Avatar
Avatar

Xorn

@xorn

China
Mensajes 19 Seguidores 12 Sigue a 0
Últimos logros desbloqueados
0 logros
desbloqueados
  • Xorn, 24/10/2016 @xorn, Principiante Offline

    Cómo escribir sobre videojuegos (III)

    El mundo de hoy es un lugar inhóspito donde el único requerimiento exigido al analista de videojuegos es el siguiente: la objetividad. En muy pocas profesiones se pide objetividad. Sí, hay aquellas ciencias donde algo sucede de forma exterior a uno mismo (pese a que solo el hecho de observar una situación o un hecho factual ya dinamita cualquier posibilidad de ser objetivo) y el control no está en las manos del individuo que debe llevar a cabo tal tarea. Bien, dejando esto a un lado, se muestra como necesaria una guía que ayude a todo aquel que quiera criticar, analizar o tan solo juzgar de forma profunda un videojuego. De manera objetiva.

    Lo primero, consiste en desnudarse. De forma literal y metafórica. La sola necesidad de tener electricidad o un aparato para jugar a videojuegos ya sugiere muchas problemáticas en nuestra búsqueda por la objetividad. Pero supongamos que hay un grado cero para jugar a videojuegos. Una televisión o pantalla, un aparato, sea ordenador o consola, y el juego en cuestión. Todo lo demás, son accesorios innecesarios que moldearían nuestra objetividad hacia la temida subjetividad.

    No solo llega con desnudarnos físicamente, es decir, quitarnos ropa y todo tipo de complemento, sino también debemos vaciar todo referente posible, toda noción adquirida. Otra vez, se exige suponer un grado cero. Esto es: comprender los controles, las palabras y todo aquello que requiera cierto proceso mental. Por suerte, una gran mayoría de videojuegos buscan al público pre-adolescente. Con tener la mente de un niño de doce años nos llegaría. Este será nuestro grado cero.

    Juegue al juego sin ningún de miramiento ni reparo. No deje que nada le afecte. Ignore cualquier influencia externa, cualquier atisbo de conexión neuronal entre lo que estamos percibiendo y cualquier vida pasada que hayamos tenido.

    Esta última disposición es fundamental. En ningún momento el hecho de que un ser humano está jugando al juego puede salir a relucir en la posterior crítica hecha hacia el juego. Ni esa vida anterior ya mencionada, El crítico debe ser una Inteligencia Artificial sin pasión alguna, sin intereses en el mundo real, sin capacidad para discernir tendencias históricas, sociales o artísticas.

    Esta máquina de jugar a videojuegos tiene luego que volcar todo aquello que ha ido absorbiendo a lo largo de su partida. A la hora de volcar, lo que se le exige es tan solo una detallada descripción de lo vivido, para todo aquel que lo desconozca, con un leve juicio acerca de la calidad (recordemos, de aspectos totalmente objetivos, como que disparar es "divertido", saltar es "dinámico" o correr "frenético", también puede haber un conducir "chapucero" o unos gráficos "pésimos") de ciertos factores del videojuego.

    El baremo tomado aquí varia dependiendo de aquel que juzga al juez. Esta es la parte más delicada de toda crítica, porque se deberá asumir que tu objetividad y la objetividad de todos aquellos los que te lean será distinta. O, lo que es lo mismo, cada uno posee una objetividad propia y distinta de la de aquel de más allá. La objetividad es dependiente del sujeto que la ejerza.
    1
    • , 24/10/2016
      Te doy mi "mola" para alentarte a que sigas escribiendo, pero siendo honesto no me pareció ni tan ácido como los primeros, ni tan bien resuelto o personal como tu atalaya. Después de leerlo no tengo claro si va en serio, intenta ser una parodia de... algunos (xD) o era un intento ácido-humorístico de llamar la atención sobre la figura del crítico. Me siento vacío, xorn, y eso es el peor pecado de un blog! (Algún día me contestarás y sabré que no estoy loco, que estos blogs los escribe alguien y que no eres solamente una voz más en mi cabeza xD).
    • pardnefzen, 27/10/2016
      Que las revistas de videojuegos sean una guía de compras, se lo debemos a los orígenes de esto. Las primeras revistas impresas en los lejanos 80 y 90 eran escritas por adolescentes, ya que los adultos poco conocimiento tenían sobre "marcianitos". Estos chavales plasmaban en papel lo que el juego ofrecia, tratando de ser "objetivos", pero sin la más mínima capa de profundidad que se puede leer en artículos de la prensa seria. (O en esta misma web). Eso vino de perlas a las casas de videojuegos, que veían que un juego vendía más o vendía menos, dependiendo de lo que dijera esa prensa. Esto provoca juegos moldeados al gusto de la prensa, que les otorga buena nota y eso hace que se vendan. Pero claro, si la industria del videojuego no sale de este círculo, como hizo el cine a principios del siglo XX, nunca podrá evolucionar. No podremos ver el equivalente a El Padrino, en el cine. Y no me refiero al videojuego de El Padrino, clon de GTA.
  • Xorn, 06/06/2016 @xorn, Principiante Offline

    Cómo leer un análisis de videojuegos

    La oferta de videojuegos, en la actualidad, supera con creces a la demanda que existe. Es decir, hay más juegos que jugadores. Por ello, existe un perfil concreto en el mundo de las letras relacionado con nuestros amados juegos: el analista. En realidad, es un crítico, pero se gustan de llamar analistas. Y así se quedará. Al analista se le presupone no solo un conocimiento extenso del juego al que ha jugado, sino de todos los demás videojuegos, del medio como tal y, mejor que mejor, de medios adyacentes. Lo cierto es, sin embargo, que cualquiera puede ser analista. O así parece creerlo el lector habitual de estas críticas. Ávido por saber si el último lanzamiento realmente vale la pena, se lanza de cabeza hacia las palabras escritas en su revista o web de cabecera. Cada cual tendrá la suya. La oferta, igual que la de videojuegos, se ha vuelto masiva: desde páginas para un público mayoritario (esto es, páginas de muy ligero calado o profundidad) a webs más especializadas, más concretas hasta llegar a los blogs personales que solo lee el que escribe en ellos. Se ha demostrado, con el tiempo, que no solo escribir una crítica es una tarea compleja; también parece serlo leerla. Por eso, teniendo en cuenta que este espacio dentro de una revista prominente subsana una necesidad de servicio público, se antoja necesario un manual de estilo sobre leer análisis de videojuegos:

    Lo primero es, por supuesto, determinar en qué medida estamos de acuerdo o en desacuerdo con la nota otorgada por el analista. Esta tradición perenne e inmortal parece estar en peligro, ya que hay ciertas páginas webs demasiado intelectuales para ceder ante la lógica fría y objetiva de los números. Ellos qué sabrán. Pero en las páginas que aun son fieles al Saber Hacer ancestral, conservan esos benditos símbolos. Por ejemplo, cualquier juego que me haya gustado se merece, como mínimo, un 8 hacia arriba. Un 10 no, porque un 10 solo puede existir cada cuatro o cinco años, en eventos muy concretos. Un 9 estaría bien si el juego me ha gustado mucho.

    El 8 se puede otorgar, por enumerar ciertos casos a modo de ejemplo, con los juegos independientes que son divertidos y no son unas rayadas como otros. Esos de disparar en 2D, con saltos y explosiones. Un 8 o un 9 estaría bien. Sin embargo, cuando un juego es en 3D, le he dedicado 100 horas de mi vida y además tiene unos gráficos de aúpa, el 9 es lo mínimo. Bajar del 8 sería un insulto.

    Hablando de insultos, siempre que esto sucede, se puede usar otro análisis de otro videojuego distinto como vara de medir. Si este juego que no lo encontré tan emocionante ni es tan largo como este tiene la misma nota o, peor, una mayor, la queja es legítima. Da igual cual sea ese otro juego. Da igual que no sea ni de este año, ni de los mismo creadores, ni del mismo género. Ese es malo, este es bueno, ¿cómo no lo ven?

    La nota, el numeral, lo encierra todo en sí. Cualquier opinión puede ser rebatida, vencida y destruida con un link a la nota en Metacritic. La suerte, sagrado Metacritic, es que la nota de los usuarios y de la prensa no suelen coincidir. Úsese esto como mejor convenga. Si es para destrozar el juego y tiene mala nota de prensa, dígase que en la prensa son expertos. Si es para aupar el juego y tiene buena nota entre el público, refiérase a la prensa como unos vendidos (la mención de los maletines, en pleno 2016, sigue funcionando, pero con moderación).

    Hay lugares donde esta tradición se conserva en su formato ortodoxo: destripar la nota en diferentes apartados independientes. Así el sonido recibirá X número, los gráficos un Y, la jugabilidad una Z... El lector tendrá entonces la seguridad de que se ha llevado a cabo un análisis objetivo y sincero. Aunque esto no impedirá la queja o desilusión ante una mala nota (pongamos, un 7).

    El texto, ante esta relevancia de los números, es insignificante. Porque el número lo resume, lo encapsula, lo comprende todo. Ahí debe ser donde se tenga la mayor batalla, la ofensa personal, el número que se entiende como afrenta a mi propio gusto. Es el número, y nada más, lo que nos da la verdadera idea de la importancia de los videojuegos.
    5
  • Xorn, 18/05/2016 @xorn, Principiante Offline

    Cómo escribir sobre videojuegos (II)

    Felicidades, si has llegado hasta aquí ya tienes una página web (a partir de wordpress, claro) más o menos decente, llena de contenido y con unas redes sociales potentes. Quizá no muy potentes, pero tienes tu base de seguidores. Seguidores que no comentan, que no suelen interactuar contigo, pero que de vez en cuando retwittean algo, recomiendan un texto en concreto o te mandan un gif mostrando conformidad. Puede que, si te lo has montado bien, tengas un par de artículos que hayan levantado cierta polvareda y, ahí sí, haya un buen número de comentarios. Pero aunque vas a charlas, a ferias, a todo tipo de actos sociales (si estás en Madrid, claro, si vives en Cuenca, lo siento), lo cierto es que necesitas expandirte, crecer, sacarle unos cuartos a gente que, como tú, no tiene dinero que gastar. Pero crees en la bondad del ser humano.

    La expansión

    ¿Sabes que es lo que realmente necesita el mundo de los videojuegos? Por encima de tus opiniones, tus reflexiones, tus pensamientos y tus críticas: tu voz. Eso es. La tuya y la de tus amigos, esos que forman la página web. Así que no pierdas más tiempo, no te preocupes mucho por la calidad, por el qué vas a decir o cuánto tiempo os va a llevar decirlo. Lo importante, recuérdalo siempre, es las ganas que tengas. Y el corazón que le pongas. Y la vergüenza que te falte.

    Coge un par de portátiles, el Audacity, el Skype, conectate con esos amigos (a poder ser todos hombres, así es como se hace) y discutid sobre GOTYs en medio de marzo, sobre el E3 en abril, sobre ganar el E3 en junio y todas esas cosas tan relevantes de las que tenéis tanta información. Desde dentro. Aunque, bueno, nunca hayas pisado un estudio de videojuegos, ya no hablemos poner un pie fuera de tu país. No importa. Tú sabes cosas, puedes predecir cosas, cómo se moverá el mercado, qué hará Nintendo con su nueva consola, cuan fatal le está yendo a Microsoft. Recuerda: todas las opiniones son respetables y hemos tenido que luchar contra regímenes fascistas por tu libertad de expresión.

    Lo mejor para sacar un podcast y que la gente te oiga es sacar, además, un patreon. Ya sabes, eso de prometer cosas a gente a cambio de dinero, gente con tanta ilusión como tú por tu proyecto, con tantas ganas de participar y sentirse parte de algo que les dará igual arrojarte dos euros a través del monitor. Tú regala claves de juegos o dales artículos exclusivos, qué más da, lo importante es decirles que te están echando una mano con el servidor, a pagar los gastos de mantenimiento y, eh, si eres de Cuenca podrás ir a la magnífica Madrid Games World Fun Fun Fun Experience y así ver de cerca a todos esos youtubers y esos juegos que saldrán en un mes. Pero tú harás un reportaje especial como si acabases de llegar de Tokyo y hubieses jugado al Dark Souls 4.

    La expansión siempre es un proceso delicado, porque consume tiempo y empeño que le podrías haber puesto a seguir escribiendo y subir gifs graciosos a la cuenta de Twitter, pero se lo estás dedicando a tener la página de Ivoox abierta y mirar si alguien te puntúa en iTunes.

    Así que a estas alturas tendrás una página web con un fondo blanco, un nombre algo ridículo si te paras a pensarlo, diversas entradas (por cierto, ¿harás noticias? Es que, verás, es un terreno tan complicado. Mejor pasa. No, tú solo escribe sobre lo que quieras. Después de todo, eres independiente) formando una columna, el link a patreon a un lado, debajo al podcast, debajo al twitter... Todo lo que da de si una plantilla gratuita.

    A estas alturas, año y pico después, ya tienes una página que, con suerte, llega a las 500 visitas mensuales, tienes, con suerte, 100 escuchas en el podcast y, con suerte, 20 euros en el patreon (y Patreon se queda con dos o tres euros). Escribes sobre los mismos juegos que el resto, cuando el resto lo hace, alabas los mismos juegos españoles que el resto, cuando salen al mercado, y te codeas con otra gente tan irrelevante, tan vacía y con tantas ínfulas como tú. Pero no te preocupes, porque internet es gratis (¿lo es?), escribir no cuesta nada (¿en serio?) y no te puedes creer que alguien haya vivido toda su vida sin oír tus opiniones. Total, las palabras valen tanto como el valor que quieras darle.
    6
    • , 18/05/2016
      Un monete! :D

      Esto es damas y caballeros el máximo representante de lo que se puede hacer para reconvertir odio, bilis y frustración si se tiene la habilidad suficiente. Me pregunto cuántos traumas habrás sobrevivido para llegar a este punto, pero por ahora me conformo con leer la tercera parte.

      Sigue dándole caña, que aquí tienes un lector más (sólo espero que el siguiente blog no tenga un link a www.superxornjuegos.es xDD).
    • kronur, 30/05/2016
      Estos blogs me deprimen y a la vez me gustan. Quiero la parte III :D
  • Xorn, 04/05/2016 @xorn, Principiante Offline

    Cómo escribir sobre videojuegos (I)

    Eres joven. Felicidades, aunque el mérito no es tuyo. Quizá seas demasiado joven. A lo mejor estás en la facultad de Periodismo o haciendo alguna ingeniería. Y tienes una opinión, porque todos tenemos una opinión, sea cual sea, formada o no. Quieres compartirla porque... Exacto, todos la compartimos. Sabes usar las palabras, sabes decir cosas con ellas y si los demás pueden, ¡tú también! Así que haces lo que hacemos todos: reúnes a unos amigos y te montas tu blog sobre el tema.

    El inicio

    Lo importante en el inicio es saber a quién escribes. ¿Eres de esos que desprecia las páginas web masiva? ¿Crees que el videojuego debería ser considerado arte? ¿O es tan solo un entretenimiento? ¿Te va más el salseo o lo cultureta? ¿Quieres la popularidad (¿y quién no?) o ser respetado por pocos? Decídelo con calma. O no.

    Ahora escoge un nombre. Tiene que estar relacionado con los videojuegos, claro. Llámate Select Magazine, Game Today, Control Alt Information o algo así. Tiene que ser sencillo, porque el arroba en el twitter cuenta. Cuando lo tengas, anúnciate a bombo y platillo en las redes sociales. Comienza a seguir de forma desmedida a desarrolladores patrios, youtubers famosos, divulgadores y tweetstars. Háblales con colegueo, de buen rollo. Los cien primeros followers son básicos. Si ya lo has conseguido, ¡felicidades!

    Lo siguiente es buscar colaboradores. Es muy fácil, porque al igual que tú siempre hay alguien desesperado por dar su opinión en algo más que un tweet o un comentario. Tú diles que cobrar no van a cobrar nada, porque aquello está hecho entre amigos y allí nadie cobra, pero se lo pasarán bien. ¡Perfecto! Ya tienes un par de redactores más que aportarán esa sabiduría que todos tenemos con 20 o 22 años y acabamos de salir de Periodismo, con nuestras leyes sobre cómo construir noticias, análisis y referentes culturales.

    Ahora viene lo bueno. Si has sido listo y en el primer paso has decidido hacerte el independiente, el camino viene rodado. Se ha demostrado que ya hay más páginas amateur de videojuegos independientes que videojuegos independientes, lo que alivia muchísimo a los grandes (ya sabes, esos que NO son tus referentes), porque no tienen que cubrir ese nicho. Además, es más fácil tratar con ellos. Como la mayoría tan solo tienen un juego en el mercado o ninguno en absoluto, están ansiosos por darse a conocer. ¿Tienes más de cien followers? ¡Claro que me interesa la entrevista! ¿Tienes más de quinientos? ¡Aquí tienes una clave! Está tirado. Vas a jugar a juegos mediocres, con suerte a alguno bueno, y reseñarlos como si fuesen el primer fuego que creó un ser humano. Es más complicado contactar con las grandes empresas, además que estas exigen unos mínimos. Los indies van bien para rellenar contenido.

    Aquí viene lo bueno. Con suerte, ya llevarás seis meses en el mundillo y habrás tomado contacto con el cincuenta por cien de los estudios españoles. Habrás alabado sus juegos, habrás creído que los análisis en el día uno son lo mejor y pondrás gifs continuamente en tu twitter. Pero antes de avanzar, una cuestión: tu posicionamiento político. Tienes tres opciones:

    a) No me interesa el tema. En serio. Paso de todo. Soy apolítico. Hay cosas bien, hay cosas mal, los extremos nunca molan y yo vivo en el centro. Periodismo de Ciudadanos.

    b) Los videojuegos son videojuegos y son entretenimiento. No les deis muchas vueltas. Os coméis la cabeza con nada. Esto es ridículo. Censores.

    c) Los videojuegos son arte y cultura y aquí solo escribiremos sobre psicopedagogía del arte y videojuegos. Somos adultos.

    Es muy simple. Se puede variar entre una y otra (principalmente entre la a y una de las dos siguientes, ya que la b y la c son antagónicas), reculando o variando el discurso para adaptarse a las críticas recibidas. Los diferentes topics que se pueden tratar, ya que son cíclicos, son estos:

    -Comparar videojuegos con lo que sea (series, libros, cine, pintura, historia).

    -Gamers ¿buenos, malos, casuals?

    -Mujeres en videojuegos. Las tratan mal/bien. No ahondar mucho en ello.

    -¿Son los videojuegos arte?

    -¿Qué es lo indie?

    -La edad de oro de la industria española.

    -Hay juego serios ahí fuera.

    -Este tipo ha hecho un juego raro y vas a flipar.

    -Lo mainstream aburre.

    -El precio de los videojuegos.

    -Entrevista a quién sea preguntando por sus orígenes.

    Con estos temas se puede aguantar durante seis meses - un año, aunándolo con análisis de videojuegos, dividiendo estos en distintos apartados y salpimentándolo todo con referencias un tanto oscuras, mal entendidas o, directamente, erradas e irrelevantes.

    En el próximo capítulo hablaremos de cómo conseguir dinero a expensas de gente tan pobre como tú.
    12
    7 Comentarios
    • , 17/05/2016
      Interesante. Habrá que seguirte de cerca a ver qué más sale de esa baba ácida (muy divertida y verídica, eso sí;) xD
    • el_jugador_medio, 27/10/2016
      o "Cómo publicar tu libro de Autoayuda"
  • Xorn, 18/09/2015 @xorn, Principiante Offline

    Puyas

    Os observo desde mi atalaya. Yo, sin pasiones, sin odios, sin amores, sin fanatismos. Vosotros, moviendo el mundo, llenando el espacio de puyas, enfados, pataleos. Y no lo comprendo. Quizá porque ya he perdido toda conexión con el mundo real y esto es tan solo un avatar virtual más, uno de tantos que se han creado, se han vivido y se han olvidado. Soy incapaz de formar parte de esas luchas internas, autodenominándoos palabras anglosajonas, colgando medallas por logros tan simples como consumir esto o consumir esto otro. Aquí, allá, en todas partes, os desperdigáis como hormigas y cada día sentís que os dan con un palo en el avispero ese al que llamáis comunidad.

    Me gustaría poseer, me fascina, la simplicidad del Otro para sentir de forma tan repentina, tan poco meditada, tan convulsa y violenta. Porque no entiendo quiénes sois. No entiendo esa forma de identificarse con un cacharro, esa idea obscena de ser superior al otro porque se ha dedicado más tiempo, se han invertido más horas, se cree que se tiene el don de la ubicuidad y la sabiduría infinita por estar en un lugar en concreto en un momento concreto. Es fascinante. Es aterrador.

    Es lo que hay, dirían muchos, encogiéndose de hombros y negando con la cabeza. Una negación que no llega al observar el presente, sino a aquel que lo crítica o pretende cambiarlo. Mientras, el consumo indiscriminado, sin capacidad analítica o razonada sigue siendo la vara de medir de aquellos que creen hacer las leyes y las reglas del mundo que habitan, mientras este se les escapa entre los dedos, se les escurre como la arena, pequeñas piedras de un mundo ya extinto. Eso observo, sin comprender del todo cuál es el objetivo final en la misión de aquel que intenta sostener el paso inexorable del tiempo.

    En esta atalaya permanezco. Sus ladrillos están formados por mi propia ignorancia y asombro. No me deslumbra el sol, que apunta ya en lo alto, anunciando un nuevo día, sino la muchedumbre que se congrega en la plaza, esperando a que caiga otro. Y otro. Y otro. Así indefinidamente. Alimentándose con ello, saciando su sed y llenando las arcas con el producto de su propia indiferencia.

    No comprendo qué sucede. Pero veo ahora claro cómo hemos llegado aquí. Estaré alerta, observando, siempre observando desde mi atalaya. Nunca bajaré de ella ya, me temo. No me siento con fuerzas, no tengo la disposición para ello. Tan solo puedo escrutar la distancia con los ojos entrecerrados, esperando a que este nuevo día llegue a su cenit. Ahora debo dormir. Pero vosotros, ay, vosotros... Mirad en vuestro interior. Y dudad.
    9
    • , 28/09/2015
      Maravilloso
    • , 16/05/2016
      Pues yo tampoco bajaría de mi atalaya si hubiera ahí un buen PC master race, te digo XDD
  • Cargar mas actividad
Loader
Arriba