• Monográficos #2: El legado del TomTom

    A partir de este artículo en EPI, y su correspondiente inspiración en NeoGAF, me ha vuelto a la cabeza un tema que hace tiempo que me trae cabreado: el minimapa. No es un secreto que los videojuegos se han vuelto cuantitativamente más fáciles, intentando ser más accesibles al público general (aunque a la vez, más complejos; algún día hablaré sobre esto). Una de esas mecánicas para facilitar la vida al jugador es el minimapa/GPS incrustado en el HUD.

    Tampoco hay que ser hipócrita, esto no es nuevo. El GTA 3 ya lo tenía, y seguramente su antecesores en 2 dimensiones también (y más juegos, pero mi cultura no llega tan lejos). Pero no por ello deja de ser tan molesto. Si, nos ayuda, nos facilita la vida y nos ahorra tiempo. Pero también, generalmente, nos facilita demasiado el juego y resta muchísima inmersión. Galious habla del “efecto túnel” que produce: te obcecas en seguir la fecha sin fijarte para nada en el entorno, en lo que hay por el camino ni en aprenderte las rutas. Algo similar pasa en la realidad, hay personas que aunque vean que esa carretera va al acantilado, “si lo dice el TomTom es que es por ahí”.

    Imaginaos cómo hubiese sido Dishonored con minimapa. Un drama. Uno de los puntos fuertes es que nos obligaba a escrutar el escenario, buscando rutas para acceder, para asesinar, donde encontrar ítems, misiones secundarias. Sí, estaba ese molesto punto con la distancia y la dirección, pero se podía desactivar, y aun así nos obligaba a buscarnos la vida como pocos juegos de mapa abierto permiten.

    No sólo eso. Yo he jugado a Red Dead Redemption sin minimapa y en modo hardcore, y la experiencia gana enteros de forma brutal. Ya no digamos la inmersión. No es lógico que un vaquero de 1911 tenga “algo” que le diga exactamente la ruta a seguir para ir al siguiente saloon de turno. Son esas cosas que te sacan del juego, esa disonancia ludonarrativa que tantas veces se ha comentado en Anait, aunque esta es una que ya tenemos muy asumida. ¿No sería mucho mejor y más inmersivo utilizar el mapa de papel que trae el juego? ¿Para qué sirve ese mapa entonces? Al menos su equivalente digital, en el menú opciones: ya nos obliga a parar, consultar y sabernos ubicar en un mapa.

    Un GPS al uso sí que puede tener sentido en títulos como Grand Theft Auto V o Sleeping Dogs, donde la utilización de vehículos es extensiva. Es más, Rockstar ha intentado ir un paso más allá haciendo que el GPS de GTA V no marque ruta si vamos a pie o si pasamos por un túnel, por ejemplo. Pero el minimapa sigue estando ahí aún cuando estamos fuera de vehículos.

    Y no hace tan mal el minimapa como la función GPS del mismo. Ahora dudo si el GTA San Andreas lo tenía, pero ¿quién no se sabe las calles de Vice City? El minimapa era una ayuda pero las rutas corrían por nuestra cuenta.

    Afortunadamente en todos o casi todos los juegos está la opción de desactivarlo, algo que recomiendo encarecidamente para depende qué títulos. No sólo mejora la inmersión, sino que añade dificultad y, como comenta Galious, te hace estar más atento y prestar más atención a los detalles para solucionar ciertos problemas.

    Pero no sólo de andar y conducir vive el hombre. La ausencia de minimapa conlleva otras consecuencias igualmente decisivas en el gameplay, como puede ser la ubicación de enemigos. Es cierto que el sentido de la orientación por el oído no nos funciona en un videojuego, y es algo que intenta paliar el minimapa, dibujando la posición del enemigo cuando hace ruido o dispara. Pero en general, esto nos facilita mucho las cosas.

    En cualquier título de mundo abierto que incluya disparos, tener todo el rato dibujado en el mapa dónde está situado ese cabroncete que nos dispara y al que no vemos, resta emoción e inmersión. Nos hace ir menos cautos y más Bruce Willis. No prestamos atención al fogonazo de luz que se ve cuando dispara, a dónde golpea la bala, o, si nos da, desde dónde ha venido; sencillamente miramos el minimapa, nos orientamos hacia su posición y descargamos metralla como si fuese una película de Los Mercenarios.

    También podría hablar de los coleccionables ocultos, que dejan de ser "ocultos" cuando se nos muestran en el minimapa. Es tan absurdo que creo que no merece la pena hablar sobre ello.

    Los desarrolladores de videojuegos, al menos los buenos, gastan mucho tiempo en crear un mundo lleno de detalles en el que poder sumergirse y disfrutar. En la vida diaria ya vivimos en un cierto "efecto túnel": vamos de casa al trabajo/universidad y vuelta, cada día, sin fijarnos nunca en lo que pueda haber o en averiguar realmente por dónde vamos, ¿también vamos a hacer eso en los videojuegos? ¿En algo por lo que pagamos un buen dinero y en los que gastamos el tiempo para desconectar de lo que hacemos en la vida diaria?
    2
    6 Comentarios
    • risarovi, 22/09/2014
      @natxopistatxo No leí tu primer comentario antes.

      Pues sí, es cierto. Y mentiría sino dijese que yo he hecho ese efecto túnel en muchos juegos, y he seguido el GPS a pies juntillas. Hacer lo que comentamos requiere mucho tiempo por parte del jugador, más que jugarlo "normal", y prestar mucha atención.

      Y puede abrumar, ya no te digo un Skyrim que a mí me abruma usando el minimapa también, xD.

      Con que esté la opción vale, sí, pero en casi todos está la opción pero nunca se usa/se sabe.

      También hay que tener en cuenta que hay juegos que pueden ser jugados sin minimapa/ayuda porque están plagados de pequeños detalles (como comentaba el usuario de NeoGAF) y hay otros que sin minimapa serían imposibles, porque no están tan trabajados en ese sentido.
    • ezekmt, 23/09/2014
      Muy cierto esto. Yo a veces me alucino en algunos casos como el Final Fantasy XIII, que aún siendo pasillero como él solo, tiene los cojones de poner minimapa y GPS :/
Loader
Arriba