Definitely Maybe

Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

A base de insistir, algunos juegos acaban entrando. Seguro que los ejemplos concretos son distintos para cada persona; en mi caso, y en un sentido amplio, Xenoblade Chronicles está en ese saco. Me gustó, sin excesivo entusiasmo, cuando lo jugué por primera vez, en Nintendo 3DS; quizá sea sorprendente, pero Xenoblade Chronicles X es el que más me ha enamorado, por la manera en que redistribuye los pesos dándole más protagonismo, permitiendo que respire mejor, justo lo que en las entregas «principales» parece menos importante; cuando llegó el momento de Xenoblade Chronicles 2 no me costó nada, la verdad, dejarme llevar por lo que entiendo son los puntos fuertes de una serie que desde su lanzamiento (primero en Japón, luego en Europa, por último en Estados Unidos) ha cosechado una comunidad de fans apasionada y fiel.

Llegar a Xenoblade Chronicles: Definitive Edition (la remasterización que se publica ahora para Switch, que ya fue hogar de su secuela; es decir, que más bien es un regreso) es para mí como releer un libro después de un tiempo y que de pronto todo fluya mejor; es el mismo libro, por supuesto, el mismo texto, las palabras no han cambiado de sitio, pero el ritmo, el estilo, la estructura te caen mejor, te despiertan mayor simpatía o te dan a entender cosas que en su momento no consiguieron. 

Es una comparación tramposa, por supuesto, porque aquí el libro es solo parecido, no exactamente igual. Casi parece imposible que un juego como Xenoblade Chronicles existiera originalmente en una consola como Wii, tan limitada, y que fuera el juego que hoy nos llega con mejores gráficos y algún retoque aquí y allá, pero tampoco mucho más: hay momentos francamente impresionantes en el juego, no tanto por lo que ocurre (que también) como por las sensaciones tan vivas que transmiten sus entornos, desde las grutas más angostas hasta los grandes espacios abiertos, que sin duda son aquí las estrellas. Con una trilogía como esta a sus espaldas (aunque salió más tarde, el desarrollo de Xenoblade Chronicles 2 comenzó mientras remataban X, en 2015), no extraña que Nintendo contara con Monolith Soft para dar forma al mundo de Breath of the Wild, que sin duda le debe un par de cosas a este juego de Wii y a su secuela de Wii U.


Por eso creo que tiene más sentido un movimiento como el de esta Definitive Edition (de menos a más; de menor resolución y potencia a mayor) que el de 2015, por mucho que tener un juego de estas dimensiones en una consola tan portátil como 3DS fuera bastante impresionante. En Switch los grandes espacios abiertos de Xenoblade Chronicles funcionan mejor, aunque el trasvase impresiona bastante menos. Por varios motivos: porque ya hemos visto otros juegos de una inmensidad comparable en la híbrida de Nintendo (desde la misma secuela de este hasta Skyrim, clásico de los mundos gigantescos) y porque la remasterización, aunque desde luego agradecida (hasta los modelos menos retocados, los de personajes secundarios y con menos tiempo de pantalla que Shulk y su clica, tiene mucho mejor aspecto gracias a las nuevas texturas, principalmente), choca con una resolución bastante justa, sobre todo cuando se juega en modo portátil. El mayor detalle general acerca a esta edición definitiva al estilo de su secuela, salvando las distancias, que tampoco son muchas; el buen framerate y el gusto con el que se ha ampliado la complejidad del modelado tanto del terreno como de los personajes y enemigos conviven con muchas animaciones que sí se notan más anticuadas.

Es una de cal y otra de arena, en general, y aunque aquí la última palabra la tiene la manera concreta en la que cada persona prefiera aprovechar lo que ofrece Switch es difícil quitarse de encima una cierta decepción. Me explico. Tan impresionante o atractivo como me parece tener en el bolsillo un juego de estas dimensiones, con una facilidad tan asombrosa para dejarte boquiabierto por su escala (no tanto por la escala misma, en bruto, como por la inteligencia con que te pone frente a sus enormes explanadas o sus abruptos precipicios), ni es un truco nuevo, porque de hecho ya hemos tenido en el bolsillo este mismo juego, ni parece de recibo conformarse con resoluciones muy explícitamente inferiores a 720p para una «edición definitiva», o, dicho de otra forma, no cuesta imaginarse una edición más definitiva y que le haga justicia a los espectaculares escenarios de Xenoblade Chronicles. En Wii casi parecía imposible que existiera un juego como este, y en 2020 casi parece imposible que sea normal no llegar a resoluciones que hace tiempo dejaron de ser estándar; que están por debajo, incluso, de lo que acepta la propia pantalla de la consola. En este caso quizá duele más, porque Xenoblade Chronicles es un juego radicalmente figurativo, uno que siempre podría aceptar más resolución, más fidelidad, más distancia de dibujado.

Quizá el gran motivo de peso para ponerle la coletilla de «definitiva» a esta revisión de Xenoblade Chronicles no esté en lo técnico, claro, sino en el nuevo epílogo, que se puede jugar desde el principio, sin necesidad de terminar el juego original. Es un añadido notable y valioso, más breve que ese Torna: The Golden Country con el que se expandió Xenoblade Chronicles 2 pero aun así suficientemente extenso como para poder desarrollar una historia propia e incluso incluir unas cuantas novedades en el sistema de combate. No sé hasta qué punto se puede hablar sobre esta nueva sección sin caer en spoilers graves sobre el original, pero la cuestión es que la historia se desarrolla en el Hombro de Bionis, una nueva zona, y la protagonizan Shulk y Melia, a los que acompañanan Kino y Nene, dos nuevos Nopon. La manera en que se desarrolla la historia (protagonizada más por Melia que por Shulk) es similar a la del original, con algunos cambios menores; por ejemplo, los encuentros ahora se llaman confidencias. 

En el combate hay diferencias sustanciales. Empiezas en el nivel 60, y uno de los puntos más diferenciales del original, la posibilidad de «ver el futuro» (que te anticipa qué artes van a usar los enemigos, para que puedas contrarrestarlas y evitar sus efectos más devastadores; esta visión es también clave a nivel argumental), ya no está disponible, cambiando no solo el ritmo de muchos enfrentamientos sino también aumentando un poco la dificultad. Ponerte las cosas un poco más difíciles parece una ambición general de esta expansión, por cómo modifica la manera en que consigues equipo (se siguen consiguiendo armas de algunos enemigos caídos, pero la armadura hay que comprarla) o por cómo funcionan los ataques conjuntos, que ahora no son cadenas sino combos con ponspectores: unos Nopon que puedes encontrar por el mapa y que, previa misión secundaria, se unen a tu causa, apareciendo por propia voluntad para ayudarte en combate y con los que puedes realizar combos de distintos tipos (de ataque, de curación o de estado, según el color de su estandarte), más poderosos cuantos más has reclutado.

Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Las novedades en el combate son aliciente más que de sobra para, en mi opinión, dedicarle a este Future Connected el fin de semana largo que te pide. Precisamente es este sistema de combate uno de los puntos fuertes de Xenoblade Chronicles, y esta remasterización añade una serie de cambios para hacerlo más comprensible. El énfasis está, como se sabe, en la posición y en las sinergias que surgen entre las artes o habilidades de cada personaje de tu equipo; una parte no desdeñable del éxito en los enfrentamientos más exigentes está en saber no solo qué artes usar sino también desde dónde, y en cierto momento lo que al principio parecía casi cómico se convierte en un acto reflejo: aprendes a corretear en círculos alrededor de los monstruos para encajarles el golpe preciso desde el costado o desde la espalda. («Tu técnica es curiosa, renacuajo», te dice en cierto momento un poderoso enemigo, Cara Misteriosa: «dar vueltas sin parar».) Los puntos fuertes de este, en su momento, peculiar sistema, heredado de o inspirado en los MMORPG, sigue aquí, pero ahora se señala explícitamente cuándo estás posicionado en la posición correcta para aprovechar los efectos adicionales de las artes, o cuándo vas a poder derribar o aturdir a un enemigo desprotegido, por ejemplo. Todas las nuevas ayudas, desde estas señales de ocasión hasta la ruta que te indica en el minimapa cómo llegar hasta tu próximo objetivo o las marcas que adelantan cómo van a reaccionar los enemigos a tu presencia, se pueden desactivar en el menú de opciones.

Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive EditionConfieso, pues, que a base de insistir, y quizá ya antes de este Xenoblade Chronicles: Definitive Edition, he aprendido a apreciar mucho lo que Monolith Soft busca con estos juegos tan incómodamente épicos, tan imposibles dentro de unas máquinas que apenas pueden con ellos; resulta molesta la sensación de que ni siquiera el propio juego querría tener este aspecto. Pero lo tiene, y aun así consigue sacar adelante su enrevesada historia sobre gigantes y dioses que giro a giro, sorpresa a sorpresa, acaba poniendo en cuestión el tejido mismo de la realidad, y que se sabe hacer cálida no tanto por sus grandes momentos como por la manera en que entrelaza situaciones muy humanas, muy pequeñas, anecdóticas, que forman un contraste a veces brillante con la escala desmesurada de su mundo. En fin: es la mejor manera de jugar a Xenoblade Chronicles, por primera vez o de nuevo, pero tampoco es difícil imaginar otra manera mejor. [8]

  1. Yosefko

    La posición de la última imagen me da TOC

  2. Freddy_Hardest

    Estoy taaan ready para meterle 200 horas a este como le metí al 2 y su expansión… creo que este juego es lo único que puede salvarme este 2020. Bueno, este juego y que donde vivo vuelvan a abrir los bares de una puta vez.

  3. Samsks

    ¡Ha subido un puntito respecto al de 3DS! Una pena de no disfrutar de un buen 8 amarillo.

  4. Airrel

    Lo de la resolución es muy heavy, no sé si es un mal port o si la Switch de verdad no puede con este juego a más resolución, pero tela.

  5. Paush

    Sinceramente, lo de la resolución me la sopla muchísimo. Este me lo voy a fumar tan a gusto.

  6. Darkmeister

    Pocos juegos merecen tanto otra oportunidad para la gran audiencia. Son obras maestras como esta las que se quedan para siempre en la memoria una vez terminadas, y eso a fin de cuentas es lo que hace que una historia merezca ser jugada.

    Siempre mola más resolución, más polígonos y más efectos, no seré yo el que lo niegue, pero el drama de los 720p se olvida muy pronto cuando el gameplay, los personajes y la historia te dan una experiencia única e inigualable, de la misma forma que te olvidas en seguida del impecable apartado técnico de un juego cuando lo demás flaquea demasiado.

    Xenoblade Chronicles era un juego de 10 en 2010 y lo sigue siendo ahora, la consola tiene poco que ver. Quizás como lo que le falta a esta edición no son las cosas más difíciles de mejorar, son las más fáciles de ignorar.Y no nos confundamos, si dentro de otros 10 años sacan la «requetedefinitive edition» seré el primero en pasar por caja.

  7. Mopi

    A ver si Nintendo se anima con una revisión de la Switch, me da la sensación que muchos títulos agradecerían un pequeño empujón en cuanto a rendimiento.

  8. Joseda13

    @mopi
    Totalmente de acuerdo, llevo tiempo esperando una nueva versión de esta consola que tantos buenos momentos creo que lleva dando a muchos usuarios desde que salió.

    Dicho lo cual, espero que este título me guste tanto como su segunda parte!!

  9. Gerir

    El mejor jrpg a distancia sideral del resto de los últimos 10 años, fácilmente.

  10. landman

    Melia best waifu.

    Y el segundo mejor Xenoblade.

  11. tomimar

    No me terminó de gustar del todo el 2 (adoré su sistema de combate pero la estructura y la historia me dejaron bastante embajonado) pero a este, no se por qué, le tengo muchas ganas. Espero que se confirme lo que se suele decir por internet de que éste es mejor que su secuela. Me lo voy a fumar bien a gusto.

  12. rules

    Yo lo jugué en su días en WiiU y lo abandoné, principalmente porque lo jugaba en modo tablet y no era lo más cómodo. Luego jugué otras buenas horas al 2, pero nunca llegué a entender el sistema de batalla, las sinergias y los combos, y me terminé frustrando porque me daba la sensación de que lo jugaba mal y ganaba/perdía batallas sin saber muy bien cómo.

    Cuando buenamente pueda volver a dejarme algo de pasta en un juego que valga más 20€ lo intentaré de nuevo. El sistema de batalla no lo recuerdo tan complejo como el 2 y si está algo más tamizado, igual me animo

  13. pollomuerto

    no puedo más con los juegos borrosos

  14. sauron

    El juego es gloria bendita, uno de los mejores JRPG que he jugado nunca (aunque me quedan muchos por jugar. Dadle sin miedo, que es una gozada.Y disfrutad de la música en Sator cuando se hace de noche.

  15. Arthok

    Lo voy a volver a jugar y voy a disfrutarlo como la primera vez sin duda, las horas que hagan falta <3

  16. AdrianXunkeira

    Después del kiloton de horas que le metí en la WiiU me voy a esperar antes de rejugarlo, por lo menos a la RequeteDefinitive Edition en Switch 2 a 1080p y 26fps.

    Quién no lo haya jugado que vaya de cabeza, es la ostia el juego.

  17. gamusino

    Lo jugué en la 3DS, le dí sus 30 horitas pero me acabó aburriendo y lo dejé, el sistema de combate no me gustó nada, los jefes bien, pero las luchas con monstruos random eran muy aburridas, el mundo ultra vacío y la historia me daba bastante igual….

  18. apetecanaberefore

    Yo quiero saber si era culpa mía lo de no poder ver bien las estadísticas de las armaduras y armas en las tiendas y que esto fuera un suplicio infinito en la versión 3DS y si en esta versión está solucionado, o que alguien me diga que soy yo el que se queja por minucias.

  19. 1984

    @apetecanaberefore

    Lo que han dicho es que han mejorado mucho el interfaz precisamente para este tipo de cosas de menús y presentar la información al jugador de forma clara.

  20. Puny_Games

    Estoy aquí comiéndome las uñas mientras espero al repartidor y poder meterle un sinfín de horas este finde a Shulk, mientras buceo por el catálogo de Wii por pura morriña, y decido entrar en el análisis a ver si así pasa mejor el tiempo y me encuentro lo de «Shulk y su clica». Victor, no te merecemos…

  21. DarkCoolEdge

    Vaya verano de vicio me pegué en su día. 170 horazas, a pocos juegos les he dado tanto, y qué a gusto. De hecho este va a caer sólo por poder jugar el epílogo. Vaya linces los de Nintendo.

  22. Freddy_Hardest

    Llevo unas 12 horas, ahora lo entiendo todo. Avisadme dentro de dos o tres pandemias, por favor, que pienso estar en Bionis y en Mekonis muuuucho tiempo.
    HAMOR.

  23. landman

    La expansión podría haber salido de lanzamiento en su día como post game y nos hubiese encantado igual, de hecho en el juego original se quedaba cojo un personaje que sale en al expansión (tenía la única secundaria del juego con doblaje de voz, por describirla técnicamente).

    Y digo esto pq nos hicimos pajas algunos con el nombre de la expansión, y con querer linkear distintos juegos de la franquicia y tal. Que no, que esto lo hubiesen hecho en el juego original y hubiese sido lo mismo xD

  24. Manji_Rocks

    Me duele ver media monado xD