• Starlink, o cómo volver a tener 10 años

    Hace un tiempo, después de la decepción de Mass Effect: Andromeda, estaba buscando una Space Opera que me quitase el mono. No encontré mucho, la verdad. O ya lo había jugado todo, o era todo demasiado complicado, demasiado “simulador“, camionero espacial o árido como una travesía en el desierto.

    Avanzamos al día de hoy y me encuentro con Starlink, que me recuerda a la saga de Bioware, algo infantilizada (después de todo venden juguetes y los niños son su público principal), pero mi curiosidad ya la tenían.

    Para hacer un resumen rápido, Starlink cuenta la historia de una suerte de Equipo Actimel© espacial que, no contentos con poner al día nuestra flora intestinal, tiene como cometido acabar con la amenaza que se cierne sobre el sistema atlas. Básicamente tenemos que guiar a este variopinto equipo (nos encontramos todos los estereotipos que queramos: un YouTuber, el clásico lobo solitario, el comandante serio, la jevi...) en su periplo por limpiar la galaxia de los malos.


    Levi, el PewDiePie del espacio.

    El gimmick aquí es la parte física del juego. Además del software, esta vez Ubisoft nos quiere vender también unos juguetes. Estos son una serie de naves, armas y pilotos. Esta parte física del juego actúa como un DLC; si tenemos la nave, podemos jugar con ella, si tenemos las armas, las podemos montar, etc. Una de las cosas que más molan del concepto es que se pueden intercambiar las varias piezas de las naves y crear engendros con diferentes características. Más velocidad, más armadura y esas cositas. Ah, y el juguete en sí está bastante bien hecho, se nota sólido, es bonito y tiene lucecitas.


    Barrel roll! Via: https://twitter.com/starlinkgame
    Pero como no soy mucho de coleccionar y ya tengo bastante mierda por casa, me pillé la edición que viene con todo digital, a mí no me vas a embarcar con todo ese plástico Ubi...
    El gameplay es una especie de Starfox (que hace una aparición bastante notable en la versión de Switch) de mundo abierto. De nosotros se espera que saltemos de planeta en planeta, liberándolos de los genéricos malotes, mientras que en el espacio, los genéricos piratas del espacio intentarán poner piedras en nuestro camino. Y aquí me quiero para un momento.

    La mayoría del tiempo que pasamos en la nave lo pasamos a ras de tierra, con lo que nuestra nave termina siendo no mucho más que un tanque con alas (incluso “salta”). Una pena, porque se pierde el componente 3D de las batallas, los loops y las persecuciones, que quedan relegadas a las escaramuzas en el espacio, la mayoría contra piratas, y quizás un 20% del juego, no más. En los planetas iremos liberando nodos de distintos tipos, invirtiendo en mejorar las estaciones del planeta (mineras, de manufactura...), ganar experiencia que para invertir en nuestro árbol de habilidades (obviamente no puede faltar en un juego de 2018), escanear la fauna (me llegan flashbacks de No Man’s Sky aquí, aunque la mecánica para escanearlos, “rodeándolos“, mola bastante) y así con el resto de planetas.

    En lo narrativo no se me ocurre mucho que decir más que “cumple”. Es todo muy de serie de los 90, de primeros albores de la animación en 3D por la tele, pero aquí creo que su mérito es no hacerse pesado, no tomarse demasiado en serio e ir bastante al grano. Visto que los personajes no pueden ser más planos, un favor que nos hacen. Mención aparte merece la misión de Starfox, que tendrá una duración de unas dos, tres horas, y seguramente es donde el juego más brilla a la hora de contarnos una historia. No me extrañaría que Nintendo haya metido la mano por ahí fuerte.


    Pim, Pam! Fiuuu! Via:https://twitter.com/starlinkgame

    El pegamento para todo esto es una acción (tiene un gunplay que Destiny-quítate-de-aquí) y un modelo de vuelo divertidísimos, que hacen las horas liberando nodos, viendo cómo sube la barrita de conquista del mundo, se pasen volando, con una sonrisa en la boca, volviendo a ser un poco niños de nuevo, entre series noventeras, naves espaciales y juguetes. Sí, juguetes porque Ubi ha conseguido venderme, además de la edición digital, la navecita de Starfox y alguna que otra que estaba de rebajas en navidades...

    Supongo que esto se me ha quedado en una especie de análisis, así que tocará darle una nota, ¿no? Para mí es un 7 sólido (reivindico los juegos de 7 muy fuerte), pero tiene destellos de 8, y mirando a la cantidad de horas que le he echado, diría que es un 9... No, lo de poner notas no me gusta.
    7
    3 Comentarios
    • samsks, 23/01/2019
      Te deberían publicar esto en el feed principal
    • el_jugador_medio, 28/01/2019
      Pues que me ha encantado leerte, y además sobre un juego que ni me va ni me viene.
Loader
Arriba