El valor del dinero

De micropagos y tragaperras de bolsillo

De micropagos y tragaperras de bolsillo

Diciembre de 2014: las microtransacciones ya son un estándar del diseño de videojuegos, tan común como las coberturas de los shooters en tercera persona o el racismo en los FPS bélicos. The Last of Us ha introducido nuevos micropagos a través de una actualización; en The Crew, usar euros de verdad para conseguir ciertos ítems es una posibilidad que se nos pone en bandeja desde el primer momento; la posibilidad de acceder a los juegos mediante una serie infinita de pagos opcionales en vez de apoquinando el precio completo una única vez es algo que ya no sorprende, porque ya hemos interiorizado que el futuro es así. El futuro, nos dicen, es gratis. Si quieres saber más sobre el futuro de los videojuegos, paga 89 céntimos.

Quiero pensar que estoy lejos de ser uno de esos dinosaurios que ladran frente al cambio y cierran automáticamente la puerta ante cualquier cosa que no es como en el pasado, pero la normalización de los micropagos me preocupa. Una de las críticas más habituales que una parte de la sociedad suele hacerle a los videojuegos tiene que ver con cierto exceso de violencia que, aun existiendo, suelen ser más destellos de mala baba adolescente y arranques viscerales cómicos (el tipo de broma de caca, culo, pedo, pis que en Padre de Familia, por ejemplo, representan con las peleas de Peter Griffin contra el pollo gigante) que adoctrinamientos en el odio o llamamientos a la intolerancia. Queda claro la reacción de la mayor parte de jugadores ante un juego que sí se presentaba con el jeto serio y gris del hate speech fascista; hablo de Hatred, claro, tan rechazado y criticado. La violencia de los videojuegos, aunque PEGI no lo diga, suele ser siempre cómica, en el sentido de que se parece más a la comedia slapstick que al estudio sobre sus consecuencias. La violencia de los videojuegos, en la mayoría de los casos, es inocua; bien presentada puede ser, como en el buen arte, didáctica.

Menos risa me dan los micropagos. Voy a exagerar un poco, aviso, para que quede claro lo que pretendo decir: el mensaje que lanzan los micropagos es grotesco, un paso más en la carrera por alejar al videojuego de cualquier forma de expresión cercana al arte y acercarlo a las tragaperras, una industria con la que a menudo comparte más puntos clave que con el cine o la música, por muchos 30fps cinemáticos o lecciones de batería que nos proporcione nuestro, por lo demás, amantísimo medio. La consideración de que el dinero real puede funcionar como pieza dentro del diseño de un videojuego, que ya es bastante catastrófica en los free to play pero suena incluso más macabra en un juego de precio completo, es mucho más peligrosa que cualquier escena de tortura o glorificación del headshot; los micropagos deberían ser motivo automático de PEGI 18 y aviso grandote en la portada, porque los casos de críos que arruinan a sus papás por culpa del freemium gaming son buen material para South Park, pero lo realmente terrorífico es su efecto pasivo: la alegría con la que aceptamos que no pasa nada por que se dé la opción de, qué sé yo, desbloquear tal cosa con dinero real, o pagar tanto por conseguir un par de vidas extra; que usar nuestro dinero como ítem dentro de un juego no está mal. 

Qué más da, pienso, que esa opción exista: yo, que estoy por encima del bien y del mal, no voy a usarla, en cualquier caso.

De micropagos y tragaperras de bolsillo

(Interludio: quizá recordéis aquella vez que alguien propuso, muy serio, la posibilidad de que Nintendo incluyera la posibilidad de que el salto de Mario fuera más potente si el jugador pagaba 99 céntimos.)

Vamos a partir de la idea de que no es imposible crear un sistema de micropagos más o menos ético y que no resulte muy molesto; lo hemos visto en algunos juegos en los que lo que recibimos por medio del micropago es un ítem sin mucha utilidad, que los jugadores a menudo compran para demostrar su apoyo al estudio: una especie de propina, digamos. League of Legends o Path of Exile pueden ser un ejemplo de esto: juegos gratuitos en los que los micropagos son la voluntad, pequeñas aportaciones que la comunidad decide dar para que la cosa siga en marcha. Sin embargo, no creo que Electronic Arts o Ubisoft o Sony estén en la posición de pedir propina; no me parece difícil ver que el tipo de microtransacciones que puede proponer una multinacional que maneja presupuestos millonarios en desarrollos y campañas de publicidad nos dice algo muy diferente que las de Grinding Gear Games, por ejemplo, los de Path of Exile. 

Más aún, me preocupa cómo el paso del tiempo va a afectar a todos estos juegos que están confiando tanto en los micropagos y el confusísimo valor de los bienes digitales. ¿Cómo será jugar a Assassin’s Creed Unity dentro de treinta años, cómo serán con el paso del tiempo los mensajes, seguramente muertos, de Uplay y micropagos para cosas que ya no tienen ningún valor? Yendo más lejos: ¿No necesitaremos un Mario Kart 8: Definitive Edition para que los circuitos y personajes del DLC existan más allá de los análisis y artículos que, Wayback Machine mediante, podamos encontrar en el internet de dentro de medio siglo? Yo mismo he visto cómo se desvanecía, por una serie de problemas que se escapan a mi control, mi catálogo digital de Xbox 360, una consola que hoy día me sirve para poco más que para hacer peso en la balda inferior de una estantería. ¿Consideramos que todo el contenido adicional y el trabajo post lanzamiento de Ninja Theory no existe, o aceptamos que la existencia de la Definitive Edition de DmC es necesaria para que el juego completo exista?

Por lo general soy optimista con el futuro del videojuego. Sé que se están haciendo cosas muy buenas que están ayudando a llevar al medio en las direcciones (no hay solo una) correctas. Sin embargo, cada vez me molesta más lo que Jonathan Blow llamaba consumer-baby mentality; creo que exageramos el orgullo que nos produce ser una industria que mueve mucho dinero («¡tanto o más que el cine!», nos decimos con el pecho henchido), cuando este dato suele tener que ver precisamente con todo aquello que nos aleja de ser una forma de expresión válida y nos acerca más a las tragaperras. Lo de que si los juegos son arte o no es algo que parece ya superado, pero quizá no deberíamos eliminar la pregunta del disco duro tan rápido.

De micropagos y tragaperras de bolsillo

  1. David Llort

    Me parece que metes en el mismo saco distintos tipos de micropago.

    Por ejemplo, en TLoU, lo que hay es un simple sistema de mini-DLC. El Horse Armor de toda la vida, vaya. No parece demasiado problemático. O, como mínimo, no mucho más problemático que el DLC en un juego multi, que ya es un problema de balance de forma automática. Pero lo principal es que es algo «finito». Como los sistemas de «desbloqueo rápido» que EA ha tenido en sus juegos deportivos y de coches desde hace ya un lustro.

    En The Crew (y GTA, y Forza, y tropecientos otros juegos), sí hay micropago de moneda virtual. Y eso es lo peligroso, porque puedes gastarte dinero real de forma infinita para conseguir ventajas, y dejarte miles y miles de euros para poder ahorrar tiempo o esfuerzo. Las cartas de Magic en el mundo virtual. O las cartas del Fifa. O los diamantes del Farmville. El problema principal es: Hasta que punto están dispuesto a doblegar el diseño de los juegos para añadirle monetización, sin que se acabe rompiendo el esquema que soporta el juego para el 95% de los usuarios?

  2. METALMAN

    Me parece más que acertado el símil de las tragaperras, o yo al menos lo veo así. Se termina por fraccionar en cierto grado a la experiencia, y de ahí no puede salir nada bueno en comparación con lo establecido.

    Está muy trillado, pero Double Dragon III ya hizo en su día de Nostradamus del videojuego, y eso de tener que pagar (mucho o poco, que es independiente) para darle uso a elementos que desde siempre habían estado ahí, sin desembolso alguno, no funcionó. Era un arcade, así que tenía cierta lógica, pero en un juego de sobremesa, que ya implica un pago «completo», esto siempre significa no integrar ciertas ideas/elementos para venderlas a parte, y eso va contra-natura al videojuego.

    En juegos que se obtienen gratis: vale, tampoco me convencen, pero puede entenderse que han de financiarse de algún modo.

    El chicle se está estirando demasiado, y no creo que se trate de pensar al estilo carca o en forma de progre: Seccionar un todo para venderlo por capítulos rompe con una experiencia que tendría que ser total, y ahí no hay más. Para el resto: Expansiones.

    Saludos, y muy buena entrada, señor @chiconuclear

  3. Víctor Martínez

    @dondepre
    Los he mezclado todos a propósito. Si te fijas meto hasta el DLC del Mario Kart 8. He jugado al caos, ya lo aviso.

    Es más o menos evidente que muchos estudios diseñan con la intención de animar a usar los micropagos. No todos, pero sí suficientes como para que sea preocupante. Hace tiempo que ni busco juegos en la App Store porque la mayoría entrarían en ese saco.

    Me apena más lo de mirar al futuro. Ok, entiendo que los micropagos de The Last of Us no son todo lo problemáticos que podrían, pero ahí hay cachos que se van a perder a la fuerza. Hay trabajo que no va a ver el futuro. Hay contenido que los que jueguen dentro de 50 años no van a ver. Eso es lo realmente problemático, creo yo: que los juegos no acaben de dejar de ser juguetes para adultos tontos, que no dejen de atraer a la gente equivocada (buitres que buscan hacerse ricos en la App Store, empresarios que los ven como una impresora de dinero) y que tengan una fecha de caducidad tan evidente. Menudo arte.

  4. Seto06

    Una cosa son los micropagos a elección por chorraditas rollo LOL y otra que no puedas abrir un cofre o conseguir una armadura potente en determinados juegos. Los micropagos al igual que los DLC´s, en su mayoría, son el cáncer de la industria. No me puedo creer que después de pedir 69,9 € por juego luego me toque micropagar por disfrutar de todo el contenido.

    Los usuarios deberían dejar morir a estos juegos y que sus compañías empiecen a coger el mensaje que los jugadores les damos. For the Player mis cojones.

  5. Nirv

    Ya que existen los micropagos, podria existir el pagar un juego a piezas, a la carta.

    Por ejemplo poder pagar menos por un juego, prescindiendo de su modo online, o viceversa.

    Seria un mundo mejor, pero no caera esa breva.

  6. Scanliner

    Es un tema que todos tenemos en la cabeza, y que corre el riesgo de enquistarse por nuestra puta vagancia. Somos vagos con nuestros derechos laborales, con nuestra economía y política; imagínate con los juegos.

    Las maniobras de los tiburones de la industria -los que han estudiado para forrarse y no para crear videojuegos- no son nuevas, pero desde el final de la anterior generación, yo estoy viendo manejos cada vez más oscuros y preocupantes para introducir modelos de negocio muy jodidos. Empezando por el famoso «always online» de Xbox One, el cual, recordad, estuvieron a puntito de calzarnos. Y que, de hecho, nos han calzado en cierta forma. Me acuerdo mucho de eso cada vez que arranco Destiny y no puedo jugar porque los servers estan caídos. O Hearthstone. O cuando mi sobrino se compró el Plants vs Zombies Garden Warfare en PS4 y resulta que es OBLIGATORIO tener PS Plus para jugar. Mi hermano, el pobre, tuvo que apoquinar la suscripción porque, ¿qué haces, le quitas al niño el juego de las manos?

    Con la extinción de la pasada generación ya podemos vislumbrar un ejemplo de lo que nos espera. Como le ha pasado a @chiconuclear yo he tenido muchísimos problemas para recuperar mis compras digitales de Xbox360 porque me da errores extrañísimos que impiden conectar (curiosamente desde que dejé de renovar mi suscripción Gold). Son errores continuos, que tardo semanas en solucionar visitando mil foros de internet.

    Por cierto, como bonus track echadle un ojo a este texto de Richard Mitchell en Joistiq sobre los preorders: Estamos pagando por juegos defectuosos y es inaceptable.

  7. Víctor Martínez

    @nueces
    ¿Quieres decir que no existen los mensajes relevantes o que los videojuegos no los tienen en cuenta?

  8. METALMAN

    @jetsetwillyiv

    Amen!!

    Se corre el riesgo, siempre que se critica un cambio, de parecer catastrofista en exceso, pero por carecer de tal modo de pensamiento se eliminan retro-compatibilidades, se lanzan juegos sin terminar y se introducen pagos hasta para cambiar de color un traje de un personaje cualquiera, o para jugar por conexión…joder, hasta se venden fondos de escritorio…

    Yo también creo en esa vagancia: si hay que pagar se paga, si hay que…pues no! hay que criticar negativamente todo aquello que no beneficia de forma alguna al jugador, y segmentar los juegos entre pudientes y no pudientes no ayuda en nada, excepto en degradar al propio videojuego.

    Quizá yo sea un tipo demasiado romántico como para opinar en condiciones sobre estos cambios modernos, pero tener tan presente el pasado me ayuda a valorar en cierto grado el futuro.

    saludos!!

  9. BishopIAF

    La cuestión es que los videojuegos se están expandiendo los últimos años de una manera y a un ritmo colosal.
    Hace 10 años teníamos los juegos en caja a 60 euros en la tienda. Y no había más formas de distribución y venta. Ahora tenemos free to play, early access, kickstarter, dlcs, indies, triples A, juegos para móviles, betas, micropagos, bundles, tiendas digitales, tiendas físicas etc etc etc. Y el problema es que todo esto no está bien definido aún.
    Es fantástico que haya tanta diversidad y tantas posibilidades, pero el problema viene cuando varios de estos conceptos se empiezan a mezclar o a sobreexplotar y aparecen cócteles bastante peligrosos que podrían acabar siendo un estándar. Es entonces cuando pasan cosas como las que se comentan en el artículo; y el problema es que si los usuarios tragamos, que somos los que tenemos la última palabra al final, vamos a tener un problema muy gordo para disfrutar de este medio y ver obras realmente interesantes y ricas.

  10. Corskrew

    Como bien han dicho por arriba, la clave es diferenciar entre los micropagos. No es igual de ético que una empresa desarrolle un juego Free to Play (ojo, Jugar Gratis, no tener todos los trajes y mejoras visuales por ello) y luego tenga micropagos para financiarse, que una empresa te venda un juego por X precio y además, meta micropagos (afecten al juego en si o no).

    Eso convierte al juego en lo que ha mencionado @chiconuclear , una puta tragaperras.

  11. Víctor Martínez

    @nueces
    Era una pregunta sin maldad, no terminaba de entender y estaba en shock. La chicha está en lo que consideremos o queramos considerar «prostitución», como dices tú. Eso ya es cosa de cada uno. En mi caso, por defecto todos los micropagos me parecen mal: nada que tenga que ver con mis preferencias en cuanto a diseño de videojuegos, sino más bien con mi posición ante el dinero.

    Veo peligroso acostumbrarnos a jugar a lo bobo con el dinero, y hacer que un crío crezca asociando algo lúdico a un gasto que, me cago en la puta, es una cosa muy seria. AHORA BIEN, también se puede considerar que los juegos son una cosa que tampoco influencian a los que los juegan, y que no pasa nada. Entonces nada, no hay de qué preocuparse.

    En realidad estamos hablando de lo mismo.

  12. NycteriX

    @dondepre

    A mí es precisamente en TLOU donde más me molestan debido a que al añadir armas que SÓLO se pueden conseguir pasando por caja (y bastante más eficientes que el resto) y que desequilibran exageradamente las partidas. Deje un multijugador cuyo planteamiento pausado y más «táctico» me atraía muchísimo porque llegó un momento en el que para ser competitivo tenía que volver a pasar por caja después de haber soltado 50€.

  13. Cheddarenelpelo

    Mezclando churras y merinas, prefieron un free-to-pay tipo Hearthstone donde primero pruebo y luego aflojo que pagar los 60 euros y darme con un canto en los dientes a lo AC: Unity o Halo:TMCC.

  14. J4cK

    No me molestan los micropagos siempre y cuando, no perjudiquen el progreso normal del jugador, en mi caso, tras meterle 700 horas al multijugador de mass effect aun me queda por desbloquear 2 personajes y algunas armas y modificaciones.

    El problema es que un micropago siempre pejudica a un jugador, en un multijugador, si te meten DLCs gratuitos hasta tiene un pase, pero en un singleplayer es de traca.

  15. sauron

    Lo terrible es cuando los juegos giran en torno a los micropagos y estos lo que hacen es eliminar un puto contador. Es decir, que el juego tiene limitaciones adrede para que pagues.

    Y además, cuando hay burradas como consigue 10.000 monedas/diamantes/lo que sea por el módico precio de 99,99€ y encima eso no te elimina los contadores para siempre, si no lo que tardes en gastar esos 10.000 lo que sea. Pero estamos todos locos o que?

    Sin embargo, que un juego tenga 4 niveles gratis y para desbloquear el juego completo tengas que pagar X no lo considero un micropago y aunque parezca obvio, la gente no suele ver la diferencia.

  16. Silvani

    @nycterix
    Es que es eso. En el multijugador, que en el 99% de los casos es competitivo, tendrás que acabar dejándote más pasta para poder jugar sin ser brutalmente sodomizado por los más pudientes. Eso tras pagar el juego, la consola y la suscripción al servicio online.

    En mi caso, empecé una Dinastía en el NBA 2k13 y en mi primer partido me encuentro con una puta selección mundial de la NBA (¡ole es matchmaking!). Un fulano que se limitaba a tirar triples me barrió y me dejó sin ganas de volver a tocar ese modo ni con un palo. 2K games se llevaría un buen pellizco con la venta de sobres, pero perdieron un jugador.

  17. Miguel Ángel

    Que no coño, que lo que se desbloquee en un juego tiene que ser sudando la gota gorda Platinum way. Si no, siempre está el desbloquearlo con dinero del juego, como Bayonetta en W101, es menos gratificante pero para los mancos como yo es una gran ayuda.

    Los unicos micropagos buenos en los videojuegos eran los continues a 25 pelas.

  18. Tolstoievsky

    @chiconuclear gran artículo. Me ha traído muy bonitos recuerdos de mi juventud perdida en los billares, por eso de las tragaperras. ¿Cómo era? Ah sí, ya me acuerdo, con las máquinas arcade, primero fueron 25 pts por partida; más tarde llegaron algunas máquinas especiales que te cobraban 50 pts, después las de 100 pts por partida y creo que llegué a ver alguna a 200 pts antes de que se extinguieran en occidente. Desde hace algún tiempo a mí también me preocupa que muchas compañías están explorando las posibilidades de que los videojuegos se conviertan en un servicio. Los micropagos son una más de esas tentativas. Y PlayStation Now el caso más evidente de esa tendencia. Yo creo que a la larga lo conseguirán, porque nos tienen calados totalmente. Ya han conseguido convencer a mucha gente de que son consumidores en lugar de ciudadanos. Qué poco les costará alcanzar en unos años sus objetivos con algo tan frívolo, en el fondo, como los videojuegos. Nos tienen calados, pero que muy calados. Y encima Internet se lo pone todavía más fácil.

  19. Rokuer

    Todo micropago es el demonio y todo DLC es su profeta. ¿Acaso no existían las demos o el shareware para evaluar un juego? ¿O los programadores reventaban al dejar la opción de que Ryu se ponga el traje verde? Es muy triste darse cuenta de cuantas obras morirán cuando las «desconecten» de la máquina que las mantiene vivas.

    El arte, como comenta @chiconuclear en este artículo, debe perdurar para que las futuras generaciones puedan disfrutarlas y debe sobrevivir a su autor. Si no lo hace, es humo.

  20. dani

    @chiconuclear no puedo evitar ver la similitud entre los micropagos que permiten dar más vidas (o acortar el tiempo hasta poder volver a jugar) con las recreativas. Estoy seguro de que disfrutaste de esa época y que la recuerdas con ilusión (a la pregunta de ask.fm sobre juego 2D con mejor control me remito), por qué opinas ahora diferente? Aclaro que me refiero únicamente a juegos que implementan micropagos para pagar «continues».

    EDIT: ojo que la pregunta no es capciosa, yo tengo una sensación parecida con los micropagos y no la tenía con las recreativas.

  21. Jesús Alonso Abad

    @dani, ¿tú en los recreativos pagabas con la tarjeta de crédito de tus padres? No, ¿verdad? No sólo hay un problema de fondo (el diseño del juego está alterado a propósito para potenciar su rentabilidad con los micropagos), sino también de forma. A nosotros como adultos nos duele menos gastar con dinero electrónico que con dinero físico (y no es algo que diga yo; se lo puedes oir a cualquiera). Cuando un chaval de 10 años ve en el juego un botón que dice «compra más vidas» y sabe que dándole, automáticamente va a tener más vidas, le da. Y para colmo, crece pensando que eso es lo normal.

    Verás, en los tiempos de las recreativas, a tí se te daba un presupuesto semanal, «la paga», y si querías irte a un arcade a jugar, tenías que tirar de ahí. Sabías lo que te costaba, sabías que el dinero que perdías era tuyo, y eras consciente de la elección «o echo esta partida, o me compro estas chuches, o ahorro para el número X del cómic Y que sale la próxima semana». Yo veo un patrón muy diferente a que pulsando un botón te gastes el dinero de otra persona (sin ser consciente de ello, ni de las repercusiones que podrá llegar a tener), y encima se crea ese hábito que luego puede traer problemas cuando se haga mayor y no sepa tomar la decisión entre «echar esa partida o comer ese día».

  22. dani

    @kencho he estado a punto de escribir sobre el diseño alterado, pero luego me he acordado de la dificultad de muchos arcades y me he reprimido. Prefiero que busquen que me gaste más dinero con una dosis de dificultad alta que con trampas, en eso estoy 100% de acuerdo, peroblos trucos, más a tu gusto o menos, estaban ahí también.

    Sobre el tema de pulsar un botón para comprar con el dinero de tus padres, bueno, no creo que eso se le deba achacar al videojuego, eso es un problema global, las compras a un click ya no son siquiera algo aislado de los móviles. La educación sobre el dinero es cosa que ha de venir por parte de los padres y puede que las facilidades que se nos dan a los adultos sean peligrosas en manos de un niño (ejemplo tonto: mis abuelos hacían fuego con leña así que mis padres y mis tíos no prendían fuego a los 3 años porque no sabían y por tanto no cometieron ninguna estupidez en ese sentido, ahora con los fogones de gas o la vitro, hay que vigilar y educar muy bien a los niños porque es muy fácil encender ese electrodoméstico y tener un susto. Era el primer ejemplo que se me ha ocurrido, un poco cogido por los pelos, pero se entiende.)

    El dinero pasará a ser electrónico y hay que concienciarse, así que en mi opinión, este subconjunto de micropagos por vidas en los Free to Play son una extensión de las recreativas con tecnología más moderna.

  23. Égida

    Ante el vicio de pedir, la virtud no de dar. Es un tema para el que no debería siquiera admitirse el debate y los medios deberían ser mucho más duros y señalarlo con muchas más exclamaciones y recuadros de colores. No puedes pedir 50 – 70€ y luego tropezarte con un cofre que te pida que saques la billetera de nuevo; es repugnante y forzosamente te obliga a pensar en el que el diseño del juego se ha adaptado para crear esa necesidad.

  24. Víctor Martínez

    @dani
    Es lo que dice @kencho… más o menos. Efectivamente, he pasado media vida en las recreativas y he gastado muchas propinas ahí (cuando empecé a tener sueldos, por desgracia, la cosa estaba ya de capa caída), pero no lo veo del todo comparable. Las recreativas eran más honestas: mete cinco duros para jugar, y a ver hasta dónde llegas. Y no es lo mismo hacer un juego muy difícil para poner difícil la supervivencia con esos cinco duros que limitar el número de partidas mediante sistemas de recarga de energía, conexiones con Facebook y demás triquiñuelas de f2p.

    @rokuer
    Esa es la preocupación que más me trae de cabeza últimamente. Nos estamos obsesionando mucho con el presente (me incluyo, como crítico; no voy a ser tan desgraciado de querer quitarme culpas) y lo mismo nos arrepentimos en el futuro, cuando nos encontremos sin pasado a nuestras espaldas.

  25. Dawiz60

    Creo que ya lo mencione en la noticia de los DLC del Mario Kart pero respecto a lo de que en unos años no se podra jugar a los DLC de los juegos yo creo que no va a ser asi, con el tema de la virtualizacion de las cosas ( incluido el hardware) en el futuro deberia ser sencillo acceder a contenidos completos sin estar atado al soporte fisico. Aunque habra mil problemas en el medio seguro, como los que estamos sufriendo ahora por caidas de servicio o por temas de licencias.

  26. NycteriX

    @silvani

    Lo de 2K es para darles de comer aparte. No sólo en ese modo si no en casi todos incluyen algún tipo de micropago que es exageradamente efectivo. Es lo que tiene no tener rival en el terreno del baloncesto, que se pueden permitir esas decisiones ya que es difícil que vayan a perder compradores. Bastante de traca.

  27. Leonighart

    @sauron dijo:
    Lo terrible es cuando […] el juego tiene limitaciones adrede para que pagues.

    Creo que ésta es la clave.

  28. Víctor Martínez

    @thebigsleep
    La triquiñuela es la misma que la de los camellos que te dan la primera gratis, por entendernos. Dios me libre de defender las recreativas por su, como decimos hoy, modelo de negocio; ahí entraría también que los juegos eran mejores, me parecen mejores, me gustan más o como más cómoda de digerir resulte la frase. Lo de la dificultad y demás que dices lo menciono en el mismo comentario que has citado.

  29. Mominito

    Quien pague algo que no viene en el disco esta apoyando a la misma mierda.

    Le guste ser más o menos putita-defensora de su compra tan justificada. Por que si eso funciona en una compañía aunque esta lo haga bien, el resto va a seguir el modelo y lo mismo no lo hace tan justamente. Pero la culpa en principio, es que si la opción existe y tu participas en ella, estás promoviendo ese tipo de comercio y puto FIN.

    1) Mirad una estantería de de juegos de cualquier persona hace 8 años (todos son juegos completos, que los meten en una consola que no sea la personal, sin internet, sin cuentas, y el juego está completo.

    2) Mira una estantería actual, dime cuantos de esos juegos se lo puedo dejar a mi vecino del campo sin internet y que el juego esté completo… Vergüenza, se van a la mierda todos, ni los mass effect trilogy que ya son recopilatorios incluyen el 100% del juego.

  30. Yurinka23

    @chiconuclear buenas, como desarrollador que intenta hacer el bien en el F2P buscando algo rentable y que a la vez parezca bien a todo el mundo, me gustaría preguntarte por tu opinión personal sobre un par formas concretas de permitir a la gente pagar de una forma «justa» y «ética» (en un F2P, no en un juego en el que ya has pagado 60€ antes de probarlo):

    -Por un lado el de Hearthstone o el FIFA Ultimate Team: puedes conseguir sobres de cartas con una moneda que puedes comprar o conseguir jugando.

    -Por otro el modelo de «continues» de Puzzle & Dragons: en una pequeña sucesión de combates que suponen una quest / mazmorra, al perder puedes pagar para continuar desde donde has muerto y no tener que volver a empezar desde el checkpoint del principo.

    Este segundo viene a ser como en las recreativas, con la diferencia que el empezar o el continuar desde un checkpoint más lejano sería gratis.

    @yayo dijo:
    Prepárense, porque en los próximos años la cosa irá a peor. Mucho peor.

    Discrepo. Como en todo nuevo mercado o gran innovación, viene mucha gente que no sabe a lo que se mete, hace las cosas mal y se pega un trompazo. Dichos tiburones que mencionas en un par de años verán que esto no es una puta mina de oro ya que sólo funciona para algunos casos y haciendo los juegos en condiciones.

    La gente de juegos para móviles hemos acabado muchos en el F2P porque si ponías tu juego un poco carillo no lo compraba ni dios pero muchos lo pirateaban, y en cambio el que era un poco más barato si lo compraban. Por eso los precios fueron bajando cada vez más, hasta llegar al punto de que lo de demo+0.99$ no salía a cuenta, y la mayoría de peña sólo los pillaba gratis.

    No es que seamos entes malvados, sólo intentamos adaptarnos a un formato en el que el mayor número de gente posible dentro de ese mercado prefiera jugar y pagar. Para que al menos salga la cosa rentable y podamos seguir viviendo de esto y que los fans puedan seguir jugando a nuestros juegos.

    Para nosotros sería todo mucho más cómodo y sencillo el clavar 70 euracos a la gente sin que lo hayan probado y olvidarnos de tener que tirarnos años después de haber sacado el juego mirando que no falle nada (o lo mínimo posible), y de ir añadiendo cosas al juego para que la peña esté animada.

    Como todo, el F2P va madurando. Estamos empezando a quitarnos el pay-to-win y a meter mecánicas, temáticas y géneros que van gustando más a los jugadores tradicionales. Cosas como League of Legends, Hearthstone, World of Tanks y demás están creando tendencia.

    Ahora, obviamente hacer las cosas bien y que el juego te funcione es muy jodido y no es el camino para el 99% de la gente, apenas lo es para un 20% de los desarrolladores si me apuras. Hay mucha peña que viene a hacer F2P de movil porque cree que es una mina de oro y se va a pegar la hostia. De la misma forma que alguien que no ha hecho nunca un AAA se quiera meter a hacer un juego en consola porque el GTAV lo ha petado y espere forrarse igual que ellos.

    Hay muchos que en 2 o 3 años veremos pegarse la hostia: tanto el tiburón que se piensa que se va a forrar como los del Clash of Clans por hacer un F2P de movil, como el indie inocente que infravalora el trabajo de diseño/balanceo/testeo/ porting/marketing/servers/etc que un F2P de movil supone, como cuando el rey de las golosinas no pueda pagarse el lujoso tren de vida con casinos y furcias al no poder sacar otro éxito de su único gigantesco éxito.

  31. Yurinka23

    @kencho dijo:
    @dani, ¿tú en los recreativos pagabas con la tarjeta de crédito de tus padres? No, ¿verdad? No sólo hay un problema de fondo (el diseño del juego está alterado a propósito para potenciar su rentabilidad con los micropagos), sino también de forma. A nosotros como adultos nos duele menos gastar con dinero electrónico que con dinero físico (y no es algo que diga yo; se lo puedes oir a cualquiera). Cuando un chaval de 10 años ve en el juego un botón que dice «compra más vidas» y sabe que dándole, automáticamente va a tener más vidas, le da. Y para colmo, crece pensando que eso es lo normal.

    Verás, en los tiempos de las recreativas, a tí se te daba un presupuesto semanal, «la paga», y si querías irte a un arcade a jugar, tenías que tirar de ahí. Sabías lo que te costaba, sabías que el dinero que perdías era tuyo, y eras consciente de la elección «o echo esta partida, o me compro estas chuches, o ahorro para el número X del cómic Y que sale la próxima semana». Yo veo un patrón muy diferente a que pulsando un botón te gastes el dinero de otra persona (sin ser consciente de ello, ni de las repercusiones que podrá llegar a tener), y encima se crea ese hábito que luego puede traer problemas cuando se haga mayor y no sepa tomar la decisión entre «echar esa partida o comer ese día».

    Los niños ahora no se han vuelto subnormales de golpe (ni tampoco matan a la gente con katanas). son tan conscientes de lo que cuesta cada cosa que compran como cuando jugábamos en las recreativas. Tiempos en los que algunos como yo a veces nos quedábamos el cambio del pan o incluso llegamos a robar algo del monedero a los padres para jugar a tal juego.

    La diferencia entre ambos casos es que ahora con un par de clicks los padres pueden impedir que el niño pague poniendo un password, o si lo ha hecho ya con un par de clicks pueden pedir que sin preguntas le retornen el dinero de las microtransacciones.

    Es un problema de desconocimiento y educación (tanto del padre como del hijo), mas que de los juegos.

  32. Yurinka23

    @yayo Thanks.

    Aunque bueno, hay que tener una cosa clara: ni todo será F2P ni todo será movil. Seguirán habiendo juegos de consola/PC, y seguirán habiendo juegos de pago sin actualizaciones ni micropagos por muchas razones.

    Primero porque el juego pequeño e independiente pillará mucha más fuerza en todos los mercados, y el tener juegos como servicio es demasiado caro, algo que normalmente solo empresas grandes pueden llevar. Luego porque para que un F2P sea rentable necesita mucho presupuesto y jugadores, que cada vez constará más conseguir. Y por último porque ciertos géneros o experiencias no pueden adaptarse al F2P por varios motivos.

    Al igual que pasó con los juegos 3D, los de movil, los casuales, los DLC o similares cambios/novedades en los videojuegos, el tema F2P será algo que irá madurando/mejorando y al que la gente se irá adaptando. Pero que no reemplazará a lo anterior.

    Como siempre, los acostumbrados al modelo anterior son quienes durante los primeros años muestran más rechazo, pese a que aporte ciertas cosas positivas. Y muchas veces con argumentos similares a los de Yrion, de quienes hablaban de que el Final Fantasy te hace matar a la familia, o que se metían con el rock, la tele, el cine o el teléfono cuando aparecieron.

    Por ejemplo, mirado friamente es más ético dejarte probar un juego antes de pagar que pedir 70€ antes de que la gente juegue, por más que muchos digan lo contrario. Y como para que los juegos F2P funcionen requieren tener una comunidad activa y animada durante tiempo, se usa el feedback de los jugadores para ir tuneando y ampliando los juegos en gran parte según las preferencias de la comunidad, cosa que mola mucho desde el punto de vista del desarrollador como del jugador, y que hace unos años era algo impensable, en especial con los juegos que una vez salidos a la venta no tenían ninguna actualización.

    Esto lleva a que poco a poco los F2P vayan mejorando. Primero porque los devs implementamos cosas que la peña pide y luego porque vamos afinando los juegos, por lo general hacia algo mejor para todos.

    Por ejemplo, ahora ya no espameas a los amigos de FB, y tanto el tema de que te impidan jugar por un tiempo se está quitando/reduciendo, o se está tendiendo a quitar el pay-to-win. Vamos, que el F2P que habrá será mejor, aunque siempre aparte de peña con buena fé habrán por un lado cabrones y por otro gente humana que se equivoque.

    Ahora, sin duda tiene cosas negativas. Por ejemplo, a mi también me preocupa el tema de la preservación. Por ejemplo, hay ya unos cuantos juegos en los que he currado a los que ya no se puede jugar, porque los servidores tienen un coste y si el juego no genera tal pasta no queda otra que cerrarlos pasados un tiempo.

    O por otro lado, es una putada que si has pagado pasta por un juego, éste (o al menos la parte online) deje de funcionar al cabo de unos años. Y no hablo de juegos always online o modos multiplayer, hablo también de en juegos de consola poder ganar trofeos, ver las tablas de ranking o incluso poder comprar un juego de forma digital o bajar sus actualizaciones. Podemos llamarlo arte efímero pero yo lo llamo putada.

    Tiene sus cosas buenas y cosas malas pero esto no es el fin del mundo. También hay que recordar que los devs no vivimos del aire y hacer juegos no es gratis. Nos tenemos que buscar la vida para que nos salga a cuenta hacer juegos.

    Por ejemplo, el hacer un The Order o un Uncharted 4 ya debe costar un ojo de la cara, y el hacer que «no sea un pasillo» o mejorar sus «gráficos mediocres» quizá sea algo que a sus devs también les molaría, pero que no podrían financiar por mucho que te cobren dlcs y microtransacciones además de los 70€.

    Recordemos que en muchos estudios que hacen AAA si no venden 5 millones de copias (por decir un número medio aproximado, y que no consiguen el 99% de los juegos lanzados en consola) el juego no les sale a cuenta y muchas veces tienen que echar a mucha peña e incluso tras varias veces incluso chapar estudios, cosa que a nadie gusta.

    Si el juego de 70€ es una experiencia que se siente completa, divertida y no alargada artificialmente sin pagar más, por mi que metan todo el DLC y microtransacciones opcionales que quieran si eso les ayuda a salir adelante. Que cojones, ya me hubiese gustado que Psygnosis y la SNK de antes aún funcionasen.

  33. Víctor Martínez

    @yurinka23
    Hearthstone me parece bien, por el tipo de juego que es. Te dejan el espacio para jugar (el «tablero» y todo lo que ello conlleva: las interacciones entre cartas, el sistema de puntos/vidas, etc.), te «regalan» unas pocas cartas para que empieces, y no te presionan mucho para que pagues. Está bastante bien; me parece uno de los juegos más importantes del año precisamente por su forma de afrontar el F2P. Ahora bien, tiene el mismo riesgo que casi cualquier contenido digital: al contrario que el juego en el que «se inspira» (xd), la inversión en Hearthstone es conflictiva porque no deja rastro. Mis cartas de Magic tienen una presencia real, son algo, igual no tienen ningún valor pero puedo romper un cristal si las ato con una cuerda y las tiro. Las de Hearthstone no son nada.

    Lo de Puzzle & Dragons tampoco me parece mal… contado así, de manera idílica. Está bien. Pero que el diseño del juego se ve afectado por la necesidad de rentabilizar el juego a través de micropagos lo veo bastante claro. Como en las recreativas, que es otra mierda como un coco que ya está bastante superado. (No vale sacar el ejemplo de Japón: es evidente que no me refiero a eso, y puede que el éxito del F2P allí tenga que ver con otra forma de pensar en el dinero, qué sé yo.)

    Ni tiene que ser dramático en todos los casos ni digo que todos los que hacen juegos F2P sean supervillanos con gato persa que viven en un rascacielos, pero que uno de los objetivos del desarrollador de F2P es que la gente pague parece un hecho bastante impepinable. Tú lo has dicho: por no pagar, la gente está dispuesta a hacer todas las cabriolas posibles para hacer funcionar un juego pirateado. Eso lo sabemos bien. Si no das motivos para pagar en un F2P, nadie va a hacerlo. Path of Exile, por ejemplo, los da, cuidando a la comunidad y currándose el juego; pero no te pide que pagues un pavo para recargar energía y poder seguir atacando o que conectes con Facebook para abrir una puerta que te permita continuar.

    En otro momento podemos hablar del tipo de público que hay en una plataforma en la que es «premium» (ojo al link) un juego de tres euros, en el que dos, tres, cinco o diez personas, o las que sean, han invertido su tiempo, su esfuerzo y su ilusión durante medio año, por poner un desarrollo corto. PREMIUM, por amor del cielo. He dejado propinas mayores en restaurantes.

    Y a todo esto: gracias por estar abierto al diálogo. Aquí estamos para aprender, y con estas cosas es con las que se aprende.

  34. LeonPonce

    @angryel dijo:
    «League of Legends o Path of Exile pueden ser un ejemplo de esto: juegos gratuitos en los que los micropagos son la voluntad,»

    Disculpa, como dices??

    No puedo hablar del LoL porque no he jugado nunca (mi máximo contacto ha sido ver jugar a la prima de mi novia y jugar al DOTA 2) pero desde luego el el caso de PoE los micropagos son la voluntad. Hasta donde he visto (me he parado poco a verlo en un para de ocsiones, por si se me daba por dejarles la voluntad) los pagos son cosas estéticas, de foros y mierdas así. He visto que hay uno de mascotas, pero no sé si se pueden conseguir en sin pagar (he avanzado poco) o si tienen una utilidad más allá de la meramente estética, como es el caso de Torchlight 2, que son un compañero de equipo más que reparte ostias y carga con objetos.

  35. Víctor Martínez

    @thebigsleep
    Estoy lejos de decir que el LoL es una «obra de arte», ni que pedir la voluntad implique tener ambiciones artísticas. Y ojo, tampoco quiero decir que los que se dedican a hacer lo que he tenido a bien llamar tragaperras de bolsillo estén afectando a la trascendencia del videojuego más allá del juguete que es ahora. Evidentemente somos nosotros (la peñuqui, digo; los que creáis juegos, los que escriben sobre juegos, los que estudian los juegos) los que tenemos que decidir qué es arte y qué no. No existe un ser superior que lo vaya a decidir.

    En relación a eso, meter aquí con calzador lo del mercado del arte es querer llevar la discusión a otro terreno, y lamentablemente no tengo el tiempo para seguirte, perdón. Es un asunto del que ya solo puedo hablar cuando bebo mucho, porque de otra forma me pueden la angustia y la desidia.