• Testigos de un cambio

    Una vez finalizada la esperadísima conferencia de Sony resulta imposible no sacar ninguna conclusión acerca del anuncio de Playstation 4. Unos señalarán la escasa ilusión que parece haber generado toda la información que se ha vertido a lo largo de las 2 horazas de presentación. Otros aplaudirán con las orejas el que se haya dado más importancia al software, verdadero motor de una consola, que al hardware –resulta aun así ridículo que, en un evento de presentación, no hayamos conocido al anfitrión-. Alguno incluso habrá pensado que es normal que cacen ballenas en Japón, con la de aceite que van perdiendo por ahí.

    Como he dicho, cada uno tendrá su propia opinión sobre todo esto. Sin embargo, me gustaría detenerme en otra cosa totalmente distinta. Y es que, frente a los esperados anuncios de desarrolladoras potentes como Guerrilla o Sucker Punch y las pseudo-presentaciones de Blizzard o Square-Enix (cuyos huevos debieron de arrasar mitad del recinto antes de volver a su asiento) resulta casi irónico que la presencia de un solo hombre, un pequeño desarrollador independiente, haya conseguido generar tanto interés o más que las grandes anteriormente citadas.

    Jonathan Blow no es un hombre cualquiera. Su anterior trabajo, Braid, consiguió no sólo un éxito masivo de crítica y público, sino que encendió un debate todavía candente sobre las posibilidades de la narrativa en los videojuegos e iluminó el camino que cientos de indies recorrerían posteriormente para elevarse a la categoría de la que gozan hoy en día. Su presentación de The Witness, el juego de puzles en el que lleva años trabajando, no fue excesivamente destacada –pese a su precioso y colorista aspecto visual-, y sin embargo ha conseguido despertar con ella una ilusión totalmente diferente a la de los grandes títulos; una ilusión que va más allá del propio juego, apelando a las infinitas posibilidades de las ideas brillantes y los proyectos personales. En definitiva: una ilusión basada íntegramente en el usuario y no en la industria.

    Es posible que la realidad acabe traicionando a las expectativas, e incluso es muy probable que éste y otros sucesos similares no supongan nada en términos inmediatos, pero el simple hecho de que la visión de una sola persona consiga destacar en un evento tan poco dado a individualidades, apelando a cada uno de nosotros en vez de a un conjunto de compradores potenciales, es lo que hace posible que creamos, nos equivoquemos o no, que es posible cambiar.
    8
    11 Comentarios
    • freecheeseburger, 22/02/2013
      Hombre, el juego de Blow es bonito, si, pero no deja de ser (lo visto hasta ahora) un laberintos de revista de pasatiempos .
      A mi hay poca cosa que me haya ilusionado en esta presentación (oh, sorpresa !! xD) y lo poco que me ha hecho mejor pinta ha sido alguna funcionalidad por encima de lo enseñado en juegos.
      La verdad es que la conferencia ha sido bastante floja y da toda la impresion de haberse hecho deprisa y corriendo, no se bien con que fin.
      Estoy convencido de que en el E3 la cosa cambiara, mas que nada por la presión de tener a MS presentando también su cacharro y, allí si, sera
    • adrianxunkeira, 22/02/2013
      El fulano del Blow creo que dijo hoy que le encantaría llevarlo a la nueva Xbox y a WiiU cuando acabase la exclusividad con Clony.
Loader
Arriba