimas vueltas a la cabeza cuando un tema me absorbe (normalmente me pasa cuando escribo).

    En segundo lugar, ¿quieres decir que como tú has pasado ya por esta ''fase'' yo me he quedado atrás? Bueno, es igual. Vamos por partes. Entiendo que tu postura es, en resumidas cuentas, no despreciar el arte en cualquier forma o estilo. Y entiendo que mi postura y la tuya son opuestas, pero yo no lo veo así. Ya dije antes que he jugado a The Division 2 cientos de horas (más de seis días de juego). Y está bien. No voy a decir que no lo he disfrutado, pero al César lo que es del César: es un mero entretenimiento. Sin embargo, The Division 1, sin ser la gran cosa, era mejor narrativamente y hacía que me apeteciera seguir jugando para ver qué pasaría. En la segunda entrega han optado por hacer una historia cutrísima para centrarse en jugar con los amigos y ya. ¿Eso está per se mal? No lo creo, pero estaría mejor haberle dado una vuelta más a la narrativa o a cómo implementarla (aunque los coleccionables con narrativa están bien).

    Resulta interesante el uso que has hecho de la palabra «acercamiento», ya que en el contexto en que las has usado (quien usa 50 sombras como acercamiento a la lectura) das a entender que es arte menor, que es una puerta de entrada sencilla. Así mismo, significa que no es una meta, sino el calentamiento. Eso tiene valor, pero, una vez más, insinúas que no es lo que más valor tiene, dado que nadie diría que La broma (por no cambiar de ejemplo) es un acercamiento a la literatura.

    En cuanto a Mozart. Se suele decir que el talento marca la diferencia en cuanto a calidad de una obra, pero yo no estoy de acuerdo. Ahora bien, el talento es, como dices, un acelerón de tiempo, lo que hace que puedas producir más obras de calidad a lo largo de tu vida. En cuanto a las obras de broma y las obras por contrato... Bueno, es otro tema. El artista suele ganar poco dinero, así que asegurarse un sueldo es importante en el mundo en el que vivimos. Y lo de las obras de broma no me parece algo malo per se ni le resta valor a la obra de un artista. Ni tan siquiera creo que lo haga una obra mala. Si Foster Wallace hubiese escrito la trilogía 50 sombras pero también La broma, para mí seguiría siendo un genio. Y no, no me parece que Salieri fuese peor, pero das a entender que sí lo era. Porque si dices que Salieri es tan bueno gracias a su esfuerzo, tal vez una persona que no se esfuerza produce obras peores.

    En cuanto a la cultura de alta y baja calidad... No dije que el entretenimiento fuese per se malo. Insisto: hay veces en los que uno no puede leer La broma infinita (o algo de dificultad similar) porque no le da la cabeza para más, ya sea por problemas personales o porque realmente no tiene la inteligencia o paciencia suficientes para ello. Da igual.

    Pondré otro ejemplo más. En una entrevista a Stromae (o un programa especial sobre su figura, no recuerdo), él vino a decir que se sentó a la mesa de mezclas, pulsó un par de botones e hizo una base rítmica que le gustó en un minuto. Y está bien. Escuchas la canción y disfrutas un rato, pero no te ofrece nada especial más allá del entretenimiento. Pondré otro ejemplo más. Breaking Bad entretiene y, a la vez, habla de cosas bastante densas. Por eso, cuando unes ambos mundos, pueden salir cosas realmente fascinantes si tienes talento, inteligencia, pasión... Pero, insisto, no está per se mal escuchar a Stromae (yo lo hago a veces). Escuchar a Juan Magan y su machismo... pues igual ya es diferente, pero bueno. Y, como ya dije, la literatura, por ejemplo, puede servir de amplificador (o creador) de malas costumbres y, a su vez, de buenas. El papel de la mujer en el arte recién se está asentando, porque antes incluso se tenían que inventar nombres masculinos para poder publicar un libro (y con suerte). Si hubiese existido una gran corriente de obras bien escritas, que hiciesen pensar a los lectores en vez de anestesiarlos, las cosas hubiesen cambiado de forma más acelerada (como pasa ahora, vaya, sólo que «atacando» desde varios frentes). Si eso no tiene un valor extra, ya no sé.

    En cuanto a Juan Magan. Pongo a él como ejemplo del artista comercial, del sacacuartos, del que está en el mundo del «arte» para forrarse de dinero. Y del que ni tan siquiera es realmente él quien hace las cosas. Single Lady, de Beyoncé, cuya letra es más simple que el mecanismo de un chupete, fue escrita por cinco personas. Ya no es algo que Beyoncé quisiera contar, sino un producto comercial para que el cerebro te haga ''clic'' y te enganches a la canción. Es un mecanismo de adicción, nada más. Y puedes salir de fiesta y bailar la canción (que es mejor que cualquiera de Juan Magan, por Dios) y pasártelo bien sin tener que purificarte luego con la novena sinfonía de Beethoven. No se trata de eso. Se trata de saber valorar el talento, el esfuerzo, la pasión y la inteligencia por encima del ''vamos a buscar la fórmula para que esto le mole a la gente y ya'' (ahora comentaré mejor esto en el siguiente párrafo).

    Curiosamente, ayer, leyendo el libro Conversaciones con David Foster Wallace (sí, me flipa DFW), vi que en una entrevista a Larry McCaffery, en 1993, DFW había expresado de forma mucho más clara mi postura sobre alta y baja cultura (qué inteligente era, joder). Y, a continuación, voy a citarle tal cual: «Tuve un profesor que me gustaba que solí­a decir que la tarea de la mejor narrativa era relajar al inquieto e inquietar al relajado. Supongo que buena parte del propósito de la narrativa seria es proporcionar al lector, quien como todos nosotros es una especie de náufrago en su propio cráneo, proporcionarle acceso imaginativo a otros yos. Dado que sufrir forma parte ineludible de tener un yo humano, los humanos se acercan al arte en alguna medida para experimentar el sufrimiento, necesariamente como experiencia vicaria, más bien como una especie de generalización del sufrimiento. ¿Me explico? En el mundo real, todos sufrimos en soledad; la empatí­a verdadera es imposible. Pero si una obra de ficción nos permite de forma imaginaria identificarnos con el dolor de los personajes, entonces también podrí­amos concebir que otros se identificaran con el nuestro. Esto es reconfortante, liberador; hace que nos sintamos menos solos. Podrí­a ser así­ de simple. Sin embargo observamos que la televisión y el cine popular y la mayoría de los tipos de «baja» cultura —lo cual simplemente quiere decir arte cuyo objetivo fundamental es ganar dinero— son lucrativos precisamente porque asumen que el público prefiere placer al 100 por 100 a una realidad que suele componerse de un 49 por ciento de placer y un 51 por ciento de dolor. En tanto que el arte «serio», que no se dirige principalmente a sacarte el dinero, tiende a hacer que te sientas incómodo, o te empuja a esforzarte para acceder a su disfrute, del mismo modo que en la vida real el placer es consecuencia del esfuerzo y de la incomodidad. Por tanto es difí­cil que el público, especialmente el joven que ha sido educado para esperar que el arte sea 100 por cien placentero y para recibir ese placer sin esfuerzo, lea y aprecie la narrativa seria. Eso no es bueno. El problema no es que el lector de hoy sea tonto, no lo creo. Simplemente se trata de que la televisión y la cultura comercial le han enseñado a ser una especie de vago e infantil en lo que respecta a sus expectativas. Esto hace que intentar llamar la atención de los lectores de hoy implique una dificultad imaginativa e intelectual sin precedentes.» (Una entrevista sumamente recomendada que habla de estos temas.)

    En resumidas cuentas: La «baja cultura» es una anestesia y la alta cultura una operación para extirpar la enfermedad. Es «necesario» que convivan ambas (lo digo entre comillas por no estar convencido de si no sería mejor o un buen síntoma que existiese 99% de alta cultura y un 1% de baja, por ejemplo), pero sigue siendo más importante la operación. Sigue importando el mensaje.
  • MrPlayear
    MrPlayear MrPlayear, 12/12/2019 @mrplayear, Principiante Offline
    Dado que me temo que no ha quedado nada claro esto, haré otro comentario (más bien un puñetero macro artículo). Insisto en esto porque, como ya dije, es mi trabajo (y el de muchísimos) del que se está hablando y hasta menospreciando de algún modo. De verdad, me pone enfermo en un sentido bastante literal, y siento si me ofusco o hablo en tono beligerante, pero me hierve la sangre de una manera que no veas. Así que pido disculpas de antemano por el tocho (y tal vez por el tono no intencionado) que voy a poner a continuación, pero tenía que quitármelo de dentro y dejar ya el debate (espero). Bueno, allá que voy.

    Me cuesta comprender cómo en el resto de sectores sí se le da valor al esfuerzo (un coche más seguro que otro, un pc con mejor procesador) y aquí no porque, supuestamente, no se puede medir la calidad de una obra. Entiendo que el pensamiento abstracto es muy complejo, pero no hace falta irse a él para determinar el valor de la mayoría de obras. Como ya dije, La reina de elefantes es una obra de arte pésima por buscar el impacto en el espectador para sacarle dinero de una forma sumamente rastrera. Y es sólo un ejemplo de los millones que existen, ya que si nos ponemos a enumerar los juegos que te hacen jugarretas para que pagues más, por ejemplo, el debate duraría años (en primer lugar porque no van a dejar de salir juegos así;).

    En cuanto al valor que mencioné y del que pivota el debate. No considero que el debate vaya sobre esto, ya que se sobreentiende que hay que ir caso a caso para determinar qué valor especial tiene cada obra (evidentemente hay obras de alta calidad que no son realmente de alta calidad). Además, ya dije que es «un valor extra» (hubiese sonado más preciso decir que tiene «más valor», pero bueno). Si el debate va sobre si La broma infinita tiene más valor económico, por ejemplo, que un libro de texto sobre económicas escrito por un Premio Nobel de Economía… pues, hombre, igual no. Por eso el debate en ese sentido es un tanto absurdo. Si comparas directamente La broma infinita y 50 sombras, el libro de DFW tiene más valor como texto literario y de estilo, más valor filosófico (ético y moral), más valor psicológico y social (habla sobre la depresión de forma apropiada), etc. Y uno aquí podría argumentar que, tal vez, la economía tenga más valor per se que la filosofía. Pero eso sí sería valorar un absurdo, ya que lo concerniente a qué significa ser un humano posee más valor que el estudio de la economía del siglo XX (por más que se puedan extraer ciertas lecciones filosóficas de ello).

    Y hablas también de que el arte de calidad mira con desdén al de baja calidad, obviando por completo que es peor el desdén que profesa el de baja al de alta. Por ejemplo. En Filmaffinity he visto gente que le daba un 9 a Fast & Furious 5 y un 1 a Gran Torino porque «la película sólo va de un anciano que tiene un coche viejo». Y ese desdén ha hecho que el arte de alta calidad se convierta en una rara avis, hasta en un apestado. Consultas la cartelera y rarísima es la semana que no hay una película de superhéroes o una comedia cutre. Películas que cuenten algo hay poquísimas, ya que en Hollywood saben qué va a funcionar y qué no (puedes leer historias sobre cómo los productores moldean los guiones a niveles loquísimos), y en función de eso ponen dinero o no. Y con Hollywood me refiero a todas las producciones, ya que la mayoría opta por «lo que va a funcionar», y es mucho más sencillo que funcione algo que apele al mayor número de personas (lugares comunes como el sexo o la acción). Así que, el argumento del desdén unidireccional me parece que está fuera de lugar.

    Hay otro apartado que se pasó por alto. Una canción de Juan Magan no te invita a la reflexión, a pensar. Pero eso sí lo hace el arte serio. Dando como lugar que este debate, probablemente, no existiría en un mundo en el que imperase la baja cultura (o cultura, en ese caso). Otro punto más a favor del arte de calidad.

    Y ahora vamos con la parte de los ejemplos. Si un redactor escribe un análisis de Zelda: Breath of the Wild y dice que el juego es una porquería inmunda por no tener cajas de botín ni prostitutas a las que matar, ¿ese texto tiene el mismo valor que escribir un análisis explicando cada punto del juego de manera apropiada? Es que la oda a lo políticamente correcto debe finalizar, por el amor de Elon Musk. Entiendo que el «eso es una mierda» es una soberana estupidez en muchos casos, y que tal afirmación simplista pueda llegar a ser odiosa (sólo hace falta pasarse por el canal de Jinogamer o Saselandia), pero de ahí a aceptar todo como algo bueno o de igual valor… pues no. Y Jinogamer o Sasel son gente que echa mierda sobre todo (y todos) para ganar unos cuantos seguidores y visitas porque han visto que, haciéndolo así, les va mejor en YouTube. Criticar Nintendo Switch por tener una «mierda» de pantalla es fácil y, de algún modo, conecta con la gente al instante. Decir que algo es bueno y que la gente te escuche es mucho más difícil, dado que damos por hecho que todo es una mierda y que hacer algo bien requiere de esfuerzo, dedicación, pasión, talento…

    Pondré el ejemplo número un millón. Hace seis años, cuando salió el primer iPad Air, Apple hizo un anuncio brillante en el que usaban la mítica escena de El club de los poetas muertos: «Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana…» (aunque la versión original en inglés cambia el significado un poco, pero bueno). Ese anuncio tiene una música que te toca la fibra sensible y, en conjunción con lo que narra Robin Williams (D.E.P.), hace que quieras comprarte el iPad Air (yo lo empecé a desear por ese mismo anuncio, la verdad). Entonces, si el objetivo principal del arte es venderte algo, ¿consideras que ese arte es tan valioso como algo que te hace más libre? Los anuncios son la muestra más clara de arte cuyo único objetivo es venderte algo y que ese algo lo desees con muchas ganas. Si consideras que eso tiene el mismo valor que, yo qué sé, un corto de Pixar, me parece que este es un debate bastante fútil.

    Y otro ejemplo más. Si una novela de misterio arquetípica (véase: mantener el misterio hasta el giro final) falla al mantener la tensión y el, valga la redundancia, misterio, entonces la novela es mala. Es bastante simple. Y, por cierto, hablando de literatura, si soy beligerante con el tema (que no creo que lo sea más que tú o que el resto al defender su opinión, la verdad) es porque se falta al respeto a mi trabajo (y al de muchísima gente; seguro que si le preguntas a Marta, Pep o Víctor sobre cuánto les cuesta escribir un análisis, por ejemplo, te lo dicen), ya que, como ya dije, me pasé dos meses corrigiendo una novela como un loco: echaba como veinte minutos (literal) para corregir una línea que me chirriaba. Y todo lo que he estado leyendo hasta ahora en la mayoría de comentarios, en resumidas cuentas, viene a ser: «Eso no es tan importante como crear per se porque cualquier creación tiene el mismo valor». Si me quieres decir que el final de Los Serrano vale lo mismo que el final de A dos metros bajo tierra porque ambas son creaciones, pues… no sé, no me puedo tomar en serio algo así. Si de verdad dices que el arte depende de quién lo ve y que no tiene ningún valor intrínseco, pues te invito a que veas el final de Los Serrano (o el final de True Blood, tampoco vamos a hacer sólo sangre, je-je, con los pobres Serrano) y me digas que eso tiene el mismo valor que el primer capítulo de Breaking Bad o Rick and Morty o Mr. Robot o Twin Peaks o The Wire o Los Soprano, etc., etc.

    Otro ejemplo más, venga. Imaginemos que Manuel escribe el siguiente microrelato en marzo: «La vida está chula». La gente flipa con la frase por ser el primero en decir algo así. Luego, tres meses más tarde, en junio, llega Antonio y escribe: «La vida está to’ guapa». ¿Crees que ambos relatos tienen la misma valía? Diría que no, ¿no crees? Fíjate hasta qué punto es complejo el asunto que afecta no sólo la calidad sino al momento. Otra muestra más de que no, no todas las obras tienen la misma valía (ni tampoco la mantienen al cien por cien).

    Y otro más... Tomemos como ejemplo la típica comedia estadounidense que empieza en un funeral. La persona que ha perdido a un ser querido intenta ser consolada pero los amigos son unos cazurros y al final la escena se convierte en la típica comedia de situación. Lo que el guionista pretende señalar es que somos bastante inútiles a la hora de consolar a alguien. Vale, es cierto, pero ¿qué valor tiene señalar una obviedad? Prácticamente ninguno. Pero la gente lo capta rápido y funciona en una película. Pero no va más allá de ello. Ahora bien, si en vez de hacer eso me explicas en una situación, cómica o no, cómo hacer sentir mejor a una persona ante la pérdida, pues entonces sí me cuentas algo útil de verdad; o incluso narrar lo que no se debe hacer ante tal situación (ejemplo: impedir que la persona llore y se desahogue). Pero dame algo útil.

    Entiendo lo que dices, insisto, sobre que el arte brillante, digamos, no puede ser realmente asimilado del todo por alguien que sólo tiene la «necesidad» o pretensión de consumir únicamente Gran Hermano y Mujeres, hombres y viceversa, y que, dado ese hecho, y por esa razón, no es mejor uno que otro al equiparase ambos (como quien no tiene papilas gustativas y le das mierda o un postre, vaya). Pero eso no es problema ni culpa del arte, sino de la educación y de la falta de pensamiento abstracto (entre algunas cosas más). Como dijo DFW, es problema de la cultura de la televisión (que no de la tele en sí;) que te hace querer que el placer impere sobre todas las cosas, porque el placer instantáneo suele solapar y sobreponerse momentáneamente al dolor y eso es algo adictivo y hasta, puede parecer, necesario. Pero, también como dijo DFW, el problema no es el dolor, ya que el dolor (psicológico en este caso) es sólo una alarma, un aviso para decirte que algo no está bien. Una vez más, como dijo DFW, ‘’nadie apaga la alarma antiincendios en mitad de un fuego’’. Pero el arte comercial (o de baja calidad) ha hecho que uno piense que el problema es la falta de placer, y de esa forma nos están metiendo dobladas miles de mierdas como los micropagos, las mecánicas para engancharte, el pagar más por jugar antes, etc., etc., etc. Si el juego te gusta, ¿por qué no gastarse veinte euros más en cajas de botín para conseguir el traje para x personaje? Y pasa algo así con las películas, series, libros, música… Ser aséptico, evitar el mensaje y apelar a grandes rasgos a los lugares comunes del ser humano (véase: sexo, acción, explosiones, violencia, misterio, etc.). Todo para asegurar el tiro y lograr vender copias porque «esto sale caro de cojones». Si como seres humanos no podemos protestar por ello y aplaudir lo que no es así, lo que intenta transmitir algo, es que ya hemos perdido.

    Un saludo.

Solo los usuarios registrados pueden comentar.

Loader
Arriba