• Pile of shame reviews presenta... Dishonored (1/2)

    Review ofrecida por:

    Kevin "hijo puta" Spacey


    y Eyes


    Patrocinadores oficiales de mi retraso

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------

    Dishonored.

    Si hay algo que me ha quedado claro tras terminar Dishonored es que la mezcla de Bioshock y Hitman (para mí) no acaba de cuajar, ¿es entonces un mal juego? Tampoco me atrevería a afirmarlo rotundamente. Arkane pone sobre el tapete una historia de venganza… no es que me parezca mal, al fin y al cabo la venganza es al videojuego lo que Ronald McDonald a la diabetes tipo dos y, en los tiempos que corren, uno está ya más que acostumbrado a que el triple A ponga el foco en su propuesta jugable mientras la historia ronda peligrosamente cercana al pretexto; Dishonored no es aquí una excepción. Ciertamente, el principio del juego da pie a algún que otro chascarrillo o a poner los ojos en blanco según el humor del que uno esté. La prisa y dejadez con la que suceden los hechos relevantes que dan inicio a la aventura y nos presentan a los personajes y leitmotivs, hacen que me pregunte si de verdad era necesario involucrarme en una situación en la que no soy capaz de sentir la más mínima emoción. Es uno de esos casos en los que, o bien hubiese sido preferible empezar un poco más lento (sólo un poco) para dar un mejor contexto (TLOU), o haber pasado directamente de antecedentes dándole el control al jugador, y desde ahí empezar a contar la historia de un Corvo Attano encarcelado, recibiendo torturas y esperando su ejecución por una falsa acusación de asesinato, al que se le aparecen en sueños seres misteriosos con promesas de poder.

    En cualquier caso, si bien el principio me ha dejado un tanto frío, no negaré que me gusta este estilo de juego, mezcla de sigilo y acción. También puedo ser lo suficientemente razonable y pensar que toda nueva IP tiene asociada su ineludible dosis de experimentación. Pero cuando decía que no me cuadraba la mezcla de Bioshock y Hitman me dejé una tercera variable que, considero, es la que puede tener mayor culpa: la influencia “espiritual” de Assassins Creed. Dishonored es demasiado fácil, incluso en la dificultad más alta nuestros adversarios están muy en desventaja frente a la capacidad y poderes de Corvo, tanto si decidimos matar, como actuar de forma no letal. No sé si esto es un exceso de entusiasmo por parte de Arkane o un (no tan) velado deseo de querer llamar la atención de las masas, pero sin duda, para mí, ha jugado en su contra desaprovechando buena parte de su potencial latente. Bioshock no tenía este problema, si ofrecía un arsenal y una lista de poderes aún más extensa que Dishonored era porque tenía sentido cada vez que te topabas con un Big Daddy en un espacio tirando a reducido. Aquí tenemos a los zancudos, una unidad montada sobre unas piernas mecánicas altas, equipados con armadura y un arco de flechas incendiarias, que suena intimidante, pero siendo vulnerables a la instakill desde arriba no suponen apenas un reto destacable, ni obtenemos recompensa alguna por abatirlos más allá de un par de virotes incendiarios.

    La gracia en Dishonored está en pasar desapercibidos —sigue siendo muy fácil, pero me cuesta menos aceptar la premisa— hasta alcanzar a nuestros objetivos y conseguir mediante la “exploración” del escenario (tenemos un gadget que nos facilitará mucho las cosas) las runas (la moneda para comprar poderes) y talismanes (habilidades pasivas). Por decirlo de algún modo, la faceta negativa de Dishonored está en su exceso de poderes proactivos y su incapacidad para ponernos las suficientes piedras en el camino, ya sea mediante una IA más competente o utilizando más de lo que ya tiene.

    Parte 2/2: http://www.anaitgames.com/status/949040
    4
Loader
Arriba