• No soy un heroe

    Despierto en una cárcel oscura, apartada de la mano de dios. Un lugar, dicen, donde terminar mis días sin que pueda dañar a nadie más. No tengo pasado, y tampoco parece que tenga futuro, hasta que una luz inunda mi celda, y alguien deja caer la llave de mi salvación. Estoy maldito, pero no soy como los demás, me repito a mí mismo, antes de alzarme, coger esa llave y liberarme. Recorro los pasillos de esa enorme cárcel, topándome con más malditos, pero ellos son diferentes, han caído en desgracia, sus mentes débiles o su pequeño espíritu ha supuesto su rendición ante la maldición.

    Me muevo con rapidez, pero pensando cada paso que doy...el mundo es duro, me repito, no voy a caer, no soy un héroe, solo un maldito. Recojo una espada de un caído, me bato contra un grupo de "caídos" que me plantan cara, mientras me repito, yo no soy como ellos. Lentamente, me doy cuenta de que no tengo forma de huir, un enorme demonio custodia la salida y yo no soy un héroe, solo un maldito. Pero parece que mi salvación ha hecho acto de presencia, de nuevo, me brinda ayuda, un guerrero me asegura que yo puedo ser un héroe. No le creo, pero sus palabras retumban en mi cabeza como un pequeño martillo que va abriéndose paso.

    De nuevo vuelvo a intentarlo, mejor morir en el intento que caer en el olvido, puedo ser un héroe. Me lanzo contra la enorme bestia, la golpeo con todas mis fuerzas, pero su golpe sobre mí, es mucho mayor...y caigo. A pesar de esa caída me repito, estoy maldito, no existe dolor mayor ¿que importa caer? lo verdaderamente importante es volver a levantarse. Y eso hago, repito mi ataque, mi espada se clava en su espalda, y ruedo rápidamente para evitar el golpe...pero no veo venir su siguiente ataque, cae sobre mí como una bola de cañón que me destroza. Pero yo vuelvo a levantarme, puedo ser un héroe. Lo intento una vez más, y otra, y otra...cualquiera se daría por vencido, pero yo puedo ser un héroe. Memorizo sus ataques, no soy más fuerte que antes, no soy más rápido ni tengo más resistencia...pero ahora soy más listo. Ruedo, esquivo, bloqueo, recupero fuerzas y recuerdo; no soy un héroe. Por fin, mi último golpe se clava en el estomago de la bestia, esta cae y yo crezco con su fuerza. La salvación esta cerca.

    Salgo de aquel maldito lugar, corro en búsqueda de una nueva vida...pero ante mi solo se alza, imponente, un enorme paisaje desolado, en un mundo donde ya no hay esperanza y donde yo no soy bienvenido. Este mundo repleto de malditos que espera su salvación por manos de algún héroe de brillante armadura, un héroe que se enfrente a un ejército completamente solo, y diga frases igual de brillantes que su armadura. Pero yo no soy un héroe.

    En ese mismo instante, algo se abalanza sobre mí, unas enormes alas negras ciegan mi vista y unas afiladas garras me envuelven, arrancándome del suelo sin compasión. Instantes después observo el vasto imperio en el que habito, y como el mensajero de la muerte parece tener algún tipo de misión para mí. Tal vez el guerrero tenia razón, tal vez tenga una misión que no termino de comprender...mientras observo el maravilloso mundo que se muestra bajo mis pies pienso...

    No estoy muerto...no estoy maldito...no voy a caer...porque soy un héroe
    9
    17 Comentarios
    • gladius, 26/06/2013
      Quizás sea el cubata que llevo de más, o escribes rematadamente bien (creo que ambas). Me he quedado bastante loco leyendo esto, enhorabuena.
    • lokewen, 26/06/2013
      @gladius
      Muchas gracias, pero creo que es cosa del cubata xD
Loader
Arriba