• Más blogs de este usuario

    Un día tranquilo

    Después de las obligaciones del hogar, me subo a mi yayomóvil de color gris, trago mi dosis de tráfico mañanero y llego al trabajo.

    Dos gilipollas con motos de 350cc deciden ocupar la última plaza para coche, así que toca dejarlo en la salida de garaje del vecino de enfrente. Sí, el desgraciado ese que a veces llama a la dueña de la empresa para quejarse de que estamos mirando a su esposa a través de la ventana. Como si se pudiera ver algo a través de la capa de grasa del cristal.

    Subo las escaleras hasta el cuarto piso. Enciendo mi portátil, le doy palmaditas para que vaya más rápido. Click en el botón de login. Bienvenido Yayo, son las 9:23:51. Tic tac.

    Miro el correo. Abro skype. Repaso conversaciones tardías del día anterior. Nada interesante. Nada útil.

    Leo lo que se cuece en anait y otras páginas del sector de juegos comiendo un bizcocho (mi desayuno). Espero el trailer de Doom 4. Otro día más sin poder verlo. Una pena.

    Y empieza el trabajo. Repaso la lista de tareas. Luego la lista de bugs. Prioritizo. Miro la hora. Estimo el tiempo para terminar las tareas. Calculo. Allá voy.

    Organizo una reunión con el jefe de diseño y el jefe de arte. En esta nueva empresa no hay salas de juntas, así que nos metemos en la oficina del dueño que nunca viene hasta media tarde.

    Les muestro el último build. Repasamos cada detalle.

    - ¿Y si agregamos una especie de zoom aquí? ¿Como en deer hunter? Mira, así.
    Saca su iphone 5 del bolsillo. Abre el deer hunter. Nos muestra una gacela. Aumenta el zoom. Apunta. La bala sale disparada en slow motion. Me doy cuenta de dónde había sacado la idea para nuestro juego la semana anterior. El proyectil impacta en el culo de la bestia, que cae de forma dramática hacia un lado. El diseñador sonríe todo feliz. Lo miro.
    - Sí, podría agregar algo así. Pero, ¿para qué cojones queremos hacer zoom en un sniper 2d en el que se ven los objetivos todo el tiempo?
    Me mira. Reflexiona.
    - Pues sí, mejor no.

    Seguimos repasando el build. En una misión, los personajes parece que patinan. El director de arte chirría los dientes.
    - Uff... pero qué mal esa velocidad ahí, esos pasos no encajan! Yayo, ¿qué velocidad usaste?
    - 2.05.
    - Pues muy mal! Esto hay que corregirlo, es IMPORTANTÍSIMO!
    Hace tres semanas que no me contesta la simple pregunta de "a qué puta velocidad tengo que hacer que caminen". Importantísimo.

    Y luego la misión de visión nocturna.
    - Mira Yayo, muy bien el efecto y tal, pero después tenemos que hacer los goggles, ¿vale?
    - ¿Qué goggles?
    - Para comprar.
    - ¿Cómo que para comprar? Lo que vendemos son partes de armas. Se suponía que en algunas misiones habría visión nocturna por defecto y ya.
    - Ya, pero no sé, pienso que a veces tenemos que vender también las gafas de visión nocturna. Y si no las compras entonces se verá todo negro. Y así van a tener que comprar el ítem por cojones AJAJA.
    Lo miro.
    - ¿Entonces en algunas misiones damos el ítem gratis y luego lo quitamos?
    Se lo piensa.
    - Ah claro... sí... bueno, entonces puntos de energía: si disparas una bala el francotirador se cansa. Así que después de 10 disparos ya no puedes jugar a menos que le compres un café. Ah qué idea cojonuda! Y así estarás obligado a comprar café o esperar unas horitas. Que si no se van a pasar el juego muy rápido y no quiero escribir más misiones, que no sé...
    Ya no comento más nada, me limito a escribir en mi libreta.

    Pasan las horas. Sigue sin haber papel higiénico en el baño. Tic tac.

    Ocho horas y treinta y cuatro minutos dice el reloj. Termina el día. Implementé seis pequeñas tareas y corregí dos bugs menores y uno "crítico" ("el botón ahí no tiene sentido, es anti natural. No se Yayo, esto es un bug gigante" me dijo el director de arte).

    Tráfico. Casa. Cocino algo. Relax. Miro una peli con doña Yayina. Se va a la cama.

    Me quedo solo. Pienso en la vida. Pienso en los videojuegos.

    Mato cuatro mutantes en Rage.

    Abro mi bloc de notas. Releo sobre lo que estaba haciendo la noche anterior: sistema básico de IA para los monstruos de mi shooter.

    Empiezo a pensar en los distintos comportamientos. En las distintas razas. Las ideas fluyen. Diseño la máquina de estados que va a ser el cerebro de esos bicharracos. Pocos estados, muy flexible.

    Me olvido del mundo, del papel higiénico que no hubo, del free to play, de la mierda de toro.

    Juego con el código y el diseño, mi cabeza proyecta cien prototipos diferentes. Y re-descubro por qué me gustan los juegos, por qué los juego y por qué los hago.

    Se va la medianoche, se pasan la una y las dos.

    Voy a dormir, agotado y contento porque ahora mis pequeños monstruos consiguen ir en enjambre saltando unos encima de otros para rodear al jugador.

    Mañana será mejor. No habrá gilipolleces, y con suerte habrá algo interesante para implementar. F2P dejará de ser la moda y podremos hacer algo más profundo. Más interesante. Divertido por lo menos. Algo que no sea pura mierda.

    Mañana será un día tranquilo.
    16
Loader
Arriba