• Cifras y letras.

    Creo que no me equivoco si digo que en esta santa casa se da más importancia, a la hora de los análisis, al texto que a la nota numérica (más aún cuando se dispone de tan excelentes escritores). Así que no he podido evitar sonreir cuando he visto esas enormes cifras (en la nueva Anait todo es más grande, excepto el logo de la página), como diciendo "aquí tenéis la puta nota".

    Esto es así por que creo que aquí se hace más bien crítica de juegos, y eso es algo que no todos los medios tienen claro. Muchos analizan, y eso para ellos significa desglosar por apartados un juego, y acaban funcionando como una guía de compras. Y en algunos casos los juegos son considerados como obras, y en otros, como productos de consumo, e incluso a veces se mezclan ambos criterios.

    En esos análisis se valora un juego como una suma de conceptos, ya sabéis: gráficos, jugabilidad, etc., más un habitual apartado comodín para ajustar la nota final según convenga. Personalmente, creo que es una forma muy cuestionable de valorar algo, de hecho hasta ridícula si la aplicamos a otros campos que no sean el del videojuego. ¿Poner notas a películas, con apartados como dirección, interpretación, fotografía...? Y todo esto además con una precisión de cirujano, con notas con decimales o escalas sobre 100.

    Por otro lado tenemos esos casos en los que se considera el juego como un producto. Aquellos en los que se rebaja nota porque no hay doblaje o traducción al español, porque la duración es escasa, o el precio, elevado, etc. Aspectos que sí pueden sumar, pero que no deberían restar si lo que estamos haciendo es valorar una obra y no un producto. Son aspectos que deberían tratarse diferenciadamente, y no influir el uno sobre el otro.

    En los análisis de las remasterizaciones HD, por ejemplo, esta disparidad de criterios queda más clara. ¿Valoramos el juego en sí mismo, o el trabajo de restauración? Creo que debe saberse qué se hace en todo momento. Algunos medios valoraron positivamente Silent Hill HD Collection: grandes juegos que estaban por encima de su pobre remasterización, y una buena opción si no había otro modo de disfrutar estos clásicos. Otros medios hicieron lo contrario: semejantes obras maestras no podían ser maltratadas por tan desastrosa restauración. Pero lo que no puede ser de ninguna manera es que a The Walking Dead, por poner un ejemplo, se le baje la nota global por no estar traducido. Lo mismo que podemos valorar ese clásico del cine por lo que es, y a parte, si la edición especial en Blu-Ray a precio de lujo viene cargada de extras o no.

    En todo caso, son cuestiones que quedan más claras con un texto que con un número. Estos son imprecisos, aún usando centésimas, y han creado una extraña escala de valores, donde solo son buenos nueves y dieces, y una nota de 7 es desastrosa.

    Por eso espero que el cambio en Anait sea solo estético, y se continúe haciendo crítica de juegos, sin caer en la tiranía de las cifras. Nosotros sabemos que debajo de ese numeraco hay algo mucho más importante: esos pequeños caracteres que llamamos letras.
    14
    9 Comentarios
    • srpompas, 23/02/2013
      Celebro tu buen gusto.
    • mrmarston, 04/03/2013
      por eso leemos y creemos en anait y sus redactores por que las personas hacen que las cosas sean grandes y de paso, permiteme felicitarte por tan buen escrito.
Loader
Arriba