Another brick in the wall

Accurate Coastlines es un drama cartográfico

Accurate Coastlines es un drama cartográfico

Este fin de semana leía a Chris Priestman desviar un texto aparentemente sencillo sobre una idea bastante simple hacia la más profunda reflexión política y filosófica. La idea lleva por título Accurate Coastlines y es la última creación de un señor llamado Clément Duquesne que no es exactamente un desarrollador de videojuegos, sino más bien un programador de juguetes digitales. Se trata de experiencias mucho menos ambiciosas que la mayoría, una especie de artefactos para juguetear con ellos en los ratos libres, sin historia ni reglas de ningún tipo.

Para que os hagáis una idea: si los videojuegos son el Hero Quest, el Tozudo o el Cluedo, lo que Duquesne hace se parecería más a uno de esos monos enganchados a una barra fija que dan vueltas si presionas un botón o a un Mr. Potato.

Volviendo a su último juguete (creo que es la mejor palabra para referirse a ello), Accurate Coastlines hace algo tan sencillo como mostrarnos un mapa geográfico en el que podemos ampliar con la ruedecilla del ratón para ir acercándonos cada vez más a los bordes de sus costas. La magia del asunto es que se trata de generación procedimental, de modo que por mucho que ampliemos esa costa seguirá desarrollando recovecos antes invisibles, convirtiéndose en un drama cartográfico de proporciones literalmente infinitas. Personalmente la primera impresión a mí me ha despertado cierto desconcierto y confusión seguido de un desasosiego difícil de explicar, una especie de insatisfacción perpetua y creciente.

De todas la interpretaciones que se desprenden del juguete, la de Priestman que mencionaba al principio hace referencia a otro drama muy reciente y mucho más real para quienes residen en la primera potencia económica y militar del planeta. Efectivamente, me refiero a Lo De Trump. El texto habla de cómo se representaba en los mapas qué estados habían votado por un candidato u otro (en el caso del cinturón industrial parecía bastante explicativo) y cómo eso subraya y resalta con colores la división que ya existe en la sociedad americana, las diferencias, por ejemplo, entre ambas costas y todo el centro de Estados Unidos.

En España se dio algo muy similar: el mapa de las últimas elecciones generales marcaba a fuego las diferencias en los hábitos de voto entre Catalunya y Euskadi respecto al resto de comunidades, algo que reforzaba conclusiones no del todo ciertas y sí muy injustas que han servido, como van a servir en Norteamérica, para trazar una especie de fronteras ideológicas entre regiones de un mismo lugar. Estamos en un momento tan convulso a nivel político en todo el mundo que los mapas parecen algo esencial, algo que necesitamos con cierto desespero (una demanda que los grupos de comunicación alimentan a plena potencia), para articular nuestra identidad y nuestro lugar en el contexto que nos rodea. Cualquier debate, cualquier argumento sobre política, viene hoy acompañado de mapas coloreados según el criterio.

Accurate Coastlines es un drama cartográfico

Dice Priestman que Accurate Coastlines parece una especie de chiste interactivo a propósito de las ideas locas de Donald Trump, que pretende levantar muros literales entre EE.UU. y México, como si Duquesne nos estuviese mostrando hasta que punto llega a ser algo totalmente absurdo señalar fronteras en el espacio físico, hasta qué escala delirante podríamos ponernos insoportablemente pejigueros si llevamos la discusión al terreno de los kilómetros a los hectómetros, los decámetros, los metros o incluso los centímetros. Como si dedicarse a hacer mapas estrictamente geográficos, y no políticos, no fuese ya suficiente drama.

Podéis jugar con Accurate Coastlines gratis en itch.io.

Redactor
  1. pinjed

    @matthewmurdock

    ¿De verdad crees que lo importante era si apoyaba al ganador o al perdedor? Menudas risas apoyar a un fascista, sí. Un no parar de reír.

  2. octopus phallus

    Intentar meterle contenido político a un generador de fractales, y que cuele: los videojuegos en 2016.

  3. Arthok

    @octopene dijo:
    Intentar meterle contenido político a un generador de fractales, y que cuele: los videojuegos en 2016.

    Solo puedo darte un positivo, puta mierda 🙁

  4. ForerusMaximus

    @matthewmurdock dijo:
    @pinjed
    También el tío fue un idiota. Si eran sus ideas, buenas o malas (según quien), no te dejes avasallar por quien no piensen como tú.

    Le pides mucho a un español.
    Increible lo politizada que esta anait, de verdad.

  5. Gegr is Win

    Desde allí se ve mi casa.

  6. ElAlexRG

    @octopene Mierda, le he dado al negativo y quería haberle dado al positivo.

  7. El Jugador Medio

    Como sigáis mencionando a Kill Screen, a Bukku qui igual le da un jamakku co, o algo.

  8. pinjed

    @el_jugador_medio

    No sabía que nos habían criticado por eso. Yo tiro de KS mucho más de lo saludable porque me flipa todo lo que hacen, pero voy a intentar controlarme un poco.

  9. El Jugador Medio

    @pinjed
    Entre otras cosas. Pero eh, por mí perfecto que de entrevistas y artículos de otras publicaciones se saque chicha para hacer otras cosas. Por no mencionar la labor divulgativa y lo bonito que es mencionar las fuentes.

  10. Joker73R

    @el_jugador_medio
    MOAR INFO PLIS.

    De todas formas que la estrategia de Bukkuqui es crear disputas artificialmente para ganar seguidores está más claro que el agua. Y que se cree en un pedestal, también. Y mira que me gustan sus vídeos, pero no la puedo seguir por Twitter, es enervante.

  11. Fernando Benito

    Un poquita rebuscada la relación entre el juguetito y la política, no?

  12. IndiAlien

    A mi el tema me parece interesante porque aunque si, hay que poner uno mismo de su parte para ver aquí en este «juguete» procedural la parte política, es algo que merece la pena hacer. Y no por Trump, o por la política, sino por expandir los límites de los videojuegos.

    Me gusta, me parece estimulante que dentro del contexto de un experimento interactivo se pueda sacar una visión de algo, en este caso política pero si alguien quiere marcarse una reflexión sobre otra temática también estaría genial y sería interesante ver como nuestro mundo y lo que sucede en él pueden tener reflejo en lo que vemos y sentimos en un juego.

    En cuanto a política en si, creo que es un error decir que Anait está politizada, no creo que pinjed esconda sus inclinaciones pero tampoco busca excusas para airearlas, simplemente están ahí como están en todos nosotros una forma de pensar y ver las cosas. Quiero decir que deberíamos ver eso como algo natural, coincidamos o sean opuestas a las que cada uno tenga, y no como algo a «ocultar».

    Hay un tabú sobre tocar esos temas porque en caso de no coincidir parece que uno no va a poder estar cómodo hacia ese profesional, y no debería ser así. ¿Quién no tiene amigos o gente con la que conversa cuyas ideas políticas, religiosas, etc son opuestas a las nuestras?

  13. IRA

    @airrel dijo:
    Hay un tabú sobre tocar esos temas porque en caso de no coincidir parece que uno no va a poder estar cómodo hacia ese profesional, y no debería ser así. ¿Quién no tiene amigos o gente con la que conversa cuyas ideas políticas, religiosas, etc son opuestas a las nuestras?

    Totalmente cierto. Si te gusta lo que hace, la ideología del autor te la debería soplar bastante. A mi me encanta el cine de Eastwood o los cómics de Frank Miller a pesar de estar en contra de sus respectivas ideologías.

  14. Sams

    @joker73r dijo:
    @el_jugador_medio
    MOAR INFO PLIS.

    De todas formas que la estrategia de Bukkuqui es crear disputas artificialmente para ganar seguidores está más claro que el agua. Y que se cree en un pedestal, también. Y mira que me gustan sus vídeos, pero no la puedo seguir por Twitter, es enervante.

    Si os fijáis (me lo comentó el otro día @warclimb) solo montan trifulcas en puentes y festivos. Nunca los verás inventarse polémicas un martes.

  15. IndiAlien

    @ira dijo:
    Totalmente cierto. Si te gusta lo que hace, la ideología del autor te la debería soplar bastante. A mi me encanta el cine de Eastwood o los cómics de Frank Miller a pesar de estar en contra de sus respectivas ideologías.

    Justo me pasa eso con Eastwood también, uno de mis directores favoritos y que encima toca temas muy personales en sus pelis.

  16. Zapp Brannigan

    @pinjed

    Siguiendo con esa manía por poner fronteras ideológicas y tomando prestada la recursividad del invento de Duquesne, cualquiera diría que al final pintarán a los individuos en un SIG según lo que «seguramente votamos» (por lo que dice de nosotros nuestra geolocalización habitual y nuestras cookies), por lo menos mientras el voto sea secreto. La distopia está a dos pasos. Tu artículo lanza un punto de fuga (nunca mejor dicho) muy interesante… y perturbador.

    Te recomiendo mirar este conferencia de Kate Edwards (Directora Ejecutiva de la International Game Developers Association, geógrafa) si no la has visto:

    https://youtu.be/EVGonAUUQ8c?t=22m3s

    La relación con lo que explicas tú puede ser tangencial, de todas formas. Pero lo he visto hace poco y me lo has recordado.

    Por cierto, la elección de ese grabado como imagen de encabezado es muy acertada.

  17. Cable

    Si hubiera ganado Hillary, ¿la implicación del jueguito de los mapas hubiera sido ver las fronteras entre países de oriente medio y la antigua yugoslavia que han sido levantadas a golpe de Intervención Democrática Clintoniana?