Sobre el modelo OLED de Nintendo Switch

Lo de siempre,
como nunca

Sin grandes cambios, la nueva Switch es la propuesta de siempre en la mejor forma en que la hemos visto hasta ahora.

Seguramente esa fuera la intención, así que la ausencia de novedades de peso o el peso relativo de las novedades no le va del todo mal al nuevo modelo OLED de Nintendo Switch. El salto es tan pequeño que cuando la tienes en las manos y ves lo grande que es sorprende: es la misma Switch, pero cada cambio la hace mejor de formas a las que se hace difícil renunciar tras probarla.

Es una táctica sencilla y con sus antecedentes (pueden dar fe de ello los usuarios de smartphone, es decir: mucha gente), pero que nunca hasta ahora había existido un hardware tan actualizable como Switch. La pantalla OLED es la prueba más cuantificable de las nuevas bondades de este modelo, porque es el que tiene las cifras más visibles, sin ánimo de hacer un chiste fácil. Sin aumentar el tamaño del cuerpo de la consola, la pantalla se extiende hacia los bordes hasta las 7 pulgadas, un aumento que se queda en los decimales (la original tiene una pantalla de 6,2») pero que se nota; no como cuando pasas de un monitor pequeñito a una tele grande, pero es un poco más por todos lados que le va muy bien.

Los tan comentados colores son lo que más hacen por terminar de convencer. Es evidente por qué ha confiado tanto Nintendo en Metroid Dread (un juego tremendamente sólido en lo técnico y visual, nítido y lleno de entornos distintos en los que comprobar las virtudes de la nueva pantalla), pero lo cierto es que la mejora es notable en cualquier juego: desde Super Mario Odyssey o Super Smash Bros. Ultimate hasta otros más antiguos como Bayonetta 2 o mucho más antiguos como Castlevania: Circle of the Moon o Yoshi’s Island. La profundidad del negro, la viveza de los colores y la luminosidad se comprueban muy bien en Tetris Effect: Connected, otro de los juegos que se publicaron en Switch al mismo tiempo que el nuevo modelo: el paso de la oscuridad infinita del espacio a las explosiones de colores y luces que forman muchos de los fondos sobre los que se desarrolla la partida es magnífico, una forma fantástica de acceder al juego que se adapta muy bien a las dimensiones más reducidas de esta pantalla, frente a las televisiones o monitores en los que lo jugamos cuando salió en otras consolas y PC.

metroid dread


La nueva entrega de Metroid es uno de los juegos más exuberantes de la serie, especialmente si pensamos en los juegos clásicos en 2D. Cada zona sorprende con nuevos colores, efectos de luz y trucos visuales de todo tipo, en los que los colores y sus usos juegan un papel muy importante; de ahí que sea una buena manera de estrenar el modelo OLED.

También es un juego que se ve especialmente nítido en la nueva pantalla: es una nitidez que da gusto ver un poquito más grande. La diferencia es sustancialmente menor si juegas en una televisión, claro, pero como toma de contacto con las virtudes de la pantalla OLED del nuevo modelo de Switch es imbatible.

Nuestro análisis (pronto) »

tetris effect: connected


Me gustó mucho que Enhance promocionara este nuevo port de Tetris Effect con vídeos de lo que interesa en realidad: el rendimiento. Lo demás ya lo sabemos: es una de las mejores versiones de Tetris que se han publicado hasta el momento, en este caso con el plus de la portabilidad.

Lo que se pierde es suficientemente menor como para estar cerca de lo anecdótico; es un port que sorprende por ser tan sólido, en el que no se perciben recortes de peso que afecten a la experiencia. Es un acompañante ideal para el modelo OLED de Switch, también, por cómo se apoya en los grandes contrastes y en los espectáculos de luz y color, que se llevan muy bien con la nueva pantalla. Lo mismo pasa con el sonido, tan importante en esta entrega, o con la vibración HD, utilizada con un buen gusto no habitual (aunque en eso no ha habido mejoras).

El sonido es mejor, por mencionar otros cambios, y para comprobarlo también funciona muy bien Tetris Effect; en realidad Metroid Dread no tiene poco que decir en ese aspecto, aunque en esto sí que hay un salto menos explícito que en la pantalla. Son interesantes, en todo caso, los detalles sobre cómo se ha conseguido mejorar el sonido sin que el consumo de batería aumentara dramáticamente y su vida útil disminuyera; en ese tema, el de la batería, hay menos cambios, aunque también hay diferencias con el modelo original de 2017. De las tres a seis horas que se prometían por aquel entonces hemos pasado a una horquilla entre las cuatro y media y las nueve horas, con Breath of the Wild y sus cinco horas y media estimadas como ejemplo oficial. Depende del juego, por supuesto, pero en mi caso los años empezaban a notársele a mi Switch de 2017, que tiene encima además muchas más horas de las que me atrevo a confesar. No es un motivo claro para sustituir una consola que por lo demás funciona bien por el modelo más reciente, pero una vez dado el salto se agradece muchísimo.

En general he tenido esa sensación con este modelo OLED: si me pidiese consejo un amigo, no me atrevería a hablar de estas mejoras, pantalla aparte, como definitivos para justificar la compra, pero personalmente preferiría no volver atrás. Preferiría, si hay que elegir, que este modelo OLED reemplazara al original tan pronto como fuera posible: es la misma Switch, decía antes, pero se hace raro tocar el modelo original ahora que ya tengo las manos acostumbradas a la superficie metálica trasera, que va de lado a lado y se despliega para servir de apoyo al jugar en modo sobremesa; no soy yo muy de jugar así, pero agradezco mucho la sensación de ese metal al sujetar la consola.

bayonetta 2


Pasemos a lo importante: ¿cómo se ve Bayonetta 2 en la nueva Switch?

El ejemplo puede parecer de broma (aunque Bayonetta 2 es un juego muy apropiado para una pantalla OLED: vibrante, lleno de colores potentes y contrastes fuertes), pero es apropiado para comentar un tipo de juego muy presente en Switch: más o menos antiguo, de una o incluso dos generaciones atrás, reeditado sin muchos cambios o con mejoras leves respecto a sus versiones originales. Bayonetta 2 salió originalmente en Wii U; aunque jugarlo en Switch OLED no supone ningún salto respecto a aquella versión de 2014, lo cierto es que nunca se ha visto mejor.

Es algo que se puede aplicar a muchos de los juegos que han ido relanzándonse en Switch a lo largo de estos años; la diferencia se nota, y mucho, cuando lo ves con tus propios ojos.

pixelazo


El catálogo de Switch está lleno de pixel art; por los juegos independientes que trabajan este estilo en la actualidad, pero también por los clásicos que tiraban de sprite cuando no quedaba otra.

También aquí hace mucho la pantalla, como sabrá quien tuviera en su día una Vita. Es una gozada ver Castlevania: Circle of the Moon, un juego famoso por ser demasiado oscuro para la pantalla de Game Boy Advance, brillar en este nuevo panel; el catálogo de Super Nintendo, aun sin filtros (¡una pequeña gran herejía!), también son muy vistosos. Otros, como Espgaluda II, se benefician del plus de tamaño de la pantalla y también de la compatibilidad con accesorios; el Flip Grip funciona (aunque no queda enganchado del todo; desventajas de la no oficialidad, imagino) y cada décima de pulgada cuenta, aunque es el mayor contraste lo que consigue, en última instancia, mejorar la legibilidad.

Porque por lo demás es la misma Switch, insisto, con todo lo bueno y todo lo no tan bueno que tiene la exitosa consola híbrida de Nintendo. No me importa reconocer que es la máquina que más conveniente me resulta ahora mismo; creo que es una circunstancia más o menos habitual porque por su propia naturaleza Switch se adapta muy bien a los ritmos actuales, y no porque lo intente con especial dedicación (apenas tiene apps; hasta hace dos días no era compatible con auriculares bluetooth; es una consola que va bastante a su bola, quiero decir) sino porque en ella confluyen las dos Nintendos, la de Wii y la de DS y 3DS, de una forma muy natural, sin estridencias. No es una consola en la que vayan a lanzarse los Halo o God of War que son punta de lanza en otras plataformas, obviamente, pero sí es suficientemente versátil como para poder alojar juegos de todo tipo, de todas las épocas, algunos más embutidos que otros; es difícil no tener presentes sus límites, aunque Nintendo sabe apañárselas para ofrecer el tipo de software bien diseñado alrededor de esos límites para maquillarlos y darles menos presencia: es el caso de Luigi’s Mansion 3, por ejemplo, o del mismo Metroid Dread, en los que no se echa en falta nada aunque no sea difícil pensar en cómo podrían escalar para arriba.

Es una consola fantástica, aunque sea evidente que podría ser mejor; determinar si lo necesita o no es algo que está fuera del alcance de este articulito. Quizá por eso las mejoras del modelo OLED animan tanto a poner asteriscos: la pantalla es mejor, pero el asterisco está en que las tripas son las de siempre, y con ellas el rendimiento de los juegos, desigual y no siempre óptimo; el chasis es mejor, aunque, asterisco, solo hasta donde le permite serlo la necesidad de mantener la (casi) total compatibilidad con el hardware original. Es una actualización menor, pero los pasitos palante que da son de los que no quieres desandar, sinceramente; en cuanto la pruebas, la Switch OLED pasa a ser el modelo por defecto, lo estándar, la nueva normalidad. La gran pregunta, por supuesto, es si merece la pena renovar tu vieja Switch y cambiarla por el modelo OLED. Lo cierto es que no hay motivos para hacerlo: todos los juegos son compatibles, su rendimiento es el mismo y las novedades relacionadas con la batería, el sonido o el dock (que ahora tiene puerto ethernet) no suponen un cambio radical. Pero, ¿merece la pena? La respuesta, como pasa con los smartphones, queda fuera de los dominios de un artículo de este tipo.

  1. pollomuerto

    Voy a colarlo aqui ya que me das la oportunidad, Victor.

    Re: Tetris Effect en Switch.

    ¿Es realmente su rendimento, sólido? A mi no me lo está pareciendo. Aparte de que el juego se mueve a 30fps, que ya es un bajón considerable, en el modo viaje (experto) las relentizaciones que hay durante las transiciones de pantalla hacen que directamente no puedas controlar qué está pasando durante 1-2 segundos, tiempo suficiente para que te jodan la partida si vas a por puntuaciones altas. Ya he abandonado la idea de hacerme todo el viaje del tirón aquí. El maratón respeta más (y de hecho puede que sean un poco más laxos a la velocidad máxima, porque he conseguido mejorar mi record de PS4 a pesar de «no ver» las fichas caer).

    Los tiempos de carga son un pelín más largos de más. Castigan demasiado querer repetir y buscar la partida perfecta.

    La vibración hd me parece igual de mal implementada que en Lumines, existe en binario: cero y 100%, siendo bastante molesto tanto para las manos como para el ruido que hacen, tapando hasta la música. Es la primera vez que la desactivo (y va bastante bien para enterarte de cuando empieza un combate online)

    En fin, aún con todo ahí estoy jugando todos los días porque renunciar al modo portátil de este juego no se contempla y es lo mejor que me ha pasado, pero creo que había margen de mejora y yo me había hecho la idea equivocada cuando fui a comprarlo al ver un par de gameplays antes (a velocidad de partida para bebés, claro).

    Qué ganas de la OLED Pro.

    1. Víctor Martínez

      @pollomuerto
      No va a 30 ni de coña, ¿no? No pondría la mano en el fuego por 60 estables pero sí que debe de estar cerquísima, me hacen dudar algunas caídas muy puntuales. No he tenido esos parones que dices, tampoco, y lo primero que hice fue el viaje en experto enterito (no seguido, pero sí hasta el final). Y la vibración en mi caso la he dejado, en vez de desactivarla como suelo hacer; hemos jugado a juegos muy distintos!

      1. pollomuerto

        @chiconuclear
        Puf, dudo mucho que vaya a 60. Lo noté especialmente al volver un rato a Tetris 99, que en comparación se siente mucho más fluído.

        ¿Tienes la oportunidad de probarlo en tu switch vieja? Quizá por el tiempo de respuesta más rapido del panel OLED la cosa se siente mejor, no sé :/

      2. Víctor Martínez

        @pollomuerto
        Según esto va a 60: https://www.youtube.com/watch?v=rkdFarBvrD0

        A ver si lo puedo probar en la normal, pero ya te digo, me acabo de hacer un par de maratones ahora mismo y lo sigo notando muy fino (mucho mejor de lo que esperaba: creía que sería un pequeño desastre y me daba mucha angustia).

      3. pollomuerto

        @chiconuclear
        Ay, lo vi pero no llegué al final del video donde claramente está en modo portátil, pensé que era todo en dock.

        Nada, sera cosa mía. Hace un rato jugando al modo «gameboy» online sí que lo encontré que iba a 60 xd.

    2. beneitXVI

      @pollomuerto
      Hijo mío, ve al médico porque el juego va claramente a 60 frames.

  2. fnxvandal

    Necesito más dinero… ¿Cuánto por ser redactor de fin de semana?

  3. xavilong

    Me falta money. Se ve muy bonita. Iré tirando del primer modelo

  4. Alvaroto

    Dudoso por la sucesora de la Switch y porque tampoco tengo prisa por jugar a su catálogo, pero muriéndome de amor como videojugador por no tener esta consolaza y todo lo que está suponiendo, para bien y para mal.

    Por cierto, creo que comentar la reducción de tiempo de respuesta de los pixels hubiera estado bien así como probar Hollow Knight un juego que seguro le saca partido.

    Bonito artículito Victor

  5. dilecto

    Siento ser esa persona, @chiconuclear, pero se te ha colado una H en «exuberante» (recuadro acerca de Metroid Dread). ¡Gracias por el análisis!

    1. Víctor Martínez

      @dilecto
      Te agradezco de corazón que seas esa persona!