• ¿Next Gen?

    Parece evidente que nadie está feliz, ni mucho menos impresionado, con la nueva generación de consolas que se avecina.

    Sony presentó su PS4 hace unas semanas, Microsoft su Xbox One hace nada, WiiU lleva en el mercado ya unos meses. Y, parece ser, que ninguna de ellas ha generado unas expectativas realmente interesantes entre la gente, más allá de algunos fanboys extremos.
    Ni articulistas, ni blogeros, ni periodistas especializados, ni consumidores, ni foreros y, que coño, yo tampoco estamos ligeramente ilusionados. ¿Por qué? ¿Tan mal lo están haciendo todos? ¿O nos van a deslumbrar en el E3 con pepinos impresionantes para todos gustos y colores?

    Además hay nuevos jugadores en el tablero. Jueguicos para Iphones, tablets, Androids, Google Play, PC, Steam... ¿Y si Apple acaba sacando a la luz su tan rumoreada TV? ¿Y si es una TV con disco duro, conexión, Skype, cine a la carta, millones de Apps y entre esos millones de Apps millones de juegos? Pero ya no para maljugar en las omnipresentes pantallas táctiles, si no para jugar con un mando en las manos directamente en la TV sin ningún cacharro añadido al salón. Porque Apple esta desarrollando un mando que sería compatible con todos sus dispositivos, TV incluida. ¿Y si Steam acaba sacando su SteamBox? Todos esos juegos a precio de risa desde la comodidad de tu sofá.

    La verdad es que la oferta es abrumadora. Y la evolución del mercado de los videojuegos parece no tener límite.

    Pero en un mercado tan cambiante las tres marcas que parecen las reinas del baile no han hecho un sólo cambio en algo de vital importancia: cómo nos cuentan las cosas.
    Siguen afanados en hacer grandes conferencias convocando a los medios para presentar sus flamantes nuevos productos. Siguen esperando al E3 para sacar allí la artillería de los gráficos de última generación y las exclusivas más hardcore, cada vez más escasas por cierto.

    Quizá el problema de todo esto no es lo que nos cuentan estos señores, si no en como nos lo cuentan. A lo mejor es el momento de replantearse la manera en que estas marcas hablan con sus potenciales consumidores, en que lo que tengan que enseñar lo enseñen de otra manera. Parece que Nintendo ya está haciendo un tímido intento con sus Nintendo Direct y su extraña manera de presentarse en el E3. Si lo está haciendo bien o mal es otra cuestión diferente.
    Quizá la información que nos cuentan debería ser más transparente, más día a día, más directa con nosotros, los consumidores, los jugadores y no intentar generar expectativas desmedidas para un sólo día.

    Al final, si lo piensas tranquilamente y con distancia, lo que nos han enseñado no es tan diferente de lo que nos enseñaron en otras generaciones de consolas: máquinas más potentes y juegos con mejores gráficos.

    No creo que Sony, Microsoft o Nintendo hayan cambiado tanto ni hayan perdido el rumbo. Los que ha cambiado es el mundo que nos rodea y la manera en que nos comunicamos y consumimos información.

    Lo que realmente ha cambiado somos nosotros. Los jugadores.
    Y parece que estos señores no se han dado cuenta. Bueno, alguno, ¿Gabe Newell?, puede que sí. Y vuelvo a repetir. Cuidado con los de Cupertino..
    4
    4 Comentarios
    • nycterix, 26/05/2013
      Personalmente, creo que todavía se tiene en demasiada alta estima a la gente de Apple cuando han demostrado en los dos o tres últimos años que no saben muy bien qué dirección tomar. No sé si la ausencia de Steve Jobs habrá afectado tanto o, simplemente, están centrados en otro proyecto, pero hace tiempo que no son lo que eran. Y no solo lo digo yo, también acciones y resultados comerciales.

      Sobre lo de que las consolas no han cambiado, creo que sirve echarle un ojo a todo lo concerniente a Xbox One para ver que es justamente eso lo que se le está criticando, que ha cambiado mucho, tomado otro rumbo y, además, todo parece indicar que para mal.
    • nycterix, 26/05/2013
      (Sigo) Es cierto que, quizá, el nivel de hype y emoción no sea excesivamente elevado pero creo que es porque hay mucha incertidumbre y la gente no se quiere, hablando claramente, pegar una hostia al llegar al E3 con las expectativas demasiado altas.

      Y, por último, el cambiar la forma de comunicarse no sé en qué podría cambiar o mejorar su relación con el jugador. Llevo muchos años en el mundo de los jueguicos y el esperar el E3 para ver qué bombazos tienen las compañías bajo la manga es ya toda una costumbre que, personalmente, echaría de menos.
Loader
Arriba