Los videojuegos ¿Especie en peligro de extinción?

los videojuegos  especie en peligro de extincion

“¿Los videojuegos en peligro, dicen? ¿Y eso? ¿Qué se habrá tomado hoy Ikael? ¿tan de mañana y ya soltando chorradas?… un momento… hey, recuerdo que Nintendo dijo algo parecido…”

Esa es, a grandes rasgos, una de las reacciones que la mayoría tendrán al leer este titular. Sin embargo, quiero dejar clara desde un principio la intención de mi artículo. No quiero dármelas de profeta del Apocalipsis, ni justificar la estrategia de negocio de Nintendo (que necesita una crisis en los videojuegos para volver a ser el número uno, basándose en aquello de “no hay hombre más alto que el ultimo que queda de pie”). Sencillamente, quiero acabar con una cosa. Con nuestra complacencia, la complacencia de los videojugadores.Y es que el ser humano es una criatura curiosa. A pesar de vivir en un mundo cambiante y de poder morir en cualquier momento, nuestra mente desea creer firmemente en la continuidad. Tendemos a pensar que porque algo haya sucedido repetidas veces en el pasado, o porque haya sido de una manera, durará eternamente porque “siempre ha sido así”. Nosotros, en nuestra complacencia, pensamos que los videojuegos como industria durarán hasta el fin de los tiempos, como otros medios como las películas o la música. Craso error. Tenemos una percepción errónea de la fortaleza de nuestro medio e industria. Creemos que somos mainstream, que somos una industria fuerte, e, incluso, que somos el futuro. No se nos ocurre pensar que la industria está amenazada y que, cualquier día, dejará de existir, si no el videojuego (algo imposible porque siempre habrá quien le eche ganas y programe), la industria entorno a él, como puede pasar con cualquier otra y, de este modo, morir el videojuego tal y como lo conocemos hoy en día.

“ya claro, y cualquier día puede caer un meteorito y borrar la vida de la faz de la Tierra. ¿Por qué preocuparse por una posibilidad tan remota?”

Bueno, porque esa posibilidad no es tan remota como nos gusta ignorar. Atolondrados, alegres y creyéndonos invencibles, nos olvidamos de crisis pasadas como la de Atari, de otras industrias que cayeron en un estancamiento permanente como la de los cómics, y de otras formas de expresión que nunca han llegado a ser del todo aceptadas como el hip hop. Pensamos, en nuestra arrogancia, que nuestra industria, por derecho divino, nunca llegará a quedarse en esos estados. Esto nace de una cosa muy sencilla: la ignorancia. La mayor parte de nosotros desconoce el estado, cifras, condiciones y organización de la industria de los videojuegos (¿cuantas veces hemos oído aquello de Nintendo doomed?). Y por qué no decirlo, yo tampoco es que sea un pozo de sabiduría, pero algo sé.Sé, para empezar, que no sabemos nada. Hay un descontrol y desconocimiento brutal en cuanto a cifras de unidades vendidas que haría palidecer a cualquier industria seria. Sólo en Japón existe un control regular de estas. Pero… ¿en EEUU? ¿Sabían que las cifras que obtenemos de allí (las famosas NPD) no cuentan los videojuegos vendidos mediante distribución online ni en las cadenas de supermercados como Wal Mart (uno de los mayores distribuidores del país) ni en Toy Sarus? Y en Europa más y mejor. Porque aquí pasa lo mismo, pero además con el aliciente de tener a los territorios fragmentados por países, y cada uno de ellos con sistemas de seguimiento de ventas diferentes y con sus carencias particulares. Al mismo tiempo, ¿os habéis preguntado por qué tanto secretismo con las cifras? Mientras que si una película falla de manera estrepitosa en taquilla se sabe en cuestión de días, cuando un videojuego hace lo propio se necesitan a veces incluso años para que esta información llegue al público (y eso que la inmensa mayoría de las ventas de los juegos se producen en las tres primeras semanas), y las compañías sólo hablan cuando sus productos van bien… o, a veces, para que parezca que van bien, o al menos, mejor de lo que en realidad van. No sería la primera vez que Sony presenta cifras de consolas distribuidas como si fueran consolas vendidas. Como total, “ya se acabarán vendiendo”… y, por supuesto, la “prensa” se hace eco de esa información sin contrastarla si quiera (ver: Hobby Consolas). Increíble. Luego así afirmamos majaderías como que nuestra industria es más grande que Hollywood, cuando esa comparación se hace sin contar las ventas de DVD (que de por sí solas mueven más dinero que las salas de cine) o los alquileres de vídeo, o sobre cómo una compañía de videojuegos es una fábrica de dinero cuando sólo un 10% de los juegos publicados genera beneficios. Semejante oscurantismo informativo ¿Es propio de una industria seria o sana? ¿Cómo vas a poder invertir en una industria de la cual desconoces sus resultados?A parte de eso, sé también que hay una cosa que nos cuesta aceptar. Que no somos una industria extendida. Somos una industria centrada y obsesionada con un grupo reducido de consumidores con alto nivel adquisitivo y sobreposicionados en un público (hombres adolescentes). Si tuviera que compararlo con un mercado, lo haría con el del diamante. Nadie habla sobre lo extendidos que están los diamantes, pero sin embargo nos creemos que para la población, gastarse dinero en videojuegos es algo normal. Una cosa es que todo el mundo haya jugado al buscaminas del Windows, a tal o cual juego en flash o que tenga el Tétris en su móvil. Otra muy distinta es que apoquinen, es decir, que sostengan esta industria comprando juegos originales para PC o que compren una consola, juegos pirata o no. Sólo un 33% de de los hogares tiene una consola. Ese porcentaje, según ya dijo Reggie Fils-Aime, presidente de marketing de Nintendo of America, se ha mantenido constante a lo largo de los años (mientras que el número de compradores de juegos para PC ha disminuido, añado).Sin embargo, ¿por qué ha crecido la industria todos estos años? El aumento de la población, la incorporación tardía de Europa al universo consolero y, sobre todo, el fenómeno de poseer más de una consola (algo impensable en la generación de los 16 bits), han creado la ilusión de que los videojuegos se habían extendido y popularizado. Se venden más consolas y videojuegos que antes, sí. Pero a ese mismo 33% de hogares. Sencillamente, consumimos más mientras que apenas somos más numerosos. ¿Hasta cuando ese 33% va a sostener a toda esta industria, con una next gen de 400 euros la consola (¿más televisión HD?) y con costes de desarrollo un 20% más caros?Por otro lado, hay otra cosa en la que también nos engañamos y nos creemos gigantes, cuando en realidad somos enanos raquíticos. Estoy hablando de la aceptación social y cultural de los videojuegos. Sin meternos en debates sobre si los videojuegos son arte, cultura popular o gromenagüers ¿por qué nos comparamos con Hollywood? ¿Es la industria de los videojuegos una industria de entretenimiento masivo? Entretenimiento quizás, ahora bien, “masivo”… los videojuegos excluyen a muchos públicos. Mujeres y adultos todavía no han sido integrados en nuestra industria. Mientras que se nos hace raro que alguien diga “no me gusta el cine” o “no me gusta la música”, vemos a cientos de personas que afirman que sencilla y llanamente «no les gustan los videojuegos”. Nuestra industria, a pesar de llevar más de un cuarto de siglo existiendo, no ha sido capaz de quitarse ciertos estigmas ¡Si hasta los propios creadores de videojuegos niegan hacerlos! ¿Alguien cree que eso es normal? ¿Por qué tanto desprecio, a veces auto infligido?Porque, sencillamente, la gente desconoce los videojuegos. Al estar centrados en una comunidad cerrada, el “mundo exterior” tiene una percepción equivocada de ellos. En ese sentido, somos como la industria del cómic. Todo el mundo conoce a Spiderman o Superman. Pero los cómics son comprados por una minoría, y tienen un aura negativa y estereotipos grabados a fuego entorno a ellos que a duras penas se están logrado retirar a base de películas de Marvel. Para la mayor parte del mundo, los cómics son culturistas en mallas que se dan mamporros sin ton ni son, nada de Sandman, 300 o Watchmen. Lo mismo ocurre con los videojuegos, con la salvedad de que ese aura negativa está pero que muy bien asentada y no hay película que nos la quite. Todo el mundo conoce a Mario o Pacman. Pero muy pocos saben que los videojuegos no se limitan a matar a soldados nazis y monstruos espaciales en primera persona.No, ni somos una industria extendida, ni respetada, ni, en muchos casos, seria. Muchos dirán ¿y eso qué me importa? Bueno, eso es como aquel que ignora las noticias sobre el crecimiento de China mientras lee con avidez los resultados del fútbol. Que a lo mejor un día se sorprende de que su empresa cierre. Y a lo mejor nos sorprendemos de que EA eche a empleados, de que cada año mueran cientos de pequeñas desarrolladoras que pasan desapercibidas, o de que las megafusiones a lo Squarenix (que recientemente adquirió a Taito) sean una constante que puede desembocar en un oligopolio.En definitiva: que todas esas debilidades que tanto nos gusta ignorar tienen consecuencias bien palpables para nosotros, los jugadores complacientes.Si nuestra industria no sabe cuáles son sus cuentas, los inversores externos no ven en ella una oportunidad de negocio por sí mismo, sino una manera de ampliar su negocio base, lo cual da pie a la entrada de empresas con intereses ajenos a los videojuegos llegando hasta el punto de que ellas controlan ahora gran parte de la industria, convirtiéndonos en un vehículo para sistemas operativos y formatos de HD que será abandonado cuando ya no sirva a esos propósitos o haya dificultades.Si nuestra industria no se expande y los costes de producción siguen aumentando, las empresas pequeñas están abocadas a ser fagocitadas y, las grandes, forzadas a efectuar “grandes reestructuraciones” (léase: despedir empleados) para competir por un trozo de pastel que no crece. Y como dijo Galbraight (Premio Nobel de Economía), un mercado que no crece implica una industria que disminuye. Sin crecimiento constante no puede haber beneficio.Esto fuerza a que ese beneficio necesario, al no expandirse el mercado, se saque de otro lado, preferentemente, de los empleados, como ya denunció Sayalero en su artículo.Y claro, lógicamente si la audiencia (nosotros, vamos) no se extiende y sale de su nicho, seguiremos recibiendo la marea de juegos clónicos y tremendamente semejantes entre sí que hemos tenido de un tiempo a esta parte porque cuando sólo hay un tipo de público, sólo hay un tipo de producto (o muy pocos), y cuando no se tienen certezas sobre nuestra industria, se apuesta siempre por lo más conservador (lo que ya ha funcionado antes, que también les gusta creer a las empresas que va a seguir funcionando ahora).Si nuestra industria no es aceptada por la sociedad, estamos condenados a ser vejados y censurados como se hace con la pornografía. No es normal el rasero por el que se juzga a los videojuegos. No es normal que mientras no hay leyes que restrinjan de ningún modo el acceso a libros, música o películas con contenidos no aptos para menores, se intente ahora el proteger ya no a los niños, sino a los mismos adultos de esos contenidos (como por ejemplo, mediante el impuesto especial para juegos violentos que están preparando en Tenesse o la petición de la prohibición absoluta de Bully por parte de cierta asociación de nombre cursi). Y cómo no, si seguimos sin ser aceptados por la sociedad, los jóvenes con talento acabarán buscando empleos en otras áreas dónde se les respete su labor o, sencillamente, dónde se les respete y trate como a trabajadores, no como putas.Y ahora, formulemos unas cuantas preguntas, de esas que inquietan y que tan poco nos gusta hacernos, no vaya a ser que nos saquen de nuestra complacencia:¿Acaso un medio aceptado por la sociedad es censurado por esta sistemáticamente?¿Acaso una industria influyente está en manos de otras?¿Acaso una industria seria tiene semejante apagón informativo y una prensa que informa de manera tan poco profesional?¿Acaso una industria sana tiene a la tercera parte de sus trabajadores queriendo irse a otro trabajo?¿Acaso una industria extendida y “mainstream” llega sólo a un 33% de los hogares?¿Acaso alguien se ha planteado alguna vez estas preguntas? ¿No? ¿Y por qué no?Pues porque la continuidad es una sensación agradable y amodorrante, y más aún para nosotros, los videojugadores. Nos gustó pensar que Nintendo regiría hasta el fin de los siglos, nos gusta pensar que Sony seguirá en la cumbre para siempre, y en nuestra mente cuadriculada, no concebimos (ni queremos concebir) un futuro sin superproducciones videojueguiles o sin consolas o lleno de crisis con videojuegos enterrados en desiertos, al estilo Atari.Pero es que eso puede pasar perfectamente, tanto si lo miramos de frente como si no. Y la mejor manera de evitar llevarnos una desagradable sorpresa es recordando que las amenazas existen incluso en nuestro maravilloso y sagrado mundo videojueguil, y, sobre todo, recordando esa gran frase de la Supermente del Starcraft que reza: “la autocomplacencia es el primer paso hacia la derrota”. O hacia la extinción, si se prolonga demasiado.
Usuario
  1. adastra

    Felicidades por el artículo. Nunca había leído un análisis tan lúcido sobre la industria de los juegos de ordenador. Da que pensar, y se aleja mucho de las típicas gilipolleces que se leen en la prensa del sector.

    A bote pronto no sé si estar o no de acuerdo contigo. A fin de cuentas, como jugador de juegos de ordenador que soy, vivo «dentro de Matrix», por lo que la autocomplacencia de la que hablas me alcanza a mí como a cualquier hijo de vecino.

    Sin embargo, creo que también hay un factor importante en toda esta historia, y es el salto generacional. Hoy por hoy cualquier poder que se nos ocurra (ejecutivo, legislativo, etc.) está en manos de gente que poco o nada tiene que ver con la tecnología que respiramos muchos de nosotros, incluyendo la industria del videojuego. Mis padres, por ejemplo, siempre vieron «esa cosa rara que hacía su hijo con el ordenador» como algo intrínsecamente malo (o sea, estaba perdiendo el tiempo). De ahí a considerar que los juegos de ordenador son perniciosos no hay más que un paso.

    Por la parte que nos toca a todos los que vivimos este mundo intensamente, podemos empezar por educar a las futuras generaciones en el uso y disfrute de los videojuegos. Mis padres nunca entendieron que yo jugara con el ordenador. Yo jugaré con mis hijos al ordenador. A fin de cuentas tengo 31 años (soy de la generación «Micromanía/periódico») y sigo viciándome con los juegos (los de rol, que son los que me gustan).

    De esta forma quizás logremos que los juegos de ordenador pasen a ser un entretenimiento más a la altura del cine o de los libros.

    En definitiva, yo no soy tan pesimista… Aunque quizás es que tú has tomado la pastilla roja y yo todavía tengo un cierto regustillo a pastilla azul entre los dientes :)

    Um… Me ha quedado un comentario largo de narices :)

    ¡Saludos!

  2. Tratante

    Nintendo, Nintendo, Nintendo… Y no creo estar equivocado.
    Tenemos la palabra, ya estais cogiendo a vuestros padres, madres, novios, novias… y haciendo que jueguen al Donkey Konga.

  3. JakCore

    Genial articulo Ikael, y no menos la exposición de adastra, me ha quitado las palabras del teclado xD

    Mis padres no comprenden que me gusten los videojuegos, y mucho menos son capaces de ponerse a jugar por que simplemente no les atrae en absoluto. Yo pienso que los videojuegos es una cosa que te atrae de niño (siempre hay excepciones) y luego puede que te siga gustando o puede que no. Pero que niño de hoy en día no le gusta los videojuegos?? ninguno, por eso yo pienso que la industria del videojuego lentamente y paso a paso ira a más. Eso no quita que actualmente no sea una industria ni seria ni aceptada por la mayoría.

  4. borre

    Lo que pasa, es que también al no estar universificado el sistema de los videojuegos (imaginaros un soporte en el que cada hace sus juegos, como por ejemplo el dvd) hace que pierda mucha gente, porque pillarse una consola para el juego que quiere…
    Otrra cosa es el precio, discutido por todo el mundo, es muy caro y tiene que reducirse.
    Pero claro si un juego vende 1 millon de unidades a 60€ ya alcanza lo que un dvd vendiendo 500.000 unidades, y para que sacrificarse reduciendo el precio…
    Se supone que partiendo de la premisa oferta/demanda a menos precio mas juegos vendidos, pero es que ni con esas.
    Resumen, la industria del videojuego solo es para ricos (como bien describes) o para los putos piratas como yo :D (los pobres de mierda)

  5. Leviath

    Acaso algún día tendremos que empezar de nuevo y volver a los 8 bits…? Viendo ciertas estrategias de Nintendo… no es una posibilidad descabellada.

  6. DrBoiffard

    Aunque se vaya todo al carajo, siempre habra japos locos que hagan juegos como el CAVE STORY.

  7. Víctor Martínez

    Si los videojuegos son arte, llegará un momento en que se volverá a los 8 bits. He dicho.

    El artículo muy bueno, por cierto. Pero como ya han apuntado algunos, siendo una industria de aparición tan reciente lo lógico sería que nosotros (o vosotros, mejor dicho) fuéramos los encargados de educar a las nuevas generaciones en esta materia.

  8. Calvero

    gran articulo ikael…pero yo como dice adastra soy de la generacion de Micromania grande(porcierto me parecia una gran revista aparte de su tamaño XD) y soy mas positivo,ATARi se fue a la mierda en consolas y luego resurgio en ordenadores con los ATARI ST(mi primer ordenata) para volverse a ir a la mierda, y despues imfogrames lo resucito como imagen de marca. Con esto quiero decir que los videojuegos siempre existiran con mas o menos mercado, lo que no se en que formato y en que maquina pero eso me da lo mismo, un buen videojuego es eso «un buen videojuego».

  9. Ikael

    Tenéis razón en lo de la educación, sin embargo, el 66% restante de la gente que no le gustan / no conocen los videojuegos educarán a sus hijos a su imagen y semejanza, y ya tendremos otra vez el lío montado.
    Yo considero que tenemos que hacer por educar no sólo a nuestros hijos (que por supuesto, es de lo más sano), sino también a los no jugadores en la cultura del videojuego. Claro que hay gente muy cerrada de mente (sobre todo la gente con mucha edad), pero yo he probado entre las personas con más o menos mis años, y oye, he logrado que bastantes miren a los juegos con otros ojos y que algunos incluso, se suban al carro. Creo que la educación, en sentido amplio es la mejor herramienta para asegurar el futuro de nuestros queridos videojuegos, no el pasotismo o el desprecio a esos salvajes del mundo exterior tan burdos que no tenienden algo tan genial como los videojuegos (actitud pomposa que nos encanta mostrar en muchos casos).

  10. htdreams

    Genial el articulo, tiene un sesgo pesimista que creo que no nos viene nada mal tener de vez en cuando, sobretodo con respecto al estado de la industria, en lo que desde mi poco conocimiento mercantil tambien coincido que no es normal.

    Al mismo tiempo también me adjunto a la opinion de adastra, somos parte de un medio muy joven, y como pasó con todo, hasta que las generaciones que han tomado chupete con dicho medio no dominen el mundo, no estaremos en disposición de opinar si el medio triunfará o estará siempre en un nicho cerrado.

    En mi caso aun no tengo prole directa que educar (estamos en ello :P) pero tengo ya 4 sobrinos que me tienen como referente a los caules les he ido presentando los videojuegos como algo natural y que con moderación es sano y entretenido… y lo mejor es que con ello estoy metiendo también en el ajo a sus padres… así que de nuevo se vuelve a demostrar que lo que falta es conocimiento, ya que los mass media se empeñan en mostrar siempre lo malo de un modo de entretenimiento distinto a ellos…

    A modo de comentario final, creo que es muy bueno que sepamos donde estamos, y donde queremos ir, ya que aun queda mucho por andar y nos corresponde a nosotros, los que jugamos y los que desarrollamos (aunque yo no pueda dedicarle mucho tiempo a esto ultimo lo sigo intentando :) )

  11. Víctor Martínez

    2- Seguir con mi modesta campaña de sensibilización con los videojuegos en gente de mi entorno. Da buenos resultados y te provee de ratos divertidos a la par que pones tu granito de arena. Katamari Damacy y el Eye Toy dan excelentes resultados para ello.

    Eso intenté yo con el Bomberman y mi exnovia. Nótese el ex.

  12. Tolrak

    Joder, que articulazo ^^
    He tenido que tranquilizarme para no tirarme aki una hora respondiendo y he sacado varias conclusiones para resumir lo que pienso; allá van:

    Lo primero, estoy totalmente de acuerdo con que nos gusta estar comodamente en nuestra cáscara de nuez, sin pararnos a pensar que la industria del videojuego como tal podría desaparecer… Yo la primera, que me niego a querer verlo muchas veces, aunque en mi interior haya algo que me dice que no somos un mundo estable.

    También es cierto lo del secretismo en las cifras de pérdidas.. Siempre me he preguntado que pasa con esos juegos, porqué no dicen nada, y sobretodo porque debemos esperar tanto para saber si un juego ha fracasado (porque el que triunfa es algo que se sabe mucho más rápido). Bien es cierto que apenas los medios de comunicación tratan el tema, y que es francamente dificil de enterarse. Aunque el mundo de los videojuegos avance tan deprisa, no lo hace igual en todos sus ámbitos. Seguimos desinformados, no se publicitan lo suficiente (al menos eso veo yo) y hasta hace bien poco no se han preocupado por darse a conocer ante las masas de no-jugadores.

    En definitiva, somos unos marginales aunque no nos lo parezca. No solo parecemos locos, frikis, aniñados por jugar o que nos guste el mundo de los videojuegos en general sino que además esa imágen no nos esforzamos lo suficiente por cambiarla.. Yo intento poner mi granito de arena, intento hacerles ver a otras personas que no es malo ni raro.. Pero tengo que reconocer que eso a veces resulta agotador. Los medios de comunicación tiran hacia otra dirección completamente diferente.
    A veces me pregunto si realmente a la economía no le interesa la existencia de esta industria.

    También es cierto que quien calla otorga y los videojugadores no nos movemos tanto como deberíamos. Permanecemos en nuestras cáscaras de nuez juntándonos en comunidades de foros donde todos o casi todos somos jugadores, nos hierve la sangre cuando en Antena 3 nos tachan de enfermos (digo Antena 3 porque es un ejemplo universal, vaya), etc… Pero a la hora de la verdad seguimos en nuestro pequeño mundo.

    Yo me planteo las preguntas que ha hecho Ikael en el artículo al final, y la conclusión y respuestas que obtengo no me gustan.

    1ª pregunta) No, y punto. Esto no es normal. Pero claro, la gente se niega a ver que en la tele, el cine, los libros, la prensa y un sinfin de medios están repletos de violencia, sexo y corrupción. No sólo son los videojuegos. Esa cruz no se si nos la podremos quitar algun dia, la verdad.

    2ª pregunta) Eso parece. Desdeluego en este país los medios de comunicación tienen a los videojuegos cogidos por los huevos. Y las grandes compañías dedicadas al sector no se esfuerzan mucho en lavar esa imágen tan oscura que dan de nosotros.

    3ª pregunta) El dilema. No, no es serio, no es estable y me da miedo y rabia. No puedo decirlo mas claro. Por mucho que no quiera verlo, sólo una industria como la de los videojuegos puede tener un historial tan negro. Coño, hasta la pornografía la veo más aceptada, no es por nada…

    4ª pregunta) Para nada. Esto tarde o temprano puede acabar muy mal; vamos no quiero ni imaginarme una huelga o algo peor. No me ofrece nada de seguridad saber que en cualquier momento una empresa entera puede desaparecer. Las fusiones y absorciones que hemos visto a lo largo de estos útimos años no son buen presagio tampoco, al menos eso creo yo.

    5ª pregunta) Bueno, eso puede ser bueno y malo. Si ese 33% de los jugadores se mantiene, significa que la gente que está metida en ese mundillo es fiel a el. Por otro lado, aunque seamos fieles seguimos siendo pocos.

    Bueno, yo soy de esas personas que pienso que volveremos a tener una crisis como la del 84 (creo que fue en el 84, ¿verdad?). Que todo se irá al traste por un año o quien sabe si más, que hara falta un gran cambio para que no se pierda todo.
    Y no se porque me da que no hacemos más que acercarnos a ello. Puede que este año no, ni al otro (para mi la baza de Revolution y la DS son muy grandes y creo que van y están cambiando el mercado un poco), pero es algo que puede pasar y hay que tenerlo en cuenta.
    Realmente estoy de acuerdo con los que dicen que si los videojuegos de verdad son lo que creemos, deben voler a empezar por los 8 bits. Industrialmente me imagino que eso es más que imposible, pero no lo veo una locura.

    En cuanto a la educación; yo no se si a estas alturas los videojuegos se quedarán siempre conmigo. Espero que sí, sobretodo por ver que lejos de gustarme cada vez menos, cada vez me llaman más. Llevo jugando 11 años, y sin contar las recreativas, es algo que ha marcado mi vida y no quiero perderlo.

    Mis hijos no tendrán cuadros de pollitos y ositos en su cuarto sino a Mario, Sonic y compañía si está de mi mano ^^. En serio, si pudiera crearía una legión de jugador@s :D.
    Me interesa que mis hijos aprendan a ver los videojuegos como algo mas que un entretenimiento. Que empiecen jugando a la NES (si es que aún funciona para entonces) y que vayan jugando poco a poco a todo lo que ha habído hasta llegar a si tiempo.
    Me gustaría que cataran esa «magia» que se está perdiendo, los juegos clásicos.
    En fin, ya me callo que esto se me está saliendo por todos lados ^^
    A ver quien es capáz de leerse este troncho.

    Un saludo y enhorabuena por el post Ikael!

  13. Víctor Martínez

    Pedazo respuesta.

    Un mensaje para todos los creadores/directores/productores/etc de videojuegos del mundo: desempolven sus kits de desarrollo para NES y empecemos una Nueva Era. En nuestras manos está el futuro del videojuego y, por extensión, de la humanidad.

  14. Icaro

    La desaparicion o caida total de los videojuegos, esta lejos de preveer, por mas tapujos y tabues que se le interpongan, o diganme algo, acaso la pornografia desaparecio despues de que el el Betamax cayo ante el VHS o incluso despues de la caida de este segundo ante el DVD? pues no, la pornografia encontro medios para propagarse, ahun estando betada por completo en algunos paises como Arabia Saudita, Iran, Malasia, entre otros, y se valio de medios que le permiten estar incluso a la manos de la poblacion infantil, como son el internet y la televison, si los videojuegos llevan alegrando nuestras vidas por mas de medio siglo, ¿es acaso previsible su desaparicion? yo creo que no, con que un padre permita a su hijo acceder a una cosola, sin condenarlo a la perdida de sus valores y mucho menos de su integridad, estara contribuyendo al fortalecimiento de la Industria de videojuegos, (siempre y cuando esta se innove y ofresca material fresco, elemento que Atari en su epoca no se preocupo por alimentar), en fin tenemos que comprender que estamos en un barco encaminado hacia la era de la tecnologia con un mastil detenido por el cambio acaso el hombre no ha perseverado al cambio por siglos, teniendo que adaptarce par ano caer, la Industria de videojuegos debe hacer lo mismo, debe emular al hombre para que este a su ves no acabe con ella. Ahora una pregunta de refelxion, ¿pefieren los padres que sus hijos se arten de pornografia o busquen en las calles distractores como las drogas o los visios, pudiendo acuartelarce en sus en la seguridad de sus hogares, al son de un videojuego?

  15. Icaro

    Por sierto el articulo es atactivo y completo.