• Publicado el 09/01/2020 Esto es un post en el blog de: Robepoulos @robepoulos Offline Bio: Atari - NES - Game Boy - PlayStation 1, 2, 3, 4 - Dreamcast - Nintendo Switch - Felicidad Ir a su perfil completo

    The Division (uno y dos)

    The Division (uno), Rayman Legends y Watch Dogs 2 me parecen tres auténticas maravillas. Tres luces al final de tres túneles excavados por Ubisoft en la montaña de su propia monotonía.

    Si Rayman hubiera tenido la suerte que tuvieron los Rabbids, creo que estaríamos hablando de palabras mediáticas mayores.

    Watch Dogs 2 podría estar mejor, lo reconozco, pero probad a jugarlo sin armas de fuego. Gracias a Reload comprendí que en este juego sobra la violencia, y con mucha paciencia y sigilo se puede llegar a completar la mayoría de las misiones (no recuerdo si todas...). Y el juego así mejora, vaya que si mejora.

    A The Division me acerqué con cautela. Con la mosca del always online detrás de la oreja. Con las críticas por downgrade y la necesidad de farmeo para avanzar en la historia susurrándome al oído: "cómpralo, sí, pero te estamos avisando". Y lo compré a precio muy reducido. Y no me arrepentí en absoluto. Es un shooter/looter en tercera persona con coberturas de manual, con un apartado gráfico que a día de hoy me sigue pareciendo interesante, y que todavía no he conseguido terminar por culpa del farmeo. Pero a diferencia de otros juegos, este farmeo es del bueno, del que no me molesta. The Division me ha regalado uno de los momentos más épicos que he vivido en un videojuego: tuve que repetir varias una misión con un grupo de jugadores (que no conocía) de mayor nivel y pericia que yo, seguramente porque ellos se preocupaban más en reanimar al resto (a mí principalmente) y avanzar en grupo que en terminar con el jefe final. Tuvieron mucha paciencia conmigo, y finalmente tuvieron su recompensa: en un momenteo de inspiración (suerte) mi ráfaga de arma de nivel bajo fue a parar a un pequeño depósito de líquido amarillo que colgaba del jefe final, que me perseguía por un pasillo. Reventó. Los tres compañeros vinieron corriendo y se quedaron mirándome como diciendo: WTF. En ese momento el juego me ganó para siempre.

    Ahora cuando me tocó escribir la carta para los Reyes lo tuve claro: The Division 2.

    Bueno, y Mario Odyseey, qué demonios, pero esta historia la dejo para otro post.
    3
    • vdevastardo, 10/01/2020
      Yo me lo pasé demasiado bien con el Watch_dogs 2. El cambio de tono con respecto al primer juego, de darkedgy post-adolescente asqueroso a pandiloculas, coñitas y buen rollo, le sento muy bien.

      Hay dos misiones y un cachito del endgame en el que te tienes que liar a tiros sí o sí (o, al menos, yo no encontré la manera de resolverlas sin violencia), pero es lo que dices, como juego de tiros es un 6, pero cuando te dedicas al sigilo y al hackeo es un 9.
    • robepoulos, 10/01/2020
      @vdevastardo totalmente de acuerdo
Loader
Arriba