• ¿Los videojuegos son el nuevo Rock?

    Creo que todos de pequeños nos hemos sentido alguna vez como la escena que voy a describir a continuación. Se abre el plano. Aparece un joven en su cuarto disfrutando del sonido de su nuevo vinilo de Billy Holiday, cuando de repente es sorprendido por un furioso padre que le insiste a gritos que se corte el pelo y apague esa maldita música. La escena termina y se inicia otra con un filtro que nos hace pensar que estamos en el 2015. El padre es aquel chaval melenudo ahora con camisa y que amargado le grita a su granudo hijo que se quite los enormes cascos que lleva puestos y le increpa vehementemente que apague la “maquinita” seguido de algún comentario que sin duda contiene las palabras “perdida”, “tiempo”, “viciado” e “inútil”.

    [youtube]https://www.youtube.com/watch?v=hjKhc4Lakn8[/youtube]

    En las siguientes líneas os voy a dar algunos argumentos por los que creo que los videojuegos se han convertido socialmente en lo que significó el rock. Ya sabéis, alternatividad, códigos propios, moda, comportamientos, repercusión.

    Y es que el rock y los videojuegos son dos estigmas transgeneracionales para una parte de la sociedad que es vieja, anticuada y está acostumbrada a dar lecciones de moralidad. Ambos (rock y videojuegos) son expresiones artísticas tremendamente creativas y evocadoras de libertad y de esa premisa de que un mundo mejor es posible, o al menos mundos distintos. Ambos tienen un carácter subversivo pues no aceptan o por lo menos sugieren mundos alternativos. Por esta razón, por su modernidad o por su origen como juguete han sido marginados, vilipendiados y condenados a la burla y al infantilismo. Es un grandísimo fracaso que un “producto” tan rico, y a su vez tan relevante a nivel económico, esté relegado al rincón oscuro de la sociedad. Al igual que la música rock en su nacimiento, la alternatividad del mundo del entretenimiento virtual no está todavía aceptada. Aunque como punto positivo, este rechazo refuerza y crea un vínculo poderoso y una conciencia de grupo en quienes lo sufre. El club de la lucha de la videojuerga para que nos entendamos.


    Los "Judas" en el banquillo. Foto impagable.


    Otro de los símiles rock-videojuegos son las comunidades que han creado. Los jugadores ha ido tomando conciencia y ya no es complicado reconocer a un integrante por su aspecto físico, códigos de conducta o vestimenta. El gusto por el merchandising, cosplay, camisetas y cierta estética juvenil (o directamente geek ) empieza a recordar al momento en el que el rock creó auténticas modas y códigos de conductas, cientos de subculturas, tribus, estilos o maneras de vivir y de vestir. No puedo dejar de pensar en la lucha entre mods y rockers cuando pienso en las absurdas guerras de fanboys Sony-Nintendo-Microsoft, o PC vs. consolas. Somos mayorcitos. me gusta Uncharted y Halo del mismo modo que me encantan los Who y los Rolling Stones. Pero bueno, se puede comprender, no deja de ser un fenómeno de identificación social con un grupo dentro de otro grupo ya de por sí marginado. No nos debe de extrañar, pues el ser humano siempre busca la filiación y la reafirmación.





    Los dos son fenómenos de masas mundiales. Los estadios se han sustituido por enormes convenciones realizadas en grandes espacios feriales las cuales se abarrotan cuando el youtuber de turno anuncia que va a aparecer. Del mismo modo que MTV ha sido relegada por Twitch y Youtube. Los niños ya no quieren ser estrellas del rock ahora quieren ser creadores de contenido aka youtubers. Sin no me creen, os reto a encontrar las diferencias entre la foto de portada y la siguiente:



    En resumen, rock y videojuegos, dos mundos aparentemente distintos pero con enormes similitudes.Ambos son mal vistos por los sectores más conservadores de la sociedad, ambos tienen un auge en la adolescencia, ambos tienen unos códigos sociales propios, ambos son subversivos tanto en cuanto ofrecen alternativas a la realidad u modos distintos de vivirla. Ambos tienen un lenguaje propio, sus mitos, sus propios héroes y estrellas, sus ortodoxias, sus comercialismos y sus ángeles caídos. Y por supuesto ambos tienen empresas y negocios alrededor que impulsan o corrompen la parte artística. Ambos tienen comunidades de fieles muy activas y ambos dos son (como concepto) dos de las mejores creaciones del ser humano.

    ¡¡Larga vida al Rock!! ¡¡Larga vida a los videojuegos!!

    3
    7 Comentarios
    • samsks, 28/04/2015
      @tiobraulio ¡exacto! ¡Muy buena!
    • mominito, 15/09/2017
      Sin embargo, los juegos incitan menos a las drogas. Lo cual es bueno-malo.
Loader
Arriba