¿Qué fue antes, Monkey Island o Piratas del Caribe?

Pues ninguno de los dos, oiga.Si hace ya unas semanas Ron Gilbert se hacía eco de las similitudes entre el videojuego más awesome de la historia y las aventuras de Jack Sparrow con la personificación del morbo, nos enteramos por medio de RinzeWind del origen de todo este follón.Una de las fuentes de las que beben ambos es la atracción de Dysneyland que da nombre a la película. Esto, quien más quien menos, ya lo sabíamos todos. Pero la cosa cambia al entrar en juego la que parece ser la principal inspiración tanto de Gilbert como de los guionistas de la película, un libro de 1987 titulado On Stranger Tides (también está en español con el nombre En costas extrañas).Conclusión, ni el huevo ni la gallina, como decía la cabecera del programa de Sánchez Dragó, todo está en los libros.
Usuario