Juego de diez

Análisis de Kirby Mass Attack

Análisis de Kirby Mass Attack La santísima trinidad es un concepto bien loco. Un tipo, Dios, es uno y tres: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es algo imposible y para creerlo hay que tener fe, te dirán, como hay que tener una especie de fe rara (una fe que los nintenderos siempre han tenido; menos que los segueros, claro, pero bastante en cualquier caso) para comprender que Kirby, en este Kirby Mass Attack, es uno y diez. Saltado este escollo conceptual, todo lo que nos queda es disfrutar: Mass Attack es un juego especialmente inspirado que nos llega a los usuarios de Nintendo DS sin haber hecho mucho ruido, y que es una pequeña sorpresa para los que ya dábamos por jubilada a la portátil de Nintendo. Kirby Mass Attack es más parecido a Canvas Course que a Dream Land, para entendernos. Su control es táctil por completo: las acciones más básicas son hacer clic para mover a nuestro grupo, deslizar para saltar y tocar a un enemigo para que nuestras simpáticas bolas rosas ataquen con fiereza. Sin embargo, sorprende lo intuitivo que puede llegar a ser este sistema de control: no tardamos nada en aprender que doble pulsación significa correr, e incluso movimientos más avanzados, como el que sirve para mover a todo el grupo en masa siguiendo una estela multicolor (pequeño guiño a la primera aventura de Kirby para DS, quizá), casi salen solos y se consigue dominarlos sin problemas de una forma brutalmente natural. Análisis de Kirby Mass Attack Del mismo modo que Canvas Course consiguió que muchos empezáramos a ver muy claro que el control táctil podía ser fabuloso, Mass Attack reaviva en uno el interés por la propuesta portátil de Nintendo. De no ser por una serie de problemas de cámara, que a menudo no nos sigue todo lo bien que debería (provocando situaciones un poco de susto: ir con tu grupete tan tranquilo y que la cámara no te muestre a tiempo que hay un enemigo mosqueado justo enfrente, o alguna trampa), podríamos decir que el control es perfecto, y eso es mucho decir en un juego de plataformas donde no existe el botón de salto; puede no ser todo lo tradicional que a muchos nos gustaría, pero es imposible no reconocerle a Mass Attack que es un plataformas original e interesante. El diseño de niveles está muy pensado para animarnos a mantener siempre el mayor número de Kirbys vivos: aunque no es difícil llegar a tener diez, el número máximo, no es tan sencillo mantenerlos hasta el final del nivel, donde habitualmente encontramos algún interruptor que sólo podemos activar poniendo a diez Kirbys encima o cosas similares. Lo mismo pasa a la hora de avanzar de nivel: cuando terminamos uno, el mapa del mundo nos propone otros cuantos para continuar, cada uno marcado con un número que indica cuántos miembros tiene que tener nuestra pandilla para acceder. Nunca nos atascaremos por, por ejemplo, no poder entrar a un nivel que nos exige siete Kirbys y nos resulte imposible llegar: es muy fácil conseguir la fruta necesaria (por cada cien puntos de fruta nos dan un Kirby, o 10.000 puntos si tenemos ya el máximo del equipo) y no es un juego especialmente difícil; complicadete en algunas ocasiones, sobre todo a la hora de conseguir algunas monedas especiales y mantener el grupo intacto en ciertos momentos. Creedme que ver a los Kirbys en modo fantasma, yéndose al cielo y viendo impotentes cómo no podemos alcanzarlos y devolverlos al grupo, es bastante jodido, a pesar de que, como todo en el juego, son extremadamente bonitos incluso muriendo. Análisis de Kirby Mass Attack Aunque conseguir coleccionables es algo bastante agradable de por sí (los niveles están suficientemente bien diseñados como para poder descubrir rutas nuevas durante varias partidas, y su tamaño es el justo para que rejugarlos en busca de secretos no sea pesado), los extras que desbloqueamos al ir consiguiendo monedas son fabulosos. Es sorprendente la entidad de algunos de los minijuegos que hay en el cartucho: algunos, como el de pinball o el shmup, podrían perfectamente ser juegos descargables y yo pagaría encantado por ellos, pero la bondad de Nintendo es infinita y ahí están, desbloqueables con un puñado de monedas. Kirby Mass Attack es un juego sorprendentemente lleno de contenido. Aunque ya parece más momento de empezar a pensar en mejorar el catálogo de 3DS que de seguir nutriendo el de su antecesora, que poco más necesita, sería mejor que no le hicierais ascos a Kirby Mass Attack. El control táctil le va como un guante y merece la pena darle una oportunidad aunque sólo sea por que el stylus nos vuelva a convencer; su diseño fantástico, su dificultad bien medida y la gran cantidad de extras que podemos desbloquear lo convierten en un juego portátil coherente, agradable y muy a tener en cuenta, aunque es probable que aparecer sin que apenas nadie se entere y entre tantos lanzamientos de nivel para Nintendo 3DS le perjudique un poco a nivel de ventas. [8]
  1. Malleys

    «JUEGO DE DIEZ»
    «8»
    Me he reído mucho con esto xD

  2. Gabach

    me ha pasado lo mismo que a @malleys

  3. Neo-Demon

    Kirby´s Return To Dreamland

    10/10

    Por fin el Kirby que de verdad nos merecemos.

  4. Starborsch

    gabach dijo:
    me ha pasado lo mismo que a @malleys

    ídem xD

    Me lo estoy jugando a ver si revivo la DS que hace meses que no la toco.

  5. Cooper

    Yo quiero y no puedo ;_;

  6. Batman en bragas

    pero pon pantallas rata, que queremos ver de qué estás hablando sin buscar en guguel

  7. Olorin

    Pues yo lo estoy jugando y sinceramente pese a no gustarme en general los Kirbys me esta encantando. Niveles cuidados y unos extras que mas los quisieran otros juegos. Tiene un pinball como extra que es mas largo que el Metroid Pinball. Y todos los extras son de ese palo, hay hasta un puto Kirby Quest. Muy recomendable, posiblemente el mejor juego de DS de los últimos tiempos.