• El día (V)

    Solo falta la lluvia. Agua en forma de pequeñas esferas dejándose caer
    poco a poco, mojando todo a su paso. Las paredes humedecidas reflejando
    de forma casi opaca imágenes de una película. La luz de una farola ilumina
    un solitario banco. Hace décadas que esta prisionero de ese parque. Conoce
    muchas historias, pero no una como esta, por eso llora.

    - Dime, ¿Por qué te han pegado?

    Me resulta extraño la forma en que habla. No creo en dioses. Pero cada
    vez que habla parece que se trate de un ángel. Acaricia las palabras con
    ternura, con mimo.

    - Le dije algo que no le gusto, que no quiso admitir.
    - Vaya, ¿y qué le dijiste?

    Barajo las posibilidades mentalmente. Le digo que soy policía. Vi al hermano
    de un antiguo traficante. Recuerdo como perdí a mi compañero. No
    consigo quitarme la imagen de su hija llorando en su funeral. Su mujer, pálida
    como la luna. Yo visto traje y corbata. Vengo de hacer justicia. La gente
    percibe el rojo en mis mangas. Saben que no habrá más preguntas para el
    sospechoso. Porque se ha hecho justicia. Un cabrón menos del que preocuparse.
    Su hermano no lo sabía. Pensaba que fue un ataque al corazón. La
    rabia de su cara me recordaba a la mía, cuando sujetaba a mi compañero,
    sin embargo, era yo el que reía ahora.

    - Bueno, le dije que nunca podría estar con una chica como tú, le quedas
    demasiado grande.

    Se sonroja, apúntate un tanto. dos a cero, todo va como la seda.

    - Eso lo decido yo, pero si, no era mi tipo.

    Dos a uno, no esperaba esa salida. Pero voy ganando, si lo sigo alargando
    puede que el marcado vaya en mi contra. Repaso la estrategia. Mierda, no
    la recuerdo. Me tiemblan las piernas. Como un paciente con Parkinson me
    coloco sentado en el banco, mirándola. Sus dos ojos como agujeros negros me
    absorben. Caigo en el infinito de su ser, luchando para salir, para volver a mí
    y completar la misión. Vuelvo de nuevo en el banco. ¾Un universo paralelo?
    Todo es idéntico al mío menos por una cosa. Liora y yo estamos cogidos de
    la mano. Todo o nada.

    - Alguna vez te has enamorado de alguien que no sabes si siente lo mismo
    por ti. Alguien que es magnífica, alguien que al entrar en una habitación
    la ilumina como el sol. Alguien que se engaña a sí misma.
    - De que hablas, ¿Quién engaña a quién?
    - De que no me quieres, cuando sé que en cierto modo no es así.
    - No entiendo nada, se puede. . .
    - Dame un beso, uno rápido. No te preocupes, no va a comprometer esta
    noche magnífica.
    - Para, me estas poniendo nerviosa.
    - Lo sé, tus pulsaciones están aumentando, tu respiración se ha duplicado
    estas. . .
    - !Cállate! De qué coño hablas, pero. . . pero tú en qué mundo vives, sabes
    quién me gusta, joder, si hasta tú me has dado consejos.
    - Como. . . ¿yo?
    - Sí, tú. ¿Y ahora me saltas con que me quieres? ¾No te das cuenta de
    lo que acabas de hacer? Tanto que vas de caballero, al final sois todos
    unas ratas por dentro.

    No ha pasado nada, estoy en el universo paralelo o es un sueño, no, me he
    vuelto a quedar perdido en mis pensamientos. Vale, voy a corregir mi error
    y ahora sí que lo conseguiré. Esta es la definitiva.

    - Alguna vez te has enamorado de alguien que. . .
    - ¿!Qué haces!? ¿!Estás loco!? Eres un psicópata, lárgate de aquí o llamo
    a la policía.
    - Tranquila. Eres magnífica, entras en una habitación y. . .
    - !AYUDA! !QUE ALGUIEN ME AYUDE!
    2
    • reisor, 22/12/2016
      Mañana no habrá, así dejo el penúltimo para el 24 y como regalo del día el 25 el final.
Loader
Arriba