• Publicado el 22/02/2013 Esto es un post en el blog de: Baxayaun @baxayaun Offline Bio: Game/Level Designer, scripter, voice actor and a humble Spanish creative genious, currently working Ir a su perfil completo

    Mi derecho al consumismo

    Últimamente ando leyendo muchas críticas tras la presentación de la PS4 en la reciente conferencia de SONY. Estas críticas se basan sobre todo en las características que tenían las anteriores consolas y que ésta nueva iteración de la marca Playstation no va a tener. Y es realmente una pena. A mi me hubiera encantado poder seguir jugando a juegos de Playstation 1, 2 o 3 en la nueva consola, unificando la posibilidad de jugar a todo mi catálogo físico de juegos en un mismo aparato. Pero el problema va más allá: ¡tampoco tendré acceso a los juegos que compré en soporte digital!. Esto es lo que más ha desconcertado a la muchachada Sonyer y a los consumidores potenciales.

    ¿Cómo es posible que SONY le haga la peineta a casi 20 años de software desde su primera versión en consola quitándonos la posibilidad de seguir disfrutando de los juegos que forman parte de nuestras ludotecas? ¿Por qué SONY me va a obligar a comprar Journey de nuevo en caso de que quiera disfrutar de esa experiencia de nuevo si ya lo había comprado para PS3?

    Pues mirad. Esto que está haciendo la PS3 lo llevan haciendo todas las consolas desde que se comercializó la primera Odyssey. La pregunta realmente es: ¿cuando nos hemos vuelto tan exigentes con un producto que ni siquiera necesitamos?

    La Playstation 4 es un producto concebido para el entretenimiento. Cuando adquieres uno de estos objetos, aceptas las condiciones impuestas por el fabricante. Un consumidor no puede exigir que el producto que está adquiriendo le salga más rentable de lo que le cuesta al fabricante fabricar el propio producto. ¡Yo también quiero una Playstation que sea retrocompatible, que lea juegos de todas las consolas de la competencia, que tenga slots para cartuchos de pasadas generaciones, que sea portátil, que la batería no se gaste en 2 semanas, que la pantalla sea de tinta a color, táctil y en 3D, con micrófono, cámara, Internet gratis y que incluya 50€ para gastar en la tienda online...! Pero esto es lo que YO quiero, como caprichoso consumidor que soy, y mi capricho no es un derecho al que, con un producto que no me satisface, me coartan el acceso.

    Desde el punto de vista del consumidor, todo es muy simple, todo se banaliza al extremo: "¡Cómo es posible que hayan quitado la retrocompatibilidad de PS2 en la PS3 si los primeros modelos la tenían!". Sencillo, costes de fabricación. Era carísimo fabricar una, y compartir la arquitectura de dos consolas en una sola era problemático. Algunos juegos de PS2 nunca llegaron a funcionar bien, y SONY decidió quitarse el problema de encima quitando la retrocompatibilidad. ¿Beneficios? Menores costes de fabricación, menores costes de personal dedicado al mantenimiento de las funcionalidades de PS2 en PS3 y el poder dedicar una mayor atención a la por entonces actual generación.

    Extrapolad este ejemplo a la nueva consola y su recién confirmada ausencia de retrocompatibilidad (física y digital) con PS3: son plataformas diferentes, con diferente arquitectura. Estaríamos hablando de que SONY intentara hacer correr en la PS4 juegos de otra plataforma, como la XBOX360. No tengo los conocimientos técnicos como para asegurar que la comparación es válida, pero estoy seguro de que tampoco se aleja demasiado. Por compartir nombre no significa que PS3 y PS4 sean similares técnicamente. Esta es otra de esas banalizaciones fáciles y gratuitas que se suelen hacer. Son dos aparatos muy diferentes. En la conferencia ya se nos informó debidamente de eso. PS4 quiere dejar atrás a sus antecesores, olvidarlos, y comenzar un nuevo idilio con el cloud gaming y con su compañero de peripecias, la PSVita. Pero tú, como consumidor, no tienes por qué aceptarlo.

    No, en serio, no tienes por qué. ¡Nadie te obliga! Si no te gusta un producto, no tienes por qué comprarlo. Y repito, producto. SONY no es tu amigo, no te debe nada. Es un fabricante que diseña hardware para el entretenimiento. No te conoce, no sabe tu nombre y no tiene ningún compromiso contigo. No tienes derecho a exigirles nada, y más cuando son sinceros con lo que te están vendiendo. Esto es lo que ellos te venden, y si lo compras, lo aceptas. ¿Que nos mienten con lo que nos han vendido y lo adquirido no es lo que prometían? Entonces como consumidor tienes derecho a reclamar, pero reclamar por especificaciones no incluidas en un producto que aun no has adquirido es como quejarte en el McDonalds de que el McPollo no está hecho de carne de ternera. ¿Lo comprarías si no te gusta? Probablemente no. Incluso si tiene trazas de caballo.

    A ver si nos damos ya cuenta de que el consumismo no es un derecho. Como dije ayer por Twitter: "Si no te gusta la PS4, siempre puedes comprarte un libro, una botella de vino y un disco de Miles Davis en vez de una PS4. Te lo creas o no, es una opción. Y muy respetable, de hecho."
    28
    58 Comentarios
    • marearp, 26/02/2013
      Yo estoy de acuerdo con el texto, nadie está diciendo que el hecho de que se hayan cepillado (aparentemente) la retrocompatibilidad digital sea una putada, como han dicho 20 antes que yo: la cuestión es que si no estás de acuerdo, pues no la compras.
      El argumento de "es que las exclusividades me obligan a comprar la consola" es bastante gilipollesco, yo tengo la Xbox y he tragado con 5 o 6 exclusivas de PS que he terminad jugando con consolas prestadas, no te vas a morir por no tener un puñado de juegos, y si realmente los quieres eres tú quien debe entrar a valorar si merece la pena pasar por el aro o no. Alternativas hay, no me jodáis. ;)
    • dagger, 26/02/2013
      @baxayaun No te preocupes, que no me pareció cortante tu mensaje ni nada que se le parezca. :)
      Y entiendo el ejemplo que comentas, que mi novia es traductora de videojuegos y ahora entiendo muuuchas cosas, jeje.
Loader
Arriba