• Please UndE3rstand

    El último y genial episodio de The Final Bosman me ha hecho ver que en este E3 voy con Nintendo. Va en serio.

    Me calenté como el que más con el último Nintendo Direct, porque aquello fue un puto desastre para el que no hay excusas, pero ahora creo que Nintendo va a ganar el E3. Wii U no, desde luego, porque se han hecho mal demasiadas cosas, pero sí Nintendo. Y se lo merece.

    Es algo evidente, que siempre ha estado ahí, pero que tiene especial sentido recordar después de la presentación de Xbox One. Los juegos son lo de menos para Microsoft, decíamos, aplaudiendo a Sony por su discurso basado precisamente en eso. Pero, como se preguntaba el propio Kyle, ¿qué pasa con Nintendo? No se puede ser más juegocentrista que Iwata, Miyamoto y compañía. No se puede representar mejor una forma de entender este negocio basado en la diversión, la creatividad y el jugador. Incluso cuando han estado cerca —sin duda— de perder el contacto con nosotros, cuando han movido sus gustos a las antípodas de los nuestros, han seguido siendo los que mejor nos entendían; no podían pasar a nuestro lado tanto tiempo como antes, pero de vez en cuando venían a charlar sobre los viejos tiempos y siempre aprovechaban la oportunidad para demostrar que de eso siguen sabiendo más que cualquiera.

    Dejé Skyward Sword a medio terminar y me cuesta muy poco decir que se están pasando al exprimir sus personajes, pero el simple hecho de que se lo puedan permitir nos está diciendo algo.

    Wii U es y será un fracaso y un error, un cacharro prematuro y desfasado nacido para ser marginado. Y sin embargo, Nintendo no va a dejar de ser la palmadita en la espalda, la sonrisa cómplice en tiempos de conexión permanente y guerra a la segunda mano.

    No es que vaya a su ritmo, es que calcula mal el tiempo. Siempre le pasa. Pero también casi siempre merece la pena esperar. Quiero creer que el nuevo Mario, el que se presentará en Los Angeles la semana que viene, será un punto de inflexión equivalente al que marcó 3D Land con la portátil. Eso es lo que hace Mario, porque eso es lo que hace Nintendo. Las cosas están mal y sigue habiendo mucho por hacer; ahí estará también un Smash Bros hecho por Namco, para recordarlo. Pero ya dije en su momento que Nintendo debería ir al E3 con la conferencia de siempre porque estoy seguro de puede enseñar los mejores juegos de la feria. Si, como hemos estado diciendo las últimas semanas, eso es lo que importa todos deberíamos quererle bien a Nintendo.

    Al final, como todo en la vida, es una cuestión de Bayonetta. Pensaré en lo que podría haber sido la secuela en máquinas más potentes, sí, porque a pesar de esta tontería que estoy escribiendo —lo siento... ya acabo— soy una puta de los gráficos. Seguramente, qué cojones, sería un juego mejor con esas texturas del futuro, con logros, con otro mando y con la posibilidad de grabar y compartir tus mejores Platino Puro. Pero la oportunidad y la confianza llegó de Nintendo porque, probablemente, el juego encaja mejor ahí. Como los Monster Hunter que recuerdan a la Capcom de antes y como un Sonic que igual acaba siendo digno de la vieja y gloriosa SEGA. Porque igual la nostalgia y la ilusión no son nada, pero prefiero creer que lo son todo. Porque creo que Sony lo está haciendo todo muy bien y espero que siga por ese camino, pero prefiero ser Nintendero.
    17
    18 Comentarios
    • dani, 07/06/2013
      Confío un poco en Wii U, prefiero la Nintendo de la GameCube, con sus juegos excelentes (aunque no la tuviera ninguno de mis amigos), a la de Wii, con sus ventas astronómicas y la pérdida del jugador tradicional.

      Nintendo tiene una generación de colchón, seguramente, para asentarse otra vez en su nicho. Con una consola que no es un alarde tecnológico pero que por ello mismo tampoco habrá costado mucho en I+D. Además tienen una portátil que tiene la guerra ganada (Las portátiles, en general, las compran los padres a sus hijos y si el niño se va a entretener, mejor que sea con una consola "barata";).
    • dani, 07/06/2013
      En la siguiente generación volverán a tener la oportunidad. Nintendo debe entender que aunque siempre sea la preferida de los niños, éstos tienen ahora unos padres que son jugones, y ésto cada vez pasará más. Que si un padre está contento con su PS4 no va a comprar otra consola, su hijo jugará con la consola que haya. De ésta manera, la innovación de Nintendo ha de estar más medida, sobretodo en cuanto al uso que los desarrolladores hacen de estos avances. Me da la sensación de que la presión por utilizar las nuevas capacidades acaban haciendo publicidad negativa. No tiene sentido comprar una moto y utilizarla para ir a comprar el pan a la tienda de al lado.

      Por último, muy de acuerdo con lo que se decía en el último podcast. Nuevas IPs. Es necesario, Zelda necesita un descanso.
Loader
Arriba