• Más blogs de este usuario

    Sacrificio

    Golpea la puerta de metal y un pequeño rectángulo a la altura de sus ojos se abre. Un par de pupilas marrones lo miran desde el otro lado.

    - ¿Quién coño eres?

    - He venido… a jugar.

    Se cierra y unos segundos después la puerta milenaria cruje al abrirse. Un escalofrío le recorre la nuca.
    Pasa al interior y le acompañan por unas escaleras de caracol talladas en lo que parece la piedra de una gruta. Después de 139 peldaños - los fue contando uno por uno - llegó a una sala circular en el interior de una cueva. El calor abusivo le hacía sentir jodidamente mal - quería desnudarse y tirarse en una piscina de hielo antártico.

    - ¡Por fin has llegado! Te estábamos esperando.

    Al darse la vuelta, se encuentra con un hombre con perilla y una larga capa negra cubriendo lo que parece ser un esmoquin de Gucci - o alguna otra mierda similar. Una máscara con forma de cisne y plumas le cubre la mitad superior de la cara. Se le acerca con una amplísima sonrisa.

    - Imagino que el viaje fue difícil - no quiero pensar en la cantidad de bucles inútiles que debiste pasar para llegar aquí.

    - ¿Dónde estoy?

    - ¡Oh! ¡Directo al grano! ¡I like it!

    Pues a mí no me gusta una mierda.

    - ¡Ah! Pero te gustará, ya verás.

    Le mira con acojone máximo.

    - Lo sé, a todo el mundo le pasa. ¿Cómo es posible que pueda leer tus pensamientos? No es difícil, tengo un poco de ayuda.

    Se golpea el medallón circular que cuelga de su garganta.

    - Ven, quiero mostrarte algo. Acompáñame.

    Siguen por un corredor en espiral hasta que llegan a una serie de laberintos de cristal desde los que se puede ver una inmensa bóveda - que crece hacia abajo, hacia el centro de la Tierra. Ellos están en una plataforma, en lo más alto de la bóveda.

    - He aquí nuestro futuro: los jugadores.

    Varias decenas de colosales humanoides de 40 metros de altura reposan, descansan o juegan entre ellos en la inmensa bóveda. Bajo ellos, el suelo es una masa roja grasienta llena de restos de… algo.

    - ¡Pero qué…

    - … cojones! - termina diciendo el tipo de perilla -. Lo sé, es acojonante. Vale, te explicaré lo que está pasando. Los jugadores del mundo ya no saben muy bien dónde están ni lo que está pasando, se desconectaron del mundo hace ya tantos años que no saben lo que es real y lo que no. Todo comenzó con la locura de la realidad virtual, que derivó en los mecanismos y consolas que usas hoy en día. ¿No sabías que esto es un juego? ¡Sorpresa, motherfucker!

    > La situación es tan ridícula, que incluso aunque hemos abducido y sacrificado el 84% de la raza humana, ¡a nadie le importa una mierda!. Así que usamos su adicción con fines más… lucrativos. Los estamos usando para alimentar a los Titanes.

    > Ya se, ¡no me lo digas! “¿Y por qué me lo estás contando, perilla mal maquillado?”. Pues simple: porque tú eres el siguiente.

    Estira el brazo para empujarle pero se detiene.

    - Vale, lo explicaré también: la raza humana es la peor escoria que existe en el universo. Fuimos creados a parte de arcilla y esperma de titán para cuidar y mantener este hermoso Edén para el regreso de los maestros, y sin embargo, ¿qué hemos hecho? Contaminar, matar, abusar, estropear este paraíso. Los maestros nos dijeron hace muchos siglos, que a su regreso se nos mostraría la luz, se nos darían todas las respuestas. ¿Y qué hicieron los pequeños monos de nuestros antepasados? ¡No esperaron! ¿Cómo pudieron ser olvidados los maestros? ¿¡Cómo!? Yo te diré cómo: por la jodida desidia, ignorancia y ansia de poder de la jodida raza humana. Todo tiene que estar hecho ya, sin paciencia, sin esfuerzos. Ahora la sociedad sucumbe a la adicción a las realidades virtuales y sus juegos, sin ver que aquí, en el corazón de nuestra madre, calientes en su seno, yacían los titanes esperando ser alimentados y cobijados. Ya ya ya ya, ¡es suficiente! No tengo más tiempo para ti. Te pido disculpas, a veces no tengo todo el tiempo que me gustaría. Así es la vida.

    El líder de la secta te empuja a través de una falsa ventana de cristal. Caes dentro de la bóveda - tardas más de 15 segundos en estrellarte. Lo último que escuchas antes del silencio total es el sonido de tus vértebras haciéndose añicos al estamparte contra el suelo.

    Game over.
    8
    5 Comentarios
    • kencho, 15/11/2014
      Se ha dejado engañar por el reverso tenebroso. Los aumentos llevan al ascenso. El ascenso a más responsabilidades. Las responsabilidades a las exigencias. Las exigencias a la frustración. Y la frustración a coger una escopeta y liarse a tiros con todo antes de dejar la industria sollozando.

      Lo siento por tu padawan. Espero que al final sólo sea un Luke extraviado y no un Anakin; de momento el apodo "skywalker" cubre las dos posibilidades.
    • amaldito, 19/11/2014
      "dijeron que quieren hacer una game jam"

      totalmente descorazonador... me temo que Skywalker no lee tus blogs.
Loader
Arriba