¡Ay, el Okamiden, qué bonico!

Cuando leí por primera vez sobre Okamiden me pareció un auténtico crimen confinar una franquicia tan preciosista y deslumbrante a la consola menos potente de la actualidad. Temía que las limitaciones técnicas de Nintendo DS dieran al traste con la maravilla visual que podía y debía ser una secuela del inolvidable ?kami, y hasta cierto punto mi escepticismo, el de Pep y el de muchos de vosotros parecía muy razonable.Sin embargo, y a pesar de las descorazonadoras capturas que fuimos viendo, cuando Capcom empezó a mostrar vídeos de su criaturita peluda los que menos esperanzas habíamos puesto en este proyecto empezamos a ver florecer las dudas, como florecían los escenarios de Okami, viendo que Okamiden se las ha apañado para, como poco, parecer un título la mar de competente y rebonico aun con sus limitaciones gráficas, sus jaggies y sus poligonacos gigantes. Eso sí, estando la 3DS a la vuelta de la esquina, a uno se le queda un regusto agridulce por aquello de lo que pudo ser y no fue.
Redactor
  1. smart

    CUTE is the new HARDCORE.

  2. Pep Sànchez

    Eso sí, estando la 3DS a la vuelta de la esquina, a uno se le queda un regusto agridulce por aquello de lo que pudo ser y no fue.

    Es así. Y ya no por el 3D o por la potencia gráfica, que también, sino por el analógico, pues el control con la cruceta es terrible. Pronto os cuento.

  3. Trevinho

    ¡Oh pinjed, maldito nintendero!