• Otro día más (IV)

    La suerte es lo que cuenta. Se dice que es la actitud. Yo sé que eso no vale una mierda. Te enseñan a ser bueno, correcto y amable. Todo para que se aprovechen de ti, para que te puedan pasar por encima con más facilidad. Tenía un amigo que era la mejor persona del mundo. No llego a los 18 años. Si le pegaban una ostia ponía la otra mejilla y sonría. Hasta a veces daba las gracias. Era guapo, pero le rechazaban todas las chicas. Si fuera homosexual seguro que estaría colado por él. Pero no, ellas no quieren un diamante. Ellas lo quieren en bruto. Algo difícil de conseguir y que cueste pulirlo para que resplandezca. Pero la mayoría encuentran que es una circonita.
    Ahora que está a mi lado tengo que tomar un papel. Ser yo mismo es lo que todo el mundo te dice que hagas, pero no va a funcionar, nunca ha funcionado. Ser un tipo malo, no, no soy capaz de pensar como tal. Ser un macho alfa, he leído los pasos, pero no le veo el sentido. Claro, has de ser algo difícil de obtener, un premio, porque nadie quiere uno solo con abrir la mano. Es como entrar en un laberinto de puertas con una llave maestra. Menuda mierda seria. O usar trucos en un juego, a mí me gustaba usarlos de pequeño, pero te cargas la experiencia del juego.

    - ¿Te has quedado sin hambre?

    Me doy cuenta que llevo un rato mirando el bocadillo, perdido en mis pensamientos.

    - Sabes, me ha venido a la cabeza cuando jugaba al Starcraft de pequeño. Solo me hacía escupidores. Jugando con un colega, ostia, usando un puto modem de 56k, jajaja, pues va y el muy cabrón me lanza una bomba nuclear donde tenía todo el ejército. Como no te dejaba seleccionar más de 12 unidades no me dio tiempo a quitarlos a todos y BOM, a tomar por culo.

    - Jajaja, que te calles. Yo le daba más al Age of empires. Me volvía loco hacer la maravilla, no me preguntéis por qué.

    Recuerdos de mi niñez pasan por mi mente. El primer juego, era una mierda. Pero a esa edad te gustaba cualquier cosa. Cada juego, película, libro o comic que leía alimentaba mi imaginación. Me evadía del mundo, me hacía olvidar todo, no, mejor dicho, me sigue pasando toda esta mierda. Cierro los ojos y me imagino dentro, siendo el protagonista. El helicóptero está virando. El piloto está muerto. Ella se ha quedado atrapada en la silla. Me acerco y trato de quitarle el cinturón de seguridad. El enganche está roto. Saco mi cuchillo. Grita que no lo haga, prefiere morir al estrellarse. Corto el cinturón. Creo que me lo agradece, pero no la oigo. Todo da vueltas, hay mucho ruido. Veo un paracaídas. Lo cojo. Abro la compuerta. La busco, pero está paralizada. Entre llantos me dice que tiene miedo. Le engaño y le digo que todo saldrá bien. Consigo que se acerque a la compuerta. Aprovecho y la empujo al vacío sin soltarle la mano. Ramón me saca de mi mundo al apoyarse en mi hombro. Nos comenta sobre el próximo viernes que es fiesta, habla de salir el jueves, pero sólo a tomar unas birras. Todos sabemos que no será así. Acabaremos borrachos perdidos tirándole cacho hasta a las columnas.

    - ¿Vais a salir de fiesta? A nosotras nos gustaría, pero nos da palo ir solo las tres.
    5
    6 Comentarios
    • reisor, 20/03/2016
      @rdemr No molestas para nada ^^

      Yo uso LaTeX, solo lo paso por word para que me saque faltas ortográficas, pero tendré en cuenta lo que me has dicho antes de ponerlo aquí.

      También quiero subir el pdf que genero con LaTeX que se ve todo mucho mejor.
    • irontryhardkus, 06/04/2016
      estas anécdotas son la hostia.
Loader
Arriba