• Monográficos #1: El drama de PS Vita (y I)

    Hay una corriente muy extendida actualmente en el que se culpa a los jugadores del fracaso de PS Vita y su situación. Argumentan que pese a tener un parque de consolas de casi 9 millones de unidades, grandes títulos como Tearaway ni siquiera han llegado a las 400.000 copias. Sin duda es muy fácil quedarse con el dato, pero como usuario de la consola y jugador de la misma, me gustaría ir más allá. No me gusta que me culpen sin tener razón. Comencemos pues un pequeño análisis de los problemas de la portátil.

    Por un lado está uno de los argumentos más comentados: el mercado móvil. Es cierto que el mercado móvil es, en general, una peste para las portátiles y en sí mismo. Si bien hay títulos que merecen la pena y se adaptan a la plataforma (Ridiculous Fishing, Monument Valley, Threes), éstos se pueden contar con los dedos de la mano. Puede que los móviles sean una alternativa para los jugadores de ratos muertos que disfrutaron con Wii o DS, pero no para los que nos gustan como hobby.

    Por otra parte tenemos a Nintendo, algo así como el Banco Santander de las portátiles. Si bien es cierto que siempre se asocia más a la marca nipona con las portátiles, el precedente de PSP está ahí. De acuerdo, vendió la mitad que DS, pero la mitad de DS son 80 millones de hardware vendido, que es una barbaridad (pongámonos en situación, Xbox 360 y PS3 han vendido algo más de 83 cada una).

    Otro problema es la piratería. Y no en el sentido que la conocemos, sino en el contrario. No es nuevo que una buena parte de las ventas de PSP se debió a su temprano hackeo, sirviendo de consola para emuladores varios. No es justo decir que todas sus ventas fueron debido a eso, ya que el catálogo de PSP está a años luz del de Vita, pero tuvo bastante que decir.

    PS Vita se puede hackear con algunos exploits, pero es algo complicado y que depende de juegos de la Store. Además no funciona realmente bien y tampoco es tan funcional en cuanto a emuladores como PSP. La razón de la pasividad de la scene no es porque la PS Vita tenga la misma seguridad que el Pentágono, sino otra bien distinta: cuando puedes comprarte por 100€ una consola Android que sirve para emulador hasta de algunos juegos de Dreamcast y con pantalla de 7”, nadie se va a molestar en hackear una consola como PS Vita.

    Sé que es triste comentar este aspecto como argumento del fracaso de Vita, pero es cierto. No son ni uno ni dos amigos los que me han preguntado al verla si se pueden jugar a juegos de GameBoy “como en PSP”. Al decir que no pierden mucho el interés, e incluso alguno directamente se gastó el dinero en una PSP.

    También está la postura de Sony para con su consola. El fracaso de Wii U fue/está siendo similar al de Vita (de hecho, lleva menos ventas de hardware). Pero hay una diferencia principal que hace que la tendencia esté cambiando pese a su inferioridad técnica con PS4 y Xbox One: la actitud de Nintendo. De momento, Nintendo no ha parado de apoyar la consola y ha sacado juegazo tras juegazo. Es más, hace poco saltaba la noticia de que para 2015 pretenden lanzar un juego “grande” cada mes, y viendo que ya hay 9 anunciados, me lo creo. En cambio, Sony no sólo se olvida de su portátil en sus conferencias y no anuncia juegos, sino que roba una exclusiva para llevarla a PS4. Y veremos qué pasa con Gravity Rush 2, que huele a juego de PS4 a lo lejos. Desde luego, no es la mejor forma de conseguir que Vita triunfe.

    Finalmente, llegamos al principal problema conocido por todos: los juegos. No llegan juegos. Algo que es una mentira, como se cansa de decir Shahid en su Twitter. Corrijamos entonces: no llegan juegos “grandes” a Vita. Bien. Para que las compañías hagan videojuegos, tienen que tener una expectativa de venta. Que van a ganar dinero, vamos. Si no, no mueven un dedo. Los precedentes en PS Vita, casi todos juegos perpetrados por la propia Sony, no son muy halagüeños: sólo tres juegos han sobrepasado el millón de juegos vendidos.

    El problema de sacar un hardware tan potente y acercarlo a las sobremesas (aunque hoy día ya no sean tan potente), es que desarrollar juegos para ella es realmente caro. Si además, sabemos que las ventas van a ser paupérrimas… todos sabemos sumar.

    Pero, un momento. ¿Casi 9 millones de consolas vendidas y los juegos no llegan a 1 millón? ¿Qué pasa con los 8 millones restantes? Lo que pasa, es realmente el gran problema que ha tenido Vita, y que por añadir algo de suspense (y porque no cabe aquí), comentaré en la siguiente entrada.
    5
    • metalman, 13/09/2014
      Creo que el problema de Vita viene del enfoque que le ha dado Sony: parece haber sido diseñada como un elemento optativo, y no como una prioridad o como algo con alma propia...creo que es un gran error, y de ahí el trato que la están dando.

      Por supuesto, es algo que no entiendo y que no tiene sentido alguno.

      Saludos!!
    • risarovi, 13/09/2014
      Yo creo que la idea primera de Sony no fue esa, la de elemento optativo primero para PS3 y después para PS4. Creyeron que, del éxito relativo de PSP, sacaban una iteración muy potente para hace 3 años, y lo petarían. Y no fue así. Hicieron juegos nunca vistos en consola a nivel técnico como Uncharted, Gravity Rush y Wipeout (y después con Killzone y Tearaway), y vieron que no era rentable la inversión que requiere un juego de ese tipo para las ventas que se plasmaban en la realidad (y vuelvo a lo que comentaba, tan pocas ventas es porque mucha gente se esperaba a que lo regalasen con el Plus).

      Evidentemente la actitud de Sony es terrible, ya que, aunque no saques juegos first-party, no dedicarle ni un segundo a la Vita en la Gamescom, y un vídeo de 2 minutos en el E3, es de traca.
Loader
Arriba