With a little help from Bill Gates

Microsoft ve Game Pass como un extra, no el futuro

Microsoft ve Game Pass como un extra, no el futuro

La nueva buzzword de la industria del videojuego es suscripción: como ha pasado con la música, el cine o las series, y como se está intentando que pase con los libros digitales, la posibilidad de que la relación de la gente con los videojuegos esté mediada por un servicio de suscripción que dé acceso a un catálogo de títulos amplio y variado es algo que viene interesando a los gerifaltes de algunas de las multinacionales más importantes del mundo. Con o sin streaming de por medio (aunque Ubisoft, Electronic Arts e incluso Sony ya están tomando posiciones), el pagar un fijo mensual o anual por acceder a una colección cerrada de juegos parece uno de los caminos que seguirá la industria en los próximos años.

Se ha hablado mucho sobre esto, ya digo, y en GamesIndustry han podido hablar, a raíz precisamente de una columna de opinión, con Ben Decker y Matt Percy, de Microsoft, que llevó las suscripciones a Xbox One con su programa Game Pass: una colección de «más de cien» juegos de One y 360 a los que se tiene acceso por un pago mensual similar al de Netflix.

Para su sorpresa, comenta Decker, su público no busca en Game Pass tanto un equivalente a Spotify o Netflix (un servicio único que canibalice todo el consumo de cierto tipo de contenido, ya sea música o series; aunque con Netflix es más fácil poner peros a esta definición, para mucha gente Spotify es donde se escucha toda la música, siempre) como una experiencia de curación de contenidos: una selección «pequeña», entre todas las comillas que se le puedan poner al adjetivo, pero que asegure unos mínimos de calidad. 

«Cuando lo lanzamos, pensamos que un número de juegos siempre en aumento podría ser algo realmente importante para los jugadores. Pero resultó que no es eso lo que pedían», explica. «Lo que notamos en los jugadores no es «quiero una suscripción con miles y miles de juegos», [sino] «quiero una suscripción con 100, o un poco más de 100 juego. Pero quiero que sean juegos realmente buenos. Y quiero una colección elegida a mano donde sepa que lo que hay ahí será genial»».

«No tenemos el objetivo de ser la suscripción de la que recibes todo tu contenido», reconoce. «Está pensada para ser una adición al ecosistema. No vemos un futuro en el que las suscripciones sean dominantes. Vemos un futuro en el que los consumidores pueden elegir entre una suscripción y la propiedad, en el que hay un ecosistema mixto porque eso es lo que los consumidores quieren, y eso es lo que los desarrolladores quieren».

Es un modelo que se podría considerar similar al de la música, en el que la hegemonía de Spotify (con sus guerras y sus competiciones, como es evidente) se combina con la venta muy localizada de formato físico, vinilo, principalmente, a un público concreto.

También destaca Decker el potencial de Game Pass como trampolín para promocionar y dar comunidad a ciertos juegos para los que una base de usuarios amplia es crucial. «Sea of Thieves ha visto más de cinco millones de jugadores, y atribuimos gran parte de ese éxito al hecho de que esté en Game Pass», dice. «State of Decay ha tenido más de tres millones de jugadores. No creo que esos juegos tuvieran ese nivel de adopción en la comunidad si no estuvieran incluidos en Game Pass». Hace bien poco leíamos cómo 505 Games piensa en Game Pass como un medio para llevar Laser League a la gente: es cierto que tener ciertos juegos a mano ayuda a hacer más pequeña la barrera de acceso.

«Nuestros socios de Game Pass hasta la fecha han estado muy satisfechos con el rendimiento que han visto», dice, sobre la relación con las compañías que ya trabajan con el servicio de suscripción. «Diría eso. No creo que tengamos ni un solo socio que no considere su experiencia en Game Pass como positiva para la franquicia y el título que han incluido en Game Pass. La gente por lo general ha estado muy contenta con las cuotas de licencia y el recibimiento que ha motivado. Y para los juegos que ofrecen compras adicionales dentro de los juegos, creo que la gente está muy contenta con el incremento en los ingresos que han tenido debido a la mayor base de jugadores que tienen como resultado de estar en Game Pass».

Por no centrarnos en el caso concreto de Game Pass (un servicio que, por lo demás, me parece más que correcto: sin necesidad de una gran inversión inicial tienes acceso a muchos juegos que, sobre todo para quienes estén fuera del frenético mundo de las novedades, dan para muchos buenos ratos), estos servicios de suscripción tienen ventajas que, de aprender de los errores y si se corrigen los puntos negros de otras industrias, pueden suponer un cambio importante en la creación de y el acceso a videojuegos. Sobre lo segundo, no veo imposible que el modelo mixto al que apunta Microsoft acabe dando como resultado que tener menos juegos sea más normal; supongo que los coleccionistas tiemblan, porque el auge de lo digital mezclado con estos servicios de suscripción puede hacer que el formato físico pierda un poco (más) de importancia, pero no sé hasta qué punto imaginar a las nuevas generaciones preocupadas por esas cosas.

Sobre lo primero, quedan sin respuesta algunas de las dudas más cruciales del artículo de GamesIndustry que motivó estas últimas declaraciones. Cómo puede afectar el auge de estas plataformas a la financiación de cierto tipo de juegos es la más vistosa, quizá (y también es interesante: las grandes inversiones de Netflix tienen como objetivo robar atención a las salas de cine y aumentar el caché de su plataforma, pero en videojuegos no hay un «Goliat», de nuevo entre comillas, al que enfrentarse: es una pelea de Goliats desde el primer momento), pero también es importante pensar en quién tendrá la sartén por el mango cuando, o si, los servicios de suscripción se convierten en un estándar: a la hora de conseguir dinero para desarrollar un juego las cifras son clave, y dentro de una suscripción es más difícil poner en contexto las cifras de cierto tipo de juegos. Más aún cuando de una suscripción se puede acabar saliendo, y no siempre tiene que ser por decisión propia; buscar inversores, que generalmente necesitan tener cierta seguridad en el retorno que van a recibir, pasa a tener otras particularidades cuando la suscripción se pone de por medio. La mención a las «compras adicionales dentro de los juegos» es importante pensando en este escenario.

Nada castrófico, pues, pero sí que se ponen sobre la mesa nuevas cartas a tener en cuenta, para quienes hacen juegos, para quienes los pagan y para quienes los jugamos. Sobre todo esto seguro que se hablará largo y tendido en un futuro quizá no tan lejano.

  1. Joker73R

    Con juegos con presupuestos cada vez más elevados no creo que Game Pass sea una forma rentable de negocio para juegos triple A de estreno sino una forma útil de atraer usuarios a la marca y que paguen una suscripción que pueden, o no, usar.

    Sobre lo que menciona de la oferta de títulos, veo lógico que se autocontrolen. Excesiva oferta equivale o bien a navegar entre basura o bien caer en la irrelevancia más absoluta.

  2. Aloisol

    El Game Pass como concepto esta muy bien.

    Pero creo sinceramente que Microsoft no ha medido los tiempos o se ha adelantado a la competencia demasiado, desde mi punto de vista pecero creo que ha intentando venderme una suscripción en la que con una XBOX puede tener sentido para una persona que no tenga muchos juegos y de rebote haciendo creer que muchos de esos titulos del catalogo se podrian jugar en PC ya que existian (ej. Rocket League, Hitman, Tomb Raider, etc.), pero no es así el Game Pass a dia de hoy solo incluye 12 juegos PlayAnywhere. Cuando ese catalogo de PlayAnywhere aumente estoy seguro que Microsoft tendrá mucho mas exito con su suscripción.
    Seguramente es que creo que Microsoft ha dejado un poco de lado al PC por que no se sabe nada del nuevo Age of Empires.

  3. ElrosAnarion

    Para mí la principal virtud del Game pass es que le permite a una gran cantidad de personas con un poder adquisitivo menor el acceso a una gran cantidad de juegos por un precio prácticamente simbólico.
    No sé cómo de rentable le puede salir a Microsoft, pero desde luego la gente está muy contenta con el servicio y es que no es para menos, a ver qué dirección toma.

  4. AnkokuRyu

    Pagando lo que me costaría un juego y medio al año, puedo tener acceso a más de 100 juegos y muy buenos en la mayoría de los casos.
    Yo tampoco sé que tan rentable será este servicio para Microsoft o las desarrolladoras, pero desde el lado del usuario, me parece un servicio MUY bueno, incluso, si lo usas en PC, como es mi caso.

  5. epi

    El Game Pass me parece una opción cojonuda para según que usuarios. Para mí no lo es, quiero jugar a lo que quiero cuando quiera. No dispongo de mucho tu tiempo de juego (ni le quiero dedicar más) y prefiero usarlo en aquellos títulos que realmente me llaman y no estar supeditado a juegos que no me interesan o jugarlos simplemente porque están ahí. Insisto, me parece una opción cojonuda, el precio es brutal.

  6. PUNKOMAN

    La triste vida del adulto (y más si eres padre) te obliga a tener que ser muy selectivo con lo que juegas. Las pocas horas que tienes disponibles bien seleccionadas pueden ser cubiertas con un título al mes (en mi caso, llevo dos meses de Prey, y tan ricamente…), por lo que este servicio puede no ser atractivo.

    Ahora, pillo esto con 15 años y no hay oculista que me arregle los ojos de las horas de juego que le hubiera metido a esto. De hecho, el futuro que le veo ahora mismo es un rollo cuenta familiar: El catálogo disponible para un par de dispositivos en casa, a lo netflix. Yo lo pillaría.

    Pero vaya, bien sabe Dios que esos dos meses de game pass por 2€ que hay ahora mismo los voy a amortizar sólo con el Rime.

  7. morelli

    Yo probé Game Pass y tras el mes, pedíi que me regalaran por mi cumpleaños una suscripción. Era eso o unos calcetines. Mola un montón, he jugado a cosas por las que nunca hubiera apostadoo y que me han encantado, como un juego de caza y otro de pesca. Ahora estoy con el Hitman, Division y el Doom que me ha mereado hasta límites insospechados. Con estos juegos y las primeras espadas de la propia Micro estoy más que servido . Eso sí, yo no compro novedades y he dejado de pagar el Gold, así que tampoco juego por internet.

  8. juandejunio

    igual raro verlo como un Extra y no como el futuro si van a estar sacando sus AAA de lanzamiento ahí.

  9. KilgoreT

    Muchos Indies y juegos medianos tipo el Warhammer Vermintide 2 han salido de lanzamiento en Game Pass, porque les da mucha exposición y parece que no les ha ido mal.

    Por demás si ese es el modelo del futuro o no, lo decidirán más los usuarios que las propias empresas.

  10. dagorlad

    Para mí, esto es de lo mejor que ha pasado a los videojuegos, he aprovechado seguidos un mes a 1€ y 3 a 10€ y los estoy amortizando de cojones, teniendo en cuenta que tengo muy poco tiempo para jugar entre trabajo e hijos he jugado del tirón al Halo 5, el Wasteland 2, Resident Evil 6 (horroroso por cierto), Gears of War 4 y ahora le daré al Halo 2 en la Master Chief Collection…es que es un chollo joder.

  11. koalesco

    En lo personal lo mejor que le veo al game pass es la oportunidad de probar títulos que de otro modo ni te pensarías en voltear a verlos y a veces sales sorprendido gratamente. Con el bajo costo es fácil pensar en tener la suscripción como base de juegos y solo optar a comprar aquel titulo que te llame muchísimo, este o no dentro del game pass. aparte de poder tener una suscripción intermitente gracias a las tarjetas de prepago.