• Publicado el 20/06/2013 Esto es un post en el blog de: adrigd @adrigd Offline Bio: Ir a su perfil completo

    Quizás es hora de rebelarnos.

    En el pasado E3 asistimos a uno de los momentos más tristes que se recuerdan en la historia reciente de los videojuegos: el aplauso unánime de la prensa y los aficionados ante las políticas de Sony con respecto a la segunda mano y a la conexión permanente. No fue solo un aplauso de cortesía, fue una explosión de júbilo; una auténtica celebración en torno a una decisión que debería ser obvia.

    Resulta lamentable que lo más destacado de una feria E3 sea que todavía hay sentido común en este sector. Más deprimente aun es el hecho de que amparándose en la satisfacción de unos aficionados temerosos, Sony sea capaz de meter casi a escondidas y de forma tramposa, un cambio tan significativo como el online de pago. Y que pese a ello, aun se aplauda a la empresa por su oposición a las políticas iniciales de Microsoft con Xbox One.

    Porque en realidad Microsoft es la verdadera protagonista de esta historia. Su bajada de pantalones ante los números de preventas y ante las críticas de un enorme grueso de usuarios, la ha hecho recular como nunca antes habíamos visto, demostrando así dos cosas: que el departamento de márketing de Xbox es una puta mierda, y que las cifras es lo único que aterra a estos dos gigantes.

    Se habla de victoria, de éxito del pueblo, de momento histórico... Y mientras tanto, cientos de miles de usuarios reservan ya la Xbox One, cancelando algunos sus reservas de PS4, o directamente reservando ambas. Con una mano enarbolamos banderas de libertad, mientras que con la otra pagamos a aquellos que nos la quieren arrebatar. Porque nos la quieren arrebatar, que nadie dude de ello. El online de pago de Sony es, a estas alturas de la película, pura avaricia. Las políticas iniciales de Microsoft con Xbox One son toda una declaración de intenciones; hoy se echan para atrás, pero es seguro que mañana volverán a la carga.

    Ni Sony ni Microsoft está mirando por sus clientes, sino por sus números. Y es ahí donde podemos hacerles daño. Es ahí donde realmente tenemos voz. Pero si seguimos tragando con las políticas de estas compañías, nuestra voz apenas será un susurro de descontento que acabará siendo ignorado.

    Entiendo el ansia y las ganas de Next Gen, de verdad que sí, pero unos gráficos a 1080p no justifican que nosotros, los usuarios, aceptemos ver coartada nuestra libertad como jugadores y clientes. Microsoft ha demostrado algo muy importante: quizás es hora de sacar nuestro orgullo, gritar de rebeldía, y guardar nuestras carteras. Solo así conseguiremos hacernos oír.
    12
    7 Comentarios
    • adrigd, 29/06/2013
      @matias03x Soy PCero de echo. No he tenido una consola en la vida.
    • matias03x, 30/06/2013
      Ahora todo cobra sentido , y te entiendo totalmente , mirándolo desde este punto de vista tienes razón , por mucho PCero que somos, los juegos son multiplataforma y dependemos en parte de ellos también, osea que las consolas funcionen bien .
      Pero es un negocio , como todo ( inclusive Steam o GOG con sus generosas ofertas ) pero estoy totalmente de acuerdo con tu articulo , y espero que hagas mas de ellos .
Loader
Arriba