• Publicado el 30/10/2018 Esto es un post en el blog de: thebigsitoski @thebigsitoski Offline Bio: Diǎosī profesional Ir a su perfil completo

    ̶S̶t̶a̶r̶l̶i̶n̶k̶ ... StarFox: Battle For Atlas

    Naves espaciales, manejo arcade, planetas bonitos con criaturas por lo menos peculiares, "insta-coop" y el contenido de StarFox (en Switch) son algunas de las razones por las que puede llamarle a uno la atención este título.

    En mi caso, no siendo ultra fan de la saga StarFox (solo tuve Starfox Adventures de NGC) sí que su personaje principal (Fox, el zorrillo guayón que al parecer tiene un primo lejano que aparece en Guardianes de la Galaxia) siempre ha tenido un carisma especial. Podríamos decir que incluso sólo por su imagen macarra pero inocente, "de una forma nintendo", o simplemente por habernos dado de ostias con él en Smash Bros ya nos puede causar simpatía. Pero ¿por qué estamos hablando de StarFox si esto es Starlink? ¡bueno, bueno... dejad que os explique! La inclusión de este personaje jugable en el juego, sus compañeros, su archienemigo Wolf y sobretodo la Arwing es sin duda una parte importante del juego. Basta ver que a la semana de estar a la venta el 82% de sus ventas en Reino Unido han sido en Switch. Sin duda no sería el mismo juego sin este contenido.



    Starlink nos brinda la oportunidad de navegar libremente por un mundo abierto a nuestro antojo, o hasta dónde nos dejen llegar los forajidos y la Legión. El juego integra bastante bien la libertad y el progreso, tanto con las misiones principales como las secundarias o la simple exploración. No hay una sensación de "no puedo ir aquí", si no tienes el suficiente nivel para una zona dependerá bastante de tu habilidad y esto me lleva a comentar un punto flojo del juego. El progreso que propone es llegar a un planeta, ayudar a sus habitantes haciendo pequeñas misiones para bases que vamos encontrando y que gracias a ello se unan a nuestra alianza debilitando así el poder que tiene la Legión en ese planeta, para en última instancia enfrentarnos a un Titán. Estos titanes son más o menos fuertes dependiendo de la influencia de la alianza y de la Legión en ese planeta. En el momento en el que hemos completado la mayoría de faenas en un planeta y vamos a enfrentarnos a un titán se hace inesperadamente fácil, por ejemplo, en el caso de manejar a Fox es suficiente con utilizar nuestra habilidad especial y hacer mucho daño a la parte débil del titán que queda al descubierto acabando así instantáneamente con él sin plantear un verdadero reto. En este sentido quizás algunos esperábamos un reto mayor, siendo cierto que no por ello el juego aburra, se siente fácil de jugar y engancha, pero no tiene mucho sentido que sea más complicado enfrentarse a una banda de simples forajidos ante los que caeremos muchas veces que no el enemigo supuestamente más fuerte que puedes encontrar en el planeta. A modo resumen, deberían haber dado una vuelta o dos más a este sistema, el cual no te saca tampoco del juego pero no tiene mucho sentido.



    Nuestras naves tienen progresión con exp y con modificadores que vas encontrando en el universo, y los personajes progresan con un toque RPG en el que por niveles ganamos puntos que podemos asignar en diferentes ventajas. Sin ser del todo simplón y ofrecer bastante variedad se siente falto de profundidad, incluso teniendo en cuenta que las naves se pueden montar con bastantes tipos de componentes, incluso entremezclando partes de una con partes de otra.



    Otro aspecto destacable son las mencionadas naves que puedes montar tanto físicamente (con las joguinas) o virtualmente haciendo la combinación que uno quiera o que le convenga en cada momento, por ejemplo el lanzallamas para lo enemigos helados. Esto plantea un pequeño problema y es que hay algunas partes del juego en la que necesitaremos armas de un tipo que no tendremos si no hemos comprado el arma de joguina, la versión completa, o ese pack virtual concreto del arma. Eso no impide seguir el juego ya que no son partes troncales de este e incluso dispondremos de unos barriles que explotan y contienen energía de diferentes tipos tal como las armas, haciendo que algo muy sencillo se vuelva tedioso al tener que ir a buscar y superar el reto con estos barriles.



    Uno de los puntos fuertes e interesantes del juego es lo que he querido llamar "insta-coop" y es que en cualquier momento un amigo se puede unir a pantalla partida simplemente dándole al botón + en cuestión de segundos. Incluso me ha sorprendido el sistema de seguimiento que hace la nave del segundo jugador a la del primero en el caso de que no toque ningún botón, también reapareciendo si la segunda nave se separa demasiado.

    Tales como estos anteriormente comentados, el juego tiene sus más y sus menos pero teniendo una muy buena experiencia en general, siendo la única espinita clavada pensar que quizás podría haber sido el juego de navegación espacial arcade definitivo (y con Fox en él).
    5
    • cris, 30/10/2018
      Un análisis tremendo. A mí me recordó por momentos al No Mans Sky, sobre todo al principio.
    • thebigsitoski, 31/10/2018
      Muchísimas gracias!
      Yo no he llegado a probar No Man's pero sí que he leído lo de su parentesco bastantes veces, quizás debería por lo menos probarlo un día :D
      Al menos este me ha encantado! Tb pq me hacen dos barrel rolls y ya me han ganao! :$
Loader
Arriba