Asesinato…1-2-3

Análisis de Murder by Numbers

Análisis de Murder by Numbers

Uno de mis mayores problemas con Layton —una saga que adoro— es lo mal que justifica el paso a los puzles. Cómo nos obliga a extender la suspensión de incredulidad hasta el infinito por no tener la picardía de salir con cualquier excusa por muy floja que sea. Jugando junto al Profesor tenemos la autoridad e inteligencia de un importante detective. Sin embargo, esto no significa nada a ojos de sospechosos y testigos, que siempre nos pondrán a prueba con rompecabezas de lógica que en la mayoría de ocasiones no tienen relación directa con nuestro caso. La trilogía original de Layton está muy pero que muy bien, no obstante, no consigue llegar al nivel de coherencia de otros juegos de lógica como la saga Ace Attorney. 

En la página de Capcom se define la trilogía de Phoenix Wright: Ace Attorney como una visual novel. Y hasta aquí nada que objetar. Lo que parece que en ocasiones se nos olvida es que cada uno de los capítulos de los diferentes juegos funciona como un enorme puzle en el que tenemos que ir encontrando las piezas para ensamblarlas —y mostrarlas— en un orden determinado. Debajo de su humor, Ace Attorney es un juego muy serio, donde llegar a ser un abogado competente requiere de toda nuestra atención.

Y si menciono la trilogía original de Layton y la saga protagonizada por Phoenix Wright en el análisis de Murder by Numbers es porque es importante tener claro cuál es su ascendencia. Quienes son mamá y papá. El nuevo juego de Mediatonic nace del amor hacia las dos series japonesas y, aunque consigue pulir algunos de los defectos más evidentes de las mismas, no logra salir en ningún momento de la enorme sombra que ambas proyectan. Una pena, porque Honor y SCOUT sin duda lo merecen.

Murder by Numbers está ambientado en Hollywood, California durante la década de los 90. Y en «la fábrica de los sueños» Honor Mizrahi, nuestra protagonista, no podía dedicarse a otra cosa que no fuera a actuar. Pero lo cierto es que su vida no marcha demasiado bien. Recién concluido su divorcio con un millonario hijo-de-papá, la serie —un antiguo éxito— en la que interpreta a la compañera de una brillante detective no consigue remontar las audiencias.Y por si fuera poco, el mismo día en el que la despiden y descubre que su personaje va a ser sustituido por un perro, el productor de la cadena aparece asesinado… 

Análisis de Murder by Numbers

CORTE

FUNDIDO A NEGRO

[entra: SCOUT]

SCOUT es un robot con amnesia que sin recordar su origen ni su propósito original, despierta rodeado de basura en un vertedero de las afueras. Pero no solo su memoria ha sido dañada, su sensor de reconocimiento de imágenes tampoco funciona del todo bien y los píxeles se mezclan sin ton ni son en patrones difíciles de interpretar. 

A menos que le ayudemos nosotros. 

Resolviendo nonogramas —los puzles conocidos como picross—  podremos ayudar al pequeño robot a recordar su origen y colaborar con Honor en la investigación de varios asesinatos. Todo ello a través de cuatro capítulos llenos de pistas, secundarios estrafalarios y mucho, mucho humor.

El principal acierto de Murder by Numbers es la naturalidad con la que salta entre la parte más conversacional del juego y la pura resolución de puzles. Jugando como Honor, podremos interrogar a los testigos, presentar evidencias a la policía o, incluso, saltar entre varios escenarios. Como SCOUT, sin embargo, nos tocará la parte de escanear y analizar. Gracias a nuestros diferentes sensores, podremos descubrir pistas, tomar mediciones y estudiar a fondo toda la información que nos proporciona la escena del crimen. Pero para hacer eso, interpretar correctamente la imagen resolviendo los puzles es algo esencial. 

Análisis de Murder by Numbers

Murder by Numbers divide el tiempo entre puzles y trama de forma equilibrada, consiguiendo que nunca nos lleguemos a frustrar si no damos con la solución correcta a los puzles, y logrando a la vez que no olvidemos que lo importante son los personajes y lo que les está pasando. Honor y SCOUT forman una pareja cómica bastante convincente, especialmente conforme pasan los capítulos y el segundo va absorbiendo más conocimiento sobre la cultura pop, y comportándose de forma similar a como lo haría un detective en una película clásica. El humor (lleno de referencias al cine y a la tecnología noventera) es parte central de Murder by Numbers y los chistes —que se van puliendo conforme avanzamos— consiguen su propósito de establecer un nexo de unión con los protagonistas. Sin embargo, la gran diferencia con respecto a Ace Attorney en este sentido, es que Murder by Numbers no aprovecha correctamente a su plantel de secundarios; y personajes como K.C o el detective de la LAPD al que Honor siempre supera o la propia madre de la protagonista tienen mucho menos impacto del que nos gustaría. Y aunque los escenarios y las situaciones por las que nos movemos son tan extrañas y pintorescas como las de la serie de Capcom, se agradece el no encontrar las cuestionables representaciones de las mujeres y la comunidad LGBT que sí estaban presentes en la saga japonesa.

Pero más allá de los puzles, los personajes y la trama, Murder by Number se revela como un juego con un diseño muy cuidado. Con dos niveles de dificultad que realmente se adaptan a la habilidad del jugador, el título consigue enseñarnos a resolver puzles de nonograma haciendo que interioricemos solamente tres sencillas reglas. La música durante la faceta de resolución de puzles es tan pegadiza como relajante y aunque la expresividad de las animaciones al principio parece estar fuera de tono con respecto a los diálogos (algo que pasa en ocasiones con las series de anime creadas en norteamérica y europa), todo termina por ajustarse una vez nos acostumbramos tras jugar varios minutos. 

Murder by Number funciona in crescendo. En exponencial y a una velocidad  vertiginosa. El juego crece en calidad delante de nuestros ojos, y de la misma forma que se complican los puzles, vemos aumentar la complejidad de los casos y notamos una palpable y enorme mejoría en los diálogos y la trama. Se trata de un juego pequeño, donde se nota el cuidado del estudio, pero que cuenta con la enorme desventaja de haber salido después. Que su estructura es algo que hemos probado antes. Porque si durante mi partida no puedo dejar de pensar en Shu Takumi es que algo está fallando. Es que Honor —por lo que sea, no logro poner el dedo—  no consigue llenar los zapatos de Wright. Pero pese a todo, sigue siendo un juego muy recomendable. Un título divertido, simpático y adictivo que mezcla con pasmosa diferencia dos estilos de juego muy diferentes entre sí. Que, además, lo hace bien. Y que no tendría que tener ningún tipo de complejo a la hora de plantarle cara a las grandes trilogías. [7]

Redactora
  1. For_the_Republic

    Sin que seguramenta haya ninguna relación, para sorpresa de nadie este juego me hace pensar mucho en FNV. El robot me recuerda a los securitrones y el título del juego me recuerda a un temaken de la OST del NV: Heartache by the Numbers, de Guy Mitchell.

  2. ramidreju

    No tenía conocimiento de esto hasta la primera vez que lo mencionaste, Marta, no hace mucho, y desde entonces, como persona que sorbió Pokémon Piccross hasta el tuétano y fan de los Layton y los Ace Attorney, estoy como loco por echarle mano. Creo que las ganas que le tengo compensarán las pegas que le lastran

  3. Yussuf Jones

    Siempre he pensado que los Ace attorney tienen más de aventura gráfica que de visual novel en la forma en que se integran puzzles y trama.

    Los puzzles exógenos no son lo mio, ni el picross, así que poco interés en este juego pero el artículo me ha molado.

  4. MHylian

    Ya me llamó la atención en ese direct en el que lo anunciaron. Al ver que ya había salido no me he podido resistir, esta tarde lo pruebo. El análisis genial, suerte que está Marta para descubrir este tipo de juegos.

  5. debaser

    Justo acabo de empezar, me encanta este género de visual novel plus en switch. De momento mola sin más (lo que espero de un juego así) pero muy optimista por la mejora que dice Marta en tramas, personajes, etc.

  6. Mominito

    @debaser dijo:
    Porque si durante mi partida no puedo dejar de pensar en Shu Takumi es que algo está fallando.

    Me da un poco de pena esta frase. Condenar así a un juego que tira de una mecánica como la de los PW que realmente no están tan extendida en la industria, y dejárselo pasar a juegos que son clon del clon del clon del género… :S

    Si alguién hace un clon con mecánicas de metroidvania de turno se aplaude, de aventura gráfica estilo LucasArts también bien. Pero este se lleva el premio de dicho quote.

    Yo la verdad, habalaba esto hace un par de días, bienvenido sean las mecánicas nuevas, los que copian mecánicas poco explotadas, y similares, que la inmensa mayoría de lanzamientos son las 5 mecánicas de siempre.

  7. Jim_B0

    Lo vi el otro día en la Eshop y me creó curiosidad. ¿Alguien sabe porqué está la trilogía de Phoenix Wright solo en inglés cuando se ha traducido en ds?