Avatar
Avatar

Hobbes

@hobbes

“This certainly is an upsetting number of pancakes.”

Mensajes 209 Seguidores 9 Sigue a 12
Últimos logros desbloqueados
1 logro
desbloqueado

Top contenido de la comunidad

  • Hobbes, 25/08/2013 @hobbes, Principiante Offline

    No es un juego más: es mi juego

    A muchos les gusta comprar sus juegos físicos por internet. A las personas nos gusta eso de que nos traigan las cosas a casa: la pizza, los cómics, al abuelo del asilo... La especie humana es así: un poco agilipollada. Y para qué negarlo: también nos gusta que nos traigan los videojuegos a casa. Ya no es únicamente el hecho de la comodidad que supone que dejen el paquetito en nuestra puerta, sino que hay ofertas que sólo podemos ver en la red (sea por que es Pal UK o por cualquier otro irrelevante ahora mismo motivo) y que oye, ya que estamos aquí dejándonos los sueldos en una afición en la que muchos otros prefieren tirar por lo pirata es genial el hecho de poder ahorrarnos algo. Qué cojones, es estupendo: por qué pagar las burradas que algunas tiendas ponen a los jueguicos cuando puedo tener la misma experiencia por menos dinero.

    Una experiencia que muchas veces ya tenemos medio destripada, pero es normal. Vivimos en una sociedad donde las opiniones son como los culos: todos tenemos uno y querríamos que fuera el de ese tipo/a que sale en la televisión y por la que todos/as babean. Es algo inevitable y muy aplicable al mundillo de los videojuegos. ¿Quién no se ha encontrado con un juego indie danés —o de vete tú a saber dónde— que de repente se hace popular porque dos o tres personas influyentes de esto han dicho que es sensacional y que todos deberíamos jugarlo? No es algo malo, nadie tiene por qué callarse su opinión, por supuesto, y gracias a cosas así se descubren nuevos juegos que nos pueden gustar, pero es algo que está ahí y que hace que ya vayamos a por X título por unos elementos que sabemos de pé a pá cómo funcionan y casi hasta por qué tienen que gustarnos.

    Y claro, juntando lo primero y esto último nos encontramos con que se está perdiendo una costumbre maravillosa: la de encontrar algún juego que a nosotros nos llegue bien hondo a pesar de lo que el resto del mundo diga sobre él.

    Esa costumbre de entrar Game de turno y rebuscar por las cajas de desafortunados e ignorados juegos, que sabías que existían pero de los que no habías oído hablar, y sin tener ni puñetera idea de cómo son pero aun así comprar alguno de ellos para más tarde al llegar a casa para probarlo y darse uno cuenta de que es una mierda, eso, no tiene precio. Pero al final, y si has cogido con buen ojo, te da igual lo mierdolo que sea. Porque es tu mierda. Tiene muchas cosas mejorables, pero tiene un algo que te gusta. No sabes definirlo, no le encuentras una explicación lógica. Lo terminas en un pispás y lo dejas en la estantería, en ese lado donde van los que nunca venderías. No muchos lo han comprendido, pero tú sí, y con eso te vale. Porque ahora es tu mierda, y eso vale más que todo lo que puedan decir los cuatro gurús del momento o los millonarios presupuestos de lo último de Activision. Y es algo que, desgraciadamente, la puta crisis, que nos dejemos llevar y que vayamos directamente a comprar en Amazon el último 10 de algún blog hace que esté desapareciendo.

    P.D.:

    Entrar a la tienda con una ligera —que no total— idea de lo que ibas a comprar, toquetear las cajas, charlar con el único dependiente que tiene un poco de idea y ayudar a esa madre que te preguntaba sobre qué regalarle a su hijo en navidad —mientras pensabas si de verdad tienes tanta pinta de gordopecero de tres al cuarto— son costumbres de tiendas físicas que tampoco se deberían perder, pero ese es otro tema.
    3
    5 Comentarios
    • mr_cereza, 30/08/2013
      Yo en la época de Game Boy compraba algunos juegos (gracias a los folletos que me llegaban a casa del club nintendo, no todos) totalmente a ciegas en una tienda de electrodomésticos. Alguna decepción me lleve, pero también descubrí alguna joyita a la que a día de hoy le guardo algún buen recuerdo.

      Poco después, gracias a la prensa escrita, descubrí el hype y compraba con conocimiento de causa. Con la llegada a mis manos de la sobreinformación que internet ofrece se me hace demasiado imposible tal cosa.
    • diewito, 05/09/2013
      El año pasado encontré de segunda mano una joya un tanto desconocida que disfruté más que otros juegos que tanto bombo le dieron. Lo jugué, lo rejugué y lo volveré a jugar algún día porque como bien dices, ahí está, en la estantería, "en ese lado donde van los que nunca venderías". Su nombre es Binary Domain, te lo recomiendo, obviamente.
  • Hobbes, 21/08/2013 @hobbes, Principiante Offline

    La magia Nintendo

    A Nintendo siempre se le han dado bien las portátiles. Da igual la nintendo que tomemos como referencia que siempre habrá mucho de donde sacar grandes juegos. Grandes experiencias que, de algún modo u otro, la compañía japonesa ha sabido ofrecer ya no sólo a una única generación de jugadores, sino a un número de ellos mucho más amplio. Ése es el secreto de Nintendo al fin y al cabo: aquella consola que disfrutaron los chavales de hace 10 años acaba volviendo transformada a nuestros tiempos una y otra vez.

    No importa si preguntas a un tío de 30 o a un pre-adolescente de hoy en día; los dos, a su manera, pueden haber disfrutado de algún The Legend of Zelda gracias a que la saga —como casi todas las de la compañía— sigue manteniendo el objetivo de ofrecer entretenimiento rápido y divertido a costa de unas mecánicas cíclicas que hace que jugar a esos determinados juegos sea algo casi atemporal. No importa cuándo los juguemos ni el que escojamos para hacerlo: todo sigue funcionando igual de bien que antes. Siempre nos parecerán mejores las entregas pertenecientes a nuestras primeras etapas de jugadores, claro, pero eso es inevitable y sucede con casi todo los productos de entretenimiento.

    A día de hoy la compañía de Iwata y cía sigue triunfando con una 3DS que vuelve a hacer que perdamos la cabeza por ellos, que recuperemos la fe tras esas tan poco acertadas decisiones en el campo de las sobremesas y que nos paremos a disfrutar, una vez más, de esas mecánicas tan divertidas —muchas veces sin más pretensiones que ofrecer justamente eso— que ya conocemos. Podemos habernos quejado todo lo que queramos por mil foros acerca del motivo por el cual no se ha añadido un segundo stick a la consola, o de esas marcas que quedaban en los primeros modelos en la pantalla superior que, al final, lo que de verdad queremos y que tan bien hecho y repartido está aquí, hace que sigamos jugando y apreciando una consola que no es sino Nintendo en estado puro. Adaptado a 2013, sí, pero Nintendo.

    Y cuando uno se para a pensar que igual la mitad de las franquicias de hoy en día dentro de un tiempo ya no son tan divertidas, por el mero hecho de obcecarse a seguir unos esquemas narrativos y unas conclusiones que no intentan nada más allá de amoldarse a lo que funciona ahora mismo en el cine o en el medio en general, Super Mario World, A Link to the Past o Kid Icarus aparecen por medio. O Super Mario Galaxy 2, Skyward Sword y Kid icarus Uprising.

    Nintendo no hace tampoco avanzar el medio, vale, pero es un respaldo. Uno divertido, eficaz y, sobre todo, necesario.
    12
    22 Comentarios
    • rabodemono, 30/08/2013
      @hikaru, ¡LA MENCIÓN! XD

      Sí, la verdad es que al final todo se reduce a gustos. Seguro que incluso hay gente a quien le parece bueno el Other M (a saber...). Pero por eso tu afrimación de que si me gusta MP3 es porque no he jugado al resto de la saga, me ha parecido tan aventurada. Y mas siendo yo FAN de la serie de Samus.

      Supongo que era una exageración cómica de todos modos, así que por esta vez, pase, XDDDD.
    • hikaru, 01/09/2013
      @rabodemono Uf, me salvé! e_e xDDD
  • Hobbes, 15/08/2013 @hobbes, Principiante Offline

    El problema más básico de Wii U

    Ni soy un entendido en marketing ni creo que lo sea nunca, porque más allá de maravillarme con los anuncios sesenteros de Mad Men todo eso se me queda un poco lejos. Sin embargo, y a nivel usuario, sí que soy lo suficientemente capaz como para darme cuenta de que hay algo que no funciona en Wii U a un nivel tan básico que es hasta sorprendente. Un elemento que falla de una manera tan estrepitoso que hasta supondría algún problema para el bueno de Don Draper si él fuera el encargado de convencer a las masas de que Wii U merece ser comprada. Pero no lo es: Nintendo no tiene al publicista más mujeriego y cautivador de todos, sino a un Satoru Iwata —que de lo segundo poco tiene— que pide que entendamos una situación que difícilmente va a cambiar.

    La última consola de Nintendo ha salido al mercado de una manera que invita al rechazo más inmediato: el hecho de que su nombre sea una continuación del de la Wii ya evoca a esa situación: todo el mundo tiene la consola en algún cajón —si no en un CEX vendida por cuatro perras mal contadas—, y eso no es un buen comienzo para una consola que hasta los más desubicados tachan de "estafa". Eso sumado a, evidentemente, unos jugadores más curtidos que saben de qué va todo esto y por qué no quieren la consola: la falta de juegos, el para algunos abusivo precio, una potencia que no llega según a quién preguntemos a un mínimo exigible para estos tiempos que corren... Pero ante todo eso quizá haya un problema primordial, algo tan básico que supone que todo lo demás caiga detrás. El mando.

    A nadie le gusta el tabletomando de Wii U. Al menos no de primeras: da la sensación de ser pesado, mucho, y de carecer de una ergonómica muy necesaria que sus competidores han sabido dar sin mayor complicación en mayor o menor medida. Una vez comprada la consola y ya cómodos en el sofá de casa nos puede parecer mejor o peor (aunque curiosamente una vez probada con detenimiento suele gustar). Y es que es perfecto —indispensable— que Nintendo haya conseguido al final crear algo cómodo de manejar, pero si no entra por los ojos ni uno se explaya en contar por qué merece la pena, porque es algo necesario y no un "vamos a ver si cuela algo diferente sin más", es normal que las ventas de la consola sean tan ridículamente bajas.

    El curioso mando de Wii no necesitaba más explicación: era lo suficientemente novedoso y curioso como para que entrara por la vista, pero el de Wii U no lo consigue. Amén de que, claro, eran otros tiempos. Otro boom, el de lo social, el de los iaios que juegan al tenis con sus nietos y son felices y comen perdices.

    Pero, desgraciadamente, esos abuelos se han ido muriendo, y ahora son los nietos los que tienen que decidir entre un hardware que ni es apetecible ni tiene un catalogo atractivo frente a unas PS4 y XBox One que a todas luces se la van a llevar por delante a no ser que vengan los de siempre —los únicos que creo realmente podrían hacerlo— a convencernos de que la compremos. Porque aquí intervienen unos que sabe vender mucho mejor que cualquier Don Draper.

    Link, Samus, Mario y Donkey. Y todos los demás, claro.
    7
    21 Comentarios
    • xadou, 24/08/2013
      En mi humilde (y plana) opinión, Wii u va a ser la GameCube de esta generación. Sólo espero que la 3DS sea la Game boy Advance, porque lo que no quiero es que Nintendo llegue ni siquiera acercarse a numeros lo suficientemente rojos como para empezar a prostituir cosas.

      Por lo demás, disfruto tanto de los juegos de nintendo, que aunque la siguente consola fuera un pepino con pantalla, lo compraría.

      PD: La potencia gráfica es importante, pero no me parece nada decisivo. Mientras llegue a unos minimos como tener HD y que se vea bonito, creo que es suficiente, puesto que parece que los juegos cada vez van a ser más sencillos por el tema de que no se puede invertir tanto dinero en un desarrollo
    • marearp, 04/09/2013
      @furiosillo Que te quería matar de un susto o algo. xD
      Yo no creo que el Remote Play sea ni mejor ni peor que el Off_TV, pero Nintendo lo está desaprovechando, me da la impresión, igual que otras tantas cualidades de su consola.
      De todos modos habrá que seguir viendo.
  • Cargar mas actividad
Loader
Arriba