Post 1000: GOLVELLIUS

Front page Foros Videojuegos Post 1000: GOLVELLIUS

Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)
  • Autor
    Entradas
  • #50060

    Con motivo de mi post número 1000, y siguiendo la no-tradición de este foro, he escrito una pequeña reseña de un juego. A punto he estado de escribir sobre Symphony of the Night, pero la verdad, creo que ya se ha dicho mucho sobre él, así que he tirado por la nostalgia, y el elegido finalmente ha sido el juego que me metió en este vicio malsano y que hace que siga soltero a los 29: Golvellius.

    [img:1xw4z5a4]http://www.golvellius.com/_/rsrc/1234968551600/Home/golvellius.jpg?height=420&width=289[/img:1xw4z5a4]

    Golvellius es un juego desarrollado por Compile para el ordenador compatible MSX en 1987. Evidentemente, no llegó a mis manos ese mismo año. No recuerdo exactamente la fecha, aunque tuvo que ser un año o dos después a lo sumo, cuando fui con mis padres a una ahora desaparecida tienda de electrónica en Ponferrada, a elegir un juego como regalo por alguna efeméride. Yo ya le había echado el ojo a un juego de camiones que tenían en el escaparate y que había visto de camino al colegio un par de veces, pero al llegar allí, el tendero, que no tenía un pelo de tonto, intentó endosarnos otro juego más caro. De 3000 a 5000 pesetas, nada menos, que de aquellas era un buen pellizco. Yo a estas alturas aun no sé si agradecerle al buen señor el que nos sacara aquella caja, con su dibujo de portada espectacular y su sellito dorado cerrándola, o buscarle y partirle la jeta por condenarme a una vida de frikismo.

    La primera impresión, como decía, fue impactante. Un dibujo de un tipo con una espada, protegiendo a una chica de aspecto inocente, mientras ambos están rodeados por monstruos de todo pelaje. Luego, el tendero nos abrió la cajita, y nos fue mostrando las maravillas de su interior: un manual con la misma ilustración y un comic, en perfecto japones, otro más pequeño en inglés, y una FOTOCOPIA MECANOGRAFIADA en español con la traducción de todos los textos del juego. Además, un acojonante mapa de todo el juego en imitación de pergamino, y un sobre negro con kanjis en dorado que el muy cachondo pasó a mi madre: al abrirlo, un imperdible con una goma se desenroscaba y creaba un sonido similar a un insecto enfurecido. Susto, risa, y venta logradas.

    Una vez llegados a casa, mi padre instaló en MSX en la tele en color del salón, en vez de en la pequeña televisión en blanco y negro de la cocina. Y a flipar. Una pantalla de presentación con un dibujo del protagonista y un tema principal del juego acojonante y que aun tengo como tono de móvil a día de hoy. Y a partir de ahí de la cosa sólo iba a mejor: el juego empezaba con un nivel de estilo plataformero, que luego se repetiría en los dungeons de la mitad de los jefes del juego. Tras este increible primer nivel, llegabas a la parte principal del juego, de aspecto cenital a lo Zelda. Y si el primer nivel era increible, el overworld era decididamente lo mejor que había visto nunca: los 16 colores que podía mostrar el MSX, todos en pantalla, formando los gráficos más alucinantes que jamás había visto.

    [img:1xw4z5a4]http://shrines.rpgclassics.com/sms/golvellius/golvellius/msx/golvtitle1.gif[/img:1xw4z5a4]

    La historia no es nada que hoy en día resulte tremendamente original: el reino de Aleyd se ve atenazado por una misteriosa enfermedad que llega a atacar al mismo rey. Su hija, la princesa Rena, abandona el palacio en busca de una cura en contra de los consejos de los ministros y su propio padre. Cuando meses después Rena no ha vuelto, el rey recurre al héroe Keresis para dar con el paradero de su desaparecida hija. Este se dirige al Valle de Aleyd para descubrir que toda la crisis es un plan urdido por el malvado demonio Golvellius, que se ha adueñado del valle y ha puesto al mando de las distintas zonas del mismo a sus secuaces.

    [img:1xw4z5a4]http://shrines.rpgclassics.com/sms/golvellius/golvellius/msx/side1.gif[/img:1xw4z5a4]

    Como ya he mencionado antes, el juego tenía 3 “modos” distintos: una parte con vista cenital, calcada de The Legend of Zelda, y que abarcaba la aventura de Keresis por el valle, y dos tipos de dungeons donde le esperan los lugartenientes de Golvellius; uno de estilo plataformero, con ciertas reminiscencias a Wonderboy, y otro de scroll vertical.
    La parte más interesante, sin duda, era el overworld: explorar las distintas pantallas, buscando en cada una de ellas la manera de entrar en la “cueva” que todas tenían. Estas cuevas podían ser tiendas, la entrada a uno de los dungeons, o bien la morada de algunos de los personajes secundarios que ayudaban al héroe.

    [img:1xw4z5a4]http://shrines.rpgclassics.com/sms/golvellius/golvellius/msx/over1.gif[/img:1xw4z5a4]

    El sistema de juego es muy sencillo: cruceta direccional para moverse, y un solo botón con el que liarse a espadazos con los bichos de colores que nos van saliendo al paso. Tenemos una barra de vida (“Power”) que va aumentando al comprar pociones, y un contador de oro (“Find”) que se va llenando al masacrar enemigos y con cuyos fondos podemos comprar los distintos objetos que nos facilitarán la vida o nos permitirán avanzar: botas para cruzar cursos de agua, nuevas espadas y escudos, o hierbas que nos permiten recuperar toda la barra de vida cuando esta se agota.

    [img:1xw4z5a4]http://shrines.rpgclassics.com/sms/golvellius/golvellius/msx/scroll1.gif[/img:1xw4z5a4]

    Sencillo, por otro lado, no significa fácil. Avanzar a lo loco por el mundo suele tener como resultado una muerte prematura a manos de monstruos contra los que aun no estamos preparados, y la consiguiente pérdida de la mitad de nuestras ganancias. Los dungeons, sin ser una locura, se pueden complicar en ocasiones de forma absurda, sobre todo porque ser tocado por el “fondo” de la pantalla significa que te vuelves a la puta calle y tienes que empezar desde el principio; si a esto le añadimos que en ocasiones el diseño de esos niveles te lleva a callejones sin salida que te obligan a salir por narices, el método de ensayo y error se impone. Aunque hay un sistema de guardado mediante unos passwords kilométricos, siempre se empieza en la primera pantalla del mapeado principal, obligándonos a dar paseos maratonianos cada vez que morimos. Por mucho que seas el héroe legendario, aquí pasa lo mismo que en los Zelda: vienes a salvar su puto reino, pero nadie te hace descuento en las tiendas, así que te ves obligado a matar bichos por su oro. Como los bichos que sueltan más dinero son los más duros, a veces compensa más ponerse a matar mil millones de ranas facilitas: efectivamente, WOWeros, Golvellius es un pionero en el tema del farmeo.

    Mención aparte merece la música. Maravillosa es decir poco; en su momento, era lo mejor que había escuchado en el MSX, y hoy en día aun puedo taratear todas y cada una de las melodías de su banda sonora.

    [youtube:1xw4z5a4]ltHekXZzZss[/youtube:1xw4z5a4]

    Golvellius me tuvo enganchado como una droga dura durante cerca de dos años. Vale, puede que fuera porque eran otros tiempos y los juegos tenían que durar mucho más. Pero genuinamente era un buen juego, al que no debería lastrar su similitud con Zelda, y que yo prefiero valorar como una mejora en la fórmula original en vez de cómo un plagio. De hecho, en muchos aspectos, como por ejemplo en la variedad de escenarios o de modos de juego, es netamente superior al The Legend of Zelda original.

    El juego terminaba con un “…To Be Continued” que nunca se llevó a cabo. Durante años estuve convencido de que el juego favorito de mi infancia tenía una continuación en MSX2, ese ordenador que nunca llegó por estos lares, pero hace no mucho Madmalkav me descubrió que realmente este era un remake que se lanzó en 1988, el mismo año que salió la versión de Master System, reprogramada por SEGA, la única versión en inglés hasta hace bien poco, porque han anunciado el lanzamiento de Golvellius: Valley of Doom en descarga para iPhone.

    No os voy a decir “¡corred a jugarlo, OMFG, GOTC!”, y menos en la versión de MSX, a la que el paso del tiempo ha tratado bastante mal a nivel visual y encima está en japonés (aunque hay traducciones rulando por Internet), pero si es un juego memorable y aun divertido, al que se le puede dar una oportunidad.

    Para ir terminando, y a modo de regalo por los oídos os dejo un vídeo del tema principal interpretado en guitarra eléctrica, y con imágenes de las 3 versiones del juego:

    [youtube:1xw4z5a4]c9r0jf6VWiw[/youtube:1xw4z5a4]

    #277074
    MaDMaLKaVMaDMaLKaV
    Miembro

    Juegazo. De hecho, estoy trabajando en un pulso electromagnético que no afecte a aparatos de 8 bits para joder a los niñatos de hoy día y que tengan que volver a jugar a estas glorias por cojones.

    PD: lo del dos hay que verlo bien que yo lo probé en un MSX y en japo, que de aquella no chutaba en ningún emulador. Y creo que ahora ya va en emus en algún idioma inteligible.

    #277076

    [quote="Hch 13,48":2h2bbc3g] Al oir esto, los que no eran graphic whores se alegraron y comenzaron a decir que el mensaje del Señor era bueno; y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna.[/quote:2h2bbc3g]

    #277084
    CalveroCalvero
    Miembro

    Yo este juego lo conocí via emulador, y no lo cate en profundidad, ¿Creo que existe version mobil?
    Para mi el juego de referencia de esa época y de MSX fue el Gran Maze of Galious de Konami, obra maestra indiscutible. Este si lo jugué original pero a los años (ya tenia la Super nes), cuando me dejaron un MSX con este súper Mega Rom cartridge.

Viendo 4 entradas - de la 1 a la 4 (de un total de 4)
  • Debes estar registrado para responder a este hilo.