• Second Player

    En el hogar medio del primer mundo, las crías del homo sapiens realizan una jerarquización muy evidente por medio de lo que se conoce comúnmente como los videojuegos. El primogénito, o también conocido como el hermano mayor, impone su estatus quo al tomar posesión del primer mando, relegando de esta manera a su hermano pequeño a una segunda categoría. Es la ley de la tecnología, y de esta manera, el hermano pequeño manejara al pequeño zorro de dos colas, evocado por la frase del inmediatamente superior "¡Pero mira! ¡Tails es más divertido! ¡Si tiene vidas infinitas! ¡Así que venga, súbeme a esa altura!" [Félix Rodríguez de la fuente= Mode Off]

    Imagino, que como yo, muchos de vosotros tendréis hermanos, y disfrutareis con ellos de la consola, aunque imagino que más cuando erais pequeños que actualmente. La relación entre hermanos siempre fue difícil en todos los aspectos, sobre todo cuando las edades eran cercanas, y esto se hacía más evidente en las consolas. Gracias a ellos teníamos mas horas de diversión, alguien con quien competir o a quien ayudar. Pero como buenos hermanos, la consola siempre ha sido un motivo de disputa y no de ayuda.

    En primer lugar, la consola, como "bien" he relatado, servía para jerarquizar. Al hermano pequeño nos tocaba usar a Luigi, Tails, Ken o el Pokemon Azul con su Squirtle (Para tenerlos a todos, decía) También decidía los juegos que se compraban, era el hermano mayor, era el que sabía, y aunque el juego fuera para el pequeño, el mayor le decía lo que era mejor. También se jerarquizaba con algo como los mandos, el de la imagen, era el modelo que regalaron con una subscripción a Hobby Consolas (Pobres, entonces creíamos que era un medio fiable, y en el fondo, era lo único que teníamos para enterarnos de las novedades) Evidentemente, tendría que ser un mando para los dos, pero como no podíamos usarlo a la vez, terminaba siendo el mando del mayor, a no ser que jugáramos a algo de un jugador.

    Pero los pequeños también teníamos nuestras pequeñas "vendettas" por mi parte, cuando tenia algún enfado fuerte, terminaba borrándole alguna partida de mis juegos (sí, soy un ser horrible), o negándole mi ayuda en algunos juegos multiplayer.

    Aun recuerdo con cierta gracia, cuando compramos el Sonic Adventure, mi hermano jugaba la mayor parte del tiempo, terminándose las historias de casi todos los personajes, mientras yo observaba. Así que decidí pasarme el único personaje que él no había tocado (como no, Tails) no tardo en prohibírmelo, no quería ver su historia sin jugarla (aunque yo ya era lo suficientemente mayor para no caer en sus manipulaciones)

    Luego llegaban los juegos de un jugador, donde quedaba relegada a leer la guía, y jugar en el futuro, pero nunca avanzando más que mi hermano.

    A pesar de todo, nunca cambiaria a mí hermano como compañeros de juegos, como se enfadaba cuando le ganaba en algo y me exigía quedarme jugando hasta ganarme él. Como me pasaba las fases que yo no era capaz, o como usaba el turbo de su mando para ganarme en los juegos de las Olimpiadas.

    ¿Y vosotros? ¿Como era la relación entre videojuegos y hermanos?
    8
    12 Comentarios
    • brantnort, 07/04/2013
      Con el paso de los años, los vapuleos continuos en el Smash Bros de la 64 por parte del primogénito se invertirán, pasando a transformarse en gloriosas y apabullantes victorias del vástago menor en el Brawl . En ese momento, el hermano mayor se negará a seguir con la actividad de ocio de forma permanente, rompiendo una unidad familiar por tantos años vigente. Ambos varones habrán alcanzado entonces la madurez.

      Más o menos.
    • v, 08/04/2013
      @lokewen
      Niña, qué bonico ta quedao esto. Una lagrimilla con lo del pokémon azul+squirtle (le hice lo mismo a mi hermana pequeña) o lo de relegarla a Tails (y la alegría que se llevó cuando en el 2 metieron a Rose, qué inocente; yo me pasé las pantallas de Rose). Muy majo el blog.
Loader
Arriba