• Más blogs de este usuario

    Resacón en Los Ángeles: Una obra teatral post E3 (1)

    Acto 1, parte 1: Nadie hablará de nosotros cuando acabe el E3.
    Por: Petete_torete
    Año 2017. Localización: Pub Next-gen, interior. Noche.

    El señor Phil Spencer se encuentra sentado en una solitaria barra de bar con tenues luces halógenas iluminando su copa. Entre sus pequeñas manos sujeta un Wisky triple con hielo, la copa tiene una sombrillita rosa y una pajita de Dora la Exploradora. Mientras el barman da brillo a copas limpias con un trapo enfrente del cliente, este se repite para sus adentros:

    - Si por lo menos hubiesen mostrado algo de un Halo...joder, ya se burlaron bastante de mi en el instituto como para aguantar esta mierda. Y esos locos desde el palco me tenían acojonado... (sorbito corto de pajita con los ojos achinados).

    Mientras apoyaba en la barra su copa de whisky, (que le estaba durando más que la obra del escorial) y vaciaba tristemente sus ideas en aquel dorado líquido que tanto gustaba a los mayores, se oyó un golpe seco. Las pesadas puertas del bar se abrieron de par en par, la luz que ahora entraba desde el exterior era cortada momentáneamente por la silueta de un ceo. La sonrisa de Kimishima inundó el local.

    - Jefe, ponme un chato de manzanilla y unas olivitas.
    - No tenemos esa bebida ni la conozco señor.
    - Y una copita de pacharán. ¡Pero venga pichita que nos pilla el toro!.

    El barman suspira y se dirige al almacén en busca de algo que colase como lo que pedía aquel japonés chaparro que tenía pinta de volver de putas.

    La mirada de Kimishima se desvió hacia la lúgubre y familiar figura apoyada en la barra.

    - ¡Ira quien eh, er pecho palomo!. Se alegró Kimishima con un gesto de sorpresa.
    - Buenas noches señor Kimishima. Balbuceó Phil desde su asiento sin levantar la vista de la copa.

    En un par de zancadas Kimishima se puso al lado de Phil y se acomodó en un taburete, extendió sus dedos índice y corazón y se los puso al ejecutivo de microsoft delante de la cara.

    - Oye niño huele esto, esas filipinas man dejao un pestazo de mil demonios ¿estarían limpitas? Con la pasta que man costao las jodias…

    Phil no ofrece reacción alguna.

    Kimishima cambia su alegre expresión y aparta los dedos lentamente.

    - ¿Y esa cara larga shiquillo? ¿Ya ta vuelto a hacer bulling de ese el Kamiya? Mira como le vea se le va a caer el pelo….bueno que se va a enterar el bola billar.

    El barman regresa y trae a Kimishima dos copas de lo que le ha salido del alma servirle, las acompañan unos cacahuetes. Kimishima echa mano de la primera que pilla y le pega un trago sin importarle el contenido, bebe como por inercia.

    - Mira niño, te lo dije en el hotel y te lo repito ahora, tú lo que necesitas para salir del hoyo es un amiibo.
    - No se señor Kimishima, no me parece que comprar juguetes de la competencia sea la mejor forma de alcanzar la realización laboral.
    - ¿Qué dise cabesha? No, no, no, no…¡Un amiibo de ti! Joder, si ya casi eres uno. Yo ya he hablao con los de producción, que lo sepas.
    - ….
    - Mira guapo, le ponemos así la cabeza gorda y los brazos cortos, ¡como tú, loco! y le metemos eso de que se ilumine por la noche, pero solo en la panza que esa pintura vale mucha guita.
    - Mire señor Kimishima, yo se lo agradezco, y sé que intenta animarme, pero no veo como Microsoft va a aceptar ese amiibo con buenos ojos. - Intenta desviar Phil.
    - Po también es verdad.

    Kimishima se echa los cacahuetes a un bolsillo del pantalón mientras se levanta del taburete, apura una copa y se bebe la otra de un trago mientras se sacude el traje.

    - Bueno cabesa te dejo aquí con tus cosas que llego tarde, que me llevo al suda a una casa de masajes, y ya sabes que masajes son, ¡¿Sabes eh, eh, gorrión?!. Pues eso, que va pa la cuenta de la empresa. Y no te me pongas así rey, que una mala tarde la tiene cualquiera. Acuérdate de la que liamos con el Wii Music, ¡jajajajaja!. - Le dice a Phil mientras le da unas palmaditas recorfontantemente japonesas en la espalda.

    Continua en la parte 2 del acto 1
    12
Loader
Arriba