• Publicado el 31/01/2019 Esto es un post en el blog de: Justme @justme Offline Bio: Ir a su perfil completo

    Más blogs de este usuario

    Tiempos más sencillos

    Nuestra relación con los videojuegos está estrechamente vinculada a las circunstancias de nuestra propia vida en el mundo real. A finales de 2006, mientras el resto de mis compañeros en esta noble afición disfrutaban de Dead Rising o The Legend of Zelda: Twilight Princess, yo, por motivos laborales, llevaba una vida seminómada con sólo mi ordenador portátil y mi PSP como ventanas de acceso al medio.

    Eran momentos de soledad y largos tiempos muertos que tal vez no se prestaban a detenerse a jugar a algo como se merecía, pero que daban muchísimo de sí, si se tenía listo en todo momento un dispositivo para aprovechar cualquier tiempo muerto que se presentase.

    En esa coyuntura, y obviando el resto del magnífico catálogo de la portátil de Sony, una auténtica obra maestra en este aspecto -salas de espera de aeropuertos y habitaciones de hotel- es el Ace Combat. Había jugado a los anteriores como sucesores espirituales y domésticos del primer amor arcade que supuso After Burner, pero creo que hasta ese Ace Combat X seguramente no vi todo el potencial que la serie daba de sí. Se mantiene, intacto cual vino en bodega, en este Ace Combat 7.



    La principal virtud de estos juegos, aparte del obvio y divertidísimo gameplay, es la propia estructura que lo sustenta, imposible de ser más simple o más efectiva: Una sencilla pero elegante línea argumental hila secuencialmente misión tras misión. Cada misión te recompensa, proporcionalmente a lo bien que la hayas ejecutado, con una serie de puntos ingame, que sirven para desbloquear nuevos aviones, piezas y armas, que sirven a su vez para ejecutar mejor las misiones anteriores, que son repetibles libremente una vez que se juegan por vez primera.

    Simple, efectivo, divertido.

    Esta filosofía se extrapola al resto de los elementos: ¿Microtransacciones para desbloquear cosas? El juego pondría una mueca de entre asco e incomprensión si pudiera responder ante esa idea. ¿Interfaz? Menús minimalistas, una breve sucesión de opciones básicas y fundamentales rotuladas en tipografías lineales geométricas. ¿Narrativa? Una invitación al resto de desarrolladoras a comprobar cómo narrar visualmente sin invertir más de lo estrictamente necesario. Las (ni siquiera sé si llamarlas cinemáticas) apenas son una voz en off con algunas imágenes estáticas -probablemente fotografías- y unos brevísimos instantes del CGI más parco imaginable. Todo ello conforma una narrativa estéticamente preciosa e increíblemente ilustrativa, con un efecto inmersivo indiscutible. La siguiente vez que jugué a la historia del Street Fighter V y tuve que ver las ilustraciones y voces de los interludios casi se me cae la cara de vergüenza ajena ante la comparativa.



    El gameplay está en ése punto perfecto entre simulación y arcade. Parece mentira, pero en 2019, con miles de juegos publicados al año, si te apetece “jugar a un juego de naves” las opciones escasean: Elite Dangerous (también, como AC7, disponible en VR) es una absoluta maravilla… hasta que tardas veinte minutos en ejecutar una maniobra de aproximación y aterrizaje en la que tienes hasta que pedir permiso a la torre de control. El reciente Starlink es bastante divertido… hasta que ves que la aeronave queda estática en el aire sin estrellarse incluso si sueltas el mando -preciosa réplica del Arwing incluída- en la mesa. El único desafío es conseguir que te maten. Lo más satisfactorio es, probablemente, Everspace, si no te importa que sea un roguelike.

    Ace Combat 7, en cambio, parece diseñado para agradar a todos. A los cinco minutos ya conoces todos sus controles y mecánicas y aún así, si no estás medianamente concentrado o cometes demasiados fallos, de seguro morirás o fracasarás en tu misión.

    En las circunstancias de mi propia vida actual, por desgracia, ya no tolero pasar treinta de los cuarenta minutos que tengo al día para jugar, con suerte, muriendo inexorable y repetidamente a manos de un espectro con guadaña por no haber esquivado en el momento preciso o memorizado correctamente su patrón de comportamiento, y sin embargo agradezco mucho que haya un Ace Combat 7 que me deje ser un as de la aviación durante un ratito, antes de la cena.

    4
    • potajito, 03/02/2019
      Buenas impresiones, yo espero a que baje un poco para pillarlo, y a que con suerte amplien el tema de la VR, que no parece que sea un problema técnico si no de tiempo de desarrollo. Lo de las "cinemáticas" del Street Figther es de vergüenza ajena.
      Ah, y vengo aquí porque mencionas Starlink, y me sonó la alarma, no por otra cosa :P
    • justme, 04/02/2019
      ¡Gracias! Me encantó tu review del Starlink porque me hizo darme cuenta de un elemento importante; No dejó de gustarme tanto por la dificultad, sino por el movimiento bidimensional de la nave en lugar del vuelo libre. Efectivamente es más como un "hovertanque con alas" la mayor parte del tiempo. Es totalmente cierto, y creo que ni siquiera había caído.
Loader
Arriba