• GoW3 y el Final del Mito

    Spoiler Alert: tampoco voy a entrar en detalles, pero entiendo que dejo entrever por dónde van los tiros.

    Acabo de convertirme en el tío más tardón en pasarse el GOW3. Pues sí. Justo ahora, que lo suyo es estar criticando la “remasterización”, yo me he finiquitado la “desfasada” y triste versión past-gen.

    A estas alturas supongo que ya está todo dicho: es el capítulo más espectacular de la saga y el que plantea las diferencias en las armas con más astucia; también es la que menos empaque tiene y sufre de un desarrollo más irregular. Un buen producto. Muy disfrutable. Pero menos redondo que sus predecesores.

    Pero no ha sido su fracaso en mantener el tipo constantemente (duro trabajo con las cotas de epicidad que alcanza en ocasiones) lo que más me ha llamado la atención, negativamente. Sino el cómo expulsa al jugador de la fantasía de un mundo lleno de carisma y aventura, de la forma más torpe: simplemente destruyéndolo.


    “¡¿Por qué me invitan, si ya sabéis como me pongo?!

    Porque, al final, de eso va el asunto. De ponerse a los mandos de Kratos en su cruzada de genocidio sistemático de la mismísima mitología griega. De ver como poco a poco se desvanece ese mundo maravilloso que era el principal reclamo de la saga. Uno tras otro, mito tras mito, todo se termina por perder, generalmente, de la forma más absurda e innecesaria.

    La frase “ya te vale Kratos” es de las más recurrentes durante toda la partida.

    Y esto es demoledor: la representación del mundo mitológico griego era lo que sostenía y justificaba la saga. Los más ortodoxos de la materia argumentan que el acercamiento a los mitos que se ha hecho en God of War es pobre, incorrecta y demasiado palomitero. Pero para la buena gente que sabe que la Iliada era un blockbuster de la época; cuyo niño interior ve más alma en aquellos monigotes plastinomorfos de las pelis mitológicas setenteras que en el highpoly actual, estos juegos son porno nivel Desafío Total.

    El ejercicio que se hace en este juego para matar esta ilusión ingenua y pura, termina por ser desalentador. Algo nacido desde la provocación y el morbo puro, que se intenta justificar desde el prisma de la rabia irracional y desesperada de Kratos.


    “...y la he liado parda”

    Entiendo las intenciones de sus creadores con todo ese supuesto juego metafórico de la venganza y la falta de esperanza; De ese tono crepuscular y dramático que le han querido dar a la conclusión de la historía. Pero a estas alturas del circo de sangre, tetas y sorpresas absurdas, suena bastante a patraña. Y al final, termina por ser incomodo meterse en la piel de un Kratos empeñado en destruir un mundo que siempre ha sido más importante que él.
    5
    5 Comentarios
    • amaldito, 10/07/2015
      @plissken
      Gracias.
    • sax, 13/07/2015
      Por eso mismo y otras cosas para mi: Ascension > God of War 3
Loader
Arriba